SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número2Resistencia a linezolid en Enterococccus faeciumDiagnóstico de meningitis bacteriana mediante reacción de polimerasa en cadena índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.20 n.2 Santiago  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182003000200013 

Diarrea asociada a antimicrobianos

Clostridium difficile-associated diarrhea: Epidemiological data from western Australia associated with a modified antibiotic policy. Thomas C, Stevenson M, Williamson J, Riley T. Clin Infect Dis 2002; 35: 1457-62.

Se trata de la continuación de un trabajo previo en el cual los autores reportaron un incremento gradual de la incidencia de diarrea asociada a Clostridium difficile (DACD) entre los años 1983 y 1992 correlacionado con un aumento en el uso de cefalosporinas de tercera generación. En el presente estudio, describen las características epidemiológicas de 773 pacientes con cultivo de deposición positivo o citotoxina de C. difficile para el período comprendido entre 1993 y 2000, bajo la perspectiva de un cambio significativo en las políticas hospitalarias de uso de antimicrobianos. Ambos trabajos fueron realizados en el Sir Charles Gairdner Hospital (Australia), manteniendo las técnicas diagnósticas previas.

Resultados. La incidencia general para esta cohorte fue de 1,88 casos por 1.000 egresos. Las mujeres y los mayores de 60 años presentaron una significativa mayor incidencia. Se demostró una reducción estadísticamente significativa de la incidencia de DACD entre los años 1998 y 1999, que persistió en el 2000. El uso de cefalosporinas de tercera generación decreció de 20.000 gramos en 1993 a 1.223 gramos en 2000. El año 1997 se dejó de usar en el hospital ceftazidima y cefotaxima, siendo ceftriaxona la única cefalosporina de tercera generación en uso desde ese momento.

Comentario. Cabe destacar de este trabajo varios aspectos: por una parte, la envidiable capacidad de obtener y guardar información, así como la rigurosidad que demuestran al momento de hacer cambios en las políticas de uso de antimicrobianos. Sin embargo, las medidas que utilizan son bastante "gruesas" (tasas generales de DACD y consumo global de antimicrobianos, no definiendo las DDD), que pueden orientar hacia lo que está ocurriendo, pero no permiten un análisis más preciso. Por otra parte, y esto lo reconocen los autores en su discusión, no hay certeza que todos los casos incluidos correspondan realmente a cuadros de diarrea aguda, debido al carácter retrospectivo del estudio. Por último, en relación a las técnicas utilizadas para el diagnóstico, el cultivo por sí solo, de C. difficile en deposición, no demuestra la actividad toxigénica de éste, y es un punto no aclarado por los autores en material y métodos.

De todas formas es un trabajo muy interesante, y puede servir de apoyo para quienes quieren implementar un programa de control de antimicrobianos, así como para aquellos que aspiran a contener costos de hospitalización y reducir morbilidad asociada a DACD.

Beatrice Hervé E.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons