SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 Acute perforated appendicitis with pre-surgical diagnosis and bilateral inguinal hernia in preterm infantsA new examination of the determinants of weight in early childhood author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista chilena de pediatría

Print version ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr., ahead of print  Epub Oct 21, 2020

http://dx.doi.org/10.32641/rchped.vi91i6.3274 

EDITORIAL

Pandemia por COVID-19: Proyección de impacto en la seguridad alimentaria de niños, niñas y adolescentes

COVID-19 pandemic: Impact on food security of children and adolescents

Mario Vildoso Fernández1 

Lorena Rodríguez Osiac2 

Gerardo Weisstaub3 

1 Hospital Padre Hurtado. Santiago, Chile.

2 Escuela de Salud Pública. Facultad de Medicina. Universidad de Chile. Santiago, Chile.

3 Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, Universidad de Chile. Santiago, Chile.

La nueva cepa de coronavirus ha infectado a más de 15 millones de personas en el mundo, 30 mil de las cuales son menores de edad chilenos1. Para proyectar el impacto posible de la pandemia en la alimentación de la población infantojuvenil en un país con el grado de inequidad como el nuestro2,3 se debe considerar el contexto en el que ésta ha ocurrido. Desde hace años que los niños, niñas y jóvenes de los sectores más po bres de la población, concentran la mayor prevalencia de problemas asociados a la alimentación y nutrición4. La pandemia además se instala en pleno desarrollo de la crisis social iniciada en octubre del 2019, lo que agra va su efecto sanitario, económico y alimentario, espe cialmente en la población más vulnerable5. Todavía es demasiado pronto para conocer en detalle el impacto del COVID-19 en la economía, ya que depende de mu chas cosas que aún no sabemos (ej: cuánto durará la pandemia, que otras políticas públicas se pondrán en práctica para responder a la crisis). Lo que es muy pro bable, es que la recesión económica generada a nivel mundial tenga un mayor efecto en las economías en desarrollo. En estos contextos, una desaceleración en la economía puede agravar la inseguridad alimentaria existente.

En la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (1996), los países acordaron que “Existe seguridad alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a suficien tes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana”. En contraposición, el concepto de inseguridad alimen taria se refiere a la falta de uno o más de los elementos mencionados6. Para medir esta condición, el proyecto “Voices of the Hungry” desarrolló una Escala de Expe riencia de Inseguridad Alimentaria (FIES por su sigla en inglés), que permite conocer la percepción a nivel individual y del hogar en una graduación que va des de la preocupación por tener o no tener alimentos, la calidad de los alimentos (saludables o no) y la escasez de alimentos en distinto grado, llegando hasta el sentir hambre (Figura 1). Esta escala se aplica en más de 140 países del mundo, Chile entre ellos, y permite realizar comparaciones, planificar acciones y darles seguimien to y evaluación7.

Figura 1 Grado de inseguridad alimentaria. Adaptado de "Méto dos para la estimación de índices comparables de prevalencia de la inseguridad alimentaria experimen tada por adultos en todo el mundo, FAO 2016". 

La encuesta CASEN incluye un módulo sobre segu ridad alimentaria, en el que se pregunta si durante los últimos 12 meses en algún momento: a) ¿Usted u otra persona en su hogar se preocupó por no tener suficien tes alimentos para comer por falta de dinero u otros recursos? b) ¿Alguna vez usted u otra persona en su hogar no pudo comer alimentos saludables y nutritivos por falta de dinero u otros recursos? c) Pensando en los últimos 12 meses, ¿alguna vez usted u otra persona en su hogar comió poca variedad de alimentos por fal ta de dinero u otros recursos? d) ¿Alguna vez usted u otra persona en su hogar tuvo que dejar de desayunar, almorzar, tomar once o cenar porque no había sufi ciente dinero u otros recursos para obtener alimentos? e) ¿Alguna vez usted u otra persona en su hogar comió menos de lo que pensaba que debía comer por falta de dinero u otros recursos? f) Pensando en los últimos 12 meses, ¿alguna vez su hogar se quedó sin alimentos por falta de dinero u otros recursos? g) ¿Alguna vez usted u otra persona en su hogar sintió hambre y no comió por falta de dinero u otros recursos para obtener alimen tos? h) ¿Alguna vez usted u otra persona en su hogar dejó de comer todo un día por falta de dinero u otros recursos?8.

A 10 años de la meta “Hambre cero” de los “Objeti vos de Desarrollo Sostenible” de las Naciones Unidas9, el panorama de la inseguridad alimentaria en América Latina y el Caribe no es auspicioso, mostrando un no torio aumento de la inseguridad alimentaria modera da/grave y grave desde 26% y 7% en el trienio 2014-16 a 31,7% y 9,4% en el período 2017-1910.

Aunque el problema en Chile es de menor magni tud, según la Encuesta CASEN 2017 el 13,1% de los ho gares en Chile presentan inseguridad alimentaria mo derada/grave. Estas cifras empeoran significativamente si se consideran los hogares pobres (32,2%), cuando la mujer es la jefa de hogar (16,3%), cuando el jefe de hogar está desocupado (30,4%), cuando alguno de sus integrantes presenta discapacidad (17,7%) y en hoga res con niñas, niños y adolescentes (15,6%), en parti cular si padecen de desnutrición (18,5%). Cuando se consulta por la percepción de baja disponibilidad de alimentos responden afirmativamente el 16,8% de los hogares pertenecientes a etnias y el 20,4% de aquellos formados por inmigrantes. La misma encuesta revela que 600.000 hogares (3,4%) sufren inseguridad alimentaria grave8.

Considerando esta situación en nuestro país, es dable prever que la pandemia podría agravar la inse guridad alimentaria por lo que es indispensable tomar medidas nacionales y locales, especialmente dirigidas a los niños, niñas y adolescentes, y a la población más vulnerable. Preliminares datos de la Encuesta Social Covid-19 del Ministerio de Desarrollo Social realizada durante julio de 2020 muestran que casi 60% de los hogares declara haber disminuido sus ingresos, siendo más compleja la situación de los hogares liderados por mujeres y con presencia de niños, niñas y adolescentes; 54% dice haber disminuido sus gastos en alimentos y 19,4% está enfrentando problemas de inseguridad ali mentaria moderada/grave11.

Existe información también de otros países que muestran que durante la pandemia aumenta la inseguridad alimentaria. En el área metropolitana de la Provincia de Buenos Aires (Argentina) el porcentaje de hogares con niñas/os y adolescentes en los que se redujo el acceso de alimentos durante la cuarentena por problemas económicos aumentó del 26% al 30%. El incremento fue aún más evidente al analizar los ca sos en que se detectó inseguridad alimentaria grave, si tuaciones de “hambre” por falta de alimentos, que au mentó del 6,5% al 15% en aquellos hogares con niños, niñas o adolescentes12.

El fortalecimiento de los programas de asisten cia alimentaria y nutricional existentes en Chile des de hace más de 50 años, parece una medida obvia y fácil de realizar, puesto que la logística para ello está implementada y existen las instituciones a cargo que pueden ejecutarla. Pero estas medidas, deben ser com plementadas con otras que les permitan a las familias evitar situaciones de inseguridad alimentaria tanto en la disponibilidad como en el acceso a una cantidad su ficiente de alimentos de alta calidad nutricional, por ejemplo, con apoyo económico familiar, privilegiando el comercio en ferias libres, y potenciando cadenas cor tas de comercialización y la organización comunitaria local en comedores y ollas comunes.

El riesgo que reaparezca la desnutrición en algu nos grupos y que paradójicamente aumente la obesidad en otros, generando una doble carga de enfermedad13, es una realidad que se debe tener presente y que debe ser abordada con políticas y programas públicos y sociales.

Incorporar el derecho a la alimentación en la nueva constitución contribuirá a que el Estado cumpla con la “garantía de que los individuos, las familias y la comu nidad en su conjunto, accedan en todo momento a su ficientes alimentos inocuos y nutritivos, principalmente producidos en el país en condiciones de competitividad, sostenibilidad y equidad, para que su consumo y utiliza ción biológica les procure una óptima nutrición, una vida sana y socialmente productiva, con respeto a la diversi dad cultural y preferencias de los consumidores”14.

Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Referencias:

1. Cifras Oficiales COVID-19. MINSAL (acceso agosto 2020 MINSAL (acceso agosto 2020 https://www.gob.cl/coronavirus/cifrasoficiales/ ). [ Links ]

2. Sánchez H, Albala C. Inequalities in health. Adult mortality in communities of Metropolitan Santiago. Rev Med Chile 2004;132: 454-60. [ Links ]

3. Gallardo K, Varas L, Gallardo M. Inequality of opportunity in health: evidence from Chile. Rev Saude Publica. 2017; 4; 51:110. doi: 10.11606/S1518. [ Links ]

4. Núñez A, Manzano CA, Chi C. Health outcomes, utilization, and equity in Chile: an evolution from 1990 to 2015 and the effects of the last health reform. Public Health. 2020; 178:38-48. doi: 10.1016/j.puhe.2019.08.017. [ Links ]

5. Artaza Barrios O, Méndez CA. Crisis social y política en Chile: la demanda por acceso y cobertura universal de salud. Rev Panam Salud Publica. 2020; 44: e16. https://doi.org/10.26633/RPSP.2020.16. [ Links ]

6. FAO. Cumbre Mundial de la Alimentación 1996 (acceso agosto 2020 Cumbre Mundial de la Alimentación 1996 (acceso agosto 2020 http://www.fao.org/wfs/index_es.htm ). [ Links ]

7. FAO. Métodos para la estimación de índices comparables de prevalencia de la inseguridad alimentaria experimentada por adultos en todo el mundo 2016 (http://www.fao.org/3/b-i4830s.pdf). [ Links ]

8. Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Encuesta CASEN 2017. Inseguridad Alimentaria (acceso en agosto de 2020 Inseguridad Alimentaria (acceso en agosto de 2020 http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/casen-multidimensional/casen/casen_2017.php ). [ Links ]

9. Objetivos de Desarrollo Sostenible: Hambre Cero (acceso agosto 2020 ( Objetivos de Desarrollo Sostenible: Hambre Cero (acceso agosto 2020 (https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/hunger/ ). [ Links ]

10. FAO, IFAD, UNICEF, WFP and WHO. 2020. The State of Food Security and Nutrition in the World 2020. Transforming food systems for affordable healthy diets. Rome, FAO (accesso agosto 2020 Rome, FAO (accesso agosto 2020 https://doi.org/10.4060/ca9692en ). [ Links ]

11. Encuesta Social Covid-19. Ministerio de Desarrollo Social (acceso septiembre 2020 Ministerio de Desarrollo Social (acceso septiembre 2020 http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/layout/doc/covid/RESUMEN_Encuesta_Social_Covid-19_03.09.2020.pdf . [ Links ]

12. Tuñón I, Sánchez ME. Las infancias en tiempos de cuarentena. Observatorio de la Deuda Social Argentina Universidad Católica Argentina. Mayo 2020 (acceso en agosto de 2020 Mayo 2020 (acceso en agosto de 2020 http://wadmin.uca.edu.ar/public/ckeditor/Observatorio%20Deuda%20Social/Presentaciones/2020/2020_OBSERVATORIO_EDSA%20COVID19_INFANCIA-V.pdf ). [ Links ]

13. Atalah E, Amigo H, Bustos P. Does Chile’s nutritional situation constitute a double burden?. Am J Clin Nutr 2014; 100(suppl): 1623S-7S. [ Links ]

14. FAO. Ley Marco Derecho a la Alimentación, Seguridad y Soberanía Alimentaria. XVIII Asamblea Ordinaria del Parlamento Latinoamericano 30 de noviembre al 1 de diciembre de 2012. (http://www.fao.org/3/a-au351s.pdf). [ Links ]

Correspondencia: Mario Vildoso Fernández. E-mail: mariovildoso@gmail.com.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons