SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.86 número4Lactantes menores de 3 meses hospitalizados por síndrome febril agudo: Experiencia clínica de 5 añosInicio temprano de discapacidad intelectual en el Síndrome de deleción del cromosoma 22q11.2 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.86 no.4 Santiago ago. 2015

http://dx.doi.org/10.1016/j.rchipe.2015.06.016 

DOI: 10.1016/j.rchipe.2015.06.016

CASO CLÍNICO

 

Rabdomiólisis grave secundaria a deshidratación hipernatrémica

Severe rhabdomyolysis secondary to severe hypernatraemic dehydration

 

Ignacio Mastro-Martínez*, Ana María Montes-Arjona, Margarita Escudero-Lirio, Bárbara Hernández-García, José Fernández-Cantalejo Padial

Servicio de Pediatría, Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España

Correspondencia a:


Resumen

Introducción: La rabdomiólisis es una enfermedad poco frecuente en pediatría. El objetivo es presentar un paciente en el que se desarrolló secundario a una deshidratación hipernatrémica grave tras una diarrea aguda.

Caso clínico: Lactante de 11 meses que consultó por fiebre, vómitos, diarrea y anuria. Presentó convulsión tónico-clónica autolimitada. Ingresó en mal estado general, severamente deshidratado, con escasa reactividad. En las pruebas complementarias destacó acidosis metabólica grave, hipernatremia e insuficiencia renal prerrenal. Al tercer día apreció leve hipotonía axial y elevación de creatín fosfokinasa 75.076 UI/l, interpretado como rabdomiólisis. Se inició hiperhidratación y alcalinización sistémica, con buena respuesta clínica y bioquímica, siendo dado de alta sin secuelas motoras.

Conclusiones: La hipernatremia grave está descrita como causa rara de rabdomiólisis e insuficiencia renal. En pacientes críticos es importante un alto índice de sospecha de rabdomiólisis y determinación seriada de la creatín fosfokinasa para su detección y tratamiento precoz.

PALABRAS CLAVE Deshidratación; Hipernatremia; Rabdomiólisis; Cuidados intensivos pediátricos.


Abstract

Introduction: Rhabdomyolysis is a rare paediatric condition. The case is presented of a patient in whom this developed secondary to severe hypernatraemic dehydration following acute diarrhoea.

Case report: Infant 11 months of age who presented with vomiting, fever, diarrhoea and anuria for 15 hours. Parents reported adequate preparation of artificial formula and oral rehydration solution. He was admitted with malaise, severe dehydration signs and symptoms, cyanosis, and low reactivity. The laboratory tests highlighted severe metabolic acidosis, hypernatraemia and pre-renal kidney failure (Sodium [Na] plasma 181 mEq/L, urine density> 1030). He was managed in Intensive Care Unit with gradual clinical and renal function improvement. On the third day, slight axial hypotonia and elevated cell lysis enzymes (creatine phosphokinase 75,076 IU/L) were observed, interpreted as rhabdomyolysis. He was treated with intravenous rehydration up to 1.5 times the basal requirements, and he showed a good clinical and biochemical response, being discharged 12 days after admission without motor sequelae.

Conclusions: Severe hypernatraemia is described as a rare cause of rhabdomyolysis and renal failure. In critically ill patients, it is important to have a high index of suspicion for rhabdomyolysis and performing serial determinations of creatine phosphokinase for early detection and treatment.

KEYWORDS Dehydration; Hypernatremia; Rhabdomyolysis; Pediatric intensive critical care.


 

Introducción

La rabdomiólisis es una entidad inhabitual en pediatría, de incidencia desconocida1. Debido a que la clínica puede ser sutil, y solo en la mitad de los pacientes diagnosticados aparece la tríada completa de debilidad muscular, mialgias y orinas colúricas1, probablemente la incidencia de esta enfermedad esté infraestimada2.

Las causas más frecuentes de rabdomiólisis, tanto en niños como en adultos, son las secundarias a traumatismo o compresión muscular, seguidas de aquellas por esfuerzos musculares y alteraciones metabólicas2. En los niños puede ser el síntoma de inicio de distrofias musculares. Dentro de las alteraciones metabólicas la rabdomiólisis se ha descrito tras alteraciones electrolíticas, principalmente hipocalemia e hipofosfatemia, pero también a hiperosmolaridad por cetoacidosis diabética, coma hiperosmolar e hipocalcemia2. Las alteraciones graves del sodio constituyen una causa poco frecuente de rabdomiólisis2,3.

El objetivo es presentar el caso clínico de un lactante con rabdomiólisis secundaria a una deshidratación hipernatrémica grave.

Caso clínico

Lactante de 11 meses que acudió al servicio de urgencias por fiebre de 48 h de evolución, vómitos y deposiciones diarreicas. Los vómitos cedieron tras 24 h, pero las deposiciones habían aumentado en número y cantidad. Los padres refirieron anuria en las últimas 15 h, pese a adecuada tolerancia con fórmula artificial y suero de rehidratación, siendo ambos preparados correctamente. Se objetivó pérdida ponderal del 20% respecto al peso previo hacía 24 h.

A la exploración presentó mal estado general, mucosas pastosas, cianosis acra y escasa reactividad. Presentó un episodio de cianosis central, relleno capilar prolongado e hipotensión, asociado a hipertonía seguida de movimientos clónicos de miembros que cedió en 1 min. Los padres refirieron que en su domicilio había presentado un episodio similar. Se procedió a intubación orotraqueal, canalización de la vía venosa periférica y expansión de volemia.

En las pruebas complementarias al ingreso presentó acidosis metabólica grave (pH 6,92, pCO2 42 mm Hg, HCO3 8,6 mEq/L, EB –20 mEq/L), hipernatremia e insuficiencia renal prerrenal (urea 128 mg/dl, creatinina 2,6 mg/dl, sodio [Na] plasmático 181 mEq/l, potasio plasmático 3,7 mEq/l, densidad orina > 1.030).

Debido al shock hipovolémico descompensado se inició expansión con cristaloides y alcalinización sistémica (suero fisiológico y bicarbonato, 60 ml/kg en total). En las primeras 6 h se produjo un descenso de la natremia hasta 171 mEq/l (1,6 mEq Na/l/h), alcanzando cifras de Na inferiores a 145 mEq/l a las 48 h de empezar su corrección (fig. 1). El paciente presentó progresiva mejoría clínica y de la función renal, manteniendo diuresis espontánea. Se extubó exitosamente a las 24 h de su ingreso.

 

Figura 1 Evolución de las cifras de sodio y creatinina en plasma
durante la hospitalización del paciente.

 

No obstante, al tercer día apreció leve hipotonía axial, que se atribuyó a un efecto secundario de la medicación sedante utilizada. En las pruebas bioquímicas destacó una elevación de enzimas de lisis celular (valores máximos: GOT 1.360 UI/l, GPT 834 UI/l, lactato deshidrogenasa 8.234 UI/l, creatín fosfocinasa [CPK] 75.076 UI/l) interpretado como rabdomiólisis. Permaneció con diuresis dentro de límites normales y parámetros de función renal en rango normal (urea 10 mg/dl, creatinina 0,3 mg/dl). Se inició rehidratación intravenosa hasta 1,5 veces las necesidades basales. Con estas medidas se logró un descenso progresivo de niveles de enzimas asociadas a lisis celular (fig. 2). Dada la evolución favorable, se dio de alta hospitalaria a los 12 días de su ingreso, sin presentar secuelas motoras.

 

Figura 2 Evolución de las cifras de creatín fosfokinasa (CPK),
lactato deshidrogenasa (LDH) y transaminasa GOT (GOT)
durante la hospitalización del paciente.

 

Discusión

En el caso clínico descrito el paciente presentó una hipernatremia grave probablemente secundaria a una deshidratación por una diarrea aguda. No se encontró ninguna otra causa previamente descrita de rabdomiólisis, y la recuperación posterior fue completa. El hallazgo bioquímico fue casual, dado que la debilidad axial se atribuyó a un efecto secundario de la medicación sedante utilizada.

La etiología de la hipernatremia como causa rabdomiólisis fue inicialmente comunicada en animales de experimentación tras la infusión con suero salino hipertónico4, existiendo una correlación positiva entre los niveles de Na y CPK. En pediatría la primera descripción de esta asociación se realizó en 3 pacientes con deshidratación hipernatrémica grave secundaria a gastroenteritis, que evolucionaron a fallo renal agudo y rabdomiólisis5, describiéndose posteriormente casos similares, aunque la mayoría de ellos asociados a enfermedad cerebral6-11. En general, la causa primaria es la presencia de una diabetes insípida junto con la imposibilidad de acceso a una correcta hidratación, lo que condiciona la aparición de una hipernatremia extrema, y tras su corrección se aprecia una elevación de la CPK en los siguientes días6-11. En adultos también se ha descrito asociado a enfermedad cerebral tumoral, tras cirugía cerebral y en el puerperio inmediato12. En nuestro caso se objetivó como causa de la hipernatremia una diarrea aguda, dado el elevado número de deposiciones alcanzado y la correcta preparación de la fórmula de rehidratación oral y de la fórmula de inicio, lo que en la actualidad supone una rara forma de presentación. La presencia de eventos convulsivos también pudo contribuir a la elevación de las enzimas asociadas a lisis celular en nuestro paciente13,14.

La etiopatogenia de la rabdomiólisis se desconoce: se postula la presencia de un daño directo de las células musculares por la osmolaridad elevada (alteración de la bomba Na-K, aumento en el calcio intracelular y activación de proteólisis y apoptosis12,15) o cambios bruscos en la osmolaridad que conlleven aumento del agua intracelular, edema celular y muerte. Se desconoce si la rabdiomiólisis secundaria a hipernatremia puede ser evitada con una corrección lenta (< 0,5 mEq/l/hora o 12 mEq/l/día), como ocurre con la mielinolisis cerebral pontina16-18. Nuestro paciente presentó un descenso brusco inicial de la natremia, debido a las maniobras de resucitación de volumen, con un descenso menor en las siguientes horas. A partir del tercer día desarrolló una rabdomiólisis grave que afortunadamente respondió al tratamiento con hiperhidratación. En otros casos la corrección de la hipernatremia también fue brusca o no se refiere este dato, por lo que es difícil establecer una relación10,11,15.

La complicación más temida tras una rabdomiólisis es el fallo renal agudo1,2 y las alteraciones hidroelectrolíticas. Su tratamiento es el de la causa desencadenante, la hiperhidratación y la alcalinización de la orina11. Cuando no es suficiente se recurre a técnicas de depuración extrarrenal3. En la mayoría de los casos descritos la evolución fue hacia la aparición de un fallo renal agudo que no respondió al tratamiento farmacológico y requirió de técnicas de depuración extrarrenal6-11, produciendo en ocasiones el fallecimiento del paciente7,11. En nuestro caso, a pesar de las cifras de CPK alcanzadas, los parámetros de función renal se mantuvieron dentro de límites normales, y en el seguimiento posterior no se comprobó la presencia de insuficiencia renal residual.

Conclusiones

La hipernatremia grave está descrita como causa rara de rabdomiólisis e insuficiencia renal. En pacientes graves puede ser difícil llegar a un diagnóstico de rabdomiólisis únicamente a través del cuadro clínico. Por ello, cuando concurran diferentes factores de riesgo en pacientes críticos, sería conveniente la determinación seriada de la CPK para su detección precoz y tratamiento.

 

Referencias

1. Elsayed EF, Reilly RF. Rhabdomyolysis: A review, with emphasis on the pediatric population. Pediatr Nephrol. 2010;25:7-18.         [ Links ]

2. Mannix R, Tan ML, Wright R, Baskin M. Acute pediatric rhabdomyolysis: Causes and rates of renal failure. Pediatrics. 2006;118:2119-25.         [ Links ]

3. Watanabe T. Rhabdomyolysis and acute renal failure in children. Pediatr Nephrol. 2001;16:1072-5.         [ Links ]

4. Abramovici MI, Singhal PC, Trachtman H. Hypernatremia and rhabdomyolysis. J Med. 1992;23:17-28.         [ Links ]

5. Opas LM, Adler R, Robinson R, Lieberman E. Rhabdomyolysis with severe hypernatremia. J Pediatr. 1977;90:713-6.         [ Links ]

6. Zantut-Wittmann DE, Garmes HM, Panzan AD, Lima O, Baptista MT. Rabdomiólis e grave devido a hipernatremia adípsica após cirurgia de craniofaringioma. Arq Bras Endocrinol Metabol. 2007;51:1175-9.         [ Links ]

7. Van RH, Moretta AC, Gaeta TJ. Severe hypernatremic dehydration and death in a breast-fed infant. Pediatr Emerg Care. 2001;17:175-80.         [ Links ]

8. Hoorn EJ, de Vogel S, Zietse R. Insulin resistance in an 18-year-old patient with Down syndrome presenting with hyperglycaemic coma, hypernatraemia and rhabdomyolysis. J Inter Med. 2005;258:285-8.         [ Links ]

9. Incecik F, Herguner MO, Yildizdas D, Ozcan K, Altunbasak S. Rhabdomyolysis caused by hypernatremia. Indian J Pediatr. 2006;73:1124-6.         [ Links ]

10. Yang TY. Extreme hypernatremia combined with rhabdomyolysis and acute renal failure. J Chin Med Assoc. 2009;72:555-8.         [ Links ]

11. Alonso PC. Rabdomiólisis secundaria a hipernatremia. An Pediatr (Barc). 2010;73:223-4.         [ Links ]

12. Naik KR, Saroja AO, Narayanappa G. Electromyographic and histological features of postpartum hypernatremic rhabdomyolysis. Ann Indian Acad Neurol. 2013;16:664-7.         [ Links ]

13. Mishra A, Dave N. Acute renal failure due to rhabdomyolysis following a seizure. J Family Med Prim Care. 2013;2:86-7.         [ Links ]

14. Finsterer J, Stollberger C. Recurrent aborted sudden cardiac death with seizures and rhabdomyolysis due to bulimia-induced hypokalemia: Report of one case. Rev Méd Chile. 2014;142:799-802.         [ Links ]

15. Macias Batista A, Martinez Martin FJ, de Pablos Velasco PL. Diabetes insípida e hipernatremia adípsica en un paciente con craneofaringioma. An Med Interna. 1999;16:87-8.         [ Links ]

16. Soupart A. Prevention of brain demyelination in rats after excessive correction of chronic hyponatremia by serum sodium lowering. Kidney Int. 1994;45:193-200.         [ Links ]

17. Soupart A, Penninckx R, Stenuit A, Perier O, Decaux G. Treatment of chronic hyponatremia in rats by intravenous saline: Comparison of rate versus magnitude of correction. Kidney Int. 1992;41:1662-7.         [ Links ]

18. Tullu MS, Deshmukh I, Muranjan MN, Kher AS, Lahiri KR. Extrapontine myelinolysis in a child with nephrotic syndrome. Pediatric Neurol. 2010;43:139-41.         [ Links ]

 


Recibido el 6 de febrero de 2015
Aceptado el 10 de junio de 2015

Este trabajo cumple con los requisitos sobre consentimiento/asentimiento informado, comité de ética, financiación, estudios animales y sobre la ausencia de conflicto de intereses según corresponda

Correspondencia a: I. Mastro-Martínez
Correo electrónico: Ignacio.mastro@salud.madrid.org

0370-4106/© 2015 Sociedad Chilena de Pediatría. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Este es un artículo Open Access bajo la licencia CC BY-NC-ND
(http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/).

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons