SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.75 número6Tratamiento de la constipación, con énfasis en el manejo medicamentosoRESÚMENES DEL XLIV CONGRESO CHILENO DE PEDIATRÍA 16 al 20 Noviembre de 2004, Rancagua - Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.75 n.6 Santiago nov. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062004000600010 

 

Rev Chil Pediatr 75 (6); 557-564, 2004

CRÓNICA


IX ENCUENTROS DE EDITORES DE REVISTAS DE PEDIATRÍA DEL CONO SUR


Con ocasión del 9° Congreso Paraguayo de Pediatría se realizó el IX Encuentro de Editores de Revistas de Pediatría del Cono Sur, agrupación que preside la Dra. Francisca Ugarte.
En esta ocasión se analizaron importantes temas dedicados a mejorar la calidad de las Revistas de Pediatría integrantes, y su masificación a través de base de datos en internet.


44º CONGRESO CHILENO DE PEDIATRÍA 2004


Entre los días 16 al 20 de noviembre de 2004 se realizó en la ciudad de Rancagua, el 44º Congreso Chileno de Pediatría. La inauguración estuvo a cargo de la Dra. Alejandra Jara Gaete, Presidenta de la Sociedad Chilena de Pediatría, quien se expresó en los siguientes términos:
Sr. Alcalde, Sr. Pedro Hernández.
Sra. Seremi Subrogante, Dra. María Margarita Henríquez.
Sr. Director del Hospital Regional de Rancagua, Dr. Eduardo Leopold.

Estimados amigos colegas pediatras de todo el país:
Los discursos normalmente se caracterizan por destacar diferentes aspectos del quehacer de las organizaciones, instituciones o cualquier grupo de personas que se reúne para trabajar en conjunto y desarrollar proyectos que les permitan cumplir sus objetivos.
Los anteriores escuchados en situaciones similares a propósito de las actividades de nuestra Sociedad Chilena de Pediatría, incluyendo los míos, se enmarcan en estos mismos aspectos. Por esta razón quisiera hoy cometer un pequeño pecado y ser auto-referente. Quisiera contarles que han significado para mí estos dos años de presidenta de esta gran sociedad científica chilena.
Creo que se puede resumir en tres grandes palabras que luego pretendo explicar. Estas son HONOR, AMISTAD Y TRABAJO. La explicación también la he hecho en forma arbitraria permitiéndome una nueva falta.

¿Por qué TRABAJO?
Sin duda ha sido mucho, intenso, pero satisfactorio. Este año 2004 hemos realizado el II Congreso Chileno de Adolescencia con la asistencia de más de cuatrocientas personas. Debo reconocer que nos habíamos programado para unos trescientos congresales y la asistencia fue un 30% mayor. La incorporación de colegas de otras especialidades, así como de otros profesionales incluidos profesores, nos llena de orgullo. Saber que nuestra preocupación por los adolescentes trasciende más allá de nuestro ámbito de trabajo médico nos satisface y nos hace preguntarnos si no es momento de hacer un congreso anual. Es un desafío planteado para un futuro seguramente muy próximo.
Estábamos terminando el Congreso de Adolescencia y apenas alcanzamos a respirar y ya estábamos preocupados de nuestro segundo gran desafío, hacer el Primer Congreso Nacional de Neonatología, pero con una doble faz. No se trataba de una actividad de congreso tradicional, la Rama de Neonatología deseaba conocer el nivel de la investigación neonatología en nuestro país. Sabemos de nuestras limitaciones económicas, de nuestro número reducido de médicos dedicados a la investigación de nivel mundial, pero aun así el resultado fue mejor que el esperado. A pesar de nuestras dificultades, la actividad de investigación a nivel clínico se esmera por ser de buena calidad; sin duda, la presentación en modalidad oral de 80 trabajos avalan lo dicho. Mas aún después de haber sometido todos los trabajos a una selección por un comité científico riguroso. El esfuerzo que hacen los médicos en esta área del quehacer profesional son recompensados con el reconocimiento de sus pares.
Nuestro tercer desafío fue el Congreso Anual de Cuidados Intensivos. Desgraciadamente no tenemos datos concretos sobre los resultados, pero fue otra instancia de trabajo. Sin embargo, hubiésemos querido estar más presente para darle todo nuestro apoyo a uno de los grupo de más reciente formación en nuestra Sociedad.
Hemos trabajado un año para organizar este 44 Congreso Nacional, el que nace en un ambiente poco propicio, pero que poco a poco se va instalando en el anhelo de los pediatras y cuyo resultado están viendo Uds. con sus propios ojos: alegría de estar acá, del reencuentro con los amigos de muchos años, con nuestros maestros y de nuestros discípulos con nosotros también. Un ambiente relajado, algo lúdico y casi mágico, lleno de tradiciones propias de nuestro país en esta zona desconocida para la mayoría de nosotros. Con anfitriones a los cuales mi gratitud quedará comprometida para toda la vida, ya que su trabajo ha permitido un desarrollo de calidad equiparable a cualquier congreso organizado en la capital.
Como continúo en condiciones de pedir y casi exigir, me gustaría en este momento un gran aplauso para los colegas de la VI región.
Los resultados concretos los conoceremos después, hoy les ruego sigan disfrutando de este 44° Congreso Chileno de Pediatría a la chilena.
Pasemos, por favor a la segunda palabra escogida AMISTAD:
Es conocido por todos el dicho que dice “más vale tener amigos que dinero”, frase que parece encajar muy bien con este prebalance final de mi presidencia. Los recuerdos de los detalles de tantas horas de trabajo se diluirán en el tiempo, pero sin duda quedarán para siempre nuevas amistades. Un directorio central con sus características individuales que me ha apoyado con su trabajo incondicional, con su labor silenciosa tantas veces desconocida para muchos y con un afán de hacer las cosas cada vez mejor. Un directorio regional y de filiales provinciales demostrando su interés por hacer más grande esta Sociedad con sugerencias, proyectos y desarrollo de actividades en cada uno de sus lugares de origen, desde Arica a Punta Arenas. Son muchos los amigos para siempre y el valor de este capital no se puede calcular. Gracias amigos por el tiempo que han dedicado a esta noble actividad.
Sin duda queda poco por decir para la tercera palabra, la más importante en lo personal, el HONOR de haberles dedicado mis capacidades, mi tiempo y esfuerzo para que seamos mejores médicos, más expertos en nuestras especialidades y fundamentalmente para que seamos más aptos para cuidar de nuestros niños. Hoy no puedo aquilatar en su justa medida este gran honor del que me han hecho merecedora, pero les agradezco que me hayan dado la oportunidad de poderles servir durante estos dos años.
Que Dios los bendiga y gracias por estar acá.


IX Encuentro de Editores de revistas de Pediatría del Conosur. En la foto, de izquierda a derecha fila superior, Dr. Guillermo Pose (Uruguay), Dr. Renato Procianoy (Brasil), Dra. Francisca Ugarte (Chile), Dra. Carmen del Cunto (Argentina), Dra. Miriam Espinola y Dra. Rossana Fonseca (Paraguay). Abajo: Dr. Manuel Pantoja (Bolivia), Dr. Eduardo Mazzi (Bolivia), Dr. Carlos Wahren (Argentina) y Dr. Ernesto Weber (Paraguay).


PREMIO DR. JULIO SCHWARZENBERG LÖBECK 2004


Como es tradicional, durante el 44º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Rancagua, desde el 16 al 20 de noviembre de 2004, se hizo entrega del Premio “Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2004”, otorgado a la Dra. Paula Peláez Gómez. La presentación de la galardonada estuvo a cargo de la Dra. M. Ximena Luengo Charath, Presidente del Comité de Adolescencia, quien señaló:
Es para mí un honor y sin duda un gran orgullo, el haber presentado a la Dra. Paula Peláez Gómez como candidata el premio “Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2004” y que haya resultado ganadora. Al leer los requisitos para adjudicarse esta importante distinción que otorga la Sociedad Chilena de Pediatría, no tuve ninguna duda de que ella los cumplía con creces. Me refiero especialmente al esfuerzo y abnegación en atención de los niños, al trato afectuoso con los pacientes y una relación humanitaria con los padres o familiares. Ella además ha realizado esfuerzos concretos por el perfeccionamiento científico personal y por contribuir al desarrollo, participando activamente hasta el día de hoy en las reuniones del Comité de Adolescencia y demostrando así su apoyo, a las actividades de la Sociedad Chilena de Pediatría. Con respecto a la óptima relación con subalternos y superiores jerárquicos, su actitud la hizo merecedora el año 1983, de un premio como mejor funcionaria de un servicio de salud del área Metropolitana.
Tengo el gusto de conocer a la Dra. Paula Peláez desde hace más de 20 años, cuando recién recibida coincidentemente yo trabajaba como pediatra en el Consultorio Julio Schwarzenberg de la Clínica Alemana y le fui a golpear la puerta a un consultorio cercano donde ella trabajaba. Le dije que yo sabía que estaba abriendo un Centro de Adolescencia y que quería trabajar con ella. Me dijo inmediatamente que no tenía dinero, tema que ha sido para ella motivo de lucha permanente para llevar a cabo sus proyectos, pero le insistí en que yo sólo le pedía que me dejara aprender a su lado. Desde entonces no he dejado de aprender de ella y no sólo todo lo importante en el tema de salud adolescente, si no además, su visión optimista de la vida y su ejemplo de integridad como persona.
La doctora Peláez, Polita para sus más cercanos, es la tercera hija de seis y la primera nacida en Chile de una familia de inmigrantes españoles. Estudió medicina a pesar de la oposición de su padre, quien quería que fuera profesora y luego de un breve pero muy productivo paso desde el punto de vista afectivo por la Escuela de Ingeniería. Digo muy productivo porque su primer y gran amor lo encontró en esa facultad y muchos años más tarde, después de viuda, se volvería a encontrar para compartir unos hermosos años dorados con un compañero de su primer año.
Se recibió de médico-cirujano el año 1939 y empezó a trabajar en la recién conmovida ciudad de Chillán, recordarán ustedes que ese año hubo un gran terremoto. Se dedicó a la endocrinología, se licenció en Salud Pública y fue la primera colega que realizó una beca en Adolescencia en los Estados Unidos, cuando recién se iniciaba en la especialidad. Se desempeñó siempre en el área pública, fue asesora regional de UNESCO para programas de Educación Sexual en la década de los ’70, otro tema más en el que fue pionera en el país. Sería largo además de enumerar en cuántas y diversas instituciones ha colaborado desinteresadamente, entre ellas: en la Asociación de Organizaciones no Gubernamentales, en la de Señoras de socios del Instituto de Ingenieros de Minas de Chile, fue Presidenta de la Asociación de Mujeres Universitarias en los años ’50, Presidenta de la Agrupación Médica Femenina en la misma época y Miembro del Consejo para jóvenes de Alto Riesgo del Hogar de Cristo.
Su afortunada vida como ella la define, llena de felicidad pero no por ello libre de momentos tristes en los que también me ha tocado acompañarla, ha sido para ella siempre fuente de optimismo y energía para continuar alegre su camino hacia adelante.
La doctora ha escrito ya varios libros: El Adolescente y Ud., La Marihuana droga inocente, Una vieja afortunada, Cómo contestar preguntas de educación sexual para los más pequeños y dos de éstos tuve el honor de escribirlos en conjunto con ella, El adolescente y sus problemas, Esté Alerta! y El Adolescente Escolar en Conflicto. Este último mencionado, fue presentado nada menos que por la primera dama de la nación en ese momento, la Sra. Marta Larraechea de Frei.
Hemos participado juntas en muchas conferencias, cursos de capacitación y encuentros para padres, en los que nunca me ha dejado de sorprender lo conocida que es a nivel nacional y el cariño y admiración que la gente tiene por ella.
Los Adolescentes, ¿Tierra de nadie?, es su último libro publicado el año pasado, el que en su título confirma lo que la doctora Peláez siempre ha querido destacar, la despreocupación o el abandono en que los jóvenes se encuentran. En esta oportunidad lo hace de una manera diferente, abordando temas de interés a partir de las preguntas que recuerda de sus sobrinos-hijos y de sus nietos. Este libro se inicia como si fuera un cuento, pero un cuento real en el que está involucrada directa y totalmente su propia autora. Resulta así de manera interesante, una biografía ligada y marcada con el interés por los adolescentes, como ha sido y sigue siendo la vida de la Dra. Peláez. Si desean conocer más de ella, los invito a leerlo.
El enfoque que ella tiene hacia el adolescente, está impregnado del concepto de integralidad, en el sentido de plantear una aproximación bio-psico-social hacia el joven, a través de equipos multi e interdisciplinarios, pero al mismo tiempo introduce el concepto de “integrado”. Nos hace reflexionar entonces acerca de adolescentes integrales e integrados. Integrados a una familia, a una sociedad toda, compleja, cambiante, a una cultura llena de desafíos pero no exenta de responsabilidad hacia los jóvenes que la componen y a quienes también les pertenece.
La valorización que ella hace de la escuela es prioritaria, tanto por su componente preventivo como sistema (destacando el deterioro del rendimiento escolar como signo de alarma para la detección precoz de los problemas de conducta), así como para evitar que los comportamientos de riesgo se transformen en alto riesgo (como el consumo de alcohol, drogas, violencia) estimulando la derivación oportuna de los casos que lo requieran.
Ambos componentes antes mencionados, es decir la integralidad de la atención y el valor de la escuela, son aspectos que han estado permanentemente presentes en la atención de salud que realiza la doctora a los adolescentes y que ha traspasado a sus discípulos y discípulas. Este es el eje del modelo de atención que se efectúa en el Centro de Atención Integral al Adolescente –CAIA– que ella formó y dirige desde hace más de 20 años, destinado a escolares de bajos recursos de la comuna de Ñuñoa. El equipo de trabajo multidisciplinario que allí se desempeña de manera voluntaria, la ha acompañado en este concepto de Salud Escolar del cuál ella ha sido una de las pioneras en este país y que a pesar de los largos años en que lo ha estado promoviendo, para muchos es aun novedoso, ya que las autoridades no han involucrado suficientemente sus voluntades políticas para implementarlo. Contratada como “Profesora de Plan Variable” por el Ministerio de Educación en los años ’51 al ’57, se desempeñó en el Liceo Nº 1 de Niñas de la comuna de Vitacura. La idea de Salud Escolar compromete a los profesores, a la familia y a los profesionales de salud, trabajando juntos con un interés real por la persona, con una preocupación integral y humana hacia los jóvenes.
La labor de la Dra. Peláez ha sido reconocida tanto en el país como más allá de nuestras fronteras. La Sociedad Chilena de Pediatría en su congreso nacional del año 2000, que coincidió con una reunión del Comité de Adolescencia de la Asociación Latinoamericana de Pediatría – ALAPE, le hizo un emotivo reconocimiento por su labor realizada en pro de los adolescentes. Antes, obtuvo varios otros importantes galardones a los que a ella no le gusta hacer mención dada la modestia que la caracteriza, pero deseo destacar que:
- Ella fue la mujer elegida premio “Amanda Labarca” que otorga la Universidad de Chile, en 1981, por servicios a la comunidad.
- La Asociación Cristiana de Jóvenes le otorgó el premio George Williams en 1985, por su trabajo con la juventud.
- Recibió el premio Juventudes de Las Américas en 1992, del consejo Interamericano del Escultismo, además de ser destacada por los Scouts en México (’90), España (’90) y Brasil (’91) y finalmente recibió la distinción “Lobo de Bronce” de la Organización Mundial de Guías y Scouts el año 2000, por su dedicación a la juventud.
- El año 1999 fue nombrada Miembro Honorario de la Society for Adolescent Medicine, de la que fue Socia Fundadora en Estados Unidos.
- El año 2002, la destacaron en la ceremonia de los 100 años de la Organización Panamericana de la Salud, como una de las grandes profesionales que han aportado a la Salud Pública en Chile, y
- El 14 de julio de este año 2004, la Fundación Laura Rodríguez le otorgó el premio a la Coherencia (pensar, sentir, actuar).
Hoy, su destacada labor es reconocida por sus pares, sus colegas pediatras, al distinguirla y otorgarle en justo mérito el premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck.
La vida nos sorprende a diario y hay que estar dispuestos a vivirla como si cada día fuera un gran día, es lo que la doctora Peláez nos transmite con optimismo. Curiosamente este feliz 17 de noviembre en que es premiada, le permitirá gracias a su entrega profesional, recordar ahora con alegría lo que antes fuera una de las fechas más tristes de su vida.
Su mirada optimista de la vida y su compromiso verdadero con el interés por la salud y el desarrollo humano de los adolescentes de nuestro país, han sido el motor que le ha permitido continuar con sus proyectos por un camino que no ha estado exento de momentos de desilusión. Sin embargo, su bandera de militancia sigue en alto difundiendo las cualidades positivas de los jóvenes, destacando que son solidarios, creativos, honestos, capaces, alegres, amistosos, generosos, amantes de la naturaleza y por otra parte, haciendo ver que también son tímidos, preocupados de la imagen que proyectan y necesitados de afecto.
Su juventud y energía permanentes, siempre con la esperanza de que algún día las autoridades se ocupen realmente de los adolescentes y sus necesidades de salud, le permiten plantearse cada día nuevos desafíos, con la energía y compromiso dignos de una adolescente que lucha por sus ideales. La Dra. Peláez es en sí misma un valioso testimonio de vida y una enseñanza.
Como Presidenta del Comité de Adolescencia es un honor que una de nuestras más activas colaboradoras sea la premiada en este año 2004, coronando así de manera exitosa un año que ha sido de gran actividad científica para nuestra especialidad.
Deseo también de manera muy personal, agradecer a la Sociedad Chilena de Pediatría, ya que al otorgarle este premio a la Dra. Paula Peláez Gómez, me ha permitido en mi calidad de su discípula, tener la oportunidad de agradecerle a mi maestra todo lo que ella generosamente me ha entregado.
Gracias Dra. Peláez por todo lo que nos ha enseñado y por el ejemplo que nos ha dado como persona, tenga la seguridad de que sus enseñanzas han dejado una impronta en todos aquellos que nos dedicamos a la adolescencia.

Dra. Paula Peláez Gómez,
Premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck.

La Dra. Peláez, agradeció la distinción mediante una carta enviada a la Presidenta de la Sociedad donde señala:
Con gran emoción, orgullo y agradecimiento, recibo de ustedes el Premio Julio Schwarzenberg Löbeck.
Emoción: Porque veo que mi profesión de médico de Salud Pública dejó huella en los adolescentes que encontré “nadando contra la corriente” o “en tierra de nadie”.
Orgullo: Porque ustedes, como pediatras reconocen en mí, un aporte a su quehacer. Espero sea una semilla para muchos que se dediquen en forma coordinada e integral: familia-escuela-pares y mundo circundante.
Agradecimientos: Porque me dan una nueva energía para seguir esta ruta, junto a todos los que me han acompañado durante mi largo caminar voluntario (36 actualmente) del centro de Atención Integral de Adolescencia (CAIA).
Gracias. Muchas gracias.


PREMIO EXCELENCIA ACADÉMICA 2004


Durante el 44º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Rancagua, desde el 16 al 20 de noviembre de 2004, se hizo entrega del Premio Excelencia Académica 2004, otorgado al Dr. Ernesto Guiraldes Camerati. La presentación del Dr. Guiraldes, estuvo a cargo del Dr. Ignacio Sánchez Díaz, Director de la Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile, quien señaló:
Dra. Alejandra Jara, Presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría
Doctores Miembros de la Directiva de la Sociedad Chilena de Pediatría
Miembros de las Filiales de la Sociedad
Autoridades Académicas
Señoras y Señores:
Es para mi una verdadera alegría poder dirigirme a ustedes en este día para presentar al Dr. Ernesto Guiraldes Camerati, como Premio Excelencia Académica de la Sociedad Chilena de Pediatría, año 2004.
El Dr. Guiraldes nació en Linares estudió en el Instituto de Linares, y posteriormente ingresó a Medicina en la Universidad de Chile, luego realizó su Beca de Pediatría en el Hospital Luis Calvo Mackenna. En el año 1972 viajó a Londres a realizar una especialización en Gastroenterología Pediátrica. En el año 1978, vuelve a estar 2 años de perfeccionamiento, en el Hospital de Niños de la Universidad de Toronto, Canadá, profundizando en temas de investigación.
El Dr. Guiraldes inició su carrera académica en 1971 en la Universidad de Chile, a la que llega a ser Profesor Adjunto en 1980. En 1983 ingresa a la Universidad Católica, desarrollando labores de docencia en el Curso de Pediatría, haciéndose cargo como Profesor Encargado en 1990. En el año 2000 con un meritorio y extenso currículo asciende a categoría de Profesor Titular.
En el área de investigación, el Dr. Guiraldes es autor de más de 60 artículos en revistas extranjeras y nacionales, junto con capítulos de libros, y el texto de gastroenterología infantil, en conjunto con los Doctores Francisco Larraín y Paul Harris. Mención especial merece el Manual y Texto de Pediatría, que utilizan los alumnos de 5º año de nuestra Escuela de Medicina, en que Ernesto ha sido su Editor y su promotor.
Los temas que ha investigado han sido fundamentalmente “La frecuencia e importancia relativa del Reflujo Gastroesofágico”, “Diarrea aguda y técnicas de rehidratación oral”, “Diarrea crónica”, “Dolor abdominal recurrente”, “Enfermedad celíaca y patología por Helicobacter Pylori”. En todas éstas áreas Ernesto se ha destacado como un investigador original, lúcido y con un amplio sentido de las reales necesidades del país, en el sentido de buscar el impacto del nuevo conocimiento generado, y su aplicación clínica.
Junto a esto, ha sido revisor de múltiples revistas nacionales y extranjeras. Han sido conocidas sus cartas al editor en el New England Journal of Medicine y el National Geographic así también como su preocupación por los pacientes celíacos en su diálogo con obispos y otras autoridades eclesiásticas en el problema del gluten y la comunión.
El Dr. Guiraldes ha recibido numerosas veces el Premio al Mejor Docente, otorgado por los alumnos de Pre y Postgrado de la Escuela de Medicina, así también como el “Premio al Mejor Académico de la Facultad de Medicina” en 1997.
En la Sociedad Chilena de Pediatría, el es miembro desde 1970, y fue su secretario en 1976. Fundador de la Rama de Gastroenterología Pediátrica en 1970, ha sido su Secretario y Presidente. Existen por otra parte, otras múltiples membresías y cargos que serían muy largo de detallar, que van desde la coordinación del Comité Internacional de Vómitos Cíclicos en el niño, Coordinador de Comisión Internacional de Dolor Abdominal recurrente (Comisión Roma), hasta la participación en el Movimiento Coral del Departamento de Pediatría de la Universidad Católica.
La labor formativa del profesor no consiste sólo en preparar a sus discípulos. Comprende también otras facetas, una de las cuales es la difusión del saber y la orientación en los grandes problemas médicos nacionales.
Para un profesor el ser superado por un discípulo es señal de que ha tenido éxito, de que ha sido capaz de entender su vida como un servicio a los demás. Creo representar con estas palabras el sentir de los alumnos de Pediatría de la Universidad Católica, quienes hemos recibido esta enseñanza por más de 20 años.
Durante estos años, Ernesto nos ha enseñado a superarnos como alumnos y como médicos que enseñamos a otros alumnos de Pre y Postgrado. Quisiera resumir algunos aspectos en la formación pedagógica que he aprendido de él:
- La primera regla es que la tarea científica es enemiga de la presunción, y sólo quien está dispuesto a trabajar largo tiempo y con tesón podrá entregar una contribución docente o de investigación significativa.
- En segundo lugar, hay que acostumbrarse a un fuerte nivel de exigencias, que debe imponérselo cada uno, y que finalmente será muy similar al que nos exigen nuestros alumnos.
- El tercer concepto que aprendí de Ernesto fue que hay que abrirse a nuevos horizontes, no hay que quedarse sólo con nuestro estilo de trabajo, con nuestra realidad. Hay que soñar y volar alto, para poder conocer otras realidades en este mundo cada vez más globalizado.
- Por último, el ejemplo de Ernesto nos ha demostrado que la posesión de determinados conocimientos y destrezas no tiene por qué ser un elemento de autoafirmación y superioridad, sino más bien una grave responsabilidad. La parábola de los talentos nos recuerda que el profesor universitario, el académico es una persona que ha tenido más oportunidades que el resto en la vida y, por tanto, se encuentra en una posición privilegiada para hacer de su existencia un gozoso servicio a los demás.
Ernesto es un tipo único (según el diccionario de la Real Academia: extraordinario, diferente), y original que el diccionario define como lo contrario a la copia, al seguir las modas, de esos que uno se encuentra muy pocas veces en la vida. Se destaca por ser muy culto, con conocimientos que van desde a cultura celta, sobre la influencia de los gallegos en nuestro país hasta sofisticados conocimientos de cine y música de Blues y Jazz. Ha demostrado un gran conocimiento de las diferentes diócesis y obispados del mundo, destaca por un acabado dominio del inglés y conocimientos muy específicos de la cultura anglosajona.
Para mí, ha sido un ejemplo académico, alguien que sabe distinguir el grano y el fruto de la hoja, lo importante de lo superfluo, y en quien uno puede confiar y estar seguro que su opinión será por el bien común, pensando en lo mejor para el grupo de trabajo.
Su humor es fiel reflejo de su inteligencia, su prudencia es reflejo de su sabiduría, y su amistad y lealtad es reflejo del gran corazón de niño que tiene dentro de él. Son innumerables las anécdotas que hemos compartido, y que lo muestran con su bondadosa niñez.
Antes que Excelencia Académica, el Dr. Ernesto Guiraldes ha dado prueba de Excelencia de Vida, por lo que creemos que es un muy digno merecedor de este premio.
Gracias Ernesto por habernos enseñando tanto, y por trabajar con nosotros. Gracias por ser un ejemplo. Muchas gracias.


PREMIO DR. ALFREDO COMMENTZ LÖFFLER 2004


Commentz fue el primer investigador clínico pediátrico de Chile y el primer Vicepresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría. Nacido en Lima (Perú), de padres alemanes, a fines del siglo XIX, cuando llegó el momento de optar por nacionalidad se decidió por ser chileno. Formado en la Universidad de Chile, donde llegó a ser Profesor Extraordinario, fue uno de los creadores y organizadores del Hospital Manuel Arriarán, el segundo hospital pediátrico de Santiago. Su investigación cubrió desde el raquitismo a la mortalidad infantil, pasando por la salud reproductiva. Commentz falleció joven y el impacto de su muerte llevó a la Sociedad Chilena de Pediatría a dar su nombre al primer premio que otorgó en su historia. Este estaba destinado a premiar el mejor trabajo de investigación y se otorgó en la década de 1930. El paso del tiempo llevó a olvidar la obra de Commentz, quien está siendo rescatado –como figura nacional– en los últimos dos años. Por eso este premio lleva su nombre.
En esta ocasión los siguientes trabajos recibieron el Premio “Dr. Alfredo Commentz Löffler”, premiación patrocinada por Gerber Chile S.A. como un estímulo a la investigación pediátrica. Fueron entregados durante el 44º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Rancagua, desde el 16 al 20 de noviembre de 2004, estos son:

• Primer Premio al Mejor Trabajo Nacional:
“Impacto de un Programa Nacional de fomento de lactancia materna en Chile 1993-2002”.
Autores: Atalah E., Castillo C., Reyes C.
Lugar: Departamento de Nutrición, Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Unidad de Nutrición, Ministerio de Salud. Programa Infantil, División de Rectoría y Regulación, Com. Nacional Lactancia Materna, Ministerio de Salud.

• Segundo Premio al Mejor Trabajo Nacional:
“Experiencia inicial del Comité de Trasplante de progenitores hematopoyeticos (TPH), PINDA. Octubre 1999 – marzo 2004”.
Autores: Palma J., Mosso C., Paris C., King A., Advis P., Becker A., García H., Quintana J., Salgado C., Villarroel M., Campbell M.
Lugar: UTMO, Hospital Luis Calvo Mackenna. Oncología, Hospitales: San Borja Arriarán, Sótero del Río, Hospital San Juan de Dios, Luis Calvo Mackenna, Exequiel González Cortés. PINDA, Ministerio de Salud.

• Premio al Mejor Trabajo de Filial:
“Evaluación precompetiva en escolares (VIII Región)”.
Autores: Tapia J., Tapia P., Siegmund D., Tapia C.
Lugar: Hospital Guillermo Grant Benavente de Concepción. Alumnos Universidad de San Sebastián y Universidad de Concepción.


RESEÑA DE LIBRO


Elegí vivir
Queremos poner en conocimiento de nuestros lectores, que con fecha 09 de noviembre de 2004 ha sido publicado el libro “Elegí vivir” de la estudiante de medicina de la Universidad Católica de Chile, Daniela García.
Con este libro Daniela ha querido compartir su dolorosa experiencia y entregar un testimonio de esperanza y fe en la vida con la inmensa generosidad que la caracteriza.
Agradecemos a Daniela en nombre de todos nuestros hijos y de nuestros pacientes, que reciben este regalo para mirar la vida como ella lo ha hecho.
Los Editores

Mi hijo necesita una operación
al corazón

Hemos recibido de parte de los Dres. Luis León y Stephan Haecker, el texto de Cardiología “Mi hijo necesita una operación al corazón”, texto dedicado a los padres y familia de niños cardiópatas, cuyo objetivo es explicarles en forma sencilla la intervención quirúrgica que el niño necesita.
Los autores igualmente manifiestan su intención de transmitir en forma didáctica a los profesionales que participan en el tratamiento de estos niños, pediatras, neonatólogos, ecografistas y ginecólogos, el conocimiento tras décadas de práctica y estudio han adquirido en relación a las cardiopatías congénitas y su manejo quirúrgico.
Este Texto sin duda será una valiosa herramienta para los padres y profesionales involucrados en la atención del niño cardiópata.
El Editor


ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD


Hemos recibido los textos de la Organización Panamericana de la Salud “El valor de la salud. Historia de la Organización Panamericana de la Salud”, del historiador Dr. Marcos Cueto, Profesor principal de la Facultad de Salud Publica y Administración de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú, y el libro conmemorativo de los 100 años 1902-2002 de la OPS en América.
Agradecemos en lo que vale la donación de estos importantes textos.
Los Editores


CONGRESO URUGUAYO DE PEDIATRÍA


Nos ha llegado la información respecto al XXV Congreso Uruguayo de Pediatría, I Congreso Uruguayo de Neonatología, I Congreso Uruguayo de Enfermería Pediátrica y I Jornada de Residentes en Pediatría del Cono Sur.
Este importante evento se realizará durante los días 30-31 de octubre y 1 de noviembre de 2005 en el Hotel Radisson Victoria Plaza Montevideo, y extendemos la invitación a todos los lectores de esta Revista.
Estos Editores desean a los organizadores el mayor de los éxitos con esta iniciativa.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons