SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número3-4ESTUDIO SEROLOGICO POR INMUNOFLUORESCENCIA DE LA ENFERMEDAD DE CHAGAS EN COSTA RICAENTEROPARASITOSIS EN LA POBLACION DE LA TERCERA EDAD CONSULTANTE EN CENTROS MEDICOS DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DE CHILE, 1997 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.22 n.3-4 Santiago jul. 1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07201998000300011 

COMUNICACION

AISLAMIENTO DE Toxoplasma gondii EN CARNE DE
CERDO. CONFIRMACION DE UNA HIPOTESIS

 

A. CHAVES, LILIANA REYES y MISAEL CHINCHILLA

* Departamento de Parasitología, Facultad de Microbiología y Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET), Universidad de Costa Rica.

ISOLATION OF Toxoplasma gondii IN PIG MEAT

Three Toxoplasma gondii strain were isolated from pork meat using a biological method. The epidemiological relevance of this findings in Costa Rica is discussed.
Key words: Toxoplasma gondii; Strain isolation; Pork meat; Zoonosis.

INTRODUCCION

La toxoplasmosis es una enfermedad de amplia distribución mundial y a nivel de Centroamérica existen informes de prevalencia de anticuerpos contra el agente que varían de 50 a 90%.1, 2

Desde el punto de vista clínico la toxoplasmosis es usualmente asintomática, pero pueden presentarse severos daños cuando la respuesta inmune no es efectiva, como sucede en los tratamientos con inmunosupresores o inducida por enfermedades debilitantes.3 Esto se observa en los casos de Sida y otras enfermedades similares que promueven el desarrollo de la toxoplasmosis aguda.3-5 por lo tanto, en la actualidad es importnate indicar claramente las principales vías de transmisión para el hombre en cada país o región. En otros trabajos se ha podido determinar que en países con baja prevalencia de Toxoplasma gondii como por ejemplo Estados Unidos, la infección se da generalmente en el adulto, por la ingesta de carne cruda o mal cocida,6 pero en países centroamericanos como Guatemala y Costa Rica, la alta prevalencia del parásito se atribuye a la ingesta de ooquistes, especialmente en la infancia.7

En el caso de Costa Rica, Frenkel y Ruiz6 realizaron un estudio en el cual determinaron que el contacto entre el gato y el hombre, además del contacto con el suelo, es de gran importancia en la alta seropositividad, probablemente debido a la ingesta de ooquistes. Por otro lado, en este país la prevalencia de anticuerpos contra T. gondii en ganado porcino y bovino es de 26% y 12,4%, respectivamente.9, 10 Además en estudios realizados posteriormente,11 se determinó que existe de un 10 a un 505 de positividad en distintos cortes cárnicos de bovinos.. Prueba directa de este sistema de trasmisión es un estudio en que se determinó una seropositividad de 85,7% entre personas que ingerían carne habitualmente pero no tenían contacto con gatos, mientras que existía un 73% de positividad entre personas que tenían contacto frecuente con gatos pero no acostumbraban ingerir carnes.13

Algunos cuestionamientos sobre la realidad de los trabajos anteriormente citados es parte del motivo de la presente investigación, en la que se realiza el aislamiento de cepas de T. gondii de cortes cárnicos de cerdo, con lo que se comprueba y demuestra la importancia esta vía de trasmisión en Costa Rica.

MATERIAL Y METODOS

Se estudiaron 38 muestras de productos cárnicos de 125 g distribuidas en 18 cortes de posta, 10 de chuleta y 10 de salchichas de cerdo, obtenidas de manera aleatoria en diferentes expendios de carne. Las muestras fueron procesadas en un período de tiempo no mayor de 48 horas después de adquiridas manteniéndose en todo caso en refrigeración hasta su estudio.

Se utilizó un método biológico.13 Brevemente, las muestras se trituraron en una máquina de moler carne la cual fue escrupulosamente lavada con agua hirviendo, antes de iniciar el proceso y entre una y otra muestra. Los productos cárnicos molidos se utilizaron para alimentar al menos 5 ratones de la cepa NIH en cada caso. Un mes después los ratones fueron sangrados por una pequeña incisión en la cola y los sueros obtenidos individualmente se almacenaron a -70°C, hasta su análisis serológico.

Para la determinación de anticuerpos se usaron las pruebas de hemaglutinación indirecta14 y de inmunofluorescencia indirecta (IF).15

Para el aislamiento de las cepas de T. gondii se utilizaron los ratones que fueron positivos a una de las pruebas, los cuales fueron sometidos a un proceso de inmunosupresión, durante un mes, siendo inyectados dos veces por semana con 2,5 mg de acetato de cortisona, vía subcutánea.16

Posteriormente se procedió a realizar un macerado con los órganos de los ratones, el cual se subinoculó en ratones normales, previamente inmunosuprimidos. Luego de tres semanas de infección, a estos animales se les realizó la prueba de inmunofluorescencia indirecta. Posteriormente, fueron sacrificados y sus órganos se fijaron en formalina para realizar cortes histológicos que se tiñeron por la técnica de hematoxilina-Eosina determinándose la presencia de T. gondii.

La parte restante de los órganos fue utilizada para subinocular otro grupo de ratones, previamente inmunosuprimidos, manteniéndose así las cepas de T. gondii.


RESULTADOS Y DISCUSION

De 38 muestras estudiadas se obtuvo una positividad del 8%. Particularmente de 18 cortes de posta estudiados, tres fueron positivos. El hecho de haber logrado aislar tres cepas de T. gondii en productos cárnicos de cerdo, nos permite comprobar la hipótesis propuesta sobre la importancia de la transmisión del parásito por la ingesta de carne cruda o mal cocida en Costa Rica, como se postuló en un estudio anterior.12 Esto ya se sospechaba de acuerdo con los resultados que habíamos obtenido previamente, en donde la positividad por el parásito era significativa, tanto en carne de cerdo como de res.9, 10, 12, 17

El observar estos resultados y poseer actualmente tres cepas aisladas de cortes cárnicos nos permite agregar un elemento más en la trasmisión de la toxoplasmosis a lo propuesto por Frenkel y Ruiz,6 en donde declaran que la alta seropositividad del país es debida, en gran medida, al contacto frecuente entre gatos y el hombre, además el contacto con el suelo.

Además con el aislamiento de estas cepas se aclaran algunas dudas esbozadas por Frenkel en forma personal y por Dubey17 en relación con el trabajo de Arias.11 Ambos afirmaron que si no se aislaba una cepa de las carnes en cuestión, no había evidencia de positividad.

Con este trabajo, se da un aporte importante desde el punto de vista epidemiológico en que se demuestra la ingesta de carne cruda o mal cocida como fuente de infección para el hombre en Costa Rica, a la par de los otros sistemas de trasmisión previamente establecidos.

RESUMEN

Se estudiaron 38 muestras de cortes cárnicos de cerdo en busca de Toxoplasma gondii las que se dieron a ingerir a ratones inmunosuprimidos con acetato de cortisona. Tres cepas fueron aisladas de tales productos lo que establece un concepto nuevo en la epidemiología de la toxoplasmosis en Costa Rica.

REFERENCIAS

 

1.- REMINGTON J B, EFROME E, CAVANAUGH H J et al. Studies of toxoplasmosis in El Salvador. Prevalence and incidence of toxoplasmosis as measured by the Sabin-Feldman Dye Test. Trans R Soc Trop Med Hyg 64: 252-267, 1970.         [ Links ]

2.- GIBSON C L, COLEMAN N. The prevalence of Toxoplasma antibodies in Guatemala and Costa Rica. Am J Trop Med Hyg 7: 334-338, 1958.         [ Links ]

3.- FRENKEL J K, ARNARE M, LARSEN W. Immune competence in patient with Hodgkin disease and realpsing toxoplasmosis. J Infect Dis 6: 84-91.         [ Links ]

4.- FARKASH A E, MC CABEE P J, SHER J H et al. CNS Toxoplasmosis in acquired inmune deficiency syndrome: a clinical pathological radiological review of 12 cases. J Neurol Neurosurg Psycol 49: 744-748, 1986.         [ Links ]

5.- LUFT B H. Toxoplasmic encephalitis. J Infect Dis 157: 1-6, 1988.         [ Links ]

6.- DUBEY J P. Toxoplasmosis. J Amer Vet Med Ass 2: 166-170, 1986.         [ Links ]

7.- FELDMAN H A. Epidemiology of Toxoplasma infection. Epidemiol Rev 44: 204-213, 1982.         [ Links ]

8.- FRENKEL J K, RUIZ A. Human toxoplasmosis and cat contact in Costa Rica. Am J Trop Med Hyg 29: 1167-1180, 1980.         [ Links ]

9.- TORRES A L, CHINCHILLA M, REYES L. Anticuerpos contra Toxoplasma gondii en cerdos de Costa Rica: Importancia epidemiológica. Rev Lat Microbiol 33: 53-56, 1991.         [ Links ]

10.- RODRIGUEZ R, REYES L, CHINCHILLA M. Análisis serológico por Toxoplasma gondii en ganado bovino en Costa Rica. Cienc Vet 12: 17-19, 1990.         [ Links ]

11.- ARIAS M L, CHINCHILLA M, REYES L et al. Determination of Toxoplasma gondii in several organs of cattle by carbon inmunoassay (C.I.A.). Vet Parasitol 55: 133-136, 1994.         [ Links ]

12.- ARIAS M L, CHINCHILLA M, REYES L, LINDER E. Seroepidemiology of Toxoplasmosis in humans: possible transmission routes in Costa Rica. Rev Biol Trop 44: 377-381, 1996.         [ Links ]

13.- CHINCHILLA M, REYES L, GUERRERO M, ABRAHAMS E. Método sencillo para determinar presencia de Toxoplasma gondii (Eucoccidia: Sarcocystidae) en carnes. Rev Biol Trop 45: 1559-1561, 1997.         [ Links ]

14.- JACOBS L, LUNDE M N. A hemaglutination test for toxoplasmosis. J Parasit 43: 108, 1957.         [ Links ]

15.- GARIN J P, AMBROISE T. Le diagnostic serologique de la toxoplasmose pour la metodes anticorps fluorescients (technique indirecte). Presse Med 71: 2485-2488, 1963.         [ Links ]

16.- FRENKEL J K, HAVENHILL M. The corticoid sensitivity of golden hamster,s rats, and mice. Lab Investigation 12: 1204-1220, 1963.         [ Links ]

17.- ARIAS M L, CHINCHILLA M, REYES L et al. Determination of Toxoplasma gondii in several organs of cattle by carbon immunoassay (CIA) testing-Reply. Vet Parasitol 60: 175-176, 1995.

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons