SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.89 número5La alimentación complementaria: Una práctica entre dos saberesEstudio de validez diagnóstica de la prueba de hemorragia oculta fecal en lactantes con proctocolitis alérgica inducida por proteína alimentaria índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.89 no.5 Santiago oct. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062018005000805 

ARTÍCULOS ORIGINALES

Características clínicas y radiológicas de una cohorte de niños con trombosis venosa intracraneal

M. López-EspejoA 

M. Hernández-ChávezA 

I. HueteB 

A Neurólogo Pediatra, Unidad de Neurología, División de Pediatría, Escuela de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.

B Departamento de Radiología, Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.

Resumen:

Introducción:

La trombosis venosa intracraneal (TVI) es una condición infrecuente y poco estudiada en población pediátrica.

Objetivos:

Describir y comparar características clínicas/radiológicas de ni ños no neonatos con TVI según edad y analizar la asociación de estas variables con deterioro funcio nal al alta o mortalidad aguda.

Metodología:

Estudio observacional de una cohorte de niños > 30 días con una primera TVI diagnosticada con imágenes/venografía por resonancia magnética encefálica. Medimos funcionalidad con la escala modificada de Rankin definiendo compromiso funcional mar cado con 3 a 5 puntos. Comparamos los promedios de edades entre grupos con y sin las diferentes variables estudiadas con la prueba U-Mann-Whitney (significancia < 0,05). Realizamos análisis de regresión logística para estimar el riesgo de resultado adverso de cada variable expresado en Odds Ra tios (ORs) e intervalos de confianza (IC) al 95%.

Resultados:

De 21 pacientes, 42.8% eran niñas, me diana de edad 6,27 años (rango intercuartil: 0,74-10). El promedio de edad fue menor en niños con retardo diagnóstico > 48 h (p = 0,041), puntaje < 12 en la escala coma de Glasgow (p = 0,013), crisis epilépticas (p = 0,041), trombosis de seno recto (p = 0,011) y hemorragia intracraneal (p = 0,049); mientras que fue mayor en niños con síndrome de hipertensión endocraneal (p = 0,008). La presen cia de alguna condición crónica sistémica (OR = 11,2; IC = 1,04-120,4), TVI profunda (OR = 14; IC = 1,3-150,8) e infarto encefálico (OR = 15,8; IC = 1,4-174,2) se asoció a compromiso funcional marcado o mortalidad al alta.

Conclusiones:

Las características clínicas/radiológicas de la TVI varían según la edad. Las patologías crónicas, compromiso del sistema venoso profundo e infarto encefálico predicen mal pronóstico a corto plazo.

Palabras clave: Trombosis de senos durales; infarto cerebral; hemorragia intracerebral; ictus pediátrico; evaluación funcional

Introducción

La trombosis venosa intracraneal (TVI), es un tipo de enfermedad cerebrovascular caracterizada por la oclusión parcial o total del flujo sanguíneo en el siste ma venoso superficial o profundo, incluyendo el compromiso de senos y venas corticales, con o sin lesión secundaria del parénquima encefálico debida a isquemia o hemorragia1,2.

Es una condición infrecuente en la edad pediátri ca, con una incidencia estimada de 0,6 casos por cada 100.000 niños al año1-4. La mayoría de los casos ocurre en neonatos (30 a 50%) que cursan con alguna condición aguda o crónica sistémica, provocando mani festaciones clínicas inespecíficas como compromiso de conciencia agudo/subagudo o convulsiones generalizadas5.

En niños mayores de 1 mes de vida, el diagnóstico suele ser tardío debido a la elevada variabilidad en las manifestaciones y al bajo umbral de sospecha por parte de los clínicos1,6. Los síntomas neurológicos de la TVI suelen ser déficits globales, tales como compromiso de conciencia tanto cuantitativo como cualitativo, cefalea subaguda progresiva, vómitos y alteraciones visuales (generalmente inespecíficas y característicamente disminución de la agudeza visual o diplopia) secundarios al edema cerebral y al aumento de la presión endocraneal. Sin embargo, existe una alta proporción de pa cientes que presenta déficits neurológicos focales, tales como hemiparesia, afasia, disartria, cuadrantopsia y ataxia cerebelosa, debido al compromiso isquémico o hemorrágico del parénquima encefálico6,7.

Un estudio multicéntrico, relativamente recien te, evaluando las características clínicas y radiológicas agudas de la trombosis de senos venosos cerebrales en 170 niños no neonatos encontró asociación entre: (1) mortalidad intrahospitalaria y ausencia de anticoa gulación y (2) anomalías en el estado neurológico al alta o fallecimiento y descenso del nivel de conciencia a la presentación y presencia de un estado protrom bótico conocido6. Sin embargo, este estudio no evalúo funcionalidad neurológica al alta ni su relación con enfermedades agudas concomitantes, trombosis de venas corticales e infarto encefálico.

El objetivo de este estudio es describir las caracte rísticas clínicas y neuroimagenológicas de una primera TVI en niños no neonatos, diferenciarlas según la edad de presentación y analizar su asociación a mal pronóstico vital y funcional al momento del alta.

Metodología

Diseño del estudio

Análisis observacional de una cohorte de niños enrolados de forma consecutiva, con diagnóstico por neuroimágenes de TVI entre los 30 días y 18 años de edad, admitidos entre enero del 2003 y marzo del 2015 en el Departamento de Pediatría del Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile y con evaluación por un neurólogo pediatra de la institución durante la estadía hospitalaria.

Para disminuir las variables confundentes, exclui mos a los pacientes con TVI neonatal y con otras for mas de patología cerebrovascular concomitantes, ade más de los niños con antecedentes de alteraciones del desarrollo psicomotor o patología neurológica conoci da que habitualmente curse con epilepsia.

Este estudio fue aprobado por el Comité Ético Científico de la Facultad de Medicina de la Pontifi cia Universidad Católica de Chile (ID del proyecto: 160907008).

Definiciones y recolección de datos

Definimos TVI como cualquier obstrucción, par cial o total, al flujo sanguíneo desde el parénquima encefálico hacia la vena cava superior por un trombo8. La definición de epilepsia utilizada es la sugerida por la International League Against Epilepsy (ILAE) al momento del inicio del estudio9. Las definiciones utilizadas para definir compromiso isquémico encefálico y/o hemo rragia intracraneal son las sugeridas por la American Heart Association/American Stroke Association (AHA/ ASA) (10.

Se realizó un enrolamiento prospectivo en una base de datos previamente construida, acorde a los criterios y protocolos del International Pediatric Stroke Study (IPSS)6. Se registraron datos demográficos, de la presentación clínica y factores de riesgo para TVI: sexo, edad al momento de la TVI, días entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico, síndrome de hipertensión endocraneal (cefalea, vómitos, vértigo, fotofobia, diplopía o ataxia; sin otra causa detectada), compromiso cuantitativo de conciencia (definido con puntaje < 12 puntos en la escala de coma de Glasgow (GCS) adap tada a la edad pediátrica), manifestaciones epilépticas (crisis sintomáticas generalizadas, crisis sintomáticas focales o estado de mal convulsivo), déficits focales (paresia, alteraciones agudas del lenguaje y visuales; con evidencia de lesión encefálica compatible), con diciones crónicas sistémicas (estados protrombóticos conocidos, incluyendo déficit de antitrombina, sín drome nefrótico, síndrome de antifosfolípidos, trombocitosis y anemia ferropriva; enfermedad cardíaca; neoplasias hematológicas; uso de fármacos procoagu lantes; colitis ulcerosa), condiciones agudas sistémicas (infecciones, síndrome febril, deshidratación, anoxia, línea venosa central), condiciones crónicas locales (neoplasia intracraneal), condiciones agudas loca les (infección respiratoria alta, meningitis bacteriana aguda), uso/tipo de terapia anticoagulante (heparina no fraccionada (HNF), heparina de bajo peso mole cular (HBPM)). Los datos demográficos, clínicos y de laboratorio fueron obtenidos mediante un formulario prediseñado respetando los protocolos institucionales de recolección de datos.

Todos los pacientes con imágenes por resonancia magnética (RM) y venografía por RM (VRM) encefáli cas evaluadas e informadas por un neurorradiólogo al momento del diagnóstico (Philips Achieva 1,5 T; imá genes ponderadas en difusión, “Fluid Attenuated Inver sion Recovery ’, “Double Inversion Recovery” y T1; cor tes axiales, coronales y parasagitales de 5 mm de grosor y separación de 2,5 mm entre los cortes).

El compromiso funcional al momento del alta fue medido utilizando el puntaje de la escala modificada de Rankin (mRS) para niños y categorizado en au sente (puntaje mRS 0), leve (puntaje mRS 1 o 2, con alteraciones neurológicas que no interfieren con la realización de actividades de la vida diaria) y marcado (puntaje mRS 3, 4 o 5, con alteraciones neurológicas que interfieren con la realización de actividades de la vida diaria)11,12. Definimos con mal pronóstico vital y funcional a todos los pacientes fallecidos durante la hospitalización o con compromiso funcional marcado al momento del alta.

Análisis de datos

Todos los análisis estadísticos fueron realizados utilizando el programa IBM SPSS Statistics version 20 (IBM Corp., Somers, NY). Las características demográ ficas, clínicas y radiológicas de los sujetos en estudio fueron resumidas en frecuencias absolutas y relativas. Descartamos la hipótesis de normalidad en la distribu ción de la edad al momento de la TVI (Shapiro-Wilk p = 0,061). Las variables continuas fueron expresadas como medianas y rangos intercuartil (RIC) o medias. Comparamos la distribución por edad de cada variable dicotómica clínicamente significativa con la prueba no paramétrica de U-Mann-Whitney (significación exacta bilateral establecida en p < 0,05). Realizamos análisis univariado por regresión logística binaria para identi ficar la asociación entre cada una de las características clínicas/radiológicas y la chance de presentar marcado compromiso funcional o fallecer en el periodo agudo (expresado como Odds Ratios (ORs) y su correspon diente intervalo de confianza (IC) al 95%).

Resultados

Demográficos y características clínicas

Se identificaron 21 pacientes con TVI en el perio do de estudio. 12 niños (57,2%) y 9 niñas (42,8%). La mediana de edad al momento del evento agudo fue de 6,27 años (RIC, 0,74 y 10 años). La TVI fue detectada en 6 lactantes (< 2 años), 4 prescolares (2 a 5 años), 6 escolares (6 a 10 años) y 5 adolescentes (10 a 18 años).

En la (Tabla 1) se resumen las características clínicas al momento del diagnóstico y las diferencias en la distribución por edad de cada variable. El tiempo prome dio entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico por RM/VRM de la TVI fue de 3,5 días. La edad promedio fue significativamente menor en el grupo de pacientes diagnosticados después de las 48 h de iniciados los síntomas en comparación con los diagnosticados de forma precoz. Se identificaron factores de riesgo para el desarrollo de una TVI en 20 pacientes (95,2%). No existieron diferencias estadísticamente significativas en la distribución de las edades para las distintas catego rías de factores de riesgo, sin embargo, la edad prome dio de los niños con cardiopatía tendió a ser menor que la de los pacientes sin enfermedad cardiológica. La edad promedio de los pacientes con compromiso de conciencia y crisis epilépticas fue significativamen te menor a la de los niños sin estas manifestaciones, mientras que la edad promedio fue significativamente mayor en los pacientes con síndrome de hipertensión endocraneal.

Tabla 1 Características Demográficas, Presentación Clínica, Factores de Riesgo para Trombosis y Terapia Anticoagu lante de 21 pacientes pediátricos con trombosis venosa intracraneal. 

Características radiológicas

En 19 niños (90,4%) se realizó RM/VRM como método diagnóstico inicial. En los 2 pacientes restan tes, se realizó inicialmente tomografía computarizada (TC) de cerebro sin contraste y posterior realización de RM/VRM dentro de la primera semana de realizada la neuroimagen inicial. El TC falló en detectar 1 de 2 pacientes, el cual fue estudiado con RM/VRM.

La mayoría de los pacientes presentó trombosis del sistema venoso superficial (20/21; 95,2%). 12 pacientes (57,1%) con trombosis de múltiples senos. Los senos venosos con afección más frecuente fueron el sagital superior (Figura 1), los transversos y los sigmoideos (Figura 2). Existió compromiso concomitante de ve nas corticales en 10 casos (47,6%) y del sistema venoso profundo en 4 casos (19%). Se detectaron 12 pacientes (57,1%) con alguna lesión encefálica (isquémica o he morrágica) asociada a la TVI, 11 (52,4%) con infarto y 9 (42,9%) con hemorragia intracraneal. La edad pro medio de los pacientes con trombosis del seno recto y hemorragia intracraneal fue significativamente menor en comparación con los niños sin estas características (Tabla 2).

Figura 1 Imágenes por RM de encéfalo de un paciente de 15 años con leucemia linfoblástica aguda. (A) corte axial potenciado en T2 FLAIR mues tra lesión hiperintensa compatible con infarto de la corteza previa postcentral izquierda. (B) corte sagital potenciado en T1 posterior a Gadolinio y (C) reconstrucción venosa muestran signos de trombosis del tercio medio y distal del seno sagital superior y de las venas corticales adyacentes. Destaca hiposeñal difusa de la médula ósea visible lo que es compatible con infiltración por patología de base. 

Figura 2 Imágenes por RM de encéfalo de un paciente de 6 años con otomastoiditis bilateral. Cortes sagital y axial potenciados en T1 posterior a Gadolinio muestran signos de trombosis del tercio posterior del seno sagital superior (A) y ambos senos transversos (B). Reconstrucción venosa muestra signos de trombosis del tercio posterior del seno sagital supe rior y ambos senos transversos (C y D, flecha superior) y del seno sigmoideo derecho (D, flecha inferior). 

Tabla 2 Características radiológicas de la trombosis venosa intracraneal y sus lesiones secundarias. 

Terapia anticoagulante

De 17 pacientes (81%) que recibieron terapia anti coagulante durante el episodio agudo, 14 (66,7%) fue ron tratados con HNF y 3 (14,3%) con HBPM. De los 4 pacientes que no recibieron terapia anticoagulante, 2 eran portadores de cardiopatías congénitas con ines tabilidad hemodinámica grave, 1 niño con meningitis bacteriana y trombocitopenia y 1 paciente con hemo rragia digestiva activa. Ningún paciente de la cohorte recibió trombolisis con alteplase ni trombectomía.

Compromiso funcional al alta

Respecto al estado funcional al alta, 9 pacientes (42,9%) sin alteraciones, 4 niños (19%) presentaron compromiso funcional leve, 5 niños (23,8%) mos traron marcado compromiso funcional y 3 pacientes (14,3%) fallecieron previo al alta hospitalaria (2 de ellos por la patología de base: cardiopatía congénita y meningitis bacteriana y un caso atribuible al infarto encefálico asociado a una hernia transtentorial).

Los pacientes con mal pronóstico vital o funcional presentaron con mayor frecuencia alguna condición crónica subyacente, trombosis del sistema venoso pro fundo e infartos del parénquima encefálico comparado con los sobrevivientes con compromiso funcional leve o ausente (Tabla 3).

Tabla 3 Variables clínicas y radiológicas asociadas a marcado compromiso funcional al alta o mortalidad aguda. 

Discusión

El presente estudio entrega información detallada de las manifestaciones clínicas, condiciones predisponentes y hallazgos en neuroimágenes durante el perio do agudo en un grupo de niños con TVI posterior a la edad neonatal. La presentación clínica, el tiempo entre el inicio de los síntomas y el diagnóstico y algunas ca racterísticas radiológicas de la lesión son dependientes de la edad en la que ocurre el evento, además existen factores relacionados con el episodio índice predictores de mal pronóstico vital y funcional a corto plazo.

La edad de la cohorte fue similar a la descrita en estudios previos, con una elevada ocurrencia de TVI en pacientes menores de 2 años6. Aunque la inciden cia parece estar relacionada inversamente con la edad, existe un aumento en la frecuencia del diagnóstico en escolares y adolescentes, probablemente asociado a la presencia de un mayor número de condiciones pro trombóticas.

Aunque encontramos una mayor proporción de pacientes de sexo masculino, no existieron diferencias en el pronóstico ni en la distribución etaria al com parar por sexo. Estudios prospectivos multicéntricos realizados en población adulta han determinado que el sexo femenino es un factor de riesgo independiente (corrigiendo por uso de anticoncepción oral, embara zo y puerperio) para el desarrollo de una TVI, además, las mujeres presentan mejor pronóstico neurológico a largo plazo que los hombres13. En contraste, la literatu ra pediátrica disponible muestra mayor frecuencia de esta condición en el sexo masculino y el pronóstico a corto y largo plazo es similar independiente al sexo1,6,14. La razón del predominio de la TVI pediátrica en varo nes es desconocida, se piensa que los estrógenos pue den jugar un rol protector, pero estudios comparando sujetos prepuberales y adolescentes no han mostrado diferencias en la proporción por sexo de los afectados15,16.

Existen diferencias significativas en la presentación clínica de la TVI a diferentes edades. A menor edad es más frecuente encontrar compromiso cuantitativo de conciencia y crisis epilépticas, por el contrario, es menos frecuente detectar síntomas sugerentes de hi pertensión endocraneal. Este hallazgo es importante, puesto que la mayoría de los estudio evaluando las diferencias edad-dependientes en la TVI incluyen re cién nacidos y no existe claridad de las manifestacio nes clínicas en los distintos grupos etarios pediátricos no neonatales5-8. Posiblemente, la presencia de suturas permeables, el menor umbral convulsivo, las dificulta des comunicativas y la elevada frecuencia de hemorra gias intracraneales en lactantes (5/6; 83%), similar a lo descrito en neonatos, se relacione con las característi cas clínicas exhibidas17.

Encontramos un retraso significativo en el diag nóstico de la TVI pediátrica a menor edad. Este hallazgo enfatiza la necesidad de tener un alto índice de sospecha ante la presencia de factores predisponentes, especialmente en menores de 2 años, en los cuales es dificultosa la detección del compromiso de conciencia y sintomatología neurológica focal.

Concordante con la literatura, la mayoría de los pa cientes presenta al menos un factor de riesgo para TVI, principalmente condiciones sistémicas6. Aunque está descrito que los desencadenantes agudos, incluyendo infecciones y alteraciones hidroelectrolíticas, son más frecuentes en neonatos y lactantes, no encontramos diferencias significativas en la distribución de los factores de riesgo para TVI por edad8,18,19.

Los niños portadores de alguna condición crónica tienen una chance mayor de presentar mal pronóstico vital y funcional a corto plazo, posiblemente debido a la mortalidad de la condición subyacente y a la elevada frecuencia de lesiones isquémicas del parénquima en cefálico observadas en este grupo (9/12; 75%).

La proporción detectada de estados protrombóti cos fue similar a la descrita por el IPSS (23,8% vs. 20%), sin embargo, a diferencia de este estudio, no encontra mos un aumento del riesgo de pronóstico adverso al presentar alguna de estas condiciones8. Aunque está re comendado realizar estudio de trombofilias a todas las TVI de etiología no precisada, la conducta terapéutica a largo plazo en estos casos es objeto de discusión6,8,20.

El estudio imagenológico a través de RM/VRM confirmó la sospecha diagnóstica en todos los casos, en cambio la TC no detectó la TVI en 1 de los 2 pacien tes en los cuales fue escogido como exploración inicial. Aunque la angiografía con sustracción digital en fase venosa es considerada el “gold standard” en la detec ción de la TVI, métodos imagenológicos no invasivos como la RM/VRM y la angioTC con fase venosa (mé todo no invasivo de elección en ausencia de imágenes por RM) tienen una elevada sensibilidad diagnóstica y son recomendadas como estudio inicial21,22.

Comparable a lo observado en estudios multicéntricos, la localización preferente de la trombosis fue en el sistema venoso superficial6. El compromiso venoso profundo es infrecuente y se asocia a mal pronóstico al alta. Los estudios realizados en población pediátrica no muestran asociación entre resultados adversos y TVI profunda, sin embargo, este es un predictor indepen diente de mortalidad aguda en población adulta23.

El porcentaje de lesiones encefálicas asociadas es similar al descrito en la literatura6. Un hallazgo importante es que la presencia de isquemia cerebral se relaciona con mal pronóstico vital y funcional a corto plazo. Aunque el IPSS no encontró asociación entre la existencia de lesiones del parénquima encefálico y alteraciones neurológicas al alta o mortalidad aguda, estudios previos en población pediátrica no neonatal asocian normalidad neurológica al año de una TVI con ausencia de daño isquémico o hemorrágico cerebral durante el periodo agudo7. Es muy probable que algu nas características de la lesión encefálica asociada, incluyendo la localización y el volumen del infarto, tengan implicancias pronósticas similares a lo observado en el ictus isquémico arterial24.

La mayoría de los pacientes recibió terapia anticoa gulante durante la hospitalización, principalmente con HNF. La HBPM fue usada solo en 3 casos (todos con diagnóstico después del año 2011, mayores de 5 años y manejados en sala de baja complejidad). Si bien, exis ten diferencias significativas en el promedio de edad de los niños tratados con HNF y HBPM, los distintos criterios para la indicación de anticoagulantes utiliza dos a lo largo del periodo de estudio, restan relevancia clínica a este hallazgo. En la actualidad, la mayoría de los pacientes son tratados con HBPM, sin embargo, no existe evidencia de eficacia o seguridad diferencial en tre ambas alternativas de anticoagulación6,8. En nues tros pacientes, la decisión dependió de la condición ba sal y de la experiencia del equipo tratante. A diferencia de los datos del IPSS, no encontramos asociación entre ausencia de anticoagulación y lesiones del parénquima encefálico o mal pronóstico a corto plazo6.

El bajo número de pacientes reclutados en la co horte, la falta de análisis multivariado, el amplio rango de tiempo del estudio (con diferencias en los criterios y tipo de tratamiento anticoagulante realizados) y el sesgo de selección al realizar el estudio en un centro único, son las principales limitaciones reconocidas en el estudio. Sin embargo, la presencia de imágenes por RM y VRM informadas por un neurorradiólogo en to dos los sujetos, la evaluación seriada por un neurólogo pediatra y la sistematización en la recolección de datos, son fortalezas que permiten considerar evidencia váli da a la información entregada.

En conclusión, los niños con TVI presentan impor tantes diferencias clínicas y en neuroimágenes relacionadas con la edad. La elevada proporción de pacien tes con retardo diagnóstico es reflejo del bajo índice de sospecha, sobretodo en edades menores. Tanto la localización profunda del trombo como la presencia de infartos del parénquima encefálico aumentan sig nificativamente el riesgo de presentar mal pronóstico al alta. Puesto que la detección precoz de la TVI podría disminuir la ocurrencia de lesiones encefálicas secun darias, es recomendable solicitar neuroimágenes (RM/ VRM o AngioTC con fase venosa) de forma temprana en grupos de riesgo, frente a la aparición de sintoma- tología neurológica de expresión e intensidad variable.

Responsabilidades éticas

Protección de personas y animales: Los autores decla ran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación hu mana responsable y de acuerdo con la Asociación Mé dica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos: Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado: Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. DeVeber G, Andrew M, Adams C, et al. Cerebral sinovenous thrombosis in children. N Engl J Med. 2001;345(6):417-23. [ Links ]

2. Barnes C, Newall F, Furmedge J, et al. Cerebral sinus venous thrombosis in children. J Paediatr Child Health. 2004;40(1-2):53-5. [ Links ]

3. Grunt S, Wingeier K, Wehrli E, et al. Cerebral sinus venous thrombosis in Swiss children. Dev Med Child Neurol. 2010;52(12):1145-50. [ Links ]

4. Wasay M, Dai A, Ansari M, et al. Cerebral venous sinus thrombosis in children: A multicenter cohort from the United States. J Child Neurol. 2008;23(1):26-31. [ Links ]

5. Berfelo F, Kersbergen K, Van Ommen C, et al. Neonatal cerebral sinovenous thrombosis from symptom to outcome. Stroke. 2010;41(7):1382-8. [ Links ]

6. Ichord R, Benedict S, Chan A, et al. Paediatric cerebral sinovenous thrombosis: findings of the International Paediatric Stroke Study. Arch Dis Child. 2015;100(2):174-9. [ Links ]

7. Sébire G, Tabarki B, Saunders D, et al. Cerebral venous sinus thrombosis in children: risk factors, presentation, diagnosis and outcome. Brain. 2005;128(3):477-89. [ Links ]

8. Ichord R. Cerebral Sinovenous Thrombosis. Front Pediatr. 2017;5(July):1-7. [ Links ]

9. Fisher R, Acevedo C, Arzimanoglou A, et al. ILAE Official Report: A practical clinical definition of epilepsy. Epilepsia. 2014;55(4):475-82. [ Links ]

10. Sacco R, Kasner S, Broderick J, et al. An updated definition of stroke for the 21st century: a statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. 2013;44(7):2064-89. [ Links ]

11. Bulder M, Hellmann P, Van Nieuwenhuizen O, et al. Measuring outcome after arterial ischemic stroke in childhood with two different instruments. Cerebrovasc Dis. 2011;32(5):463-70. [ Links ]

12. Goeggel Simonetti B, Cavelti A, Arnold M, et al. Long-term outcome after arterial ischemic stroke in children and young adults. Neurology. 2015;84(19):1941-7. [ Links ]

13. Coutinho J, Ferro J, Canhão P, et al. Cerebral venous and sinus thrombosis in women. Stroke. 2009;40(7):2356-61. [ Links ]

14. Heller C, Heinecke A, Junker R, et al. Cerebral venous thrombosis in children: a multifactorial origin. Circulation. 2003;108(11):1362-7. [ Links ]

15. Czlonkowska A, Ciesielska A, Gromadzka G, et al. Gender differences in neurological disease: Role of estrogens and cytokines. Endocrine. 2006;29(2):243-56. [ Links ]

16. Golomb M, Fullerton H, Nowak-Gottl U, et al. Male predominance in childhood ischemic stroke: Findings from the international pediatric stroke study. Stroke. 2009;40(1):52-7. [ Links ]

17. Lee S, Mirsky D, Beslow L, et al. Pathways for Neuroimaging of Neonatal Stroke. Pediatr Neurol. 2017;69:37-48. [ Links ]

18. Jordan L, Rafay M, Smith S, et al. Antithrombotic Treatment in Neonatal Cerebral Sinovenous Thrombosis: Results of the International Pediatric Stroke Study. J Pediatr. 2010;156(5):704-10. [ Links ]

19. Moharir M, Shroff M, Pontigon A, et al. A prospective outcome study of neonatal cerebral sinovenous thrombosis. J Child Neurol. 2011;26(9):1137-44. [ Links ]

20. Viegas L, Stolz E, Canhão P, et al. Systemic thrombolysis for cerebral venous and dural sinus thrombosis: A systematic review. Cerebrovasc Dis. 2014;37(1):43-50. [ Links ]

21. Yock-Corrales A, Barnett P. The role of imaging studies for evaluation of stroke in children. Pediatr Emerg Care. 2011;27(10):966-77. [ Links ]

22. Leach J, Fortuna R, Jones B, et al. Imaging of cerebral venous thrombosis: current techniques, spectrum of findings, and diagnostic pitfalls. Radiographics. 2006;26(Suppl 1):S19-41-3. [ Links ]

23. Canhão P, Ferro J, Lindgren A, et al. Causes and predictors of death in cerebral venous thrombosis. Stroke. 2005;36(8):1720-5. [ Links ]

24. Greenham M, Gordon A, Anderson V, et al. Outcome in childhood stroke. Stroke. 2016;47(4):1159-64. [ Links ]

Recibido: 20 de Marzo de 2018; Aprobado: 25 de Junio de 2018

Correspondencia: Marta Hernández Chávez mhernand@med.puc.cl.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons