SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número1-2Tripomastigotes de sangre y de cultivo celular de Trypanosoma cruzi Y.: I.- Diferencia en la infectividad para ratones Balb/c índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.24 n.1-2 Santiago jan. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07202000000100001 

CONFERENCIA - HOMENAJE

Profesor Dr. Amador Neghme Rodríguez (1912-1987).
Maestro del Humanismo*

PROFESSOR DR. AMADOR NEGHME RODRIGUEZ (1912-1987)
MASTER OF HUMANISM

WERNER APT *

 

In a series of conferences about outstanding professors of Medicine organized by the Faculty of Medicine of University of Chile, Dr. Werner Apt, as one of his many followers, pays homage to professor Dr. Amador Neghme, describing his academic and vast production as well as the special and brilliant aspects of his personality .
Key words: Amador Neghme ; Homage; Outstanding chilean professor.

El Prof. Amador Neghme fue un maestro en todo el sentido de la palabra. Por la pureza de sus principios, la excelencia de su obra y su elevado pensamiento ha trascendido en el tiempo. Su ejemplo se proyectará y perdurará. Gran humanista, investigador, salubrista, historiador, ensayista, editor y administrador. Un científico ejemplar, irradiaba su luz en cualquier función que desempeñara, poseía un espíritu universitario en la más amplia acepción de la palabra. Era, sin duda un hombre de excepción.

Nació en el pueblo de Huara, al Norte de Iquique, en 1912, en cuya Escuela Parroquial aprendió las primeras letras.

En 1923 a los 11 años su familia se trasladó a Santiago donde continúo su educación primaria en la Escuela Pública "Federico Errázuriz". Las humanidades las cursó en el Instituto Nacional entre 1925 y 1930, y en 1931 inició sus estudios de Medicina en la Universidad de Chile. En 1938 se tituló de Médico Cirujano con la tesis "La Amebiasis en Chile".

En 1933 se incorporó al Instituto de Biología, dirigido por el Prof. Juan Noé, en calidad de ayudante-alumno. En esa entidad comenzó su brillante carrera docente y de salud pública. Participó activamente en la campaña antimalárica y realizó sus primeras investigaciones epidemiológicas y experimentales sobre las enfermedades parasitarias. Paralelamente, entre 1934 y 1943 asistió al Servicio de Medicina Interna del Hospital del Salvador, bajo la dirección del Prof. Dr. Hernán Alessandri, donde sucesivamente fue ayudante, interno y médico. Entre 1941 y 1942 se perfeccionó en Medicina Tropical en la Universidad de Tulane de Nueva Orleans, EE.UU1.

Mientras estudiaba medicina fue ayudante-alumno y luego colaborador de los profesores Juan Noé y Hernán Alessandri, quienes tuvieron una gran influencia en su formación. A ellos los consideró sus maestros. Del mismo modo, siempre guardó buenos recuerdos del Instituto Nacional, tanto de sus profesores como de sus condiscípulos. Algunos de los cuales lo acompañaron gran parte de su vida en sus actividades docentes y de salud pública, como: Roberto Silva Campos y René Sotomayor entre otros.

De tan ilustre maestro, éste uno de sus dilectos discípulos tal como él lo refrendara en dedicatorias en sus libros, reuniones nacionales e internacionales, se va a referir a su vida y a su obra.

El Prof. Neghme era antes que nada un educador. Todo lo que hacía era en beneficio de sus alumnos, del personal académico y de la comunidad. Junto con ser un excelente docente, fue un gran planificador y realizador de trabajos científicos y de temas de cultura general2-11.

Tal como lo señaló el Profesor Jorge Mardones Restat en el prólogo del libro «Hacía Ideales Culturales y Universitarios» escrito por el Prof. Neghme en 1986. "Le ha correspondido al profesor Neghme expresar su opinión en muy diversas circunstancias y desde variadas posiciones. Cada una de estas opiniones constituye un documento valioso. En primer lugar, por el espíritu que lo anima, que es genuinamente universitario y proviene de la formación que recibió de sus maestros. Además, porque cada una de ellas es el resultado de un análisis inteligente, fundado en una documentación rigurosa. Por último, porque no acostumbra omitir por razones laterales, la expresión sincera de su modo de pensar. Este libro constituye una selección de documentos de diversas especies, discursos, informes, artículos de prensa....etc., que se leen con agrado por la elegancia y corrección de la forma y por la profundidad y claridad de los conceptos" 12 .

Entre sus obras más importantes sobre cultura general y educación podemos destacar:

- Metodología de la Educación Médica. 1958.

- Vida y obra de Carlos Finlay. 1962.

- An appraisal of Giovani Battista Grassi: his work in Biology and Parasitology. 1964.

- Evolución de la Enseñanza Médica: Desde la inauguración de la Escuela de Medicina hasta junio de 1968. 1972.

- El Prof. Juan Noé, maestro de la Parasitología Latinoamericana. 1973.

- Universidad, tecnología y medios de comunicación. 1979.

- Educación médica continuada y Bibliotecas Médicas. 1980.

- Biografía del Prof. Dr. Hernán Alessandri Rodríguez. 1982.

- Propósito y objetivos de la Educación Médica. 1982.

- Vida y obra de William Osler (1849-1919) y la fundación de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. 1983.

- Problemas Universitarios contemporáneos. Análisis crítico. 1983.

- Educación Médica en crisis. Recados para los universitarios. 1984.

- La obra literaria de los médicos chilenos. 1984.

- Educación Médica, necesidades de médicos y el sector salud. 1984.

- Hacia ideales culturales y universitarios. 1986.

- Precursores de la Medicina Ibero-Americana. 1987.

- Impacto de las enfermedades parasitarias y rol de la educación en salud. 1988.

- Panorama de la Educación Médica en Chile. 1988.

En una de sus últimas publicaciones "Hacia ideales culturales y universitarios", se aprecian las cualidades de su pluma y de sus principios éticos y morales. En el Addendum: "Reflexiones sobre lo Patriótico y Antipatriótico" señala: ¿"Acaso seria más patriótico entonar loas que críticas a aquellas mediocridades encumbradas a posiciones para las cuales son incompetentes, cerrar los ojos ante los errores u omisiones en sus decisiones, o lo que es todavía peor, aplaudir sus desaciertos o adoptar ante ellos actitudes acomodaticias o contemporizadoras?. Son las preguntas que surgen de estas posiciones contrarias a la lógica, el buen sentido y hasta la moral. Reafirmemos nuestra posición: cumplen misión verdaderamente patriótica quienes, sin renuncias ni acomodos interesados, analizan con espíritu crítico perfectivo la realidad, la denuncian sin temor a las consecuencias y buscan las mejores soluciones para el bien común, la cultura, la paz y la justicia social, considerados como medios para promover el progreso y la felicidad de los seres humanos" 12.

Estas publicaciones reflejan sólo en parte su vasta cultura. En el campo científico sus publicaciones son extensas: más de 200 sólo en el área biológica-parasitológica. En esta área es importante destacar que fue Fundador-Director de la Revista Biológica, 1944-1967, del Boletín Chileno de Parasitología 1946-1968, y de Parasitología al Día 1976-1987.

Sin lugar a dudas el Prof. Neghme era un educador de excelencia por su altura de espíritu, capacidad de síntesis, redacción e integración. Fue un educador innato en las aulas, laboratorios o terreno, en el foro, en la discusión, en la conversación informal, siempre estaba enseñando, explicando en lo que su dilatada experiencia le había demostrado ser más racional. Le gustaba complementar sus argumentos con hechos y anécdotas. Su prodigiosa memoria y mente brillante le permitían llevar al presente en forma casi vivencial acontecimientos que habían ocurrido años atrás7, 10.

Como un ejemplo de su infatigable capacidad de crear y de enseñar expondré una parte de su trabajo "Propósitos y metodología de la enseñanza de la Parasitología en Chile", publicado en la Revista Médica de Chile en 1967, es decir veinte años antes de su prematuro alejamiento.

"La enseñanza de la parasitología en una Escuela de Medicina ofrece muchas ventajas para el desarrollo de actitudes, habilidades y hábitos esenciales en la formación de la personalidad y del carácter del futuro médico. La práctica de las diversas actividades docentes ex-catedra, de laboratorio y de terreno deben orientarse con tal fin. Especial importancia adquieren los métodos activos de enseñanza hechos con el propio alumno, sobre quien se hacen recaer los máximos esfuerzos y responsabilidades. La cátedra ofrece la guía y orientación de los profesores y prepara diversas actividades educativas, siempre respetando los intereses y deseos de los educandos y estimulando su iniciativa.

La introducción de proyectos de investigación y de trabajos de terreno realizados por pequeños grupos de estudiantes en pueblos de provincias, en áreas y comunidades rurales representan métodos de indudable valor formativo. La Cátedra de Parasitología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile ha organizado su labor docente de los últimos veinte años, siguiendo los anteriores conceptos doctrinarios y aplicando diversos métodos de pedagogía activa: trabajos prácticos, seminarios, proyectos de investigación en la comunidad y practicas de medicina integrada y educación para la salud. Se ha estimulado en los educandos la iniciativa, responsabilidad, espíritu de observación, juicio crítico y se les ha motivado en el desarrollo de actividades sociales y médico preventivas. La enseñanza no se ha limitado al curso básico inicial sino que, a través de médicos instructores de la cátedra, se ha continuado en los cursos clínicos posteriores. Durante las vacaciones de verano, los estudiantes han efectuado investigaciones sobre epidemiología de las infecciones parasitarias en sectores apartados del país, reunidos en grupos voluntarios de estudios, bajo la supervisión de un docente. Dichos trabajos se han acompañado de prácticas de técnicas educativas y de protección y fomento de la salud. El apoyo de las autoridades nacionales y locales del Servicio Nacional de Salud ha sido muy valioso para el desarrollo de estas prácticas veraniegas de terreno" 13.

Estos conceptos parecen haber sido esculpidos en piedra ya que su vigencia será eterna.

Como muestra de su calidad universitaria voy a leer un trozo de la conferencia "La Parasitología en la Encrucijada" que el suscrito debió leer en su nombre en la sesión inaugural del VIII Congreso Latinoamericano de Parasitología realizado en Ciudad de Guatemala el 17 de noviembre de 1987. El Prof. Neghme tenía lista la conferencia, pero su inesperado deceso tres meses antes del evento no permitió que lo presentara "En estos momentos la humanidad se encuentra en una encrucijada. Mientras los parasitólogos y epidemiólogos se muestran muy preocupados por las amenazas para la salud de las poblaciones que representan las endemias parasitarias y su creciente expansión, en muchas universidades de los países retrasados se copian los patrones de educación de los países más avanzados, en donde las parasitosis ocurren en forma esporádica o se consideran como rarezas y por consiguiente, se tiende a disminuir su enseñanza, o se reduce a unas cuantas lecciones teóricas.

Ha llegado el momento de reaccionar ante tal nefasta tendencia en nuestros países. En ello le cabe elevada responsabilidad a todos y cada uno de los docentes que imparten la enseñanza de la parasitología en nuestras universidades, quienes deben representar el error de no dar al problema la jerarquía que le corresponde, si queremos salvaguardar la salud de los seres humanos.

Se debería insistir en las investigaciones epidemiológicas para demostrar su elevada prevalencia en las poblaciones humanas, así como su carácter de indicadores generales del nivel de salud de la comunidad.

Con el progreso de las ciencias médicas, a partir de la doctrina pasteuriana, los avances en el diagnóstico y terapéutica, así como la aplicación de nuevas nociones de salubridad, han diminuido los riesgos de infecciones en las regiones más civilizadas del mundo, y en algunas partes han casi desaparecido. En cambio, en nuestro país, aún allí donde se consideran como un fenómeno natural en niños y adultos jóvenes, sanos y vigorosos, estos pagaran el tributo de su salud y hasta de sus vidas" 14.

Cuánta vigencia tienen hoy en día estas palabras.

Tal como él lo señalara en su biografía del Prof. Juan Noé, se formaron conjuntamente con él otros investigadores y médicos ilustres. Entre otros mencionaré a los Drs. Jacobo Faiguenbaum quién posteriormente se constituyó en un gran colaborador clínico en la Cátedra de Parasitología, Gabriel Gasic, Víctor Bertin, Jorge Román, Roque Elorrieta, José Gutiérrez, Miguel Massa y René Pinto. Todos participaron en la campaña antimalárica que se inició en 1937 y lograron la erradicación de dicho flagelo del norte de Chile en 1945. Junto a ellos trabajó un grupo de abnegados funcionarios entre los cuales podemos mencionar a: Juan Adasme, Agustín Asteaga, Gilberto Cortés, Oscar Cea, Abraham Pimstein, Roberto Silva y René Sotomayor.

En Enero de 1947 el Prof. Neghme asumió la Dirección de la Cátedra de Parasitología de la Facultad de Medicina, cargo en que se mantuvo por 20 años. Fue también Director del Departamento de Parasitología de la ex Dirección General de Sanidad, y cuando se creó ese mismo año el Servicio Nacional de Salud (SNS) asumió ad-honorem la dirección de la Asesoría Técnica de Parasitología. En Diciembre de 1948, el incendio de la Escuela de Medicina, destruyó entre otros los laboratorios del Instituto de Biología "Juan Noé". Ese infausto acontecimiento sirvió para que el Prof. Neghme formara prácticamente "de la nada" nuevos laboratorios no sólo de parasitología.

Fue pionero en promover y efectuar una docencia activa "interactiva" como se llama ahora, centrada en el alumno, complementada con trabajos de investigación en el laboratorio y en el terreno. Proyectó la enseñanza de la parasitología fuera de las aulas y de los laboratorios. Así los estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer directamente la realidad de las parasitosis en las poblaciones y en las comunidades y de tener sus primeras experiencias sobre problemas básicos de la salud pública. Fue el iniciador de los trabajos de verano que años más tarde se generalizaron en los programas de otras unidades académicas de la Universidad de Chile y de otras universidades. Las vivencias adquiridas por los alumnos en estos trabajos han sido pilares en su formación15.

Esta docencia donde lo esencial no era sólo aprender parasitología, sino que "aprender a aprender", utilizando racionalmente las bibliotecas y los recursos que proporciona el mundo científico, es sin lugar a dudas uno de los logros señeros de este maestro en la Facultad de Medicina y en la Universidad.

En 1952 a los 40 años fue elegido secretario de la Facultad de Medicina siendo decano el Dr. Alejandro Garreton Silva (1951-1957). Fue reelegido en este cargo en 1957 bajo el decanato de su amigo y maestro el Dr. Hernán Alessandri (1957-1963).

El suscrito conoció al Prof. Neghme en 1957. Fue tal el impacto que tuve ante ese motor intelectual y centro de la cultura, que no obstante ser ayudante- alumno de Física Médica en 1956 y 1957, en 1958 me trasladé a la Cátedra de Parasitología, manteniendo así mi vida científica junto a el Prof. Neghme hasta su fallecimiento. En las vacaciones de verano de 1958 junto a mis compañeros, Oscar Díaz y Darío Ramos fuimos a trabajar como voluntarios a Vicuña, IV Región, en la enfermedad de Chagas, participando así en los trabajos de terreno de la Cátedra de Parasitología. De esa investigación surgió mi primera publicación científica. Lo que nunca podremos olvidar es que cuando se nos terminó el dinero antes de finalizar el estudio, llamé al Prof. Neghme contándole la falta de recursos. Entonces viajó a ver lo que estabamos haciendo en el antiguo Hospital de Vicuña y nos dejó 100 pesos, un capital entonces, para poder mantenernos y terminar la investigación. Siempre tenía gestos y palabras de aliento y consejo para sus colaboradores. Después de esa experiencia mis lazos con la parasitología y el Prof. Neghme han sido permanentes y progresivos.

En 1963 fue elegido decano de la Facultad de Medicina, cargo que abandonaría en 1968 por incompatibilidad con la reforma universitaria. Me recuerdo que en esa fecha me encontraba en Bonn, República Federal Alemana y al conversar el tema con el Prof. Gerhald Piekarski, Director del Instituto de Parasitología Médica de Bonn, éste invitó al Prof. Neghme a visitar Alemania a través del Departamento de Intercambio Académico de la República Federal Alemana (DAAD). El Prof. Neghme permaneció en Alemania por más de un mes. Como secretario de la Facultad de Medicina primero, y como decano después impulsó la renovación de la Biblioteca de la Facultad, la creación de asignaturas de Etica Médica, de Historia de la Medicina, de Filosofía de la Ciencia, junto a seminarios sobre música, poesía, pintura y todo cuanto tuviese que ver con la relación entre el arte y la ciencia. Promovió talleres sobre relaciones humanas para docentes y alumnos. Creó la Oficina de Educación Médica y estimuló y propició la formación de oficinas análogas en otras universidades. Instituyó becas para la formación del personal docente y la enseñanza centralizada en el alumno a través del aprendizaje activo.

Ya de regreso en Chile, y una vez retirado de la Universidad, el Prof. Neghme recibió la oferta de dirigir la Biblioteca Regional de Medicina (BIREME) con Sede en Sao Paulo, Brasil. Esta Biblioteca se había creado en 1967 por la OPS a sugerencia del Prof. Neghme cuando era presidente de la Asociación Panamericana de Asociaciones de Facultades de Medicina. El Dr. Abraham Horwitz, director de la OPS, gran amigo del Prof. Neghme le solicitó que tomara el cargo ya que el puesto estaba vacante por la falta de un profesional que tuviese el nivel que dicha dirección exigía. El Prof. Neghme se abocó de lleno a cumplir esa misión y realizó una labor encomiable. Dirigió a BIREME, que llegó a ser el motor científico en el área biomédica para Latinoamérica. Fue a no dudarlo la biblioteca de ciencias médicas más moderna de América Latina, no sólo por sus archivos, catálogos y volúmenes, sino por la cantidad de separatas que enviaba a los científicos. Muchas veces nos llegaron de forma gratuita trabajos en relación a los temas específicos que estabamos desarrollando.

Como Director de BIREME le dió un impulso trascendental que perdura hasta hoy en día sobre la base de informativos modernos, un sistema de archivos en microfilms, unido a una red de bibliotecas con una informática actualizada, todo ello planificado con antelación por el Prof. Neghme (1969-1976)7, 10.

Fue fundador de la Federación Panamericana de Facultades de Medicina (1962-1968).

El Prof. Neghme fue miembro de número de la Academia de Medicina de Chile de la que fue su presidente en 1977, 1980 y 1983. Fue elegido presidente del Instituto de Chile entre 1977 y 1979. Fue también presidente de la Asociación Latinoamericana de Academias Nacionales de Medicina.

Como parasitólogo fue miembro fundador de la Sociedad Chilena de Parasitología (SOCHIPA) en 1964. Fue un artífice de la fundación de la Federación Latinoamericana de Parasitología FLAP (1970).

Formó una pleyade de discípulos que han prestigiado la Parasitología y otras disciplinas en Chile, Sudamérica y en el mundo. Podemos mencionar entre ellos a: Moisés Agosin, Tulio Pizzi, Gustavo Hoecker, Danko Brncic, René Christen, Enrique Fanta, Arturo Jarpa, Raúl Donckaster, Hugo Schenone, Jorge Artigas,

Antonio Atías, Hernán Reyes, María Díaz, Fernando Donoso, Mafalda Rubio, Guillermo Niedman, Saúl Pasmanik, Jorge Sapunar y Werner Apt. Varios de ellos han alcanzado la categoría de Profesor Titular y el rango de Decano, y se han destacado en actividades científicas y gremiales alcanzando dos de ellos el Premio Nacional de Ciencias. Muchos son actualmente miembros honorarios de Sociedades Científicas Nacionales y Extranjeras.

El Prof. Neghme perteneció a numerosas sociedades científicas:

- Sociedad Médica de Santiago, desde 1936.

- American Society of Parasitology, desde 1943.

- American Association for the Advancement of Sciences, desde 1943.

- New York Academy of Sciences, desde 1960.

Fue miembro honorario de más de 20 Sociedades, Academias, Universidades y Fundaciones.

En 1948, 1952 y 1960 recibió el premio Dr. Ramón Corbalán Melgarejo que se otorga al mejor trabajo científico de la Sociedad Médica de Santiago.

Sin lugar a dudas que la vida del Prof. Neghme es un ejemplo digno de imitar. Las veces que salía de viaje, iba del aeropuerto al hotel, a las reuniones, y regreso del aeropuerto directamente al trabajo. Muchas veces había estado algunos días en alguna ciudad sin haber visto nada del exterior, es decir, se dedicaba exclusivamente a su trabajo.

Era un organizador y administrador formidable. Captaba lo sustantivo al primer golpe de vista y siendo pragmático y diligente resolvía con eficiencia los problemas en un tiempo extraordinariamente breve. La ex Cátedra de Parasitología, fue fundada por el Profesor Juan Noé y al fallecer éste en 1946, el Dr. Neghme ocupó el cargo de Profesor Titular por elección de la Facultad, demostrando así su confianza en la capacidad organizativa y docente de este joven profesor de 34 años. Esta cátedra estuvo vinculada a la Dirección General de Sanidad desde su formación y posteriormente, al Servicio Nacional de Salud. El Prof. Neghme siempre pensó que para realizar una buena docencia era indispensable contar con investigadores experimentales y clínico-asistenciales de excelente calidad. Por esta razón, había personal del SNS y de la Universidad y recursos de ambas entidades. Trabajaban juntos sin establecer diferencias, ya que tenían metas comunes, no menos de 50 personas entre académicos experimentados, académicos en formación, personal auxiliar y administrativo universitario y del SNS. El Prof. Neghme organizó la cátedra como una "Escuela de Medicina Experimental", tal como lo señala el Dr. Arturo Jarpa en la publicación "Amador Neghme El Universitario. Un infinito". Concuerdo con ese concepto. No sólo se formaron en la cátedra connotados parasitólogos y científicos nacionales, la mayoría de los cuales ya hemos mencionado a los que corresponde agregar al Dr. Roberto Gajardo Tobar, primer profesor de Parasitología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, sino también extranjeros, como los doctores: Rodolfo Céspedes, Mario y Guido Miranda de Costa Rica, Felix y César Náquira del Perú, entre otros. Todos ellos al regresar a sus países de origen desarrollaron carreras exitosas, llegando a ser decanos de sus Facultades de Medicina.

El Prof. Neghme logró establecer vínculos estrechos con la Medicina Veterinaria, logrando que los Dres. Isaias Tagle, Guillermo Mann, Victor y Miguel Alvarez se incorporaran a la cátedra, complementando y profundizando los aspectos epidemiológicos, ecológicos y patológicos de las enfermedades parasitarias.

Para complementar las labores docentes, asistenciales y de investigación clínica creó un Laboratorio de Diagnóstico, un Consultorio Externo y envió médicos jóvenes como asesores parasitólogos a los principales hospitales docentes de Santiago, al mismo tiempo que se formaban en las diversas especialidades de la medicina interna.

Bajo la dirección del Prof. Neghme y el trabajo y pensamiento mancomunados de todos los integrantes de la cátedra, se desarrolló una institución ejemplar para el país, para Latinoamérica y el mundo de cómo debe funcionar una cátedra universitaria. Testimonio del renombre internacional de esta cátedra fueron las múltiples visitas y estadías de ilustres científicos extranjeros que llegaban periódicamente, intercambiando conocimientos y experiencia de mutuo beneficio.

Las relaciones de la Cátedra de Parasitología con las instituciones y organizaciones internacionales eran excelentes. El Boletín Chileno de Parasitología al que posteriormente se agregó Parasitología al Día, fueron los nexos científicos con entidades parasitológicas del orbe. Podemos afirmar con legitimo orgullo que el prestigio de la cátedra y sus integrantes perdura hasta nuestros días.

Para destacar algunos elementos de la personalidad del Prof. Neghme me permitiré relatar un episodio que vivimos al regreso del VII Congreso Latinoamericano de Parasitología, realizado en Guayaquil, Ecuador en octubre de 1985. El Prof. Neghme nos convenció al Dr. Hernán Reyes y a mi para que pasáramos al Perú a nuestro regreso a Chile. Quería entregar el título de miembro extranjero de la Academia de Medicina de Chile a los profesores César Náquira y Hugo Lumbreras, especialmente a este último que no se encontraba bien de salud. Una vez en Lima deseó visitar Chosica un valle muy similar al del Cajón del Maipo en Chile, y específicamente el Puente Carrión (en homenaje a Daniel A. Carrión quien descubrió la bartonellosis generalizada, enfermedad que lleva su nombre). En un vehículo del Instituto Alexander Von Humbold de la Universidad Cayetano Heredia partimos con los Drs. Humberto Guerra, Director del Instituto y Abelardo Tejada, médico tropicalista peruano. Mientras sacábamos fotos en el puente Carrión un grupo de soldados armados nos cercó, quitó la máquina fotográfica al Dr. Abelardo Tejada y fuimos increpados por tomar fotografías en un "sitio estratégico". Debo recordar que en esa época, octubre de 1985, eran frecuentes los ataques del grupo revolucionario "Tupac Amaru" especialmente a puentes. Segundos antes que los soldados llegaran frente a nosotros el Dr. Humberto Guerra nos advirtió "por favor no vayan a decir que son chilenos". Cuando el jefe del grupo militar se acercó al Prof. Neghme este les dijo "vengo en una misión científica de alto nivel y soy chileno". Se produjo un silencio absoluto, nos requisaron la máquina fotográfica y nos citaron a un cuartel militar. Los amigos del Prof. Neghme de la Academia de Medicina del Perú intervinieron arreglando todo el problema. Este hecho revela el carácter del Prof. Neghme, siempre veraz, valiente hasta la temeridad aún en momentos tan peligrosos como el relatado.

No sólo la veracidad, sino también su equidad eran pilares de su vida. Me acuerdo de un concurso entre dos connotados profesores de la Cátedra de Parasitología que postularon a una jefatura. Uno de ellos, el vencedor, ganó por tener medio punto más en sus antecedentes que su contrincante. El concurso era publico y pude ver las calificaciones. Un proceso transparente con un ganador justo.

El Prof. Neghme fue un maestro no sólo de la parasitología, sino que también del humanismo, de la ética y de la educación médica. Sus palabras al referirse al Prof. Hernán Alessandri a quien como ya lo expresara anteriormente lo consideraba junto con el Dr. Juan Noé como uno de sus maestros, reflejan fielmente este concepto. "El profesor sabe y enseña. El maestro además coloca el amor por encima del saber y ayuda a sus alumnos a aprender a comprender: a saber la verdad. El maestro enseña y ama, irradia luz, proyecta imágenes, sirve con devoción, se perfecciona constantemente, vive en permanente vigilia. Posee un espíritu creador, forma escuela y es continuado y aún a veces superado por sus discípulos. Ellos prolongan su obra y contribuyen a enaltecerlo". 16

Estos conceptos son totalmente aplicables a él. El Prof. Neghme adoptó la doctrina humanista como la filosofía de su vida. En un mensaje sobre humanismo en medicina señaló "A la Universidad los estudiantes no sólo vienen a adquirir conocimientos y al termino de la carrera a recibir un diploma, vienen a ella fundamentalmente para buscar una imagen del hombre y del mundo, para encontrar y ejercer una manera de vivir, un mundo del pensar y del sentir, una conducta regulada por los valores éticos y estéticos y a él se llega por el camino del espíritu y del humanismo que, como la definió Heidegger, es la preocupación por el ser del hombre, por todo lo más esencial que este tiene en su intimidad individual y social" .17

Estos principios guiaron al Prof. Neghme como científico, como educador y como pensador.

El sentido social y la solidaridad del Prof. Neghme eran ilimitados. No había consulta o solicitud que no acogiera y respondiera oportunamente. Siempre su respuesta fue inmediata, mesurada y reflexiva.

El Prof. Neghme era tolerante, siempre aceptaba ideas diferentes a las suyas que fuesen en beneficio de la ciencia y de la comunidad.

El suscrito lo conoció y admiró como maestro, investigador, científico, educador y como persona. Durante los últimos años, nuestra relación fue mucho más allá de la de un maestro y un discípulo, éramos amigos en el mejor sentido de la palabra.

Como el Prof. Neghme era enérgico y directo al defender principios y aspectos éticos, algunas personas tenían dificultades en su relación con él. Lo que realmente acontecía era que el gran maestro en el fondo y no siempre bien comprendido, era tímido. Yo que lo conocí bien, puedo atestiguar que escondía su timidez tras una coraza hosca y ruda.

Muy querendón de su familia, especialmente de su esposa Sra. María Echeverría y de sus cinco hijos: Sonia, Rolando, Americo, Lidia y Verónica. Siempre estaba pendiente de ellos a pesar del escaso tiempo que parecía dedicarles. Cuando tres de sus hijos se radicaron fuera del país, se las arregló para verlos en el exterior en sus viajes. En ocasiones los llevaba con él, lo que contribuyó sin lugar a dudas a ampliar el horizonte de ellos, a conocer gente diferente y/o aceptarlas como eran, inculcándoles con el ejemplo la tolerancia.

El Prof. Neghme sólo tuvo hermanos varones. Por este motivo siempre fue muy afectuoso con sus hijas mujeres, a quienes distinguió, enseñó a ser independientes y les inculcó el amor por el estudio y a considerar que eran iguales al hombre en dignidad y derechos. Era un marido y un padre de ideas avanzadas, siempre observando y adelantándose al futuro.

Desarrolló en todos sus hijos el amor por las artes, la literatura, la música y la necesidad de conocer todo lo nuevo, no sólo en lo intelectual y científico, también en las cosas simples de la vida.

Sus hijos aprendieron con su ejemplo, la humanidad, la generosidad, la humildad y por sobre todo la autenticidad y la sobriedad. Su amor por la verdad estaba siempre muy presente en todos los actos de su vida, sin claudicar, defendiéndola con pasión y entereza. Estas enseñanzas les permitieron al enfrentarse a situaciones difíciles en la vida, solucionarlas teniendo en mente su personalidad, llena de virtudes practicadas y no solamente de palabra.

El prestigio del Prof. Neghme en sus realizaciones en pro de la ciencia, la medicina, la salud publica, la labor universitaria, la cultura y principalmente la parasitología sobrepasa largamente el ámbito latinoamericano, siendo reconocido en todo el mundo18. Prueba de ello fueron las múltiples distinciones que recibió de grupos científicos, culturales y universitarios. Pero en él no cabian ni la vanidad ni la soberbia; por el contrario, siempre se sumó "como uno más" a la labor común, proponiendo, ayudando, aconsejando, sin jamás imponer su opinión sobre la del resto. El Prof. Neghme dejó «urbi et orb i» un legado que sus discípulos deberán transmitir a los alumnos. Su nombre, ha quedado inmortalizado en la comunidad en general a través de tres consultorios, uno en Arica, otro en Huara y el otro en Santiago Sur, cuatro calles (ubicadas en Macul, Recoleta, La Pintana y Arica), además de una plaza en Ñuñoa, y un Colegio en la Estación Central. En el ámbito cultural una Biblioteca, en Puente Alto y otra en el Hospital Salvador, el Laboratorio de Biología del Instituto Nacional y el Laboratorio Clínico del Area Sur, se distinguen con su nombre.

Por último, y no menos importante, es el monumento donado en 1989 por la Academia de Medicina de Chile, ubicado en el frontis de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, a la cual el Prof. Neghme entregó incondicionalmente como académico parte muy importante de su vida.

El recuerdo de los que lo conocimos de verdad perdurará por siempre, el Prof. Neghme es un ejemplo digno de imitar.

* Ciclo de grandes Maestros de la Medicina. 25 mayo 2000. Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

REFERENCIAS

1.- ANONIMO. Amador Neghme una vida dedicada al trabajo científico. Vida Médica 1986; 37: 41-5.         [ Links ]

2.- GOIC A. Amador Neghme líder de la educación medica. Rev Méd Chile 1987; 115: 808-10.         [ Links ]

3.- ANONIMO. Profesor Dr. Amador Neghme Rodrí-guez (1912-1987). Bol Chile Parasitol 1987; 42: 43-4.         [ Links ]

4.- REYES H. Tributo Profesor Dr. Amador Neghme Rodríguez 1912-1987. Parasitol al Día 1987; 11: 130.         [ Links ]

5.- ANONIMO Profesor Dr. Amador Neghme Rodríguez: Currículum Vitae. Parasitol al Día 1998; 12: 99-107.         [ Links ]

6.- ROA A. El Profesor Amador Neghme R. Discursos pronunciados durante el homenaje a su memoria. Parasitol al Día 1998; 12: 115-20.         [ Links ]

7.- HORWITZ A. Amador Neghme: un homenaje postumo. Parasitol al Día 1988; 12: 121-7.         [ Links ]

8.- CAMPOS F, AVILES V, HOECKER G, PIZZI T, GIACONI J, GOIC A, ATIAS A. Discursos pronunciados en sus funerales el día 27 de julio de 1987. Parasitol al Día 1988; 12: 108-14.         [ Links ]

9.- PEREZ-OLEA J, GOIC A. Homenaje al Profesor Amador Neghme en la Facultad de Medicina, Universidad de Chile. Parasitol al Día 1988; 12: 189-90.         [ Links ]

10.- HORWITZ A. Homenaje postumo a Amador Neghme. Educ Med Salud 1989; 23: 192-202.         [ Links ]

11.- CRISTOFFANINI A. Profesor Amador Negme: un maestro de la medicina de Chile. Rev Méd Chile 1989; 117: 208-11.         [ Links ]

12.- NEGHME A. Hacia ideales culturales y universitarios. Edit. Universitaria Santiago Chile 1986: 80-1.         [ Links ]

13.- NEGHME A. Propósitos y metodologías de la enseñanza de la parasitología en Chile. Rev Méd Chile 1967; 95: 552-9.         [ Links ]

14.- NEGHME A. La parasitología en la encrucijada. Res. VIII Cong. Lat. Parasit. y I Cong. Guatemalt. de Parasit y Med Trop 1987: 5-11.         [ Links ]

15.- JARPA A. Amador Neghme Rodríguez: el universitario, un infinito. Pontificia Universidad Católica de Chile. Departamento de Medicina Interna 1988. 83 p.         [ Links ]

16.- NEGHME A. 1982. Hernan Alessandri Rodríguez. Edit Universitaria, Santiago Chile. 54 p         [ Links ]

17.- NEGHME A. 1983. Sobre humanismo en medicina. En Problemas universitarios contemporáneos. Análisis crítico. Cap. XIV Edit Universitaria. Santiago Chile 155 p         [ Links ]

18.- DE TEZANOS S. Homenaje al Dr. Amador Neghme Rodríguez. Bol Hosp Viña del Mar 1989; 45: 13-9.         [ Links ]

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons