SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número3-4Tratamiento de la enfermedad de ChagasComparaçã o entre a técnica de Mc Master e do filtro de Visser para a contagem de ovos de helmintos gastro intestinais de equinos índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.23 n.3-4 Santiago jul. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07201999000300008 

EXPERIENCIA CLINICO-EPIDEMIOLOGICA

Toxocarosis en Chile: Serie clínica en un centro de
pediatría ambulatoria

XIMENA TRIVIÑO, PAULA BEDREGAL, MARISA TORRES, MARILENA CANALES,
CRISTIAN ALVARADO y ROSARIO HERNANDEZ

TOXOCAROSIS IN CHILE: CLINICAL SERIE IN A PEDIATRIC
AMBULATORY CENTER

Between january and august 1997 a study of toxocarosis by ELISA
was done in 364 children which had a hemogram done. Twenty four of them had
eosinophilia (range: 400-9135 eos/mm) (6.6%) and 8 patients from this group
(8/24) showed a seropositive reaction against somatic antigens of Toxocara.
Key words: Toxocara; Children; Eosinophilia; Toxocarosis; Chile.

INTRODUCCION

Las enfermedades parasitarias constituyen un problema de Salud Pública en Chile. No solo por constituir indicadores de saneamiento ambiental de las comunidades sino por la demanda de atención médica y de laboratorio que generan.1

Las especies de Toxocara son nematodos geohelmintos. Sus huéspedes definitivos son el perro (Toxocara canis) y el gato (Toxocara cati), en cuyo intestino delgado se desarrolla el estado adulto. Puede infectar al hombre, al ingerir céstode tierra contaminada con deposiciones de perros y/o gatos que contengan el huevo larvado.2 Destaca en el ciclo biológico que son los cachorros menores de 6 meses los más afectados y de ese modo constituyen el contacto de mayor riesgo.2

Beaver y cols. fueron los primeros en identificar en 1952, las larvas de la especie Toxocara en la biopsia de hígado, de un niño de 2 años y medio.3 Desde entonces, se han reconocido diversas presentaciones clínicas, siendo las clásicas: el síndrome de la larva migrante visceral y ocular.4-6 El daño en los tejidos se produce por el paso del agente (mecánico) y por la respuesta inmune que genera, una de las cuales es el aumento de eosinófilos en sangre.7-10 De este modo la eosinofilia constituye un signo que caracteriza la enfermedad. Estudios en diversos países, en niños con eosinofilia encuentra entre 30-40% de los infectados con Toxocara medido mediante anticuerpos por el antígeno somático por técnica de ELISA.7-10

El objetivo de este trabajo es determinar la frecuencia de casos de toxocarosis en niños con eosinofilia consultantes a un centro de salud ambulatorio chileno, su presentación clínica y determinantes ambientales.

PACIENTES Y METODOS

Se realizó entre febrero y agosto de 1997, un estudio descriptivo en niños menores de 15 años consultante al centro médico San Joaquín, de la Universidad Católica de Chile. Este centro de salud privado presta atención ambulatoria a usuarios de diversas comunas de la Región Metropolitana.

Ingresaron al protocolo pacientes con un hemograma que mostraba un recuento de eosinófilos mayor de 400 cel/mm. Este examen se solicitó como parte del estudio diagnóstico clínico. Para cada uno se completó una ficha, que consignó las variables de interés: motivo de consulta, motivo del hemograma, diagnóstico inicial, resultados del hemograma, resultados del ELISA para Toxocara, antecedentes de geofagia, tenencia de perros y gatos. Además se registró otros exámenes practicados a los pacientes, este estos fondo de ojo.

Se definió infección a Toxocara a la determinación de IgG específicos para el agente medido mediante test de ELISA estandarizado mayor de 1/64.11-12 Todos los casos fueron tratados y supervisados hasta el alta determinado por el parasitólogo del equipo.

La ficha fue ingresada en una base de datos para ser procesada mediante software epidemiológico EPIINFO. Se realiza un análisis descriptivo de las variables del estudio e interferencias en los casos pertinentes.

RESULTADOS

Durante el período se realizaron 7.898 consultas (Figura 1). Producto de éstas se tomaron 364 hemogramas. Se encontró eosinofilia absoluta en el 6,6% (n-24), cuyo rango fluctuó entre 400 a 9.135 cel/mm. En ocho de estos pacientes la serología fue positiva a Toxocara sp (30% de las eosinofilias).

Figura 1. Determinación de casos con toxocarosis.

El promedio de edad del grupo con Toxocara spp fue de 4 años 6 meses (rango: 2 años 4 meses-9 años), y en el grupo sin Toxocara spp positivo fue de 2 años 7 meses (rango: 1 año-8 años), cinco de los casos fueron mujeres, todos vivían en sectores urbanos del Gran Santiago. La Tabla 1 muestra las diferencias entre los pacientes con eosinofilia con Toxocara spp positivo y negativo. Si bien el número de observaciones es pequeña, sólo se observó diferencias significativas entre ambos grupos en la variables contacto con perros. Destaca la alta frecuencia de otras enfermedades parasitarias en ambos grupos.

 

Tabla 1. Diferencias entre los casos con toxocarosis y aquellos sólo con eosinofilia

Variable
ELISA Toxocara +
ELISA Toxocara -
p- value
 
n: 8
N: 16
 

Promedio de edad (años) 4,56   2,66   0,052
Promedio rcto. eosinófilos 2.612   1.201   0,089
Presencia de otros parásitos     75 % 32,3 % 0,123
Tenencia de perros 100 % 50 % 0,047
Tenencia de gatos   75 % 45 % 0,338
Geofagia   62,5 % 18,8 % 0,093

La Tabla 2 muestra las características demográficas y epidemiológicas de los pacientes con toxocarosis. La Tabla 3 muestra las características clínicas y de laboratorio en pacientes con toxocarosis. No fue necesario tomar radiología de tórax a todos los casos. Sólo a un paciente se le practicó una ecografía abdominal. En dos casos se practicó ELISA a los familiares, siendo estas pruebas negativas.

Tabla 2. Características demográficas y epidemiológicas de pacientes con toxocarosis

    Edad:Año   Tenencia Tenencia  
Pcte. Sexo s, meses Otros parásitos perros gatos Gefagia

1 M 2/5 Blastocystis hominis
2 F 2/7 Blastocystis hominis
3 F 4/8 - No
4 F 4/7 Enterobius vermicularis
5 M 8/6 - No No
6 F 6/4 Blastocystis hominis No
7 F 2/4 Blastocystis hominis
      Enterobius vermicularis      
8 F 5/1 Blastocystis hominis No

 

Tabla 3. Características clínicas y de laboratorio de pacientes con toxocarosis

  Recuento de Concentración
Diagnóstico clínico
Fondo de
 
Paciente leuc/eosinóf. de Ac.
inicial
ojo
Rx de tórax

1 16.800/5.040 1/512 Adenitis cervical Normal No hecho
2 9.100/1.547 1/256 Retraso de crec. Normal Normal
3 8.100/1.053 1/256 Mal incremento peso Normal No hecho
4 7.600/1.368 1/256 Exámenes preoperatorios No hecho No hecho
5 8.200/902 1/256 Diarrea aguda Normal Normal
6 8.000/400 1/256 S. Bronquial Obs. Normal Neumonitis
7 20.300/9.135 1/256 Exantema Obs.  
        Corioretinitis  
8 15.300/1.530 1/256 Adenitis axilar Normal Neumonitis

DISCUSION

La eosinofilia en pediatría es un indicador hematológico que debiera llevar a estudiar su etiología.7, 10, 13-15 Entre éstas las más frecuentes: parasitosis y alergias Series clínicas pediátricas muestran que, entre los diagnósticos asociados a eosinofilia se encuentran la toxocarosis, la Ascaris lumbricoides, la leucemia linfática e histocitosis de células de Langerhans.7 En este estudio se encontró toxocarosis en un 30% de las eosinofilias, lo que es una frecuencia comparable con otros reportes. El promedio de recuento de eosinófilos es comparable a otras series clínicas.7, 13, 15

La forma de presentación en los casos positivos muestra gran variabilidad de manifestaciones, lo que hace difícil el diagnóstico.15, 16 Variables como la carga infectante, tamaño del huésped órgano comprometido y potenciales reinfecciones, influyen en la patogenia y en la clínica.17 Se sabe que el cuadro clínico puede presentar gravedad variable: desde casos asintomáticos18 hasta síndromes convulsivos19 y pérdida de la función ocular irreversible.20-22 La gravedad de algunas presentaciones clínicas hace necesarios que los clínicos estén alertas para hacer el diagnóstico oportuno y el manejo ambiental de los pacientes.

Es necesario destacar que, frente a la confirmación de la respuesta antigénica del paciente, es necesario tratar con albendazol en dosis de 10 mg/kg/día por 5 días. El estudio de otros parénquimas afectados debiera incluir examen de fondo de ojo, ecografía abdominal, transaminasas y Rx de tórax en casos sospechosos. El alta del paciente se realiza cuando regresa la eosinofilia, ya que los anticuerpos contra Toxocara spp persisten por mucho tiempo.

Desde el punto de vista epidemiológico, llama la atención la diferencia encontrada en el antecedente de geofagia entre aquellos pacientes con Toxocara spp positiva de los que no la tienen. Esto refuerza el papel de esta conducta como factor de riesgo. Destaca que en ambas subpoblaciones, la frecuencia de enfermedades parasitarias comprobadas es elevada, lo que plantea nuevamente problemas de saneamiento ambiental al que está expuesta nuestra población infantil.

La tenencia de perros y gatos no parece claro como factor de riesgo ya que al parecer esta es muy frecuente en la población general. Se sabe que es importante el cuidado de la salud de los animales, no sólo para la prevención de toxocarosis sino también otras infecciones cutáneas e intestinales.23-27 En Chile, aún no existe un programa de control o tenencia de perros y gatos. En el país se conoce que la infección por Toxocara en perros fluctúa entre 2-93%.

El presente estudio muestra nuevamente la presencia de toxocarosis en una población infantil de Chile consultante a un centro privado ambulatorio. En el consultorio de parasitología de un Hospital Público de Santiago de Chile, en 89 niños seropositivos se encontró un predominio de varones con edad promedio de 6,15 años, superior a nuestros hallazgos. Los síntomas que llevaron a estudio fueron respiratorios (75,3%) y oculares (15,7%) principalmente.28 Destaca que, al igual que lo observado en otros países, pocos casos con daño ocular presentan eosinofilia. Esto puede explicar por qué en esta serie no se encontró este compromiso. Otro problema puede ser el punto de vista de corte usado para el diagnóstico de toxocarosis. Diversos estudios señalan que, en caso de síndrome ocular, al bajar el punto de corte de la prueba de ELISA (1:8 ó 1:2) aumenta la probabilidad de detección de casos. Más aún, una prueba negativa no excluye la posibilidad de toxocariasis ocular.20

Estos antecedentes permiten comprender la importancia de continuar el estudio en toxocarosis. Aún no comprendemos claramente la patogenia de los síntomas y signos, los factores de riesgo no parecen claros en las diversas series clínicas y por lo tanto el impacto que se puede lograr al intervenir en los hasta ahora propuestos. Se requieren nuevos estudios que permitan definir los riesgos en diferentes subpoblaciones. De todos modos, pese a las controversias señaladas frente a cada caso índice es imperioso evaluar posibles infectados en el grupo familiar y educarse en aspectos básicos de saneamiento y cuidado de mascotas para prevenir éstas y otras infecciones.

RESUMEN

Este trabajo tuvo como objetivo averiguar la frecuencia y presentación clínica de la toxocarosis en una población infantil. Para ello se realizó entre febrero y agosto de 1997, un estudio descriptivo en una población menor de 15 años, consultante a la Unidad de Pediatría Ambulatoria del Centro Médico San Joaquín de la Universidad Católica de Chile,

Los niños con eosinofilia (400 o más cel/mm) fueron elegidos para el estudio. La infección por Toxocara se diagnosticó mediante la medición del antígeno somático por técnica de ELISA, con dilución de al menos 1/64. Durante el período se realizaron 7.898 consultas, to mándose 364 hemogramas. Se encontró eosinofilia en 24 niños (6,6%) (rango: 400-9.135 cel/mm). Ocho de éstos fueron positivos para Toxocara (30%). El promedio de edad del grupo de estudio fue 4 años 6 meses (rango: 2 años 4 meses). Todos vivían en centros urbanos y habían tenido contacto con perros, gatos y 5 de los ocho practicaban geofagia. El hemograma fue tomado por adenitis (n = 2), mal incremento ponderal (n = 2), bronquitis obstructiva (n = 2), exantema (n = 1). Sólo en un caso fue positivo el examen oftalmológico, 6/8 pacientes tenían otra parasitosis.

* Este trabajo fue presentado en el 8th International Congress on Infectious Diseases, Boston Massachusetts, May, 1998.

REFERENCIAS

1.- ATIAS A. Parasitología clínica. Tercera Edición. Editorial Mediterráneo, 1992.         [ Links ]

2.- SCHANTZ P, GLICKMAN L. Ascáridos de perros y gatos: un problema de salud pública y de medicina veterinaria. Bol. Of. Sanit. Panam. 1983; 94: 571-87.         [ Links ]

3.- BEAVER C et al. Chronic eosinophilia due to visceral larva migrans. Report of three cases. Pediatrics 1952; 9: 7-14.         [ Links ]

4.- RUGIERO E, CABRERA M E, DUCACH G. Toxocariasis sistémica en el paciente adulto. Rev Méd Chile 1995; 123: 612-6.         [ Links ]

5.- HERSKOVIC P, ASTORGA B. Toxocariasis humana en Chile. Rev Méd Chile. 1985; 113: 18-31.         [ Links ]

6.- TAYLOR M R, KEANE C T, O'CONNOR P et al. The expanded spectrum of toxocaral disease. Lancet 1988; 1 (8587): 692-5.         [ Links ]

7.- LALOSEVIC D, GEBAUER E, MALENKOVIC M. The role of toxocariasis in the etiology of hypereosinophilic syndrome in children. Med Pregl 1993; 46: 434-7.         [ Links ]

8.- BUIJUS J, BORSBOOM G, RENTING M et al. Relationship between allergic manifestations and Toxocara seropositivy: a cross-sectional study among elementary School Children. Eur Respir J 1997; 10: 1467-75.         [ Links ]

9.- KUSAMA Y et al. Mechanisms of eosinophilia in BALB/c-nu/+ and congenitally athimic BLB/c.un/un mice infected with Toxocara canis. Immunology 1995; 84: 461-8.         [ Links ]

10.- RENAUDO N, JALID M, GIANELLI R et al. Eosinophilia in pediatrics report of clinical cases. Rev Fac Cienc Med Univ Nac Córdoba 1993; 51: 19-20.         [ Links ]

11.- CYPESS R et al. Larva specific antibodies in patients with visceral larva migrans. J Infect Dis 1997; 135: 633-40.         [ Links ]

12.- GLICKMAN L et al. Evaluation of serodiagnostic tests for visceral larva migrans. Am J Trop Med Hyg 1978; 27: 492-8.         [ Links ]

13.- PRAZIC N, RICHTER D. Toxocariasis in children Lijec Vjesn. 1992; 114: 231-4.         [ Links ]

14.- GORDON W, GREEN J. Toxocara canis Infection: Clinical and epidemiological association with seropositivy in kindergarten children. J Infect Dis 1984; 124: 149-52.         [ Links ]

15.- JACOB C M, PASTORINO A C, PERES B A et al. Clinical and laboratorial features of visceral toxocariasis in infancy. Rev Inst Med Trop Sao Paulo 1994; 36: 19-26.         [ Links ]

16.- MUÑOZ A, REYES H et al. Larva migrante visceral por Toxocara. Parasitol al Día. 1993; 7: 85-7.         [ Links ]

17.- BARRIGA O. La inmunología de las larvas migratorias de nematodos (con énfasis en Toxocara spp). Parasitol al Día 22 (N° Especial): 1998; 44-54.         [ Links ]

18.- SIANI P, TAMMARO V, CIMADUONO L et al. Case report of asintomatyc toxocariasis a 24 month follow up. Pediatr Med Chir 1995; 17: 591-2.         [ Links ]

19.- GLICKMAN L, CYPESS R et al. Toxocara infection and epilepsy in children. J Pediatrics 1979; 420-6.         [ Links ]

20.- GILLESPIC S H, DINNING W J, VOLLER A et al. The spectrum of ocular toxocariasis. Eye 1993; 7: 415-8.         [ Links ]

21.- DERMOUCHAMPS J P, VEROUGSTRAETE C, DEMOLDER E. Ocular toxocarasis: a presumed case of peripheral granuloma Int. Ophthal 1990; 14: 383-8.         [ Links ]

22.- SCHANTZ P, WEIS P, POLLARD Z et al. Risk factors for Toxocara ocular larva migrans: A case control study AJPH 1980; 70: 1269-79.         [ Links ]

23.- GORMAN T, YAÑEZ V, ALCAINO H. Coccidios intestinales en caninos de la Comuna de San Miguel, Región Metropolitana Chile. Av Cs Vet 1989; 4: 56-62.         [ Links ]

24.- SHIMIZU T. Prevalence of Toxocara eggs in sandpits in Tokushima City and its Poutskirts. J Vet Med Sci 1993; 55: 807-11.         [ Links ]

25.- GILLESPIC S H, PEREIRA M, RAMSAY A. The prevalence of Toxocara canis ova in soil samples from parks and gardens in the London area. The Society of Public Health, 1991.         [ Links ]

26.- HOLLAND C, O CONNORS P, TAYLOR M et al. Families, Parks, Gardens and Toxocariasis. Scan Journal Infect Dis 1991; 23: 225-31.         [ Links ]

27.- UGA S, MINAMI T, NAGATA K. Defecation habits of cats and dogs and contamination by Toxocara Eggs in Public Park sandpits. Am J Trop Med Hyg 1996; 54: 122-6.         [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons