SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número1-2Metazoarios parásitos de Micropogonias furnieri (Osteichthyes: Sciaenidae) do litoral do Estado do Rio de Janeiro, BrasilHallazgo de tripomastigoto en estudio citoquímico de líquido amniótico índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Parasitología al día

versão impressa ISSN 0716-0720

Parasitol. día v.24 n.1-2 Santiago jan. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-07202000000100007 

Hidatidosis múltiple

MULTIPLE HYDATIDOSIS

MARIA RIBAL*, LEONARDO LIDID*, BERNARDO LOPEZ*, WERNER APT**, INES ZULANTAY** y
PEDRO DE DIEGO***

Patient of 25 years with jaundice, fever and pain in the upper right zone of the abdomen. The sonography and computer tomography reveled images compatible with cyst hydatide disease. IgG ELISA for hydatidosis was positive. In the operation a 15 cm hydatide cyst of the liver comunicated to the biliary tree and multiple peritoneal cyst were found. The patient scape at 36 days of hospitalization.
Key words: Human hydatidosis, Zoonosis, A clínical case.

INTRODUCCION

La hidatidosis producida por la larva de una tenia del perro, el Equinococcus granulosus es una de las zoonosis de mayor impacto en el país. De carácter endémico en Chile, afecta principalmente a zonas rurales.1 Su diseminación ha sido favorecida por hábitos y conductas perniciosas que facilitan la infección de animales y del mismo hombre, como son la alimentación de los perros con vísceras crudas infectadas con quistes hidatídicos obtenidas de matanzas familiares o clandestinas y el estrecho contacto que existe entre ambos.2

En el estudio de la hidatidosis deben complementarse aspectos clínicos, imagenológicos y de laboratorio, constituyendo un buen ejemplo de ello el siguiente caso.

CASO CLINICO

Hombre de 25 años, procedente de la Penitenciaría de Santiago-Chile, que consulta por cuadro de dolor abdominal difuso, no irradiado de intensidad moderada de 15 días de duración, asociado a ictericia, coluria e hipocolia intermitentes, con baja de peso de 4 kg y compromiso del estado general.

Entre sus antecedentes relata la crianza de perros callejeros en su casa durante la infancia.

Al examen físico destaca ictericia de piel y mucosas, temperatura de 38ºC, dolor a la palpación en hipocondrio derecho, hígado de consistencia firme y masa palpable en epigastrio de 10 cm de diámetro aproximadamente. El resto del examen fue normal. En los exámenes imagenológicos la radiografía de tórax fue normal, la ecografía (ECO) y tomografía axial computarizada (TAC) revelaron imágenes sugerentes de hidatidosis múltiple hepática y extrahépatica. El perfil bioquímico fue normal a excepción de la elevación de las fosfatasas alcalinas (670 U/I). El hemograma de ingreso demostró leucocitosis moderada (14100) y eosinofilia (987/mm3). La VHS fue de 77 mm. En los exámenes serológicos destaca la presencia de ELISA IgG positiva para hidatidosis en dos ocasiones durante su hospitalización.

El paciente fue tratado por 4 días con albendazol (2 tabletas/día) siendo luego sometido a cirugía encontrándose un quiste hidatídico hepático de 15 cm de diámetro en el lóbulo izquierdo, comunicado al árbol biliar y múltiples quistes peritoneales, perivesicales y de la vía biliar. Se realizó una quistectomía total mesentérica, quistectomía parcial hepática e hipogástrica, coledocostomía y aseo de vesículas hijas intracanaliculares, con salida de abundante pus durante el procedimiento. El informe anátomo-patológico mostró quistes hidatídicos parcialmente abscedados y colecistitis crónica.

Su evolución es tórpida, presentando un cuadro de peritonitis post-operatoria requiriendo una nueva intervención quirúrgica, donde se encontró abundante líquido turbio libre y 2 fístulas biliodigestivas. Se realizó sutura de ellas y aseo. Posteriormente requirió nuevos aseos programados con tendencia a la mejoría de su cuadro séptico. A los 36 días de estadía en el hospital el paciente se fuga, desconociéndose hasta ahora su estado actual.

DISCUSION

La hidatidosis en Chile constituye un problema de salud prioritario, que genera una importante fuente de morbilidad y costos, especialmente en el sur del país.3

El estudio de esta enfermedad se inicia con la historia clínica, buscando datos epidemiológicos que nos acerquen al diagnóstico etiológico. En este caso, la anamnesis remota sólo revela el contacto estrecho con perros durante la infancia.

El cuadro clínico del paciente es inespecífi co, pudiendo corresponder a diferentes patologías de origen biliar, hepática o abdominal. En el hemograma de ingreso, la eosinofilia (que tenia incluso desde un año atrás según consta en su ficha clínica, 1547/mm3) es un elemento que orienta a pensar en la presencia de una parasitosis, pero este signo es poco frecuente en la hidatidosis.1 La leucocitosis, con neutrofilia y la VHS elevada, son explicables por la sepsis que cursa el enfermo.

De gran ayuda en el diagnóstico es la ecografía (ECO) y la tomografía computarizada (TAC). La primera, ofrece gran utilidad en las lesiones del hígado de naturaleza quistica. Respecto a la TAC se utiliza en quistes de cualquier ubicación dando imágenes más anatómicas y de mayor claridad que la ecotomografía, como es posible apreciar en este caso (Figuras 1 y 2). Además, permite detectar lesiones muy pequeñas y tiene mayor especificidad y sensibilidad que la ECO en la detección de lesiones focales hepáticas.4

Figura 1. T.A.C En la región epigástrica, principalmente en relación con el lóbulo hepático izquierdo, hay una formación hipodensa de aspecto quístico multilocular de aproximadamente 10 cm de diámetro, de paredes regulares bien definidas y contornos lobulados. Hay otras imágenes quísticas de tamaño menor y variable, uni o multiloculares, en situación subfrénica derecha, en saco menor, mesenterio, subhépatico derecho, retro y supravesical. En algunas zonas las formaciones descritas tienen calcificaciones parietales.


Figura 2. E.C.O Se observan múltiples imágenes quísticas anecoicas multiloculares en espacio peritoneal.

Siempre es conveniente complementar la imagenología con la serología, que en este caso fue positiva en dos ocasiones. De las técnicas actualmente en uso, ELISA IgG es el método de elección por su alta sensibilidad (86%) y especificidad (93%).5, 6

De las localizaciones del quiste hidatídico, la hepática es la más frecuente, seguida de la pulmonar y con mucho menos frecuencia la esplénica y la renal.1 En este caso hasta donde se alcanzó a investigar mediante radiografía de tórax no existió compromiso pulmonar, a pesar de tener múltiples quistes hidatídicos abdominales. Lo más probable es que en algún momento de su vida se produjo la rotura de un quiste hidatídico hepático que originó una siembra peritoneal secundaria. La ictericia puede tener relación con la rotura del quiste hepático a la vía biliar, con posible infección y abscedación secundaria de éste.

Actualmente el tratamiento farmacológico se utiliza sólo en hidatidosis primarias en pacientes inoperables, quistes de menos 7 cms de diámetro y como complemento del tratamiento quirúrgico. De esta forma, la cirugía sigue siendo el tratamiento de elección de la hidatidosis. En el caso de los quistes hepáticos, las complicaciones quirúrgicas van de un 36,5% a un 79,2% en las distintas series nacionales8; es así como en el presente caso se pudo observar el desarrollo de fístulas biliares y peritonitis post-operatoria.

* Ayudantes Alumnos. Carrera de Medicina. Facultad de Medicina. Universidad de Chile.
** Programa de Parasitología. ICBM. Facultad de Medicina. Universidad de Chile.
*** Servicio Imagenología. Hospital Barros - Luco Trudeau. SSMS.

REFERENCIAS

1.- SAPUNAR J. En Parasitología Médica, A Atías, ed.; capítulo 39: Hidatidosis. 1ª edición, Mediterráneo Ltda. Santiago, Chile 338-253, 1999.         [ Links ]

2. APT W, PEREZ C, GALDAMES E et al. Equinococosis/Hidatidosis en la VII Región de Chile Diagnóstico e intervención educativa. Rev Panam Salud Pública 2000; 7: 8-16.         [ Links ]

3. CHILE, MINISTERIO DE SALUD. Anuarios de notificación obligatoria (1961-1994) Santiago. Ministerio de Salud 1962-1995.         [ Links ]

4. BABBA H, MESSEDI A, MASMONDI S et al. Diagnosis of human hydatidosis: comparison between imagery and six serologic techniques. Am J Trop Med Hyg 1994; 50: 65-9.         [ Links ]

5. DE RYCKE P, APT W, CAMPANO S, THOMPSON R. Many Facets of Equinococosis/Hydatidosis. Parasitol Today 1995; 12: 295.         [ Links ]

6. VARGAS D, GABBE G, CASTRO R et al. Implementation of an ELISA test for the diagnosis of human hydatid disease. Rev Parasitol 1995; 55: 223-6.         [ Links ]

7. APT W, PEREZ C, DE RYCKE P. Tratamiento no convencional de la hidatidosis humana. Rev Méd Chile 1996; 124: 1385-9.         [ Links ]

8. HERMOSILLA P, VENTURELLI A, MURUA B et al. Quiste hidatico hepático. Cuad Cir 1988; 2 (1): 5-12.         [ Links ]

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons