SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número3-4AISLAMIENTO DE Toxoplasma gondii EN CARNE DE CERDO. CONFIRMACION DE UNA HIPOTESISENTEROPARASITOSIS EN HOSPITAL"SAN JUAN DE DIOS", ILLAPEL, CHILE. 1995 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.22 n.3-4 Santiago jul. 1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07201998000300012 

COMUNICACION

ENTEROPARASITOSIS EN LA POBLACION DE LA TERCERA
EDAD CONSULTANTE EN CENTROS MEDICOS DE LA
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOLICA DE CHILE, 1997

SHU HSING CHEN*, ANA CODOCEO*, ORIANA CARRASCO* Y MARISA TORRES.**

* Internas de Medicina.
** Médico parasitólogo. Parasitología, Unidad Docente Asociada de Laboratorios Clínicos. Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

ENTEROPARASITIC INFECTIONS IN AGED OUTPATIENS FROM MEDICAL CENTERS OF
CATHOLIC UNIVERSITY OF CHILE, 1997

Stool samples studied by PAF and Teleman technique were performed in 493 aged people (older than 65 years) during 1997. Infection by parasites and/or comensals was detected in 186 pastiens (37.7%). The most frequent agent was Blastocystis hominis (23.1%), followed by Endolimax nana (14.2%), Entamoeba coli (12.8%), Entamoeba histolytica (10.3%), Chilomastix mesnilii (0.8%) and Giardia lamblia (0.6%).
Key words Human Intestinal Parasites, Aged people, Survey, Chile.

INTRODUCCION

Los parásitos intestinals siguen siendo de importancia para la salud pública por su alta prevalencia, su distribución prácticamente mundial y sus repercusiones clínicas, tanto sobre el estado nutritivo como sobre la inmunidad de las poblaciones. En particular afectan a aquellas poblaciones que viven en zonas tropicales, y subtropicales de los países en vía de desarrollo, en donde se ha visto que afectan principalmente el potencial físico y mental de la población infantil.1-6 En este contexto, nos llama la atención que a la población senil rara vez se le ha estudiada en forma específica para determinar la frecuencia de las enteroparasitosis y sus respectivas repercusiones clínicas.7, 8

Chile actualmente reúne características demográficas y epidemiológicas de los países subdesarrollados.9 Cabe destacar la falta de depuración de aguas servidas por lo cual la presencia de quistes de protozoos y huevos de parásitos en el medio ambiente es frecuente si lo comparamos con países desarrollados.

Con el objetivo de aportar antecedentes al conocimiento de las prevalencias de las parasitosis intestinales en senescentes o personas de la tercera edad, se realizó el presente estudio retrospectivo con los resultados de los exámenes coproparasitológicos de pacientes de este grupo etáreo en la Región Metropolitana de Chile, obtenidos durante el año 1997.

MATERIAL Y METODOS

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo a partir de los resultados obtenidos en los exámenes coproparasitológicos seriados procesados mediante los métodos de PAF y Teleman,1,10 en el Laboratorio de Parasitología del Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Se analisaron 8431 exámenes coproparasitarios de muestras colectadas en diferentes Centros Médicos de la Región Metropolitana, de los cuales 493 (5, 81%) correspondieron a individuos de la tercera edad. La distribución de estas personas según sexo y edad se presenta en la Tabla 1. Se realizó el análisis estadístico por la prueba de chi-cuadrado para determinar el efecto que puede tener las variables sexo y estación del año en las infecciones por enteroparásitos.

Se realizaron además, sólo 9 pruebas de Graham para determinar la probable presencia de Enterobius vermicularis.

 

Tabla 1. Distribuciòn de las personas
estudiadas segùn sexo y edad


Edad
Hombres
Mujeres
 
Total
(años)
%

65-69
  64
124
188
  38,1
70-74
  44
  88
132
  26,8
75-79
  17
  62
  79
  16,0
80-84
  20
  42
  62
  12,6
85 y màs
    9
  23
  32
    6,5
         
Total
154
339
493
100,00

 

RESULTADOS

Se encontró infección por enteroparásitos en 186 de las 493 personas de la tercera edad examinadas (37,7%). En particular se encontró un 38,9% de las mujeres (132/339) y un 35,1% de los hombres (54/154) infectados, diferencia que no fue estadísticamente significativa (p > 0,05). Los 9 test de Graham fueron negativos a la presencia de E. vermicularis

Además se encontró un 41,6% (67/161) de infección en los meses de otoño, un 34,8% (38/108) en invierno, un 32,5% (40/123) en primavera y un 41% (41/100) en verano, diferencias que tampoco fueron significativas (p > 0,05).

La mayoría de las infecciones fueron por parásitos propiamente tales (38,7%) en menor grado por especies comensales (26,3%) y las restantes presentaron infecciones mixtas de parásitos y comensales (34,9%).

De las 186 personas parasitadas, 100 (53,8%) lo fueron por una sóla especie, 60 (32,3%) por dos especies y 26 (14%) por tres o más especies.

Las especies encontradas en orden de frecuencia de presentación se presentan en la Tabla 2.


Tabla 2. Porcentaje de infección según las
especies encontradas en personas de la
tercera edad

Especies
Personas Parasitadas
 
N
%

Blastocystis hominis

105
21,1
Endolimax nana
  70
14,1
Entamoeba coli
  63
12,7

Entamoeba histolytica

  51
10,3
Chilomatix mesnilii
    4
  0,8
Giardia amblia
    3
  0,6


DISCUSION

Se estima que cerca del 6,5% (374.484 habitantes) de la población de la Región Metropolitana corresponde a individuos de mayores de 65 años, versus un 28% que corresponde a la población infantil, sin embargo, se debe considerar que Chile presenta una población que está envejeciendo y aumentando la esperanza de vida, por lo cual representará un porcentaje mayor de población.11

El Laboratorio de Parasitología de Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile recibe cada año en promedio ocho mil muestras de deposiciones, de las cuales se estima que corresponden a población senescente un 5,8% cifra similar al total de población de tercera edad encontrada en la Región Metropolitana.

La distribución de las frecuencias y especies encontradas obedece en su mayoría a infecciones por patógenos (38,7%) y en menor grado a la presencia de especies comensales (26,3%), con un 34,9% de muestras positivas para ambas, encontrándose infección mixtas en casi la mitad de los pacientes, pudiéndose explicar esto dado que comparten el mismo mecanismo de transmisión. Así, todas las especies de enteroparásitos encontradas, tanto patógenas: B. hominis, E. histolytica, G. lamblia como comensales: E. coli, E. nana, Ch. mesnilii. son las adquiridas por contaminación fecal

En este estudio no se observó presencia de helmintos intestinales los que generalmente son geohelmintos (Ascaris lumbricoides y Trichuris trichiuria), se descartó además la existencia de E. vemicularis en el pequeño grupo estudiado. Estos resultados son coincidentes con los de otro estudio realizado hace ya más de 10 años en la región Metropolitana con 131 pacientes, excepto que el anterior no describió la presencia de B. hominis, el que durante muchos tiempos fue poco estudiado o simplemente no se informaban en los exámenes por considerarse que no era patógeno, situación que actualmente ha cambiado.8,12,13

De las especies encontradas, la más frecuente fue B. hominis (21,3%), cuya cifra está dentro de los rangos descritos en la literatura nacional e internacional.14-20 La especie G. lamblia no constituyó un agente frecuente en la tercera edad en este estudio, a diferencia de lo reportado para grupos pediátricos en la misma región geográfica.5, 6, 21, 22

Si bien no se logró demostrar diferencia (p > 0.05) en relación a la distribución estacional, se observó que las especies predominantes aumentan en otoño y que el volumen de exámenes solicitados en este grupo etario también aumenta en esa estación.

La presencia de enteroparásitos refleja la persistencia de contaminación fecal en el medio ambiente que también afecta a este grupo etario causando molestias clínicas que los lleva a consultar y solicitar exámenes. Dada las características de morbilidad de este segmento etario, cambios fisiológicos, mayor prevalencia de patologías crónicas, la asociación de parásitos pasa a tomar características específicas. Mayor relevancia podría tener la presencia de enteroparasitosis en pacientes menos autovalente con graves discapacidades (incontinencia fecal, demencia, postración, etc.) dado que los síntomas tiene una repercusión familiar de consideración tales como dolor abdominal, diarrea, etc.23

Seria bueno aumentar y profundizar este estudio por ejemplo en grupos socioeconómicos más bajos y en pacientes institucionalizados, para así conocer y manejar mejor la patología prevalente perentoria del adulto mayor, tal como se ha establecido especialmente para los grupos pediátricos.24-25

RESUMEN

La población senil rara vez ha sido estudiada específicamente para determinar prevalencia de enteroparasitosis y sus repercusiones. Por lo anterior, se realizó un estudio retrospectivo a partir de 493 exámenes coproparasitológicos seriados analizados por técnica de PAF y Téleman y 9 Test de Graham realizados a pacientes senescentes en el laboratorio de parasitología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, entre el 1° de Enero al 31 de Diciembre de 1997. Los resultados fueron analizados por sexo, edad, especies, y estación del año. Al analizar los resultados se encontró presencia de parásitos y/o comensales un 37,7% de los exámenes, de los cuales un 38,7% corresponde a parásitos, un 26,3% a comensales y un 34,9% ambos 20,3% presentó una sola especie, siendo el agente más frecuente el protozoo Blastocystis hominis 23,1%, seguido por los comensales Endolimax nana y Entamoeba coli con 14,1% y 12,7% respectivamente. Afecta en forma similar a ambos sexos y sin variación significativa estacional. A diferencia de los grupos pediátricos, Giardia lamblia no constituyó un agente frecuente en la tercera edad. Finalmente se considera necesario fomentar la realización de nuevos estudios que permitan conocer y mejorar aún más el manejo de la patología del paciente senescente, dada la mayor esperanza de vida que existe para éstos actualmente en las puertas del siglo XXI.


REFERENCIAS

1.- ATIAS A, NEGHME A. Parasitología clínica. Santiago de Chile: Mediterráneo Ltda.:557-588. 1991         [ Links ]

2.- BOTERO D. Human parasitic infections of importance in Colombia. Parasitol al Día. 11: 27-35. 1987.         [ Links ]

3.- BRAGA l, LIMA A et al. Seroepidemiology of Entamoeba hystolítica in a slum innortheastern Brazil. Am J Trop Med Hyg. 55: 693-697. 1996.         [ Links ]

4.- RAMIREZ E, RODRIGUEZ F, GARCIA M A, DONNA M C . Intestinal parasites in Cuba: Studies in mountain zones of three municipalities, 1988. Parasitol al Día. 16: 48-51, 1992.         [ Links ]

5.- NOEMI I, REYES H, MAURO G. Infecciones por enteroparásitos en niños de Sala de Cuna y Jardín Infantil de dos Hospitales de Santiago. Rev Chil Pediatría. 46: 50-53, 1975.         [ Links ]

6.- CABRERA G, PINILLA N, BULL F et al. Estudio coproparasitológico en escolares de Concepción, Chile Bol Chile Parasit. 36: 53-55, 1981.         [ Links ]

7.- FROIMOVICH J. Enfermedades parasitarias e infecciosas. Geriatría, gerontología, vejez. Imprenta Dirección General de Prisiones, Santiago. Chile 280-281, 1955.         [ Links ]

8.- MUÑOZ V, LIZANA C, RAVANAL L et al. Enteroparasitosis en senescentes. Parasitol al Día. 10: 102-103, 1986.         [ Links ]

9.- AYALA E. La atención de los ancianos: Un desafio para los años noventa. Publ. Cent. 548. OPS.         [ Links ]

10.- MUÑOZ V, DORN L, REYES H Examen coproparasitológico: Evaluación de algunas modificaciones al método de Burrows. Parasitol al Día. 8: 107-111, 1984.         [ Links ]

11.- INDICADORES DE ATENCION DE SALUD REGION METROPOLITANA, SANTIAGO DE CHILE. Anuario 1996. Unidad estadística e informática. Ministerio de Salud, Secretaría Regional Ministerial.         [ Links ]

12.- SAPUNAR J. Algumas consideraciones sobre Blastocystis hominis. Parasitol al Día 14: 83-87, 1990.         [ Links ]

13.- STENZEL D, BOREHAM F. Blastocystis hominis Rev. Clin Microbiol Rev. 34: 563-584, 1996.         [ Links ]

14.- ASTORGA B, BRICEÑO E, JORQUERA H, HERSKOVIC P. Perfil parasitológico en habitantes de la isla Robinson Crusoe. Parasitol al Día. 12: 176-181, 1988.         [ Links ]

15.- MERCADO R., ARIAS B. Blastocystis hominis: frecuencia de infección en pacientes ambulatorios del sector norte de Santiago, Chile. Bol. Chile Parasitol. 46: 30-32, 1991.         [ Links ]

16.- BIOLLEY M A, OBERG C. Blastocystis hominis en pacientes del Hospital regional de Temuco. Bol. Chile Parasitol. 48: 25-27, 1993.         [ Links ]

17.- MEJIAS. Infecciones enteroparasitarias en escolares rurales del Archipiélago de Chiloé, X Región, Chile. Bol.Chile Parasitol. 48: 28-29, 1993.         [ Links ]

18.- CHEN S H, GARCIA A, BARRIENTOS V, TORRES M. Análisis de exámenes coproparasitológicos seriados en Hospital San Juan de Dios, Illapel, Chile, 1995. IXI Congreso Científico Nacional de Estudiantes de Medicina, Universidad de La Frontera Temuco-Chile. 1996.         [ Links ]

19.- HUSSAIN S M, AL-OKAILI G, AL-DAYEL F. Clinical significance of Blastocystis hominis. J Clin. Microbiol. 27: 2407-2409, 1989.         [ Links ]

20.- NIMRI L F. Evidence of an epidemic of Blastocystis hominis chronic infection in preschool children in Northern Jordan. J. Clin. Microbiol. 31: 2706-08, 1993.         [ Links ]

21.- NOEMI I et al. Enteroparasitosis en niños de Sala de Cuna y Jardínes Infantiles de Santiago. Rev Méd Chile. 111: 802-807, 1983.         [ Links ]

22.- VALENZUELA J, ROJAS R, URZUA A. Enteroparasitosis en Peñaflor: Análisis de motivo de consulta. Parasitol al Día. 10: 90-93, 1986.         [ Links ]

23.- MARIN P, KORNFELD R, SOMLAI E et al. Valoración geriátrica ambulatoria de 2.116 adultos mayores pobres. Rev Méd Chile 126: 609-614, 1998.         [ Links ]

24.- GOTTLIEB B, AGUILERA X, REYES H et al. Enteroparasitosis de Jardínes Infantiles: Evaluación de algunas normas de control. Parasitol al Día. 8: 36-42. 1984.         [ Links ]

25.- GOTTLIEB B et al. Control de la giardiasis en niños de Jardínes Infantiles. Rev Chile Pediatr. 66: 304-308, 1995.

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons