SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.75 número3Manejo del dolor en el paciente pediátricoSignificância clínica de estafilococos coagulase-negativa isolados de recém-nascidos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.75 n.3 Santiago mayo 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062004000300013 

 

Rev Chil Pediatr 75 (3); 280-282, 2004

INFORMÁTICA

Conectando una red de computadoras


Eduardo Cosoi P.1

1. Médico Pediatra Unidad de Lactantes y Nutrición. Hospital Luis Calvo Mackenna. Departamento Pediatría Oriente, Facultad de Medicina Universidad de Chile.



Una red le permite conectar múltiples computadoras y otros dispositivos juntos para que ellos puedan compartir los recursos como por ejemplo el escáner, impresora, archivos o una conexión de Internet.
Se puede utilizar diferentes alternativas para construir una red:
a. lámbrica (Ethernet): en que se instala un cable a través de la casa u oficina en donde se encuentran ubicados los diferentes computadores;
b. Corriente eléctrica: se encuentran disponibles sistemas sencillos para utilizar la corriente eléctrica y formar una red de computadoras en el circuito correspondiente.
c. Redes Inalámbricas: utilizando las frecuencias de uso libre de 2,4 GigaHertz, se transmiten las señales correspondientes a la red.

Las redes alambradas son más seguras y fiables que las inalámbricas, pero requiere la instalación de cables por diferentes lugares del hogar.
En general, una red inalámbrica ofrece más conveniencia que una alámbrica para ser utilizada en el hogar, no habiendo necesidad de instalar cables. Ello permite utilizar Notebooks o agendas electrónicas que posean capacidad inalámbrica en prácticamente cualquier lugar. Las desventajas son que a medida que se aleja del transmisor, la señal se hace más débil, con lo que la velocidad de transferencia de datos disminuye, lo que no ocurre en el caso de la alámbrica. Hay que considerar que en lugares donde existen muros estructurales, la señal se pierde muy rápidamente, no llegando siquiera en buenas condiciones a la habitación vecina. Se pueden adicionar en dicho caso las llamadas .repetidoras de señal., que permiten extender el área de cobertura inalámbrica. Existen diversas tecnologías que se basan principalmente en el método de transmisión, siendo las más difundidas, las llamadas .802.11 a, b y g., siendo la .a. la más antigua y con menores velocidades de transmisión y la .g. la más moderna y de mayores velocidades, llegando hasta 54 a 107 mbps (mega bits por segundo). Si la función principal de la red será compartir una conexión de Internet, la mayoría de ellas llegan sólo a una velocidad de 1 mbps lo que implica que prácticamente cualquier sistema de transmisión inalámbrica será suficiente. Sin embargo, al utilizarlas en construcciones con varios muros estructurales, las tipo .b. se comportan consistentemente a una menor velocidad, comparando un mismo lugar de la casa, lo que hace más recomendables las .g.. Debido a que la transmisión se realiza utilizando la frecuencia de 2,4 Ghz, es frecuente algún tipo de interferencia con los teléfonos inalámbricos que utilizan la misma frecuencia.
La forma más sencilla de partir con una red de este tipo es con un .Router. de capacidad inalámbrica, que consiste en un transmisor que se conecta directamente al modem DSL de la compañía proveedora de servicios de Internet. Dicho .Router. envía una señal en la frecuencia de 2,4 Ghz (denominada 802.11) y que es detectada por otros equipos (notebooks, agendas electrónicas), que poseen sistemas de recepción y transmisión inalámbrica. Existen diversos tipos de equipos llamados .Wi-Fi., que van desde tarjetas que se adicionan a la conexión del tipo PCMIA, con conexión a los puertos USB o incorporados a la tarjeta madre de algunos Notebooks de última generación (Intel Centrino). No todos son iguales, ya que en general los que se adicionan a los puertos USB son más lentos, teniendo mayor alcance los Centrino. Si el .Router. se encuentra conectado al modem DSL y por otra parte el receptor-transmisor en el Notebook, es posible conectar una red inalámbrica en el hogar. La mayoría de estos sistemas requieren de una configuración que es relativamente sencilla.
Para poder comenzar a utilizar la red, en primer lugar, se debe configurar el sistema (figura 1).



Figura 1.

La mayoría de los sistemas utilizan el explorador de Internet para realizar la conexión. Se ingresa en la dirección la identificación del .Router. y existe un sencillo sistema de programación que permite empezar a utilizarlo. En primer lugar solicitará una clave de ingreso para que las modificaciones sólo las pueda realizar el administrador del equipo. Luego, se debe programar la hora local, que permitirá acceder a diferentes funciones de bloqueo de acceso, ya sea de horarios o de determinados computadores. Posteriormente se debe seleccionar el tipo de acceso a Internet. En Chile, existen dos tipos: las asociadas a TV cable que tienen el sistema denominado de acceso IP dinámico, que habitualmente no requiere de clave ni de nombre de usuario y las asociadas a las compañías telefónicas, que proveen servicios de ADSL, y que tienen conexiones del tipo .PPPoE., en las cuales se debe ingresar el nombre de usuario y la clave para que así el .Router. pueda realizar automáticamente la conexión al proveedor de servicios de Internet. Una vez realizado este paso, se debe dar un nombre específico a la red inalámbrica. Lo importante a considerar en este momento, es que este nombre debe ser el mismo que se coloque en los otros sistemas Wi-Fi. Es posible elegir cualquier canal de transmisión (del 1 al 6). Si existe interferencia con los teléfonos inalámbricos, se puede cambiar y probar. Hay que recordar que hay que realizar el mismo cambios en los sistemas Wi-Fi de los Notebooks conectados a la red. La última fase de la programación, involucra el factor de seguridad y que impida que vecinos puedan .colgarse. de la red. Para ello, existe la posibilidad de utilizar un sistema de encriptamiento de 64 hasta 256 bits, lo que significa que en el caso de utilizar la de 128, hay que ingresar una clave de 26 dígitos en cada computador. La razón de ello es que es relativamente sencillo descubrir las claves. Por otra parte, el incrementar exageradamente dicha seguridad, involucra en alguna medida el enlentecer la conexión, por lo que una codificación de 64 a 128 bits es suficiente. En todas estas soluciones, se pueden asociar sistemas de protección o .Firewall. que impiden que se ingrese a los computadores por parte de extraños.
Hay que tomar en consideración al momento de elegir el .Router. y el transmisor-receptor del Notebook, que ambos deben compartir el sistema (802.11 a, b o g), y es recomendable que sean de la misma marca, aunque no indispensable, ya que el sistema de transmisión es universal. Sin embargo, las mayores tasas de transferencia, se alcanzan en equipos de una misma marca. Además, hay que considerar que si ya se cuenta con un .Router., que los equipos inalámbricos sean compatibles con el sistema, es decir, habitualmente los de última generación (.g.) son compatibles con los .b. y .a. lo que no ocurre inversamente con los de primera generación.
Hay que considerar que el costo del sistema Ethernet alambrada es siempre más bajo que el inalámbrico, especialmente a la hora de pensar en las aplicaciones prácticas de la red inalámbrica. Si se cuenta con dos o más computadores estacionarios, o si incluso el área de trabajo con el Notebook será siempre la misma, en la práctica una red inalámbrica no hará ninguna diferencia. En ese caso se puede considerar utilizar un sistema de red integrado con la red eléctrica. En este último caso, las velocidades de transferencia son menores y está sujeto a diferentes interferencias. Nuevamente, si el uso principal es para compartir Internet, son soluciones perfectamente útiles y apropiadas.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons