SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número1-2Profesor Dr. Amador Neghme Rodríguez (1912-1987).: Maestro del HumanismoCriopreservación de Plasmodium (Novyella) juxtanucleare con glicerol índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.24 n.1-2 Santiago jan. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07202000000100002 

Tripomastigotes de sangre y de cultivo celular de
Trypanosoma cruzi Y.
I.- Diferencia en la infectividad para ratones Balb/c

 

BLOOD AND CULTURE TRYPOMASTIGOTES FORMS OF
Trypanosoma cruzi Y
I.- DIFFERENCE ON THE INFECTIVITY IN BALB/C MICE.

 

ANA MARIA RODRIGUEZ*, RAIZA ARAGORT DE ROSSELL *, ROSA DE JESUS*, MARINA CALCAGNO*, ZULAY MAIZO DE SEGNINI*, SAMUEL SEGNINI* y SILVERIO DIAZ*

The variation of the inocula of blood and culture forms of T. cruzi Y in BALB/c female and male mice of different ages resulted in different grades of susceptibility to the infection. Even thought, a similar pattern of infection was observed, determined by parasitemias peaks and mortality periods and rates.The outcome of the disease in the mice accordingly to the presence of the acute phase and the mortality rate, allowed to stablish a susceptibility range to the infection (Highly Susceptible, HS; Susceptible, S; Partialy Susceptible, PS and Less Susceptible, LS). Mice inoculated with trypomastigotes blood forms were HS and S. While mice inoculated with trypomastigotes culture forms were HS, S, PS, LS.
Key words: Trypanosoma cruzi Difference of Infectivity. Protozoan.

INTRODUCCION

El protozoario Trypanosoma cruzi causante de la enfermedad de Chagas, tiene entre los mamíferos diversos hospedadores los cuales presentan susceptibilidad variable a la infección1 .

La infección por T. cruzi generalmente se caracteriza por una fase aguda con tripomastigotes circulantes y por una fase crónica subpatente con control rígido de la parasitemia. Durante esta fase crónica, no se observa exacerbación espontánea de la parasitemia y las reinfecciones no dan origen a una nueva infección aguda2.

La variabilidad de susceptibilidad del hospedador a T. cruzi depende de factores ligados tanto al parásito como al hospedador1. Una misma línea isogénica de ratón presenta diferentes grados de susceptibilidad a la infección causada por diferentes cepas de T. cruzi 3-5, lo que demuestra que el curso de la infección depende de las características intrínsecas del parásito5, Por otra parte, diferentes líneas de ratón presentan diferente resistencia ante una misma cepa de T. cruzi6-16.

Sin embargo, aún no se ha definido la base fundamental concerniente a la variación en resistencia y susceptibilidad a la infección por T. cruzi entre las distintas líneas homocigotas del ratón. No obstante, se ha demostrado que la resistencia parece estar bajo el control de múltiples y diferentes factores genéticos que se heredan de manera dominante17,18.

También se ha implicado al sistema inmunológico en el control de la parasitemia y en la habilidad del hospedador para sobrevivir a la infección. Estudios sugieren la posibilidad del desarrollo de una respuesta inmunitaria aún en la línea de ratones susceptibles, que a diferencia de lo que sucede en las líneas resistentes, es lenta, menos vigorosa e insuficiente para manejar una alta y/o más virulenta dosis de parásitos15.

En este trabajo se evaluó la susceptibilidad de la línea de ratón BALB/c a la cepa T. cruzi "Y". Para ello se midió la mortalidad (total, parcial o nula) y la presencia o no de fase aguda en roedores de diferentes edades y sexo inoculados con distintas dosis de inóculos de formas tripomastigotas sanguíneas y de cultivo celular.

MATERIAL Y METODOS

Animales: Ratones machos y hembras homocigotos BALB/c de 4 a 14 semanas de edad, criados en nuestro laboratorio19 a partir de un "stock" (UK OLAC, BICESTER). Los animales de 4 y 5 semanas de edad se consideraron adultos jóvenes; los de 7 y 8 semanas adultos y los de 12 y 14 semanas adultos tardíos20. Se usaron seis a diez animales en cada experimento.

Parásitos: Tripomastigotes de sangre (Tr.s.) de la cepa "Y" de T. cruzi, mantenidos en nuestro laboratorio por pasajes seriados en ratones se obtuvieron por punción cardíaca con jeringa heparinizada 21, 22. La sangre fue dilui da en solución de PBS hasta obtener las dosis de 106, 105, 104, 103 y 5x102 tripomastigotes.

Tripomastigotes de cultivo celular (Tr.cc.) de la misma cepa mantenidos por infección de células Vero crecidas en Medio MEM/10% suero de ternera, cosechando los parásitos liberados a las 72 horas. La suspensión de parásitos así obtenida, fue centrifugada y suspendida en PBS hasta obtener las dosis de 106, 8x105, 4x105, 2x105 y 105 tripomastigotes. El contaje de parásitos se realizó en cámara de Neubauer.

Infecciones: Ratones BALB/c machos de 4, 8 y 12 semanas de edad y hembras de 8 y 12 semanas de edad, fueron inoculados por vía intraperitoneal (i.p) con 106, 105, 104, 103 y 5x102 Tr.s .

Ratones BALB/c machos y hembras de 5, 7 y 14 semanas de edad, fueron inoculados i.p con dosis comprendidas entre 106 y 105 ambas inclusive, de tripomastigotes de cultivo celular (106, 8x105, 4x105, 2x105 y 105).

La parasitemia se estimó dos veces por semana a partir del 4to día de la inoculación, mediante el contaje de los parásitos en la sangre extraída de la cola del ratón 21,22. El promedio de los valores más altos de parasitemias alcanzados entre los animales de una misma edad y sexo inoculados con la misma dosis de parásitos, representa el promedio de los valores de los niveles de máxima parasitemia expresados en nuestros resultados.

La mortalidad fue registrada diariamente y sus mediciones se expresaron en porcentaje de mortalidad y en período de mortalidad (promedios de los días en que mueren los animales de una misma edad comprendido entre la dosis más alta y la más baja de inóculo recibido.

Inmunosupresión: Se utilizó como droga inmunosupresora el Monohidrato de Ciclofosfamida (SIGMA Corp.), en los animales que no presentaron parasitemias al examen microscópico. Se administró por vía i.p a razón de 16 mg/kg/peso diariamente durante 10 días. Los ratones inmunosuprimidos y los controles fueron monitoriados hasta el sacrificio para la detección del parásito en sangre. 21,22.

Xenodiagnóstico: Fue practicado en los ratones que sobrevivieron a la fase aguda de la infección, 3 meses después de la negativización de la parasitemia. Quince ninfas de 3er estadío de Rhodnius prolixus se alimentaron sobre cada ratón hasta la ingurgitación y 60 días después se extrajeron muestras de su contenido intestinal mediante un corte realizado en el extremo distal del abdomen. Las muestras fueron examinadas al microscopio con el objeto de determinar si existían formas parasitarias de T. cruzi.

Análisis Estadístico: La comparación entre dos muestras independientes se realizó mediante la Prueba de Mann-Whitney23. La comparación múltiple entre muestras se realizó mediante una Prueba de Rango de Kruskal-Wallis23.

RESULTADOS

Según el desarrollo patente de la fase aguda de la infección; los resultados positivos del xenodiagnóstico practicado en los ratones que superaron esta fase de la enfermedad con negativización de la parasitemia; la presencia del parásito determinada por el efecto del agente inmunosupresor en los ratones que no presentaron fase aguda patente y la mortalidad total, parcial o nula, observada en los ratones de diferentes edades, inoculados con distintas dosis de Tr.s. y Tr.cc, permiten clasificar estos animales en cuatro categorías de acuerdo a los distintos grados de susceptibilidad a la infección. Estas categorías fueron las siguientes: Altamente Susceptibles, Susceptibles, Parcialmente Susceptibles y Poco Susceptibles. En la Tabla 1 se presentan los resultados obtenidos en el presente estudio.

 

Tabla 1. Clasificación de ratones BALB/c inoculados con diferentes dosis de tripomastigotes de sangre y de
cultivo celular de T. cruzi Y, de acuerdo a la susceptibilidad a la infección

Grados de

       

susceptiblidad a

Altamente   Parcialmente Poco

la infección

Susceptibles Susceptibles (1) Susceptibles (1) Susceptibles (2)

Características de la Mortalidad Total Mortalidad Nula Mortalidad Nula Mortalidad Nula
Susceptibilidad Fase Aguda Fase Aguda Fase Aguda Fase Aguda
  Presente Presente Presente Ausente

  Machos: Machos:    
  4 Semanas 12 Semanas    
  (106; 105; 104) (105; 104; 5x102) CNP CNP
Ratones infectados con 8 Semanas      
tripomastigotes (106; 104; 103; 5x102) Hembras:    
provenientes de sangre   8 Semanas    
  Hembras: (104; 103) CNP CNP
  8 Semanas 12 Semanas    
  (106; 105) (105; 104; 5x102)    

  Machos: Machos:   Machos:
Ratones infectados con 5 Semanas 7 Semanas CNP 14 Semanas
tripomastigotes (106-105) (106; 8x105)   (8x105-105)
provenientes de medio de        
cultivo celular Hembras: Hembras: Hembras: Hembras:
  5 Semanas 5 Semanas 7 Semanas 14 Semanas
  (106; 8x105) (4x105; 2x105) (8x105) (8x105;-105)
 
CNP: Características de susceptibilidad a la infección no presentadas por los ratones infectados con tripomastigotes de sangre o de cultivo celular. (1) Xenodiagnóstico positivo. (2) Detección de parásitos después de ser inmunosuprimidos.

Como puede verse en Tabla 1, los ratones de diferentes edades inoculados con diferentes dosis de Tr.s fueron catalogados sólo dentro de dos categorías (Altamente Susceptibles y Susceptibles), en cambio los inoculados con Tr.cc. presentaron situaciones en las cuatro categorías. Los ratones catalogados como susceptibles inoculados con Tr.s, aquellos que superaron la fase aguda de la infección, presentaron negativización progresiva de la parasitemia entre los 46 y 50 días post-infección. En estos ratones se detectó infección crónica mediante xenodiagnóstico.

Las Tablas 2 y 3 muestran el promedio de los valores de los niveles de máxima parasitemia, los días en que estos fueron alcanzados, los porcentajes de mortalidad y los períodos de mortalidad en los ratones hembras y machos inoculados con las diferentes dosis de Tr.s. y Tr.cc respectivamente.

Los resultados de los niveles de máxima parasitemia obtenidos (Tabla 2) demuestran la influencia de la edad y del sexo del hospedador y del tamaño del inóculo en el desarrollo de esa variable. Los valores de ella disminuyen cuando un mismo inóculo se aplica en animales de 4, 8 y 12 semanas de edad respectivamente. De igual manera, esta disminución se registra cuando se disminuye el número de parásitos inoculados en animales de una misma edad. La influencia del sexo en el desarrollo de máxima parasitemia se demuestra por los valores más altos detectados en los animales ma chos de 8 y 12 semanas de edad, que en las hembras de la misma edad.

 

Tabla 2. Promedio de niveles de máxima parasitemia, porcentajes y períodos de mortalidad en ratones
BALB/c inoculados con diferentes dosis de tripomastigotes de sangre de T. cruzi Y


Inóculo Tr.s

          Período de

Edad

106 105 104 103 5x102 Mortalidad
(semanas)           (días)

Machos (D12) 1,7x106 (D16) 14,5x106 (D20) 16x106 NR NR 16-23
4   a a      
Hembras 100% 100% 100%      
  NR NR NR NR NR NR

Machos (D16)4,4x106 NR (D20)x106 (D24) 7,5x106c (D28) 8,2x106c 13,1
8 100%   100% 100% 100%  
Hembras (D16)7,3x106 (D20)12,8x106 (D24)8x106 (D24)5,8x106 NR 17-28
  100% 100% 66% 66%    

Machos NR (D28) 8,9x106b (D28)5,4x106 NR (D24)6,3x106 31-38
    60% 71%   57%  
12            
Hembras NR (D28)1,2x106b (D28)1,1x106 NR (D28)2,8x106 27-34
    75% 57%   50%  

NR, representa experimentos no realizados. Letra y número entre paréntesis, indica días promedios en que se alcanzó el valor de máxima parasitemia. Los promedios de máxima parasitemia seguidos de una misma letra minúscula, dentro de la msisma edad o dosis (a, b, c), no se diferencian significativamente. La disminución de la parasitemia a partir de la dosis de 105 Tr.s, fue estadísticamente significativa (P < 0,05), a medida que se disminuye la dosis del inóculo y cuando se aumenta la edad del animal.

Estas relaciones edad y sexo del hospedador con el tamaño del inóculo se rompe con la dosis de 106 Tr.s. aplicada en los ratones de 4 y 8 semanas de edad ya que los valores obtenidos fueron menores que cuando se administraron dosis más bajas a ratones de la misma edad y sexo.

En relación a la mortalidad (Tabla 1), esta fue total (100%) en los machos de 4 y 8 semanas de edad, sometidos a los distintos inóculo (animales Altamente Susceptibles), sin embargo, las hembras de 8 semanas de edad, se comportaron diferentes. Así, los animales que recibieron 106 y 105 presentaron mortalidad total (Altamente Susceptibles), mientras que aquellos inoculados con 104 y 103 . presentaron mortalidad parcial del 66% (Susceptibles), el 44% restante sobrevivió a la infección aguda. Tanto los ratones hembras como los machos de 12 semanas presentaron mortalidad parcial. Este porcentaje de mortalidad demuestra que el grado de susceptibilidad a la infección ante diferentes dosis está influenciado por la edad de los ratones. Además, pone en evidencia la influencia del sexo en los BALB/c hembras de 8 semanas de edad.

Los períodos de mortalidad entre los animales con diferentes inóculos (Tabla 2) aumentaron con la edad, siendo más corto en los animales de 4 semanas de edad (16-23) que en los de 12 semanas (31-38). Los períodos de mortalidad muestran que el grado de susceptibilidad está relacionado con la edad del animal como también con el número de parásitos inoculados, pero no evidencian la influencia del sexo en la infección, pues los períodos de mortalidad registrados para las hembras de 8 y 12 semanas de edad corresponden a los períodos de mortalidad reportados para los machos de esa misma edad.

Los ratones Altamente Susceptibles, Susceptibles y Parcialmente Susceptibles desarrollaron la fase aguda de la enfermedad, diferenciándose entre si por el porcentaje de mortalidad (Tabla 1). Los animales de las categorías Susceptibles y Parcialmente Susceptibles que superaron la fase aguda presentaron disminución de la parasitemia, una vez que esta alcanzó su nivel máximo, para hacerse negativa posteriormente en machos y hembras Susceptibles y hembras Parcialmente Susceptibles. En estos animales se detectó infección crónica mediante xenodiagnóstico.

A diferencia de estos, los ratones Poco Susceptibles (hembras y machos de 14 semanas de edad), no presentaron la fase aguda de la infección, determinándose la presencia del parásito a los 38 días post-inóculo luego de la finalización de la inmunosupresión. Los ratones lograron controlar de nuevo la parasitemia.

En las Tablas 1 y 3 también se demuestra la influencia de la edad, el sexo y el tamaño del inóculo en el desarrollo de la infección. En general siguen los mismos patrones que en las inoculaciones con Tr.s.

Tabla 3. Promedio de niveles de máxima parasitemia, porcentajes y períodos de mortalidad en ratones
BALB/c inoculados con diferentes dosis de tripomastigotes de cultivo celular de Trypanosoma cruzi Y

Inóculo Tr.cc

          Período de

Edad

106 8x105 4x105 2x105 105 Mortalidad
(semanas)           (días)

Machos (D6) 1x106a (D12) 0,42x106 (D6) 0,13x106b (D6) 0,62x106 (D6) 0,83x106 10-24
5 100% 100% 100% 100% 100%  
Hembras (D6) 1x106a (D12) 0,37x106 (D12) 0,17x106 (D6) 0,14x106 NR 16-19
  100% 100% 75% 83%    

Machos

(D6)1x106a (D12) 0,14x106 NR NR NR 16-19
7 75% 66%        
Hembras NR (D12)0,063x106 NR NR NR 0
    0%        

Machos

NR Negativas Negativas Negativas Negativas 0
   

0%

0% 0% 0%  
14            
Hembras NR Negativas Negativas Negativas Negativas 0
    0% 0% 0% 0%  

NR, representa experimentos no realizados. Letra y número entre paréntesis, indica días promedios en que se alcanzó el valor de máxima parasitemia. Los promedios de máxima parasitemia seguidos de una misma letra minúscula, dentro de la misma edad o dosis (a, b), no se diferencian significativamente. La disminución de la parasitemia fue estadísticamente significativa (P < 0,05), a medida que se disminuye la dosis del inóculo y cuando aumenta la edad del animal.

La semejanza en el comportamiento observada en las infecciones con Tr.s. como con Tr.cc. en relación a los niveles de máxima parasitemia y porcentaje de mortalidad utilizados para evaluar la infectividad, indican que la infección pudiera estar asociada al número de parásitos inoculados y a la edad y sexo del hospedador. En ambos casos, al utilizar un mismo inóculo, los valores de máxima parasitemia disminuyen a medida que aumenta la edad del animal y a medida que se disminuye el número de parásitos inoculados en animales de una misma edad. Además, estos niveles de máxima parasitemia, alcanzaron valores más altos en los ratones machos que en los ratones hembras. Los porcentajes de mortalidad, se registraron del 100% en los ratones jóvenes y parcial o nula en los ratones adultos. Estos resultados nos permitieron establecer un patrón de comportamiento de la cepa de ratones BALB/c ante la infección por T. cruzi Y.

A diferencia de las variables anteriores, el estudio del período de mortalidad solo mostró relación entre la edad y el tamaño del inóculo en los ratones inoculados con Tr.s. La influencia del sexo no se manifiesta al utilizar esta variable en infecciones por Tr.s. ni Tr.cc.

DISCUSION

Los resultados de este estudio demuestran que la línea de ratones BALB/c presenta distintos grados de susceptibilidad a la infección provocada con Tr.s. y Tr.cc. de la cepa Y de T. cruzi y que mantiene un mismo patrón de comportamiento en el desarrollo de la misma a ambos inóculos.

En la literatura se ha reportado una variedad de patrones de la relación parásito-hospedador en los diferentes mamíferos que adquieren la infección por T. cruzi en forma natural o a través de inoculaciones en el laboratorio24. Esta diversidad de formas de infección pueden ser moduladas por numerosas variables que pueden depender del hospedador (sexo, edad, composición genética) o del parásito (virulencia, número de parásitos, composición genética)1,25. Para evaluar la relativa contribución de estos factores, se han utilizado distintas líneas isogénicas de ratones y ratas infectadas con diferentes cepas y clones de T. cruzi . Estos estudios han permitido identificar líneas resistentes y susceptibles, sugiriendo una base genética para la resistencia natural17,18,26,27.

El patrón de comportamiento a la infección observado en los ratones BALB/c inoculados con Tr.s. o con Tr.cc. de T. cruzi Y, en el presente trabajo, dependió posiblemente de las características intrínsecas al parásito y del número de tripomastigotes inoculados, la edad y el sexo de los ratones utilizados.

Estimamos que la cepa de parásito usada en esta experiencia conserva aún sus características intrínsecas, siendo estas las responsables de mantener el patrón básico de comportamiento a la infección en la línea de ratones BALB/c.

Las características intrínsecas al parásito constituyen un factor importante en el curso de la infección por T. cruzi, condicionando en el hospedador su resistencia, la patología y la respuesta humoral y celular28. La cepa "Y" de T. cruzi, ha sido considerada por otros autores como de altas parasitemias, de rápida multiplicación y macrofagotropa29,30, reticulotrópica31 o sin diferencia en la distribución de los parásitos15. Por otra parte, se ha demostrado que existen dos tipos de infección experimental por T. cruzi dependiente cada una de la cepa del parásito24. En un tipo, la intensidad y el curso de la infección están asociadas al número de parásitos inoculados y en la otra, este factor no modifica la intensidad de la respuesta.

Sin embargo, en el presente estudio el factor número de parásitos inoculados pudo haber jugado papel importante en el desarrollo del patrón de infección BALB/c- T. cruzi Y ya que coincidimos con revisiones anteriores en que la severidad de la infección está determinada por ello 32,33.

Con respecto a los factores relacionados con el hospedador, la influencia del sexo y de la edad de los ratones BALB/c en la infección con Tr.s. y Tr.cc. de T. cruzi Y, se demuestra por los valores de la máxima parasitemia y los porcentajes de mortalidad. Otros investigadores han hecho referencia a estos dos factores.34-37

Los valores más altos de parasitemia alcanzados por los BALB/c machos, comparados con los alcanzados por las hembras parecen indicar que éstas logran controlar las parasitemias. Estos resultados corroboran observaciones que han señalado a la parasitemia como la principal manifestación para establecer la diferencia entre machos y hembras.1, 38, 39 Al respecto, las diferencias en resistencia y susceptibilidad que presentan las hembras y machos a la infección por protozoarios se han explicado por el control que pueden ejercer las hormonas sexuales.40 Presumiblemente, la resistencia de las hembras se deba al efecto de los estrógenos al estimular la actividad fagocítica del macrófago e incrementar la respuesta inflamatoria local.41 Más recientemente, se ha descrito que los estrógenos incrementan la habilidad del sistema monocito-macrófago para fagocitar partículas antigénicas y aumentan la inmunidad humoral aún cuando inhiben las respuestas mediadas por células; y las hormonas masculinas tienden por el contrario a suprimir las respuestas humoral y celular 40,42. La testosterona incrementa la susceptibilidad y patogenicidad de las infecciones por parásitos, suprimiendo el sistema inmunitario.43

Referente a la edad del hospedador, la diferencia de mortalidad observada entre los BALB/c jóvenes quienes sucumben a la infección y la mortalidad parcial o nula en los BALB/c adultos, demuestra la alta susceptibilidad de los ratones jóvenes a la infección por Tr.s. o por Ts.cc., la cual puede ser debida al desarrollo del sistema inmunitario del animal. La revisión sobre edad e inmunidad,44 usando ratones C57BL/6 desde recién nacidos hasta de 24 meses de edad, explica que la función del sistema inmunitario alcanza su máximo alrededor de la pubertad y declina gradualmente con el aumento de la edad, esta función inmunológica ocurre primeramente en el sistema inmunitario dependiente de células T, alterándose también el porcentaje de las subpoblaciones de estos linfocitos. Los linfocitos TCD8+ bajan gradualmente al aumentar la edad del animal y la subpoblación TH1 disminuye con el concomitante incremento de la subpoblación TH2.

De particular interés fue el comportamiento de los ratones BALB/c hembras de 5 y 8 semanas de edad, quienes a diferencia de los machos de la misma edad, presentaron mortalidad parcial ante inóculos bajos de Tr.cc. y Tr.s. respectivamente logrando controlar la infección.

Este comportamiento particular de los ratones hembras puede estar relacionado probable mente con la pubertad y el desarrollo del sistema inmunitario, los cuales pudieran ocurrir en etapas o períodos distintos al de los ratones machos.

Los períodos de mortalidad, a diferencia de los valores de máxima parasitemia, no demostraron influencia del sexo en la infección ni por Tr.s., ni por Tr.cc.; tan solo sugieren asociación de la edad y del inóculo en la infección con Tr.s. Desde el punto de vista genético podríamos especular que los genes que tienen influencia en las parasitemias son distintos a los que influyen en la sobrevida del animal. Estudios realizados en ratones indican que existen múltiples genes que se heredan en forma dominante, algunos de los cuales puede influenciar la parasitemia y otros la sobrevida del animal después de la infección.17, 18 Los genes que parecen ser más importantes en la determinación de la parasitemia no están relacionados con los genes del Sistema Mayor de histocompatibilidad (SMH, H-2).17, 18 Mientras que los genes que determinan la sobrevida del animal a la infección pueden estar o no relacionados con el H-2, de tal manera que su expresión puede implicar la respuesta del sistema inmunitario.18

La cepa de ratones BALB/c es considerada en este trabajo como una línea, la cual presenta distintos grados de susceptibilidad a la infección por T. cruzi Y. Sus Tr.s y Tr.cc. fueron capaces de causar la fase aguda y la fase crónica de la infección. La fase aguda se detectó por las parasitemias patentes observadas en los ratones Altamente Susceptibles, Susceptibles y Parcialmente Susceptibles. Mientras que la fase crónica fue detectada por xenodiagnóstico en los ratones Susceptibles y Parcialmente Susceptibles y por inmunosupre-sión en los ratones Poco Susceptibles.

El uso de distintos inóculos y cepas de T. cruzi, así como también animales de diferentes edades y sexo han conducido a considerar la línea de ratones BALB/c, como susceptible después de inocular 104 Tr.s de la cepa "Y" o "CL" de T. cruzi en hembras de 6 semanas de edad;15 intermedia en el nivel de su resistencia, cuando hembras de 7 a 8 semanas de edad recibieron inóculo de 104 Tr.s de la cepa "Brasil" de T. cruzi17 y de altas parasitemias luego de que ratones hembras y machos de 8 a 12 semanas de edad fueran inoculadas con 103 tripomastigotes de la cepa "Perú".18

Los distintos grados de susceptibilidad de los ratones BALB/c a la infección por T. cruzi Y y los valores de máxima parasitemia más bajos alcanzados en los ratones inoculados con Tr.cc. que los alcanzados en los ratones inoculados con Tr.s., se deben probablemente a diferencias en la virulencia entre esas formas.

Los Tr.s. virulentos probablemente expresan las moléculas T-DAF, mecanismo a través del cual inhiben la activación del complemento y evaden la respuesta del hospedador, provocando infecciones severas en los BALB/c, los cuales se agruparon en Altamente Susceptibles y Susceptibles a la infección por Tr.s. Mientras que los Tr.cc. menos virulentos, tal vez no expresan esa molécula en su superficie, por lo tanto, la gran mayoría de los parásitos son lisados y sólo una pequeña porción de ellos escapan a esta respuesta del hospedador. Este nuevo ambiente al que son sometidos, pudo inducir al parásito a expresar dichas moléculas en la superficie de su membrana y adquirir su capacidad infectiva, la cual fue menos severa en términos de parasitemia y mortalidad, lo que condujo a los ratones que recibieron Tr.cc., a incrementar los grados de susceptibilidad en Parcialmente Susceptibles y Poco Susceptibles.

En la literatura se ha reportado que el cultivo prolongado del parásito afecta sus características de desarrollo, las cuales pueden reflejar cambios fundamentales en antigenicidad, infectividad, fisiología del organísmo,45 disminución de la sincronización de los eventos morfogenéticos, como son la capacidad de diferenciación y la virulencia.46Todo eso ha llevado a establecer correlación entre la atenuación de la capacidad infectiva y los períodos de mantenimiento en cultivo celular.47 Sin embargo, cambios ambientales de los estadíos virulentos de T. cruzi pueden conducir a potenciar la actividad de un factor de virulencia.48

Los resultados de los estudios conducentes a conocer la base molecular de la virulencia,48 han determinado que la capacidad de T. cruzi para establecer infección en un hospedador susceptible está asociada con la expresión estado-específica de genes y sus productos polipeptídicos. Muchas de estas moléculas identificadas como factores de virulencia (T-DAF,49, 50, 51 Tc-TOX,48,52 Trans-sialidasa/neurami-nidasa48, 52, 53) son regulados durante la diferenciación y desarrollo de los diferentes estadios del parásito y están relacionados con la evasión de las defensas del hospedador vertebrado. Entre los estadios de T. cruzi, la forma tripomastigotes está relacionada con el incremento de la actividad de T-DAF y Neuraminidasa/trans-sialidasa, mientras que en la forma epimastigote estas actividades se encuentran ausentes o disminuidas y en la forma amastigote es más importante la expresión Tc-TOX.48

Los resultados del presente estudio indican que la infectividad de la línea de ratones BALB/c por T. cruzi Y, está relacionada con el tamaño del inoculo y la procedencia de los tripomastigotes. A diferencia de la patogeni-cidad, la cual no parece estar asociada con estos factores del parásito.54

Por otra parte, sugieren que la defensa del hospedador en contra de la agresión parece depender del estado de desarrollo del sistema inmunitario en los ratones hembras y machos y de la estimulación y respuesta de este sistema, actuando posiblemente en asociación con factores hormonales y/o genéticos.

RESUMEN

La variación del inóculo de las formas tripomastigotes de sangre (Tr.s) y de cultivo celular (Tr.cc.) de la cepa T. cruzi Y, en ratones BALB/c hembras y machos de distintas edades, presentó distintos grados de susceptibilidad a la infección. Aun cuando, se observó un patrón similar de comportamiento, evaluado por los niveles de máxima parasitemia, porcentajes y períodos de mortalidad.

El estudio de la evolución de la enfermedad en los ratones permitió de acuerdo a la presencia o ausencia de la fase aguda y al porcentaje de mortalidad, establecer las categorías de ratones Altamente Susceptibles, Susceptibles, Parcialmente Susceptibles y Poco Susceptibles.

Los ratones BALB/c inoculados con Tr.s se ubicaron en las categorías Altamente Suscepti bles y Susceptibles. Mientras que los inoculados con Tr.cc. ocuparon todas las categorías (Altamente Susceptibles, Susceptibles, Parcialmente Susceptibles y Poco Susceptibles).

Trabajo financiado por el CDCHT-ULA bajo el Código No. C-868-97.
* Laboratorio de Inmunología de Parasitosis. Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad de Los Andes, Mérida-Venezuela.

REFERENCIAS

1.- GOBLE F C. South American trypanosomes. In: Immunity to Parasitic Animals. Vol. 2. Jackson, Herman and Singer. Appleton-Century.Crofts, 1970.         [ Links ]

2.- BRENER Z, CHIARI E. Observações sobre a fase crônica da doença de chagas experimental no camundongo. Rev Inst Med Trop de Sao Paulo 1963; 5: 128-32.         [ Links ]

3.- ANDRADE S G, FIGUEIRA R M. Caracterização morfobiológica e histopatológica dè dìferentes cepas do T. cruzi. Gaz Méd Bahía 1970; 70: 32-42.         [ Links ]

4. BICE D E, ZELEDON R. Comparison of infectivity of strains of Trypanosoma cruzi. J Parasitol 1970; 56: 663-70.         [ Links ]

5.- ANDRADE V, BARRAI M, ANDRADE S. Aspectos inmunológicos da infecçao de seis linghagens isogenicas de camundongos por tres diferentes cepas de Trypanosoma cruzi. Mem Inst Oswaldo Cruz. Rio de Janeiro 1985; 80: 203-11.         [ Links ]

6.- PIZZI T, AGOSIN M, CHRISTEN R et al. Estudios sobre inmunobiología de las enfermedades parasitarias. I. Influencia de la constitución genética en la resistencia de las lauchas a la infección experimental por Trypanosoma cruzi. Bol Inform Parasit Chile 1949; 4: 48-4.         [ Links ]

7.- CUNNINGHAM D S, KUHN R E, ROWLAND E C. Suppression of humoral responses during Trypanosoma cruzi infections in mice. Infec Immun 1978; 22: 155-60.         [ Links ]

8.- DALMASSO A P, JARVINEN J A. Experimental Chaga's disease in complement-deficient mice and guinea pigs. Infect Immun 1980; 28: 434-40.         [ Links ]

9.- DE GASPARI E, UMEZAWA E, ZINGALES B, et al. Trypanosoma cruzi: Serum antibody reactivity to the parasite antigens in susceptible and resistant mice. Mem Inst Oswaldo Cruz 1990; 85: 261-70.         [ Links ]

10.- HONTEBEYRIE-JOSKOWICZ M. Immunoregula-tory mechanisms and Chaga's disease. Mem Inst Oswaldo Cruz 1992; 87: 101-3.         [ Links ]

11.- KRESS Y, TANOWITZ H, BLOOM B, WITTNER M. Trypanosoma cruzi: Infection of normal and activated mouse macrophages. Exp Parasitol 1977; 41: 385-96.         [ Links ]

12.- KRETTLI A, BRENER Z. Protective effects of specific antibodies in Trypanosoma cruzi infections. J Immun 1976; 116: 755-60.         [ Links ]

13.- NICKELL S P, KEANE M, SO M. Further characterization of protective Trypanosoma cruzi. Specific CD4+ T-cell clones: T helper type 1-like phenotype and reactivity with shed trypomastigote antigens. Infect Immun 1993; 61: 3250-8.         [ Links ]

14.- NOGUEIRA J E, CHAPLAN S, COHN Z. Trypanosoma cruzi: In vivo and in vitro correlation between T-cell activation and susceptibility in inbred strains of mice. Exp Parasitol 1981; 51: 325-34.         [ Links ]

15.- NOGUEIRA N, GORDON S, COHN Z. Trypanoso-ma cruzi: Modification of macrophage function during infection. J Exp Med 1977; 146: 157-71.         [ Links ]

16. SAVINO W, DE MORAES M, SILVA S et al. Is the thymus a target organ in infections diseases? Mem Inst Oswaldo Cruz 1992; 87: 73-8.         [ Links ]

17.- TRISCHMANN T M, BLOOM B. Genetics of murine resistance to Trypanosoma cruzi. Infect Immun 1982; 35: 546-51.         [ Links ]

18.- WRIGHTSMAN R, KRASSNER S. Genetic control of response to Trypanosoma cruzi in mice: multiple genes influencing parasitemia and survival. Infect Immun 1982; 36: 637-44.         [ Links ]

19.- ARAGORT DE ROSSELL R, ROSSELL O, DE JESUS R, RODRIGUEZ A M. Thermotherapy v. antimonial: What happen after the healing of cutaneous leishmaniasis lesions? Ann Trop Med Parasitol 1993; 87: 23-30.         [ Links ]

20.- CUNLIFFE-BEAMER T L, LES E P. in: The UFAW handbook on the care and management of laboratory animal 1987; Cap 8: pp 275-308.         [ Links ]

21.- PIZZI T P, PRAGER R S. Inmunidad a la sobreinfección inducida mediante cultivos de Trypanosoma cruzi de virulencia atenuada. Bol Inform Parasit Chilenas 1952; 7: 20-1.         [ Links ]

22.- BRENER Z. Therapeutic activity and criterion of cure in mice experimentally infected with Trypanosoma cruzi. Rev Inst Med Trop (Sao Paulo) 4: 389, 1962.         [ Links ]

23.- SIEGEL S. Estadística no paramétrica aplicada a las ciencias de la conducta. Ed. Trillas, S.A., 1972.         [ Links ]

24.- PHILLIPS N R. Experimental studies on the quantitative transmission of Trypanosoma cruzi. Considerations regarding standardization of material. Ann Trop Med Parasitol 1960; 54: 60-70.         [ Links ]

25.- TEIXEIRA A R L. The Stercorarian trypanosomes. In: Immune Response in Parasitic Infections: Immunology, Immunopathology and Immunopro-filaxis. CRC: Press. Inc. Boca Raton. Florida, 1987.         [ Links ]

26.- TRISCHMANN T, TANOWITZ H, WITTNER M, BLOOM B. Trypanosoma cruzi: Role of the immune response in the natural resistance of inbred strains of mice. Exp Parasitol 1978; 45: 160-8.         [ Links ]

27.- RIVERA-VANDERPAS M T, RODRÍGUEZ A M, AFCHAIN D et al. Trypanosoma cruzi: Variation in susceptibility of inbred strain of rats. Acta Trop 1983; 40: 5-10.         [ Links ]

28.- ANDRADE S G. Morphological and behavioral characterization of Trypanosoma cruzi strains. Rev Soc Brasil Med Trop. 1985; 18: 39-46.         [ Links ]

29.- MELO R C, BRENER Z. Tissue tropism of different Trypanosoma cruzi strains. J Parasitol 1978; 64: 475-82.         [ Links ]

30.- ANDRADE Z A, ANDRADE S G. Patologia in Trypanosoma cruzi e doenca de Chagas. In. Eds. Brener Z, Andrade Z A. 1979: pp.199-248.         [ Links ]

31.- ALVAREZ J M, MARINHO C R F, OSHIMA A et al. Resistance of Trypanosoma cruzi to blood clearance induced by acute-phase immune mouse. J Parasitol 1992; 78: 1074-7.         [ Links ]

32.- DA SILVA L H P, NUSSENZWEIG V. Sobre una cepa de Trypanosoma cruzi altamente virulenta para o camundongo branco. Folia Clin Biol S Paulo 1953; 20: 191-207.         [ Links ]

33.- HEWITT R, ENTWISTLE J, GILL E. Quantitative determinations of critical mortality periods in untreated and treated infections with the B strain of Trypanosoma cruzi in mice. J Parasitol 1963; 49: 22-30.         [ Links ]

34.- KOLODNY M H. Studies on age resistance against trypanosome infections The influence of age upon the immunological response of rats to infection with. VII. Trypanosoma cruzi. Amer J Hyg 1940; 31: 1-8.         [ Links ]

35.- CULBERSTON J T, KESSLER W R. Age resistance of mice to Trypanosoma cruzi. J Parasitol 1942; 28: 155-8.         [ Links ]

36.- LARANJA F S, DIAZ E, NOBREGA G, MIRANDA A. Chaga's disease: A clinical, epidemiologic and pathologic study Circulation 1956; 14: 1035.         [ Links ]

37.- McHARDY N. Effect of sex of mice in relation to their response to immunization with vaccine prepared from Trypanosoma cruzi. Trans R Soc Trop Med Hyg 1978; 72: 201-20.         [ Links ]

38.- HAUSCHKA T S. Sex of host as a factor in chagas disease. J Parasitol 1947; 33: 399-404.         [ Links ]

39.- GALLIARD H, LAPIERRE J, COSTE M. Contribution ã l'étude d'une souche pathogène de Trypanosoma cruzi (souche tulahuén, Chile). Effects de la splenectomie des traitements par la cortisone et l'hormone somatotrope. Ann Parasit Hum Comp 1962; 37: 495-503.         [ Links ]

40.- ALEXANDER J, STIMSON W U. Sex hormones and the course of parasitic infection. Parasitol Today 1988; 4: 189-93.         [ Links ]

41.- NICOL T, VERNON-ROBERTS B, QUANTOCK D C. The influence of various hormones on the reticular-endotelial system: endocrine control of body defence. J Endocrinol 1965; 33: 365-83.         [ Links ]

42.- ANSAR A S, PENHAIE W J, TAIAI N. Sex hormones, immune responses, and autoimmune diseases. Mechanisms of sex hormones action. AJP 1985; 121: 532-51.         [ Links ]

43.- FOLSTAD I, KARTER A J. Parasites, bright males, and the immunocompetence handicap. Amer Naturalist 1992; 139: 603-22.         [ Links ]

44.- HIROKAWA K, UTSUYAMA M, KASAI M, KURASHIMA Ch. Aging and immunity review. Jap Soc Pathol 1992.         [ Links ]

45.- ASHRAT M, KUHN R E. Changes in fibroblast-derived trypomastigotes of Trypanosoma cruzi during long-term culture. J Parasitol 1992; 78: 526-8.         [ Links ]

46.- CONTRERAS V T, ARAQUE W. Trypanosoma cruzi: metacyclogenesis in vitro - I. Changes in the properties of metacyclic trypomastigotes maintained in the laboratory by different methods. Mem Inst Oswaldo Cruz. Rio de Janeiro 1994; 89: 253-9.         [ Links ]

47.- LEGUIZAMÓN M S, CAMPETELA O, ORN A, GONZALEZ S M. Reversion of culture-induced virulence-attenuation in Trypanosoma cruzi. Mem Inst Oswaldo Cruz 1993; 88: 161-2.         [ Links ]

48.- HALL B F, JOINER K A. Developmentally-regulated virulence factors of Trypanosoma cruzi and their relationship to evasion of host defences. J Enk Microbiol 1993; 40: 207-13.         [ Links ]

49.- FISHER E, OUAISSI M, VELVE P et al. gp 58/ 68, a parasite component that contributes to the escape of the trypomastigote form of T. cruzi from damage by the human alternative complement pathway. Immunology 1988; 65: 299-303.         [ Links ]

50.- RIMOLDI M, SHER A, HEINY S et al. Develop-mentally regulated expression by Trypanosoma cruzi of molecules that accelerate the decay of complement C3 convertases. Proc Natl Acad 1988; 85: 193-7.         [ Links ]

51.- NORRIS K A, BRADT B, COOPER N, SO M. Characterization of a Trypanosoma cruzi C3 binding protein with functional and genetic similarities to the human complement regulatory protein decay-acelerating factor. J Immunol 1991; 147: 2240-7.         [ Links ]

52.- HALL B F, WEBSTER P, JOINER M, ANDREWS N. Desialylation of lysosomal membrane glycopro-teins by Trypanosoma cruzi: A role for the surface neuraminidase in facilitating parasite entry into host cells. J Exp Med 1992; 176: 313-25.         [ Links ]

53.- SCHENKMAN S, EICHINGER D. Trypanosoma cruzi transsialidase and cell invasion. Parasitol Today 1993; 99: 218-22.         [ Links ]

54.- ARAGORT de ROSSELL R, RODRIGUEZ A M et al. Tripomastigotes sanguícolas y de cultivo celular de Trypanosoma. cruzi Y. II.- Patología de la enfermedad de Chagas en ratones BALB/c. Parasitol al Día. Aprobado para publicar en 24 (3-4); 2000.         [ Links ]

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons