SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.89 número3Resonancia magnética cardíaca en el seguimiento alejado de pacientes con tetralogía de FallotTeratoma tímico productor de Β-HCG: una causa infrecuente de pubertad precoz periférica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.89 no.3 Santiago jun. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062018005000302 

CASOS CLÍNICOS

Síndrome de Cushing iatrogénico en un lactante por uso prolongado de corticoides tópicos. Reporte de caso

Javiera Hansen S.A 

Patricia Lacourt R.B 

A Unidad de Endocrinología Pediátrica, Departamento de Pediatría. Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. Chile.

B Unidad de Endocrinología Pediátrica, Servicio de Pediatría Hospital Dr. Sótero Del Río. Chile.

Resumen:

Introducción:

El síndrome de Cushing (SC) es una patología endocrinológica por exceso de glucocorticoides, dependiente o independiente de hormona corticotropina (ACTH). La principal cau sa es iatrógenica por uso excesivo de glucocorticoides.

Objetivo:

Evidenciar la asociación entre uso prolongado de corticoides tópicos y desarrollo de SC.

Caso clínico:

Lactante mayor previamente sano, quien recibió tratamiento con corticoides tópicos debido a dermatitis seborreica. Debido a uso prolongado no supervisado, evolucionó con síndrome de Cushing caracterizado por obesidad y compromiso de la velocidad de crecimiento. Se suspendió uso tópico y se inició terapia en dosis de sustitución fisiológica en descenso, logrando mejoría clínica.

Discusión:

Los corticoides tópicos se utilizan ampliamente en la práctica clínica para manejo de patologías dermatológicas. Éstos se en cuentran disponibles en diversas presentaciones y potencias. Los principales factores determinantes en su acción son: características de la piel, principio activo del medicamento, potencia y técnica de aplicación, por lo que los efectos adversos se observan con mayor frecuencia ante uso por dermatitis del pañal. El principal efecto adverso del uso prolongado es el desarrollo del síndrome de Cushing, pudiendo prevenirse mediante uso supervisado y descenso progresivo.

Conclusión:

Resulta funda mental el uso racional y cuidadoso de los corticoides tópicos para aprovechar los efectos beneficiosos y evitar la aparición de reacciones adversas.

Palabras clave: Síndrome Cushing; glucocorticoides tópicos; efectos adversos; corticoides

Introducción

El síndrome de Cushing es un trastorno endocrinológico sistémico, resultado de niveles de cortisol plasmático anormalmente elevados1. La incidencia del SC es imprecisa, especialmente en población pediá trica. En forma global, la causa de mayor frecuencia es iatrogénica, secundaria a administración exógena ex cesiva de glucocorticoides1. Respecto a SC endógeno, éste puede producirse en forma dependiente o inde pendiente del aumento en la secreción de la hormona corticotropina (ACTH). Dentro del SC endógeno, la enfermedad de Cushing (adenoma corticotropo) re presenta un 60-70% de los casos en mayores de 5 años, debiendo considerar en el diagnóstico diferencial la producción ectópica de ACTH y en forma excepcio nal, la producción ectópica de la hormona liberadora de corticotropina (CRH). Respecto a aquellos casos ACTH-independientes, el hipercortisolismo cróni co inhibe la secreción de CRH y ACTH2, mediante retroalimentación negativa. En este grupo, se sugiere evaluar la presencia de lesión adrenal unilateral (ade- noma/carcinoma) o bilateral (hiperplasia adrenal ma cro o micronodular), especialmente en menores de 5 años11.

El uso de glucocorticoides tópicos es una herramien ta importante en la terapia dermatológica, debido a su potente efecto antiinflamatorio y antiproliferativo. No obstante, la exposición prolongada a corticoides tópi cos potentes puede producir efectos adversos secunda rios como manifestaciones cutáneas (corticodermias), compromiso de la velocidad de crecimiento y supresión del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal (HHA)3, especial mente en ausencia de adecuada supervisión médica.

Objetivo

El objetivo de esta presentación es evidenciar la asociación entre uso prolongado de corticoides tópicos y desarrollo de efectos adversos (síndrome de Cushing y compromiso velocidad de crecimiento).

Caso clínico

Paciente de sexo masculino 1 año 2 meses deriva do para evaluación por talla baja con compromiso de la velocidad de crecimiento a partir de los 6 meses de vida. Primer hijo de padres no consanguíneos, emba razo fisiológico controlado. Recién nacido de término 40 semanas adecuado para la edad gestacional (RNT AEG) con peso de nacimiento de 3.195 g y longitud de 49 cm, sin patología en el periodo neonatal. No se describen antecedentes mórbidos relevantes.

Durante la primera evaluación en el policlínico de Endocrinología Pediátrica, destacó un fenotipo cushingoide característico, por lo que se preguntó dirigidamente respecto al uso de corticoides. Durante el tercer mes de vida, el paciente fue evaluado en su CESFAM debido a un cuadro de dermatitis presente en cuero ca belludo y área perineal, sin antecedente de dermatitis atópica de base. Ante esto se indicó tratamiento tópico con hidrocortisona acetato crema 1% asociado a clotrimazol. Posteriormente, paciente persistió con cua dro dermatológico, por lo que se cambió indicación a betametasona dipropionato crema 0,05%. Debido a buena respuesta clínica inicial al tratamiento, la madre mantuvo uso de crema en cada muda alcanzando 10 meses de tratamiento continuo, sin nueva reevaluación por el equipo de salud. El paciente no presentó otros antecedentes personales ni familiares relevantes.

Al momento del examen físico, el paciente presen taba una facies cushingoide con ojos pequeños, boca en carpa, mejillas vultuosas, grasa bitemporal, hipertricosis y papada (figura 1). Dentro de su evaluación antro pométrica, destacaba una relación talla/edad disminui da con Z score -4,26 y una relación peso/talla aumenta da con Z score +2,93 (figura 2). Asimismo, se pesquisó elevación de la presión arterial (PA 108/64 mmHg) considerando percentil 95 (PA 102/54 mmHg) acor de género, edad y talla12. Resto del examen sin altera ciones significativas, salvo persistencia de leve eritema perineal.

Figura 1 Primera consulta ambulatoria a la edad de 1 años y 2 meses. 

Figura 2 Curva de crecimiento con deterioro inicial de la velocidad de cre cimiento. 

Se planteó la sospecha de un síndrome de Cushing iatrogénico asociado a obesidad, hipertensión arterial (HTA) secundaria etapa 1 y talla baja con mala velo cidad de crecimiento. En el manejo inicial, se indicó suspender inmediatamente uso de corticoide tópico y se inició tratamiento con hidrocortisona vía oral (vo) en dosis fisiológica rango alto (13.5 mg/m2/día), educándose respecto a ajuste de dosis ante patología aguda. Respecto al manejo de la HTA, se manejó en forma transitoria con hidralazina (1.5 mg/kg/día vo fraccionado cada 8 horas) según evaluación conjunta con Nefrología Pediátrica. Se solicitó estudio bioquí mico basal donde destacaba dislipidemia mixta (Colesterol total = 213 mg/dL y triglicéridos = 153 mg/dL), función tiroidea normal y edad ósea (EO) con retraso (EO 6 meses para edad cronológica de 1 año 3 meses).

Paciente evolucionó en forma favorable con disminución pro gresiva de los signos de Cushing (figura 3) asociado a mejoría de la velocidad de crecimiento y descenso progresivo de peso. Tras completar 6 meses de tratamiento de sustitución con hidrocortisona vo (13 mg/m2/día), se inició descenso progresivo a 10 mg/m2/día y se solicitó medición de cortisol basal matinal para evaluar posible suspensión. El examen mostró un cortisol basal de 7,3 ug/dL, por lo que se mantuvo dosis fisiológica (8 mg/m2/día vo) y se so licitó test de ACTH microdosis (1 ug). Este examen finalmente se realizó tras un año de tratamiento con hidrocortisona, obteniéndose como resultado un cor tisol pre ACTH de 6,32 ug/dL y post ACTH de 24,2 ug/ dL (valor de referencia normal > 18 ug/dL), por lo que se suspendió el medicamento.

Figura 3 Seguimiento a los 3 meses, 9 meses y 1 año de tratamiento con cortisol vía oral. 

Discusión

Los corticoides tópicos se utilizan ampliamente en población pediátrica para manejo de diversas patologías dermatológicas1. Éstos se encuentran dispo nibles en diferentes presentaciones, concentraciones y potencias4, clasificándose en grupos I al VII, según esta última característica5-7 (tabla 1)10. El clobetasol-propionato es el preparado de mayor potencia aso ciado a efectos secundarios sistémicos, pero cualquier corticoide aplicado en cantidad, duración y extensión suficientes puede producirlos5.

Tabla 1 Clasificación de corticoides tópicos según potencia y vehículo.6 

Se describen cuatro factores determinantes en la aplicación de corticoides tópicos asociados a mayor riesgo de desarrollo de efectos secundarios: piel (área, extensión e indemnidad de la barrera), principio activo del medicamento (potencia), vehículo (forma de pre sentación) y técnica de aplicación (dosis, frecuencia y duración del tratamiento)*4, 9).

En niños, se recomienda usar los corticoides tó picos de menor potencia posible (tabla 1) evaluando absorción según la presentación del medicamento, considerando mayor absorción ante mayor crasitud (ungüento > crema > gel > loción > aerosol > polvo). Respecto a la piel, los niños son especialmente susceptibles a desarrollar reacciones adversas sistémicas, debido a una mayor proporción de superficie cutánea en relación con su peso(3, 5). La delgadez de la piel se asocia a mayor grado de absorción, especialmente zo nas como mucosas, escroto y párpados. Por otra par te, la hidratación de la piel (baño previo), fricción y oclusión favorecen la penetración del medicamento. En este contexto, los principales factores de riesgo para una mayor absorción son la aplicación sobre piel infla mada con pérdida de la función de barrera y la región anatómica tratada por la delgadez en ciertas regiones señaladas (membrana mucosa y escroto)4.

Una patología caracterizada por la presencia de ambos factores es la dermatitis de contacto alérgica del pañal. Esta condición debe diferenciarse de la dermati tis irritativa del pañal (90% de los casos), pues el mane jo cambia en forma significativa. Mientras la dermatitis alérgica puede tratarse con corticoides tópicos y even tualmente inhibidores de la calcineurina posterior a evaluación por especialista en Dermatología, la derma titis irritativa prioriza reestablecer la barrera cutánea a través de medidas generales como cambio frecuente del pañal y manejo de eventual infección fúngica intercurrente.

Habitualmente la indicación inicial de corticoides tópicos se encuentra justificada por los beneficios en el manejo de patología dermatológica9 y, además, su uso apropiado produce efectos adversos leves poco frecuentes, teniendo en consideración la elección del corticoide de menor potencia para controlar la enfer medad en forma adecuada5. Debido a lo anterior, el equipo de salud debe instruir al paciente sobre el co rrecto uso de estos medicamentos y educar respecto a los posibles efectos adversos5.

Dentro de las reacciones adversas por uso prolon gado de corticoides tópicos, se incluyen la supresión del eje HHA y el síndrome de Cushing con compromi so de la velocidad de crecimiento. La supresión del eje H-H-A secundaria a corticoides exógenos es la causa más común de insuficiencia adrenal8 y puede obser varse hasta en un 48% de los pacientes tratados con corticoides potentes. El riesgo de supresión aumenta acorde dosis administrada y tiempo de duración del tratamiento. Asimismo, el periodo de recuperación de la funcionalidad del eje adrenal es proporcional al tiempo e intensidad de la supresión, pudiendo tardar semanas o meses en reactivarse. Respecto al SC, el fe notipo clínico característico es frecuente, mientras el deterioro de la curva crecimiento se encuentra menos descrito4. En caso de sospecha clínica de SC, corres ponde confirmar en forma bioquímica / hormonal la presencia de hipercortisolismo. Luego ante confirma ción, se sugiere completar estudio orientado a estable cer la causa mediante medición de ACTH plasmática y evaluación imagenológica, según corresponda.

En el contexto del caso presentado y la mayor frecuencia de la causa iatrogénica, un aspecto fundamental del tratamiento es la suspensión del corticoide tópico y suplementación con hidrocortisona en dosis fisiológica (9-12 mg/m2/día) en su forma enteral o pa renteral. Asimismo, el descenso de la suplementación debe realizarse en forma progresiva y gradual para per mitir la reactivación del eje y la correcta funcionalidad de la glándula suprarrenal. Durante el seguimiento, un aspecto importante a considerar es la educación y pre vención ante patología aguda intercurrente, debido a un elevado riesgo de desencadenar una crisis adrenal si no se incrementa dosis en forma transitoria para res puesta a estrés.

Finalmente, cabe señalar que se recomienda eva luar la adecuada función suprarrenal mediante medición del cortisol basal y/o test de ACTH, siendo este último considerado como gold standard4,5.

Conclusiones

Nuestro paciente se presentó con signos clínicos clásicos de exceso de corticoesteroides. Durante la in fancia, el patrón antropométrico caracterizado por au mento de peso asociado a pérdida de velocidad de cre cimiento debe hacer sospechar un síndrome de Cus hing dentro del diagnóstico diferencial. El uso racional y cuidadoso de corticoides tópicos conlleva múltiples beneficios terapéuticos y puede evitar la aparición de reacciones adversas importantes.

Responsabilidades Éticas

Protección de personas y animales: Los autores decla ran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación hu mana responsable y de acuerdo con la Asociación Mé dica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos: Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informa do: Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. Ashish T, Manjusha G, Pankaj P, Poorva G. Topical-steroid-induced iatrogenic Cushing syndrome in the pediatric age group: A rare case report. Indian J Endocrinol Metab. 2013; 17(Suppl1): S257-8. [ Links ]

2. Kling MA, Roy A, Doran AR, et al. Cerebrospinal fluid inmunoreactive corticotropin-releasing hormone and adrenocorticotropin secretion in Cushing’s disease and major depression: potencial clinical implications. J Clin Endocrinol Metab 1991; 72:260. [ Links ]

3. Pranab S, Nilendu S, Nilanjan S, Prashant S. A Florid Case of Iatrogenic Cushing's Syndrome Induced by Topical Steroid with Osteoporosis and Hypogonadism. Indian J Dermatol. 2015; 60(4):420. [ Links ]

4. Dhar S, Seth J, Parikh D. Systemic Side- Effects of Topical Corticosteroids. Indian J Dermatol. 2014;59(5):460-4. [ Links ]

5. Casado-Verrier B, Sanz-Canalejas L, Gómez-Fernández C, Pagán B, López M, Casado-Jiménez M. Síndrome de Cushing iatrogénico por corticoides tópicos en dos adultos. Med Cutan IberLat Am 2012;40(2):58-61. [ Links ]

6. WHO Model Prescribing Information: Drugs Used in Skin Diseases. 1999. [ Links ]

7. Decani S, Federighi V, Baruzzi E, Sardella A, Lodi G. Iatrogenic Cushing’s syndrome and topical steroid therapy: case series and review of the literature. J Dermatol Treat. 2014;25:495-500. [ Links ]

8. Messazos B, Zacharin M. Lessons from iatrogenic Cushing syndrome in children. J Paediatr Child Health. 2016;52: 1106-10. [ Links ]

9. Motes M, Suárez E, Velázquez P, Cedeño Y. Síndrome de Cushing secundario a tratamiento con cremas esteroideas. Correo Científico Médico de Holguín 2008:12(5). [ Links ]

10. Hengge UR, Ruzicka T, Schwartz RA, Cork MJ. Adverse effects of topical glucocorticosteroids. J Am Acad Dermatol. 2006;54(1):1-18. [ Links ]

11. Lacroix A, Feelders R, Stratakis C, Nieman L. Cushing's síndrome. Lancet. 2015;386(9996):913-27. [ Links ]

12. Flynn JT, Kaelber DC, Baker-Smith CM, et al. Clinical Practice Guideline for Screening and Management of High Blood Pressure in Children and Adolescents. Pediatrics. 2017;140(3):e20171904. [ Links ]

Recibido: 06 de Septiembre de 2017; Aprobado: 24 de Enero de 2018

*Correspondencia: Javiera Hansen S. javiera.hansen.s@gmail.com.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons