SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.88 issue6Heavy menstrual bleeding affects quality of life in adolescentsChildren's scalds from tearing of hot water bottle author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista chilena de pediatría

Print version ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.88 no.6 Santiago Dec. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062017000600723 

ARTÍCULO ORIGINAL

Resultado de un modelo de gestión de vacunas especiales

Sylvina Alvarado a   b   c  

Ernesto Paya b   c  

María Teresa Valenzuela a  

Rodolfo Villena b   c  

aFacultad de Medicina, Magíster en epidemiología, Universidad de Los Andes, Santiago, Chile

bFacultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile

cHospital de niños Dr. Exequiel González Cortés, Santiago, Chile

Resumen

Introducción:

Los pacientes pediátricos con recomendaciones especiales de vacunación son una po blación creciente. El Ministerio de Salud de Chile posee un programa de vacunación especial para estos casos, al cual nuestro hospital gestiona solicitudes de vacunas a través de un flujograma esta blecido.

Objetivo:

Describir los resultados del modelo de gestión de vacunas especiales, marzo de 2015 a septiembre de 2016, y caracterizar a la población beneficiada por este programa.

Pacientes y Método:

Estudio observacional, descriptivo. Incluye a la población de pacientes crónicos atendidos en el Hospital Dr. Exequiel González Cortés (HEGC) con vacunas solicitadas al programa ministerial de vacunas especiales, período marzo 2015 a septiembre 2016. La información se obtuvo de las bases de datos de los registros de solicitudes y monitorización de los esquemas especiales de vacunas del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI). Los pacientes se clasificaron en crónicos ambulato rios, ambulatorios y hospitalizados. Para la caracterización clínica y demográfica se describieron las variables de edad, sexo, previsión de salud, especialidad médica que solicitó la vacuna, cronicidad y vacunas administradas. Para medir los resultados del modelo de gestión de vacunas especiales se utilizaron indicadores: Autorización de esquema de vacunación por el PNI, Esquemas de vacunación completados, Tiempo de repuesta del PNI y Oportunidad de vacunación.

Resultados:

Se gestionaron un total de 367 esquemas de vacunas a 215 pacientes, administrándose en el período un total de 405 vacunas. Las especialidades que más solicitaron fueron infectología (39,1%), inmuno-reumatología (24,2%) y broncopulmonar (20%). El Programa Nacional de Inmunizaciones autorizó el 97,8% de los esquemas solicitados (n = 359), el tiempo de respuesta desde la solicitud hasta la respuesta del Programa Nacional de Inmunizaciones tuvo una mediana de 15 días (rango 0-174 días), la oportu nidad de vacunación tuvo una mediana de 41 días (rango 0-287 días) y el total de esquemas com pletados al momento de tabular los resultados fue de 52,8%.

Conclusiones:

Las vacunas son una de las principales políticas de equidad en salud pública y en Chile existe un flujograma para solicitud de vacunas especiales, que requiere de un trabajo multidisciplinario para otorgarle cobertura a esta población infantil vulnerable.

Palabras clave: Vacunación; niños; gestión de prácticas; enfermedad crónica

Introducción

Los pacientes pediátricos que requieren recomen daciones específicas de vacunación son una población creciente dentro de los usuarios del sistema de salud pública, pudiendo presentar patologias con un riesgo aumentado de enfermedades inmunoprevenibles. Por este motivo tener sus inmunizaciones al día es funda mental para mejorar su protección y disminuir la gra vedad en caso de adquirir alguna de ellas1. Diversos artículos científicos, guías nacionales e internacionales recomiendan los esquemas de vacunas a utilizar en es tos grupos1,2,3,4,5,6. En general, estas recomendaciones señalan la importancia de que la evaluación sea perso nalizada, adecuando el esquema de vacunación acorde al historial del paciente y sus riesgos potenciales, de modo de enfocar el trabajo en la administración de va cunas en forma segura y efectiva1,2,3,4.

El Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) de Chile ha otorgado progresivamente protección contra enfermedades transmisibles, desde sus inicios en el año 1978, cubriendo actualmente 15 enfermedades inmu-noprevenibles7,8. Como apoyo complementario el PNI otorga un modelo de gestión de vacunas especiales con un flujo establecido (Figura 1)8 que permite entre gar un beneficio y oportunidad de mayor protección a distintas poblaciones de riesgo. Este modelo de gestión consiste en la evaluación individual por parte del equi po clínico del paciente, quienes solicitan el esquema de vacunas no consideradas en el calendario del PNI a tra vés de una receta médica y formulario específico; luego la organización, disposición, ordenamiento y emisión de las solicitudes médicas al PNI son ejecutadas por la enfermera encargada local a la espera de la respuesta del PNI vía correo electrónico. Con dicha respuesta, se localiza el paciente para la administración final del esquema vacunal, considerando en todo momento lo establecido en la norma general técnica sobre proce dimientos operativos estandarizados para asegurar la calidad en la ejecución de este programa9.

Este estudio tiene por objetivo describir los resulta dos del modelo de gestión de vacunas especiales imple mentado en nuestra institución, en el período marzo 2015 y septiembre 2016, y caracterizar clínicamente y demográficamente la población infantil beneficiada por este programa en el Hospital de niños Dr. Exequiel González Cortés (HEGC).

Pacientes y Método

Diseño del estudio

Estudio observacional, descriptivo de la población pediátrica atendida en el HEGC a la que se le solicita ron vacunas al programa ministerial de vacunas espe ciales, de acuerdo a su patología de base y estado de va cunación, durante el período marzo 2015 a septiembre 2016. El HEGC es un hospital pediátrico de alta com plejidad del area sur de Santiago de Chile dependiente del sistema público de salud. La información se obtuvo de las bases de datos de los registros de solicitudes del HEGC y monitorización de los esquemas especiales de vacunas de la encargada del PNI local. Este estudio fue autorizado por la Unidad de Docencia, Investigación e Innovación dependiente de la Dirección del HEGC.

Pacientes

Se incluyeron los datos de todos los pacientes a los cuales se le gestionaron vacunas a través del programa de vacunas especiales del PNI. Los pacientes fueron evaluados por sus médicos tratantes, quienes solicita ron esquema de vacunación o derivaron a infectología para ello. Posteriormente la encargada local del PNI corroboró estado vacunal para aquellos en los que se disponía de información en el software ministerial del registro nacional de inmunizaciones (RNI), derivó la solicitud a nivel central y una vez aprobada se contactó a los pacientes y/o su familiar para coordinar la vacu nación y posterior a la administración registró infor mación en el RNI.

Figura 1 Flujograma de gestión de vacunas especiales para pacientes en HEGC durante período 2015-2016. 

Los pacientes se clasificaron según situación clí nica o cronicidad, en crónicos ambulatorios, ambu latorios y hospitalizados. Se definió como pacientes crónicos ambulatorios a todos aquellos que estaban en control médico periódico en el Consultorio Ado sado de Especialidades (CAE) en alguna de las espe cialidades médicas; los pacientes ambulatorios son aquellos pacientes agudos que consultan en el CAE y que requieren vacunas especiales; y los hospitalizados son aquellos que se encuentran hospitalizados de lar ga estadía (mayor a un mes de hospitalización).

Para la caracterización clínica y demográfica se des cribieron las variables de edad, sexo, previsión de salud, especialidad médica que solicitó la vacuna, cronicidad y vacunas administradas. La previsión de salud se des cribió de acuerdo a aquellos sin previsión, los niveles del Fondo Nacional de Salud (FONASA) y el Progra ma de reparación y atención integral de salud (PRAIS) que corresponde a un instrumento de reparación del Ministerio de Salud, que responde al compromiso asu mido por el Estado con las víctimas de las violaciones a los derechos humanos, ocurridas entre septiembre de 1973 y marzo de 1990.

Evaluación del modelo de gestión

Para medir los resultados del modelo de gestión de vacunas especiales del HEGC se utilizaron indicadores:

Autorización de esquema de vacunación por el PNI

Se considera autorizado un esquema cuando el PNI responde positivamente a la vacunación del paciente con el esquema solicitado y se mide según el porcentaje del total de esquemas solicitados en el período.

Esquemas de vacunación completados

Se considera esquema completado a aquel que cumple con el total de vacunas planificadas en el es quema según la indicación médica en el período eva luado, y se midió en porcentaje del total de esquemas solicitados para cada vacuna en el período.

Tiempo de repuesta del PNI

Se define como el tiempo que transcurre desde que se envía la solicitud de esquema especial al PNI hasta que llega la respuesta de autorización o rechazo del esquema por el mismo, y se midió en número de días calendario agrupado por año 2015 y 2016.

Oportunidad de vacunación

Se define como el tiempo que transcurre desde que se solicita el esquema especial de vacunación al PNI hasta que el paciente inicia la vacunación según esque ma. En esta medición se excluyeron los pacientes hijos de madre VIH ya que a ellos se les solicitan vacunas en su primer mes de vida y su esquema comienza a los dos meses de vida. Se midió en días calendario agrupado por año 2015 y 2016.

Tabla 1 Descripción clínica y demográfica de los niños 

Análisis estadístico

Para el análisis de los datos se utilizaron estadísti cos de tendencia central para variables contínuas y de posición para variables categóricas. Se recolectaron los datos en planilla Excel y se analizaron en STATA 14.

Resultados

En el período de estudio se gestionaron 367 es quemas de vacunas para 215 pacientes, correspon diendo en 43,7% a hombres (n = 94), con una me diana de edad de 89 meses (rango 0/228 meses) con un total de 405 dosis administradas al 30 de Noviem bre del año 2016. En relación a la clasificación del tipo de paciente, el 88,8% (n = 191) correspondieron a pacientes crónicos ambulatorios, el 4,7% (n = 10) eran ambulatorios agudos y el 6,5% (n = 14) hospita lizados (Tabla 1). Dado que la indicación de vacunas es individual y dependerá de la enfermedad de base y el estado de inmunización de cada niño, no existen esquemas estandarizados sino que recomendaciones orientadores que se describen según diagnósticos en la Tabla 2.

El 98,9% (n = 363) de los esquemas fueron auto rizados por el PNI, y el 1,1% (n = 4) esquemas fueron rechazados. Estos rechazos correspondieron a vacu nas varicela, meningococica ACWY conjugada con CRM197, papiloma humano tetravalente y neumocóci-ca polisacárida 23 valente, de las cuales sólo en 1 caso fue por error en la indicación. Respecto del tiempo de respuesta del PNI a las solicitudes de vacunas, este tuvo una mediana de 15 días, variando entre 30 días (rango 0-174) el año 2015 a 4 días (rango 0-119) el 2016. Por último, la oportunidad de vacunación tuvo una media na de 40 días el 2015 (rango 0-287), y de 35 días el 2016 (rango 0-253) (Tabla 3). La Figura 1 muestra el flujogra-ma de gestión de vacunas especiales para pacientes en HEGC durante período 2015-2016.

Discusión

Las vacunas son una de las principales políticas de equidad en salud pública, siendo aportadas gratuita mente a través del PNI a toda la población objetivo durante su ciclo vital, principalmente en la edad pediátrica. Existen pacientes que requieren recomendacio nes específicas de vacunación, ya que son susceptibles a infecciones inmunoprevenibles o no pueden recibir vacunas programáticas. Nuestro PNI posee un proce dimiento de solicitud de vacunación especial para estos casos, cuya gestión para acceder a ellas requiere de un trabajo coordinado del equipo de salud con el ministe rio, acercando estos beneficios a un número creciente de pacientes que provienen desde distintas especiali dades. El número de pacientes a los cuales se les tra mitó vacunas especiales fue creciente en el tiempo, no pudiendo establecerse un valor de cobertura efectiva del programa en este momento dado que el diseño des cribe los pacientes a quienes se les solicitó vacunación especial y no un análisis de todos los pacientes que es tán en control en el CAE, pero otorga una orientación respecto de la realidad de esta creciente demanda que tenemos en pediatría. Sin embargo, queda de manifies to la relevancia de difundir este procedimiento para mejorar nuestras coberturas en esta población y el de safío de conocer el estado vacunal de todos nuestros pacientes en control para conocer las coberturas efecti vas, lo que amerita contar con el aporte transversal del equipo de salud, idealmente recurso humano exclusi vo y capacitado para estos fines, de manera de poder difundir y capacitar al equipo clínico. Prueba de ello son los escasos pacientes derivados desde neurología y la ausencia de solicitud desde cardiología, genética y endocinología, entre otros. La alta tasa de aprobación de las vacunas solicitadas refleja el trabajo coordinado entre los equipos hospitalarios y el PNI, a través de su referente local. La amplia variación encontrada en la latencia de la respuesta a la solicitud podría compli car la adherencia a la vacunación, y la pérdida de la oportunidad impactaría en la disminución de la inmu-nogenicidad, en los casos en los que se inició terapia inmunosupresora antes de completar los esquemas va cunales, lo cual debe ser considerado por los equipos tratantes para optimizar el momento de la solicitud de vacunas especiales. Las razones para la amplia disper sión de los tiempos de respuesta desde el PNI no son conocidas por nosotros, sin embargo, regularmente mantenemos contacto con ellos para activar las solici tudes pendientes. La existencia de niños que tuvieron una vacunación efectiva por sobre los 250 días poste rior a la autorización se debió a la lejanía geográfica de algunos, quienes coordinan la vacunación el día de control médico. Estas situaciones pudiesen optimizar se a través de una norma ministerial de recomendacio nes para grupos de riesgo o situaciones específicas que no requieran trámite de autorización central, sino que certificación local de condición de salud, lo que dismi nuiría la necesidad de requerir análisis por parte del PNI optimizando su respuesta para los casos más com plejos y mejorando la oportunidad para los pacientes. Aunque el estudio no fue diseñado para evaluar segu ridad de las vacunas, durante el período analizado no se presentaron eventos supuestamente atribuibles a vacunación e inmunización (ESAVI).

Tabla 2 Diagnósticos médicos y vacunas especiales recomendadas en pacientes del HEGC durante el período 2015-2016 

Tabla 3 Variables de resultado de indicadores 

La promoción de directrices ministeriales para es quemas especiales de vacunas es una necesidad, dado que lo dispuesto en la web del PNI no tiene guías clí nicas si no que el procedimiento de solicitud, para que todos aquellos profesionales de la salud encargados de indicar vacunas a los pacientes de riesgo cuenten con esquemas aprobados y respaldados, que aceleren el flujograma y el objetivo principal que es proteger al indi viduo y así también la comunidad.

Nuestras metas locales para mejorar el servicio de vacunación de los pacientes es contar con personal e infraestructura exclusiva para la ejecución de vacuna ción especial. Al cierre de este artículo, se desarrolló un protocolo de vacunación segura para casos especiales, se contrató una técnico paramédico exclusiva para va cunación de nuestros pacientes, y se comprometió in fraestructura para llevar a cabo esta actividad. Además, con el objetivo de mejorar la cobertura efectiva, los equipos clínicos de broncopulmonar y Programa del niño y adolescente con necesidades especiales en aten ción de salud (NANEAS) están trabajando haciendo un catastro de sus pacientes y su estado vacunal para eva luar y programar esquemas especiales si lo requieren.

En conclusión, el programa de vacunas especiales del PNI es un beneficio para nuestros pacientes con alto riesgo de infecciones inmunoprevenibles. Para ac ceder a él existe un flujograma que puede y debe imple-mentarse en cada centro de salud, público o privado. El tiempo de respuesta del PNI podría disminuir si exis tiesen recomendaciones preestablecidas para distintas condiciones mórbidas. Debemos mejorar la difusión de este programa entre los equipos de salud para opti mizar sus coberturas.

Responsabilidades éticas

Protección de personas y animales: Los autores decla ran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación hu mana responsable y de acuerdo con la Asociación Mé dica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos: Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informa do: Los autores han obtenido el consentimiento in formado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Agradecimientos

Nuestros agradecimientos a las Enfermeras del CAE y de pacientes hospitalizados, por su abnegada labor y compromiso en la atención y vacunación de los pa cientes pediátricos del HEGC.

Referencias

1. Grechukha TA, Galitskaya MG, Namazova-Baranova LS. Importance of vaccines Safety in Children with Chronic Conditions-Experience at the Scientific Centre for Children's Health in Moscow, Russia. Curr Drug Saf. 2015;10(1):49-54. [ Links ]

2. Eckerle I, Rosenberger KD, Zwahlen M, Junghanss T. Serologic vaccination response afetr solid organ transplantation: A Systematic Review. PLoS ONE. 2013;8(2):e56974. [ Links ]

3. Pickering LK, Baker CJ, Freed GL, et al. Inmunization Programs for Infants, Children, Adolescents, and Adults: Clinical Practice Guidelines by the Infectious Diseases Society of America. IDSA Inmunization Guidel. 2009;49:817-40. [ Links ]

4. Villena R, Zubieta M, Hurtado C, et al. Seroconversión frente a primovacunación reforzada contra hepatitis B en niños con cáncer. Rev Chil Pediatr. 2015;86(4):236-43. [ Links ]

5. Van de Wetering MD, Vossen MT, Jansen MH, Caron HN, Kuijpers TW. Varicella vaccination in pediatric oncology patients without interruptions of chemotherapy. J Clin Virol. 2016;75(2016):47-52. [ Links ]

6. Unidad de Inmunizaciones, Ministerio de Salud, Chile. Procedimientos de vacunas e inmunización, Programa Nacional de Inmunizaciones. 2011. [ Links ]

7. Departamento de Inmunizaciones de la Subsecretaria de Salud Pública División de Planificación Sanitaria, Ministerio de Salud de Chile. Guía de Vacunación Segura, Sistema de Notificación, Evaluación ESAVI-EPRO. 2013. [ Links ]

8. http://vacunas.minsal.cl/informacion-al-profesional/vacunacion-especial/ accedido el 12 Enero 2017. Procedimiento de solicitud de vacunas especiales del Programa Nacional de Inmunizaciones. [ Links ]

9. Subsecretaría de Salud Pública, Ministerio de Salud de Chile. Norma general técnica sobre procedimientos operativos estandarizados para asegurar la calidad en la ejecución del Programa Nacional de Inmunizaciones. Resolución Exenta No 973. 2010 [ Links ]

Recibido: 25 de Enero de 2017; Aprobado: 17 de Julio de 2017

* Correspondencia: Sylvina Alvarado sylvina.alvarado.fick@gmail.com

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons