SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número1Enfermedades transmisibles: Recomendaciones para el manejo de los contactos epidemiológicosFiebre amarilla índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.18 n.1 Santiago  2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182001000100008 

DOCUMENTO

Recomendaciones para el diagnóstico microbiológico
de la infección urinaria

COMITE DE MICROBIOLOGIA CLINICA. SOCIEDAD CHILENA DE INFECTOLOGIA*

GUIDELINES FOR MICROBIOLOGICAL DIAGNOSIS
OF THE URINARY TRACT INFECTION

INTRODUCCION

Este documento es una recomendación para el procesamiento de los urocultivos e intenta unificar los criterios para la interpretación de este examen en los laboratorios de microbiología. La necesidad surgió a raíz de una encuesta realizada a 15 laboratorios de microbiología en hospitales chilenos, en la cual se analizaron 46.103 urocultivos1. Estas recomendaciones están fundamentadas en las Guías de la Sociedad Americana de Microbiología2 y en el aporte de los miembros de Comité de Microbiología Clínica de la Sociedad Chilena de Infectología, considerando las dificultades y problemas a los que puede verse enfrentado el microbiólogo en su práctica profesional

Consideraciones generales respecto de la infección del tracto urinario

La infección del tracto urinario (ITU) es la infección bacteriana más común en humanos, producida por un número limitado de bacterias conocidas como especies uropatógenas.

La muestra de orina para urocultivo es la más frecuentemente recibida y procesada en los laboratorios de microbiología. Aproximadamente 20 a 22% de los urocultivos tienen un resultado positivo1. La presencia de bacterias en la orina puede corresponder a varios síndromes clínicos que poseen mecanismos patogénicos propios y significado clínico, tratamiento y pronóstico diferentes, dependiendo del tipo de huésped.

Síndromes clínicos

Es necesario distinguir al menos cuatro diferentes síndromes clínicos que se describen en la Figura 1: bacteriuria asintomática, cistitis, síndrome uretral agudo y pielonefritis aguda.


Figura 1. Síndromes clínicos asociados a infección del tracto urinario.

Obtención de muestra

Se considera una etapa crucial en el procesamiento de los urocultivos ya que la posibilidad de contaminación con bacterias de la flora comensal de piel, periné y uretra distal, es muy alta e induce a la generación de resultados falsamente positivos. La Sociedad Americana de Microbiología considera aceptable un porcentaje de contaminación en las muestras de orina no superior a 5%2,3.

Se describen al menos 5 métodos para la obtención de orina a cultivar, los que se muestran en la Figura 2.


Figura 2. Métodos para la obtención y clasificación de la muestra de orina para urocultivo.

Recomendaciones

• Preferentemente se debe obtener la primera orina de la mañana (ya que se trata de una muestra más concentrada). De no ser posible, el paciente debe abstenerse de orinar durante las 3 horas previas al examen.

• No forzar la ingestión de líquidos, ya que con ello se diluye la orina, alterando el recuento.

• Volumen recomendado a recolectar: 25 a 50 ml.

• Volumen mínimo: 3 ml.

Métodos para la obtención de la muestra de orina

Orina de segundo chorro: es la muestra más frecuentemente procesada para urocultivo, en especial por su fácil obtención; sin embargo, se puede contaminar frecuentemente con flora de la piel, uretra, y vagina en mujeres. Requiere de un aseo genital prolijo con tórulas, agua y jabón.

Orina obtenida mediante recolector: no en una buena muestra, ya que generalmente se contamina con flora perineal. Es útil sólo si el cultivo resulta ser negativo o si se aisla, en recuento significativo, una especie uropatógena única. Para este procedimiento se recomienda el cambio de recolector cada 30 minutos hasta obtener la muestra de orina.

Orina obtenida a través de catéter vesical permanente: no es una buena muestra excepto que el catéter haya sido recientemente instalado. Generalmente los catéteres vesicales están colonizados ya a las 48 horas de instalados4 y los microorganismos aislados no necesariamente son el agente causal de la infección urinaria.

La superficie externa del catéter debe limpiarse con una tórula con alcohol 70% y esperar que seque. La punción se efectúa en un ángulo de 30° en el sitio indicado para ello. No debe pinzarse el catéter antes de obtener la muestra.

Punción vesical: es el método de referencia para la obtención de orina a cultivar ya que evita la contaminación con flora uretral; sin embargo, se reserva para casos especiales por ser un procedimiento invasor.

Cateterización vesical transitoria: se considera una alternativa a la punción vesical pero es también un procedimiento invasor y puede generar arrastre retrógrado de microorganismos.

Solicitud de examen al laboratorio

El laboratorio debe educar a los médicos clínicos para que la solicitud de urocultivo contenga la siguiente información fundamental para el procesamiento y la interpretación de los resultados:

• nombre, edad y sexo del paciente
• si es mujer, indicar la presencia de embarazo.
• existencia de patología de la vía urinaria
• método empleado en la recolección de la muestra
• diagnóstico clínico
• uso previo de antibióticos
• hora de obtención de la muestra

Transporte de la muestra

La orina es un buen medio de cultivo que permite la multiplicación de los microorganismos incrementando el recuento bacteriano, por lo que las muestras deben procesarse antes de 2 horas de obtenidas. Si ello no es factible, las muestras deben refrigerarse a 4°C. Una muestra puede mantenerse refrigerada, sin que se altere el recuento bacteriano, durante 24 horas. Los preservantes que inhiben la multiplicación bacteriana no han resultado mejores que la refrigeración, son de alto costo y tienen el inconveniente de interferir con algunas determinaciones de la tira reactiva de orina.

Procesamiento en el laboratorio

Existen diversos procedimientos de ayuda en el diagnóstico de la ITU (Figura 3). Clásicamente, el método de referencia es el urocultivo cuyo procesamiento demora 24 a 48 horas. Se recomienda guardar las muestras de orina refrigeradas después de ser procesadas, hasta obtener el resultado del cultivo. En caso de resultados discordantes se recurrirá a la muestra almacenada para repetir los análisis.



Figura 3. Procesamiento de la muestra en que se sospecha una infección urinaria.

Tests de screening rápidos

Examen microscópico del sedimento urinario

Sugiere infección urinaria, sin embargo, no es confirmatorio. Permite aproximación correcta en ~ 70% de las veces5,6.

La estandarización de los sedimentos urinarios y el uso de cámaras de recuento (sistema KOVA®) han permitido uniformar variables como el volumen de la orina a centrifugar, el volumen en el que se resuspende el sedimento y el tamaño de la gota que se observa al microscopio7; sin embargo, el alto costo dificulta su disponibilidad en la mayoría de los laboratorios.

La recomendación es uniformar las variables susceptibles de controlar como el volumen de la orina a centrifugar (que debe ser idealmente de 10 a 12 ml), el tiempo de centrifugación (5 minutos) y la velocidad de centrifugación (400g)7,8,11. Para convertir la fuerza centrífuga relativa (g) en revoluciones por minuto (rpm) es necesario conocer el radio del rotor de la centrífuga (r):

(rpm)2 = 105 x g / 1.12 x r(cm)

Se define piuria como la presencia de más de 10 leucocitos/µl9 o más de 6 leucocitos alterados por campo de 40x10,11. La presencia de piuria indica inflamación del tracto urogenital. Cuando existe infección, bacterias y neutrófilos se ven juntos formando placas de pus, las que son de utilidad en la orientación de infección urinaria pero inespecíficas. Se ha descrito que hasta 10% de niños con fiebre sin infección urinaria tenía leucocituria12 y que por otra parte hasta 50% de los niños con infección urinaria con cultivo positivo tenían sedimento urinario normal13.

Una limitación del análisis del sedimento urinario es ser operador dependiente.

Tira reactiva de orina

En general son dos los parámetros útiles a evaluar en la tira reactiva o examen químico de orina:

• Presencia de leucocitos mediante la detección de su enzima: leucocito esterasa. Detecta leucociturias > 10 leucocitos /µl con una sensibilidad entre 53 y 95%15,16.

• Presencia de nitritos. La mayoría de las especies uropatógenas reducen nitratos a nitritos excepto Staphylococcus saprophyticus y Enterococcus sp.

Se requieren al menos 6 horas para producir niveles detectables de nitritos, por lo que debe realizarse en la primera micción matinal.

La sensibilidad descrita es de ~ 80% en la primera micción matinal disminuyendo a 30% en otras muestras. Su especificidad es muy buena, cercana a 98%17.

Tinción de Gram directa de la muestra

Es un método rápido, económico, sensible y específico para detectar bacteriuria. Se recomienda realizarlo como respaldo frente a discordancias o hallazgos especiales más que como screening. Debe aplicarse a la muestra recién agitada sin centrifugar, con el mismo asa de 1µl (o de 10 µl) empleado en la siembra del urocultivo, depositando este volumen en un portaobjetos; pueden colocarse hasta 10 muestras por lámina. Estas se tiñen y pueden ser observadas cuando existen discordancias entre el urocultivo y el sedimento.

La presencia de una bacteria/campo de inmersión tiene buena correlación con > 100.000 ufc/ml en ~ 85% de los casos2.

Urocultivo

Siembra microbiológica

La metodología de la inoculación de la muestra en medios de cultivo o siembra microbiológica depende de la forma de obtención de la muestra:

• Para orinas de segunda micción, recolector y catéter a permanencia, las muestras deben sembrarse con asa de 1 µl en placas de agar sangre y algún medio selectivo-diferencial: Mac Conkey; UTITM, Oxoid; CPSTM, bioMerieux 18,19. El desarrollo de una colonia en el cultivo debe multiplicarse por 1.000.

• Para orinas obtenidas por cateterización vesical, las muestras pueden sembrarse con asa de 10µ (1 colonia = 100 ufc/ml) y 1 µl (1 colonia = 1.000 ufc/ml).

• Para orinas obtenidas por punción vesical, se recomienda la siembra por inundación en agar sangre más un medio selectivo-diferencial para bacilos Gram negativos o siembra directa de 100 µl (1 colonia = 10 ufc/ml).

Incubación

Una vez sembradas las placas deben incubarse durante 16 a 18 horas a 35 - 37° C. Incube 48 horas aquellos urocultivos negativos con sedimento urinario alterado.

Informe del resultado

Al momento de informar los urocultivos, se recomienda revisar el resultado del sedimento urinario para que ambos informes sean concordantes.

Es necesario definir qué se entiende por sedimento sugerente de ITU para poder evaluar las discordancias entre el sedimento y el urocultivo:

Piocitos: > 10 /ul ó > de 5-6 por campo de 40x

Leucocitos: > 10 /ul ó > de 5-6 por campo de 40x

Bacterias: Regular o abundante cantidad

La presencia de células descamativas y/o mucus en una paciente mujer, sugiere que la muestra está contaminada con secreción vaginal.

Discordancias y conductas a seguir

Urocultivo negativo con sedimento alterado. En estos casos resulta de utilidad para aclarar la discordancia:

- Observar la tinción de Gram de la muestra directa en busca de bacterias y su asociación con células inflamatorias (leucocitos o piocitos).

- Reincubar la placa durante 48 horas.

- De ser posible, solicitar nueva muestra.

- Comunicarse con el médico tratante ya que existen otras causas de sedimento urinario alterado que no corresponden a ITU o para saber si el paciente está recibiendo antibióticos.

- Resembrar la orina con asa calibrada de 10 µl.

Urocultivo positivo con sedimento normal. Informar recuento y el agente identificado para que el médico tratante tome la decisión, basado en el cuadro clínico.

INTERPRETACION

Se basa fundamentalmente en el recuento de colonias, en algunos datos clínicos, en el resultado del sedimento urinario, en la forma de obtención de la muestra y en el tipo y número de microorganismos aislados, según se muestra en las Tablas 1 y 2. Las recomendaciones de la Tabla 1 están fundamentadas en la literatura2,20,21 y en la práctica microbiológica de los integrantes del Comité de Microbiología, por lo pueden ser necesarios algunos ajustes locales, según la realidad de cada laboratorio.

Tabla 1. Interpretación microbiológica del urocultivo y conducta recomendada

Recuento de
colonias
(UFC/ml)
Condición clínica
o método de
recolección
Sedimento urinario
Microorganismo(s)
aislado(s)
Interpretación/
Conducta
recomendable
0
-
Independiente del resultado
-
Urocultivo negativo
Cualquier recuento Punción suprapúbica Independiente del resultado Cualquier microorganismo Identificación y estudio de
susceptibilidad
1.000 Cateterización
transitoria
Independiente del resultado < 2 especies uropatógenas Idem
> 10.000 Segunda micción en paciente especial* Independiente del resultado < 2 especies uropatógenas Idem
> 10.000 Orina por catéter permanente Patológico < 2 especies uropatógenas Idem
> 10.000 Segunda micción Patológico < 2 especies uropatógenas Idem
> 100.000 Segunda micción Patológico 2 uropatógenos + otra bacteria con recuento 10 veces menos Identificación y susceptibilidad sólo de los uropatógenos
> 100.000 Segunda micción Sin antecedente del sedimento < 2 especies uropatógenas Identificación y estudio de susceptibilidad
> 100.000
-
-
> 3 microorganismos, sin predominio de alguno Polimicrobismo. Solicite nueva muestra
*Mujer embarazada, paciente diabético o urológico

Tabla 2. Microorganismos más frecuentemente aislados en urocultivos

Especies uropatógenas comunes:
(Crecen en 24 horas)
Especies que pueden
ser uropatógenas: (Requieren incubación
prolongada o siembra
Especies no uropatógenas
(Flora residente)
Especies uropatógenas
poco comunes
(No crecen en medios de rutina)
Especies uropatógenas
relacionadas a catéteres vesicales de
corta duración
Especies uropatógenas
relacionadas a
catéteres vesicales
de larga duración
Escherichia coli Gardnerella vaginalis Lactobacillus Neisseria Escherichia coli Providencia stuartii
Klebsiella spp Haemophilus influenzae Difteroides gonorrhoeae Providencia Morganella morganii
Proteus spp Haemophilus (Corynebacterium) Chlamydia stuartii Proteus mirabilis
Pseudomonas parainfluenzae Streptococcus grupo trachomatis Klebsiella Escherichia coli
aeruginosa Corynebacterium viridans Ureaplasma pneumoniae Pseudomonas
Enterobacter spp urealyticum Micrococcus urealyticum Proteus mirabilis aeruginosa
Enterococcus spp   Staphylococcus Mycobacterium Pseudomonas Klebsiella
Staphylococcus   coagulasa negativa tuberculosis aeruginosa pneumoniae
saprophyticus   diferentes de S.   Staphylococcus Staphylococcus
Staphylococcus   saprophyticus y S.   coagulasa negativa coagulasa negativa
aureus   epidermidis   (S. epidermidis) Enterococcus spp
Morganella morganii   Actinomyces spp   Enterococcus spp Candida spp
Streptoccoccus   Bacillus spp   Candida spp  
agalactiae          
Candida spp (puede ser contaminante)          

* Miembros: Stephanie Braun J., Rossanna Camponovo C., Erna Cona T., Alejandra Fernández V., Patricia García C., Patricia González A., Beatrice Hervé E., Chrystal Juliet L., María Eugenia Pinto C., Valeria Prado J., Olivia Trucco A. y Vjera Triantafilo V.

BIBLIOGRAFIA

1.- Comité de Microbiología Clínica. Encuesta sobre métodos de diagnóstico microbiológico de la infección urinaria. Rev Chil Infect 2001; 18 (1): 34-8.         [ Links ]

2.- Clarridge J E, Johnson J R, Pezzlo M T. Laboratory Diagnosis of Urinary Tract Infections. CUMITECH (Cumulative Techniques and Procedures in Clinical Microbiology) ASM Press 2B. Nov 1998, pp 1-19.         [ Links ]

3.- Valenstein P, Meier F. Urine culture contamination: A College of American Pathologists Q-Probes study of contaminated urine cultures in 906 institutions. Arch Pathol Lab Med 1998; 122: 123-9.         [ Links ]

4.- Marrie T J, Costerton J W. A scanning electron microscopic study of urine droppers and urine collecting systems. Arch Intern Med 1983; 143: 1135-         [ Links ]

5.- Corman L I, Foshee W S, Kotchmar G S, Harbison R W. Simplified urinary microscopy to detect significant bacteriuria. Pediatrics 1982; 70: 133-5.         [ Links ]

6.- Ginsburg C M, McCracken G H. Urinary tract infections in young infants. Pediatrics 1982; 69: 409.         [ Links ]

7.- Haber M H. Standardized urine analysis. Clin Lab Med. 1988; 8: 437-47.         [ Links ]

8.- King S. urine analysis and body fluids. Second Edition. FA Davis Company. Philadelphia. 1989, pp 87-115         [ Links ]

9.- Sobel J D, Kaye D. Urinary tract infections. In: Mandell, Douglas & Bennett' s Principles and Practice of Infectious Diseases. Mandell G L, Bennett J E, Dolin R, eds. 5th edition, 2000. Churchill Livingstone, New York, pp: 773-805.         [ Links ]

10.- John Bernard Henry M D. Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods .18 th edition,1991, Saunders, Philadelphia, pp 387-444.         [ Links ]

11.- Procedimientos Técnicos de Laboratorio Clínico. Instituto de Salud Pública de Chile. 1994. Volumen III.pp 86-8.         [ Links ]

12.- Turner G M, Coulthard M G. Fever can cause pyuria in children. Br Med J 1975; 311: 924.         [ Links ]

13.- Crain E F, Gershel J C. Urinary tract infections in febrile infants younger than 8 weeks of age. Pediatrics. 1990; 86: 363-7.         [ Links ]

14.- Lachs M S, Nachamkin Y, Edelstein P, Goldman J, Feinstein A R, Schwartz J S. Spectrum bias in the evaluation of diagnostic tests: Lessons from the rapid test for urinary tract infection. Ann Intern Med 1992; 117: 135-40.         [ Links ]

15.- Holland D J, Bliss K J, Allen C D, Gilbert G L. A comparison of chemical dipsticks read visually or by photometry in the routine screening of urine specimens in the clinical microbiology laboratory. Pathol 1995; 27: 91-6.         [ Links ]

16.- Kusumi R K, Grover P G, Kunin C M. Rapid detection of pyuria by leukocyte esterase activity. JAMA. 1981; 245: 1653.         [ Links ]

17.- Sodeman T M. Contemporary Issues in Clinical Microbiology. A practical strategy for diagnosis of urinary tract infections. Sodeman, Clinics in Laboratory Medicine. 1995; 15: 235-50.         [ Links ]

18.- Reisner B S, Austin E F. Evaluation of CPS ID2 chromogenic agar as a single medium for urine culture. Diagn Microbiol Infect Dis 1997; 28: 113-7.         [ Links ]

19.- Hengstler K A, Hammann R, Fahr A M. Evaluation of BBL CHROMagar orientation medium for detection and presumptive identification of urinary tract pathogens. J Clin Microbiol 1997; 35: 2773-7.         [ Links ]

20.- Urine Culture Procedure. In: HD. Isenberg. Eds, Clinical Microbiology Procedures Handbook. 1992, ASM Press,Washington, DC, 1.17.1-1.17.15         [ Links ]

21.- Reisner B S, Woods G L, Thompson RB, Larone D H, García L S, Shimizu R Y. Specimen Processing. In: Murray P R, Baron E J, Pfaller M A, Tenover F C, Yolken R H. Eds, Manual of Clinical Microbiology. 7th ed,1999, ASM Press, Washington, pp 64-104.         [ Links ]

Correspondencia a:
Patricia García Cañete
Laboratorio de Microbiología
Universidad Católica de Chile
Av. Vicuña Mackenna 4686
Macul, Santiago, Chile
E-mail: pgarcia@med.puc.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons