SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.33 número1ADDENDA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista geológica de Chile

versión impresa ISSN 0716-0208

Rev. geol. Chile v.33 n.1 Santiago ene. 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-02082006000100010 

 

Revista Geológica de Chile, Vol. 33, No. 1, p. 190-192, 1 fig., January 2006.

OBITUARIO

 

ROLAND PASKOFF (1933-2005)

Haciendo alusión a las instalaciones portuarias, Roland pensaba que 'un buen conocimiento del dominio litoral se impone ante cualquier intervención. La actitud consistente en no prevenir, en esperar y reaccionar, golpe tras golpe, es fuertemente condenable. Antes que intervenir es imprescindible una completa información técnica de sus características específicas (...) En su combate contra el mar, el hombre debe estar consciente de su debilidad y el límite de su poder. Le es necesario meditar sobre el ejemplo del Rey Knud El Grande, incapaz, a pesar de su poderío, de detener el ascenso de la marea'. Su pensamiento, desde las Ciencias de la Tierra, es claramente aplicable a toda interacción del hombre con la naturaleza.

Roland Paskoff nació el 20 de octubre de 1933 en Oujda (Marruecos) y realizó sus estudios universitarios en Burdeos, Francia. Una larga estadía en Chile, marcada por su tesis consagrada a la zona del Chile semiárido, lo condujo a desarrollar sus primeras investigaciones sobre la variación del nivel de los océanos, un tema que estaría siempre en el centro de sus preocupaciones, en Túnez primeramente y más tarde en el Océano Índico.

Llegó en la década de los años sesenta a Chile, como profesor en la Universidad de Chile, entre los años 1962 y 1971, generando un notable impacto en el Departamento de Geología por su aporte en la enseñanza de la Geomorfología. Obtuvo el grado de Doctor de Estado de la Universidad de Burdeos en el año 1969, con las pioneras investigaciones geomorfológicas del Chile semiárido. Posteriormente deja Chile para establecerse en la Universidad de Túnez, entre los años 1971 y 1985 y, a partir de ese año, en la Universidad de Lyon, en la que fue nombrado Profesor Emérito.

Su interés y pasión por las materias que investigó, lo llevaron a participar activamente como presidente de la 'Comisión de Ambientes Costeros de la Unión Geográfica Internacional' durante ocho años (campo tradicionalmente dominado por los anglosajones), miembro del 'Comité National de la Recherche Scientifique' (CNRS) de Francia, Presidente del 'Comité Francés de la Unión Europea para la Conservación de las Costas' (EUCC) y además fue miembro del directorio de 'Coastal Education and Coastal Research Foundation' de los Estados Unidos. Luego de una quincena de años en Túnez, Roland había desarrollado una continuidad de investigación científica clásica y un compromiso cada vez más intenso al servicio de la protección de medios litorales. Miembro activo de la EUCC participó diligentemente en el 'Consejo Científico del Conservatorio del Litoral' en Francia. Multiplicando informes y visitas de terreno apoyó constantemente la política de adquisición de terrenos amenazados, juzgada de alto valor ecológico, por parte del Estado.

Su principal pasión científica, la evolución de las formas litorales, lo llevó a desarrollar numerosas investigaciones, en diversos lugares del mundo como en Marruecos, Francia, donde, a juicio de sus colegas dejó una marcada huella; también en Túnez, Malta, Bahrein, las islas Seychelles, el archipiélago de las Mascareñas y también en Chile, cuyas costas lo inspiraron y mantuvo en permanente observación por más de 40 años. Aquí sus mayores aportes estuvieron dirigidos a la estratigrafía geomorfológica del Mioceno-Holoceno del Chile semi-árido, en la Región de Coquimbo, con lo cual, continuó complementando la contribución de Dietrich Herm sobre la bioestratigrafía y paleontología del Mioceno-Plioceno de las terraza marinas de Coquimbo ('Recherches géomorphologiques dans le Chili semi-aride 1970', Biscaye Frères, Bordeaux, 420 p.; Geomorfología de Chile semiárido 1993, Universidad de La Serena, Chile, 321 p.). Posteriormente, la recapitulación de su labor en nuestro país, lo lleva a publicar el 'Atlas de las Formas de Relieve de Chile' en 1996 (Instituto Geográfico Militar, Santiago, 288 p.) y estudios de temas más específicos como 'Las dunas de las Costas de Chile' en el 2004 (Instituto Geográfico Militar, Santiago, 112 p.).

Su producción científica global comprende cientos de publicaciones en revistas de geografía y geología en diferentes lugares del mundo y alrededor de 15 libros. También participó activamente como coeditor de 'Journal of Coastal Conservation' y como miembro de comités editoriales de las revistas Journal of Coastal Research, Thalassas y, en Chile, de las revistas Geólogica de Chile, Norte Grande del Instituto de Geografía de la Universidad Católica de Chile e Informaciones Geográficas de la Universidad de Chile. Nombrado profesor en la Universidad Lumière de Lyon, Roland Paskoff se dio a conocer por la publicación de dos libros esenciales. Primeramente, 'Côtes en danger' (Masson, 1993, L'Harmattan, 2004) en el cual, metódicamente, describe la sensibilidad particular de los litorales frente a los fenómenos de erosión, subrayando que sobre el 'litoral víctima' el hombre tiene una gran parte de responsabilidad; posteriormente, 'Les littoraux, impact des aménagements sur leur évolution' (Armand Colin, 1998), en el cual él muestra cuan costosas pueden ser la instalación de obras civiles mal concebidas y políticas de ordenamiento territorial disconformes con las dinámicas naturales.

El reconocimiento a su aporte científico y académico fue gratificado en Francia con la obtención de la distinción de Caballero de la Orden Nacional del Mérito, también Caballero de las Palmas Académicas, Caballero de la Orden de la República de Túnez y Miembro de la Academia de Ciencias de 'Outre-Mer'.

Roland Paskoff nos dejó el día 14 de septiembre de 2005, en Francia, a los 71 años. El ataque le sobrevino enseñando en terreno a sus alumnos. Su sorpresiva partida nos ha afectado a todos sus amigos y colegas; su vitalidad era contagiosa y nos dejó muchos proyectos, ideas e investigaciones.

Conocí a Roland a comienzos de los años setenta en mi calidad de alumno de la cátedra de Geomorfología. Sus clases eran muy entretenidas y realmente una delicia. Transmitía el conocimiento con dedicación, pasión y gran claridad, capturando la atención de la audiencia. Mucho aprendí de él. Roland era un gran comunicador. Al conocerlo, algo de él parecía familiar. Y cómo no, si fue su capacidad de expresión y su particular y enérgico acento de castellano-francés, que había servido de inspiración para los creadores del entonces popular programa de televisión del Ictus, 'La Manivela', en la locución del Noticiero Francés. Quienes tuvimos la suerte de asistir a sus clases disfrutamos de sus atributos inolvidables. Fue uno de los mejores profesores y, estoy seguro que muchos colegas compartirán esta opinión.

Posteriormente, en uno de sus viajes anuales a Chile, tuve la suerte de acompañarlo a terreno y así iniciar un tema de investigación de interés común relacionado con la fascinante geomorfología del Desierto de Atacama. Fue una valiosa colaboración a través de la cual generamos numerosas publicaciones, pero más importante aún, disfruté la posibilidad de reconocer y admirar su gran calidad y enorme capacidad profesional.

Para un geólogo, la Geomorfología es una disciplina difícil de escindir de la Geología global. Y Roland parecía tener una visión 'exógena' tan desarrollada y aguda que uno obligadamente debía seguir su raciocinio y complementar sus ideas con sólidos argumentos, por así decirlo, 'endógenos'. Sentía un gran respeto por la Geología de rocas duras y sus procesos y, generosamente, les daba a sus coinvestigadores la competencia en esas materias, entre los que se incluyen varios colegas geólogos chilenos.

Aunque siempre tenía una agenda muy ocupada, en terreno dispusimos de tiempo para conversar temas de la más diversa índole, desde las políticas nacionales, chilena y francesa, pasando por las relaciones interpersonales de los geólogos, hasta el análisis de la evolución del variable lenguaje coloquial chileno y sus chilenismos. Siempre ávido de saber y estar al día, como recuperar el tiempo de ausencia de su segunda patria. Quería mucho a Chile, la tierra de sus hijos, y así lo daba a conocer. Me invitó y presentó para hacer clases en el Instituto de Geografía de la Universidad Católica, donde aún continúo.

La señora Marie-Claude, su viuda, nos ha comunicado el interés que Roland mantenía con estrechos lazos de productiva colaboración con el Instituto de Investigaciones Geológicas durante su estadía en Chile, los cuales nunca se cortaron. Años después desde Túnez y desde Francia, Roland estaba muy contento de seguir trabajando en contacto con sus colegas y amigos chilenos. Nos hacía sentir su cariño, así como su personal capacidad de asombro y sensibilidad por la riqueza geomorfológica y geológica de esta parte de los Andes. Así, una calurosa tarde de comienzo de los años ochenta, entre los ríos San Salvador y Loa, con emoción me confesó: 'Si todos los hombres de la Tierra tuvieran el privilegio que tenemos de admirar este maravilloso paisaje y entender su significado, la paz sería más alcanzable a través de sus regocijados espíritus'. Sólo había que asentir.

Quiero comunicar a su familia, a través de este modesto testimonio, que Roland Paskoff marcó en mí una profunda huella y que su partida nos ha afectado mucho. Reciban ellos las más sinceras condolencias de toda esta comunidad chilena y la gratitud por habernos dado un gran aporte científico. A su familia, Marie-Claude, Michel, Eric, les acompañamos en su profundo dolor.

José Antonio Naranjo S.
Noviembre, 2005

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons