SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.89 número6Sistematización de una experiencia piloto de implementación de una Sala Gesell para la entrevista de niños en un Tribunal de FamiliaCaracterización de la enfermedad celiaca en niños atendidos en hospitales públicos chilenos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. vol.89 no.6 Santiago dic. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062018005001003 

ARTÍCULO ORIGINAL

Relación entre adiposidad corporal y salto horizontal en niños y adolescentes escolares

Ximena Sepúlveda Cáceres1 

Jorge Méndez Cornejo1 

Carlos Duarte Farfán1 

Manuel Herrera1 

Rossana Gómez-Campos2 

Evando Lazari3 

Marco Cossio-Bolaños4 

1 Profesor de Educación Física, Departamento de Ciencias de la Actividad Física, Universidad Católica del Maule, Talca, Chile.

2 Licenciada en Educación Física y Deportes, Universidad Autónoma de Chile, Talca, Chile. Universidad Estadual de Campinas, Sao Paulo, Brasil.

3 Profesor de Educación Física, Facultad de Educación Física. Universidad Estadual de Campinas, Sao Paulo, Brasil.

4 Profesor de Educación Física, Departamento de Ciencias de la Actividad Física, Universidad Católica del Maule, Talca, Chile; Instituto de Deporte Universitario, Universidad Nacional de San Agustín, Arequipa, Perú.

Resumen:

Un alto nivel de aptitud física en la infancia y la adolescencia se asocia con resultados de salud física y mental más favorables.

Objetivo:

Comparar la adiposidad corporal y el salto horizontal con estudios internacionales y analizar la relación entre indicadores de adiposidad corporal y salto horizontal en niños y adolescentes.

Pacientes y Método:

Estudio descriptivo en 812 adolescentes de Talca (Chi le), con un rango de edad entre 10,0 a 16,9 años. Se evaluó el peso, estatura, la circunferencia de la cintura (CC) y el Salto Horizontal (SH) previo calentamiento de 10-15 minutos para evaluar la fuerza explosiva de las extremidades inferiores según protocolo de Castro-Piñero et al. Se comparó la adiposidad y el SH con estudios nacionales e internacionales. La normalidad de los datos fue ve rificada por el test de Kolmogorov-Smirnov. Se crearon curvas de percentiles (p50) suavizadas para el IMC, CC y SH para cada sexo según el método LMS.

Resultados:

Los adolescentes mostraron discrepancias en la adiposidad corporal y en el desempeño del SH con los estudios internacionales. En ambos sexos se verificaron correlaciones negativas y significativas entre el IMC y el SH (hom bres r= -0,104 y mujeres r= -0,149) y entre la CC y el SH (hombres r= -0,100 y mujeres r= -0,131). Los adolescentes que fueron clasificados en el tercil 1 (bueno) y tercil 2 (satisfactorio) presentaron menor adiposidad corporal (IMC y CC) y mejor desempeño en el SH en relación a los del tercil 3 (pobre).

Conclusión:

Se observó mayor adiposidad corporal y menor desempeño en el SH respecto a los estudios internacionales. Además, se verificó una relación negativa entre adiposidad corporal y SH. Estos hallazgos sugieren que el aumento progresivo de la adiposidad conforme la edad aumenta limita negativamente el desempeño de la fuerza de las extremidades inferiores de los niños y ado lescentes estudiados.

Palabras clave: Adiposidad; Adolescentes; Aptitud Física; Fuerza muscular

Introducción

El tejido adiposo desempeña un papel regulador complejo y ejerce muchos de sus efectos sobre la masa libre de grasa1, no sólo en adultos, sino también en ni ños y adolescentes. El contenido de tejido adiposo y principalmente la distribución de adiposidad corporal están asociadas con el aumento de riesgo en enferme dades cardiovasculares, obesidad, diabetes de tipo 2, hipertensión, entre otras enfermedades2.

Actualmente se dispone de varias técnicas para eva luar y/o determinar la grasa corporal o la adiposidad corporal, por ejemplo, se incluye el índice de masa corporal (IMC), circunferencia de la cintura (CC), re lación cintura-cadera (RCC), relación cintura-altura (RCE), grosor del pliegue cutáneo, absorción de rayos X de energía dual (DXA) y densitometría hidrostática3. Básicamente, estos indicadores pertenecen a uno de los componentes de la aptitud física denominado morfológico, los que son comúnmente utilizados para determinar la aptitud física relacionada a la salud.

Los estudios han demostrado que un alto nivel de aptitud física en la infancia y la adolescencia se asocian negativamente con la obesidad, enfermedad cardio vascular, salud esquelética y salud mental4,5. Estos es tudios analizan de manera genérica los componentes de la aptitud física en muestras de niños y adolescen tes, sin embargo, hasta donde se sabe las asociaciones especificas entre el componente muscular, evaluado, a través, del salto horizontal (SH) con la adiposidad cor poral aún no ha sido abordada en adolescentes escola res de Chile. Estudiar esta temática es relevante, puesto que en los últimos años la tendencia al aumento de la adiposidad corporal se ha ido incrementando paulatinamente en adolescentes y jóvenes universitarios6,7, respectivamente.

Estas tendencias observadas podrían jugar un papel negativo sobre el desempeño físico de los adolescentes chilenos, los que deben ser estudiados a profundidad transversalmente y/o longitudinalmente.

El enfoque específico de relacionar el SH con la adi posidad corporal, podría ayudar a describir los cambios en la composición corporal de niños y adolescentes, ya que el exceso de adiposidad podría contribuir negati vamente sobre el desempeño de la fuerza explosiva de las extremidades inferiores. Además el SH es una prue ba de aptitud muscular es un test de campo que tienen una validez demostrada por medio de los test de fuerza isocinética8, y según lo que la literatura muestra, esta prueba puede ser utilizada no sólo en deportistas, sino también en no deportistas para relacionar con la salud ósea9, con el perfil lipídico, con los niveles de glucosa y adiposidad corporal en niños y adolescentes4.

En consecuencia, este estudio hipotetiza la exis tencia de diferencias en la adiposidad corporal y en el desempeño del SH con estudios internacionales e in clusive podría existir una relación negativa de valores elevados de IMC y CC sobre el rendimiento del SH en adolescentes de ambos sexos. Además el foco de la re lación entre los indicadores de adiposidad corporal y la buena forma física incluyen el funcionamiento in tacto del sistema musculo-esquelético, lo que quiere decir que, un grupo de músculos pueda generar fuerza para realizar una contracción máxima y dinámica en un grupo de músculos y en un corto período de tiem po (fuerza explosiva), el cual, podría verse perjudicada por el exceso de peso de tejido adiposo, especialmente en actividades donde se requiere el desplazamiento del peso corporal.

El objetivo de este estudio fue comparar la adipo sidad corporal y desempeño en el salto horizontal con estudios internacionales y analizar la relación entre los indicadores de adiposidad corporal con el salto hori zontal en niños y adolescentes escolares. Se espera ob tener informacion relevante para proporcionar reco mendaciones objetivas durante las clases de educación física10.

Pacientes y Método

Tipo de estudio y muestra

Estudio descriptivo. Fueron seleccionados 812 ni ños y adolescentes entre 10,0 a 16,9 años de 6 colegios Municipales de Talca (Chile), considerados emble máticos y que reúnen la mayor cantidad de alumnos matriculados. El tamaño de la muestra fue calculado de forma probabilística (estratificada) a partir de un universo de 5.880 alumnos (IC 95%), y se obtuvo el 13,80% (485 hombres y 327 mujeres). El número de elementos muestrales de cada estrato fue directamente proporcional al tamaño del estrato (edad y sexo) den tro de la población.

Se incluyeron en el estudio a los niños y adolescen tes, cuyos padres firmaron el consentimiento informa do, asentimiento (alumnos) y los que asistieron el día de la evaluación. Se excluyeron a quienes no comple taron las pruebas y alumnos que tenían algún tipo de limitación física que impedía efectuar la prueba física. Todo el estudio contó con los respectivos permisos de las direcciones de cada Colegio y el comité de ética de la Universidad Autónoma de Chile.

Procedimientos

La edad decimal, las variables antropométricas y la prueba física se evaluaron mediante procedimientos estandarizados. La edad decimal se calculó teniendo en consideración la fecha de nacimiento (día, mes y año) y la fecha de evaluación (día, mes y año). Las variables antropométricas se evaluaron de acuerdo al protocolo de la Sociedad Internacional para el Avance de la Cineantropometría ISAK11. Se midió el peso (kg) con una balanza Tanita con 100g de precisión y la estatura (cm) con un estadiómetro Seca con 1 mm de precisión. Am bos instrumentos fueron calibrados de acuerdo a las recomendaciones del fabricante. La circunferencia de la cintura (cm) se evaluó con una cinta de marca Seca con precisión de 1mm. Para relacionar el peso con la estatura se utilizó el índice de Masa Corporal [IMC = peso (kg)/estatura (m)2].

Antes de evaluar la prueba de salto horizontal (SH), previamente se efectuó un calentamiento entre 10-15 minutos, donde los alumnos efectuaron ejercicios de movilidad articular y flexibilidad. Esta prueba evalúa la fuerza explosiva de las extremidades inferiores, para lo cual, se siguió el protocolo estandarizado de Castro- Piñero et al12. Se utilizó una cinta métrica de nylon de marca Cardiomed con una precisión de 0,1 cm. El adolescente salta con los dos pies juntos hacia adelante (separados al ancho de los hombros), tratando de lle gar lo más lejos posible de la línea inicial (punta de los pies). La distancia se obtiene midiendo desde la línea inicial, hasta el talón más cercano a la línea durante el aterrizaje. El procedimiento se efectuó tres veces y se registró el mejor resultado.

Para comparar la adiposidad corporal por medio del IMC se utilizó la referencia Americana del CDC- 201213, referencia de Brasil14 y Argentina15. Para com parar la CC se utilizó la referencia regional de Chile16) y la referencia Americana del CDC-201213. Para el des empeño del SH se utilizó la referencia de Brasil17 y de Macedonia18. Todos los estudios utilizaron el método LMS para generar los pecentiles y reflejar en curvas suavizadas.

Estadística

La normalidad de los datos fue verificada por el test de Kolmogorov-Smirnov. Se calculó la estadística descriptiva (media aritmética y desviación estándar). Las diferencias entre ambos sexos se determinaron por medio de test t para muestras independientes. Se crearon curvas de percentiles (p50) suavizadas para el IMC, CC y SH para cada sexo según el método LMS19. Este método utiliza la transformación Box- Cox (L), debido a que la desviación estándar tiende a aumentar con la edad y es fuertemente dependiente de la media, una mejor estimación de la variabili dad se obtiene con el coeficiente de variación (S) y la mediana (M). Para clasificar el SH en categorías (pobre, satisfactorio y bueno) se calcularon terciles. Las diferencias entre categorías se determinaron por Anova de una vía y pos hoc Sheffé. En todos los casos se adoptó el nivel de significancia 0,05. Los cálculos estadísticos se realizaron en planillas de Excel y en SPSS 18.0.

Resultados

Las características antropométricas y el desempeño del SH de adolescentes de ambos sexos se observan en la (Tabla 1). Los hombres mostraron mayor estatura, cir cunferencia de la cintura y SH en relación a las mujeres (p < 0,05). No hubo diferencias en la edad, peso e IMC (p > 0,05) (Tabla 1).

Tabla 1 Características de la muestra estudiada. 

Las comparaciones del percentil de adiposidad cor poral (IMC y CC) con estudios internacionales y con la referencia Americana del CDC-2012 se observan en la (Figura 1). Los adolescentes del estudio presentaron valores superiores de IMC (0,9 a 3,3kg/m2) en relación a los escolares de Brasil y Argentina, sin embargo, la referencia del CDC-2012 está por encima de todos los estudios. En relación a la CC, los hombres a edades iniciales (10 a 12 años) mostraron valores similares respecto a la referencia del CDC-2012 y el estudio re gional de Chile. Los escolares estudiados presentaron valores inferiores desde los 13 hasta los 16 años. En el caso de las mujeres, los valores fueron relativamente inferiores en todas las edades respecto al estudio regio nal de Chile (-0,5 a -2,0 cm), a su vez, estos estuvieron muy por debajo de la referencia del CDC-2012 (-1,0 a -4,0 cm). En general, en ambos sexos, los valores del IMC y CC aumentaron conforme la edad avanza y se encontraron por debajo de los valores medios de la re ferencia del CDC-2012 (Figura 1).

Figura 1 Comparación de indicadores de adiposidad corporal con estudios internacionales (p50). 

Las comparaciones del SH con estudios internacio nales se observan en la (Figura 2). Los escolares de Macedonia de ambos sexos fueron significativamente su periores en relación a los jóvenes del presente estudio, superando entre 4,7 a 22,9 cm, sin embargo, cuando se comparó con el estudio de Brasil, los valores fueron relativamente similares al menos en hombres, mientras que en mujeres mantienen similitud desde los 10 hasta los 16 años (Figura 2).

Figura 2 Comparación del salto horizontal con estudios internacionales. 

Las comparaciones del IMC, CC y SH entre terciles se observan en la (Tabla 2). En el caso de los indicadores de adiposidad corporal (IMC y CC) se observó diferen cias significativas en los tres grupos y en ambos sexos. Los niños y adolescentes ubicados en el tercil 1 mos traron valores significativamente inferiores a los otros dos terciles (p < 0,05). En el caso del SH, los hombres ubicados en el tercil 3, tanto por IMC y CC presen taron valores inferiores, sin embargo, en mujeres, este patrón se observó únicamente cuando se clasificó por CC, mientras que por IMC, a pesar de evidenciar valo res ligeramente elevados, no hubo diferencias significa tivas (p > 0,05) (Tabla 2).

Tabla 2 Valores medios y ± DE de los indicadores de adiposidad corporal y salto horizontal por categorías (terciles). 

Las relaciones entre los indicadores de adiposidad corporal con el desempeño del SH se observan en la (Figura 3). En ambos sexos se verificó correlaciones ne gativas y significativas entre el IMC y el SH (hombres r = -0,104 y mujeres r = -0,149) y entre la CC y el SH (hombres r = -0,100 y mujeres r = -0,131) (Figura 3).

Figura 3 Relación entre indicadores de adiposidad corporal con el salto horizontal de adolescentes de ambos sexos. 

Discusión

Este estudio tuvo como primer objetivo comparar la adiposidad corporal y el desempeño del salto horizontal con estudios internacionales. Los resultados in dican que los escolares estudiados evidenciaron valores de IMC relativamente inferiores a la referencia Ameri cana CDC-201213, y superior a los estudios efectuados en Argentina15 y Brasil14. Respecto a la CC, los valores percentilicos (p50) son inferiores a los de la referencia CDC-201213 y relativamente similares al estudio regio nal de Chile16. Estos hallazgos confirman que los pa trones de adiposidad corporal expresados en término de IMC y CC son normales, puesto que evidenciaron similar comportamiento con estudios nacionales e internacionales20-22, especialmente entre los 10 a 16 años y en ambos sexos.

Respecto a los valores del percentil p50 del salto ho rizontal, los hallazgos indican que los niños y adolescentes hombres del Maule reflejan similar patrón con los estudios internacionales, en el que se observa un claro aumento lineal de SH conforme la edad aumenta, mientras que en las mujeres esta tendencia es similar, pero menos pronunciada. Evidentemente, esto refleja un aumento menos acentuado respecto los hombres, lo que las convierte en un foco de atención por parte del gobierno local, regional y nacional para desarrollar grupos de intervención.

En ese sentido, estos resultados proporcionan va liosa información sobre los adolescentes, puesto que durante el proceso de crecimiento y desarrollo23 se producen intensos cambios biológicos, psicológicos y cognitivos, los que deben ser considerados principal mente en las mujeres. Esto significa poner énfasis en incrementar las actividades físicas para mejorar los ni veles de desempeño físico y reducir y/o mantener una composición corporal sana24. Inclusive, varios estudios han demostrado que la potencia muscular y fuerza muscular general se correlacionan negativamente con la obesidad en niños5 y positivamente en adultos con el estado funcional y la salud ósea, respectivamente25.

En ese contexto, en una era donde el sobrepeso y la obesidad están aumentando paulatinamente a nivel mundial6,7,26, es necesario poner atención en los ado lescentes estudiados para mantener su nivel de adiposidad corporal y mejorar el desempeño del SH, puesto que es ampliamente conocido que el tejido adiposo influye negativamente en actividades físico-deportivas que requieren agilidad, velocidad, resistencia, despla zamientos y saltos, consecuentemente un alto nivel de aptitud física en la infancia y/o adolescencia se asocia con resultados de salud más favorables como el ries go de padecer en el futuro obesidad, enfermedades cardio-respiratorias, deterioro de la salud esquelética y salud mental4,5. Por lo tanto, mostrar niveles aceptables de IMC-CC y SH para su edad y sexo, al parecer son relevantes para mantener un buen estado de salud a nivel poblacional.

En consecuencia, tras las comparaciones entre terciles y clasificados por IMC y por CC, los resultados indican que los hombres reflejan diferencias en el SH cuando son clasificados por IMC y en mujeres cuando son clasificados por CC. Los resultados reflejaron co rrelaciones negativas entre los indicadores de adiposi dad con el SH en ambos sexos. Estos hallazgos indican que la adiposidad corporal perjudica negativamente el desempeño del SH, a pesar de que los escolares es tudiados presentan patrones de adiposidad aparente mente normales.

De hecho, estudios anteriores han señalado que el tamaño y el peso corporal se correlacionan negativamente con pruebas motoras, donde el cuerpo se pro yecta como centro de gravedad específicamente en el SH23,27, aunque hay otros estudios que han evidenciado correlaciones positivas28,29, tras analizar sujetos en po blaciones sin exceso de peso corporal, pues evidente mente la masa libre de grasa juega un papel relevante en pruebas de aptitud muscular específicamente en po blaciones de escolares físicamente activos.

En general, la gordura o exceso de adiposidad cor poral afecta negativamente la salud y el rendimiento físico relacionados con la aptitud física30,31, especial mente en poblaciones donde existe un mínimo de presencia de exceso de peso corporal y principalmente mayor prevalencia de bajo peso y estatura. Aunque las correlaciones negativas más fuertes entre el IMC-CC con el SH podrían ser considerados como poblaciones más sedentarias, lo mismo que correlaciones positivas podrían ser extrapoladas a muestras que reflejan nor malidad o bajo peso, probablemente debido a la pre sencia de mayor masa muscular e inclusive de grupos físicamente más activos.

El estudio presenta algunas potencialidades, por ejemplo, la selección de la muestra aplicada para la investigación es probabilística, además de ser la primera investigación que se efectuó en la región del Maule y Chile con estas características, por lo que podría ge neralizarse a otros contextos con similares caracterís ticas y podría servir como línea de base para realizar comparaciones futuras. Aunque también, es necesario reconocer algunas limitaciones, dada la imposibilidad de evaluar variables como los hábitos de alimentación, el tiempo que le dedican a las actividades físicas-de portivas dentro y fuera de los colegios y la maduración biológica. Es necesario que futuras investigaciones consideren estos aspectos en sus diseños de investiga ción, aunque la maduración sexual, sigue siendo una técnica invasiva que es dependiente de la subjetividad del individuo y de factores culturales para su correcta utilización.

En conclusión, se observó mayor adiposidad cor poral y menor desempeño en el SH en relación a los estudios internacionales. Además, se verificó una re lación negativa entre adiposidad corporal y SH. Estos hallazgos sugieren que el aumento progresivo de la adiposidad conforme aumenta la edad cronológica li mita negativamente el desempeño de la fuerza de las extremidades inferiores de los adolescentes estudiados, principalmente en las mujeres. Estos hallazgos deben servir para reflexionar sobre el real estado de la dimensión morfo-funcional de los adolescentes estudiados, aunque para verificar estos resultados, es necesario desarrollar más estudios. Los resultados sugieren una urgente intervención, especialmente en las mujeres para mejorar los niveles de desempeño muscular y los niveles de adiposidad corporal.

Responsabilidades Éticas

Protección de personas y animales: Los autores decla ran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación hu mana responsable y de acuerdo con la Asociación Mé dica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos: Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informa do: Los autores han obtenido el consentimiento in formado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. Ahima RS. Adipose tissue as an endocrine organ. Obesity (Silver Spring). 2006;14(suppl 5):242S-9S. doi: 10.1038/oby.2006.317. [ Links ]

2. Seidell JC, Hautvast JG, Deurenberg P. Overweight: Fat distribution and health risks. Epidemiological observations. A review. Infus. Basel Switz. 1989; 16: 276 2-81. doi: 10.1159/000222401 [ Links ]

3. Bennasar-Veny M, Lopez-Gonzalez A, Tauler P, Cespedes L, Vicente-Herrero T, Yañez A, Tomas-Salva M, Aguilo A. Body Adiposity Index and Cardiovascular Health Risk Factors in Caucasians: A Comparison with the Body Mass Index and Others. PLoS ONE. 2013;8(5):e63999. doi: 10.1371/journal.pone.0063999. [ Links ]

4. Ortega FB, Ruiz JR, Castillo MJ, Sjostrom M. Physical fi tness in childhood and adolescence: a powerful marker of health. Int J Obes (Lond). 2008;32:1-11. [ Links ]

5. Ruiz JR, Castro-Piñero J, Artero EG, Ortega FB, Sjostrom M, Suni J, Castillo MJ. Predictive validity of health related fitness in youth: a systematic review. Br J Sports Med. 2009; 43:909-23. [ Links ]

6. Gatica-Mandiola P, Vargas-Vitoria R, Amaro J, et al. Cambios en la adiposidad corporal de adolescentes escolares (1997-2007). Nutr Clin Diet Hosp 2013;33(3):23-9. [ Links ]

7. Cossio-Bolaños M, Vilchez-Avaca C, Contreras-Mellado V, Andruske C, Gómez-Campos R. Changes in abdominal obesity in Chilean university students stratified by body mass Index. BMC Public Health. 2016;16:33. [ Links ]

8. Artero EG, España-Romero V, Castro- Piñero J, et al. Criterion-related validity of field-based muscular fitness tests in youth. J Sports Med Phys Fitness. 2012; 52(3):263-72. [ Links ]

9. Pate R, Oria M, Pillsbury L. (Eds.). Fitness measures and health outcomes in youth. Washington, DC: National Academies Press, 2012. [ Links ]

10. Golle K, Muehlbauer T, Wick D, Granacher U. Physical fitness percentiles of German children aged 912 years: findings from a longitudinal study. PLoS One. 2015;10(11):e0142393 DOI 10.1371/journal.pone.0142393. [ Links ]

11. International Society For the Advancement of Kinanthropometry (ISAK). International Standards For Anthropometic Assessment. Nueva Zelanda. 2001. [ Links ]

12. Castro-Piñero J, Ortega FB, Artero EG, et al. Assessing muscular strength in youth: usefulness of standing long jump as a general index of muscular fitness. J Strength Cond Res. 2010; 24: 1810-7. [ Links ]

13. Fryar CD, Gu Q, Ogden CL. Anthropometric reference data for children and adults: United States, 2007-2010. National Center for Health Statistics. Vital Health Stat 2012;11(252). [ Links ]

14. Gómez-Campos R, Arruda M, Hespanhol JE, Camargo C, Briton RM, Cossio- Bolanõs MA. Referencial values for the physical growth of school children and adolescents in Campinas, Brazil. Annals of Human Biology. 2014;42(1):1-8. [ Links ]

15. Alfaro E, Bejarano I, Dipierri J, Quispe Y, Cabrera C. Percentilos de peso, talla e indice de masa corporal de escolares jujeños calculados por el método LMS. Arch Argent Pediatr. 2004;102(6):431-9. [ Links ]

16. Gómez-Campos R, Andruske C, Hespanhol JE, et al. Waist Circumferences of Chilean Students: Comparison of the CDC-2012 Standard and Proposed Percentile Curves. Int. J. Environ. Res. Public Health. 2015; 12: 7712-24. [ Links ]

17. Hobold H, Pires-Lopes V, Gómez-Campos R, et al. Reference standards to assess physical fitness of children and adolescents of Brazil: an approach to the students of the Lake Itaipú region Brazil. Peer J. 2017;5:e4032; DOI 10.7717/peerj.4032. [ Links ]

18. Gontarev S, Zivkovic V, Velickovska LA, Naumovski M. First normative reference of standing long jump indicates gender difference in lower muscular strength of Macedonian school children. Health. 2014;6(1):99-106. [ Links ]

19. Cole TJ, Bellizzi MC, Flegal KM, Dietz WH. Establishing a standard definition for child overweight and obesity worldwide: International survey. BMJ. 2000;320:1240-43. [ Links ]

20. Fernández JR, Redden DT, Pietrobelli A, Allison DB. Waist circumference percentiles in nationally representative samples of African-American, European- American, and Mexican-American children and adolescents. J. Pediatr. 2004; 145:439-44. [ Links ]

21. Vargas ME, Souki A, Ruiz G, et al. Percentiles de circunferencia de cintura en niños y adolescentes del municipio Maracaibo del Estado Zulia, Venezuela. An. Venez. Nutr. 2011;24:13-20. [ Links ]

22. Chaves R, Baxter-Jones A, Souza M, Santos D, Maia J. Height, weight, body composition, and waist circumference references for 7- to 17-year-old children from rural Portugal. HOMO - Journal of Comparative Human Biology. 2015; 66:264-77. [ Links ]

23. Milanese Ch, Bortolami O, Bertucco M, Verlato G, Zancanaro C. Anthropometry and motor fitness in children aged 6-12 years. J. Hum Sport Exerc. 2010;5(2): 265 -79. [ Links ]

24. Haugen T, Hoigaard R, Seiler S. Normative data of BMI and physical fitness in a Norwegian sample of early adolescents. Scandinavian Journal of Public Health. 2014;42:67-73. [ Links ]

25. Reid KF, Fielding RA. Skeletal muscle power: A critical determinant of physical functioning in older adults. Exercise and Sport Science Reviews. 2012;40: 4-12. [ Links ]

26. Flegal KM, Carroll MD, Ogden CL, Johnson CL. Prevalence and trends in obesity among US adults. 1999-2000. JAMA. 2002;288(14):1723-7. [ Links ]

27. Butcher JE, Eaton WO. Gross and fine motor proficiency in preschoolers: relationships with free play behaviour and activity level. Journal of Human movement studies. 1989;16:27-36. [ Links ]

28. Monyeki MA, Koppes LL, Kemper HC, et al. Body composition and physical fitness of undernourished South African rural primary school children. Eur J Clin Nutr. 2005;59(7):877-83. [ Links ]

29. Tokmakidis SP, Kasambalis A, Christodoulos AD. Fitness levels of Greek primary schoolchildren in relationship to overweight and obesity. Eur J Pediatr. 2006;165(12):867-74. [ Links ]

30. Pate RR, Slentz CA, Katz DP. Relationships between skinfold thickness and performance of health related fitness test items. Res Q Exerc Sport. 1989;60(2):183-9. [ Links ]

31. Malina RM, Beunen GP, Claessens AL, et al. Fatness and physical fitness of girls 7-17 years. Obesity Research. 1995; 3:221- 31. [ Links ]

Recibido: 08 de Marzo de 2017; Aprobado: 13 de Julio de 2018

Correspondencia: Marco Antonio Cossio Bolaños mcossio1972@hotmail.com.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons