SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.21 número3Vacunación de pacientes con fibrosis quística contra Pseudomonas aeruginosa. Vaccination of cystic fibrosis patients against Pseudomonas aeruginosa reduces the proportion of patients infected and delays time to infection. Lang A, Rudeberg A, Schoni M et al. Pediatr Infect Dis J 2004; 23: 504-10Resistencia antimicrobiana intrahospitalaria y brotes nosocomiales. Antimicrobial resistance trends and outbreak frequency in United States hospitals. Diekema D J, BootsMiller B J, Vaughn T E, Woolson R F, Yankey J W, Ernst E J, et al. Clin Infect Dis 2004; 38: 78-85 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.21 n.3 Santiago  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182004000300012 

 

Rev Chil Infect 2004; 21 (3): 235-235

REVISTA DE REVISTAS

Terapia anti Pseudomonas y multiresistencia.

Acquisition of multidrug-resistant Pseudomonas aeruginosa in patients in Intensive Care units: Role of antibiotics with antipseudomonal activity.

Paramythiotou E, Lucet J-C, Timsit J-F, Vanjak D, Paugam-Burtz C, Troulliet J-L, Belloc S, Kassis N, Karabinis A, Andremont A. Clin Infect Dis 2004; 38: 670-7.

Se trata de un estudio epidemiológico que describe la incidencia de P. aeruginosa multiresistente (PAMR) y determina factores de riesgo asociados para infección o colonización por este agente en tres UCI de un hospital docente. La metodología consiste en un estudio caso-control llevado a cabo en el Hospital Bichat-Claude Bernard en París, durante un periodo de 2 años. Se definió multiresistencia como resistencia o susceptibilidad intermedia a: piperacilina, ceftazidima, imipenem y ciprofloxacina. Los casos fueron detectados a través de la base de datos del laboratorio de bacteriología del hospital, seleccionando a todos aquellos pacientes que tuvieron al menos un cultivo positivo a PAMR 48 horas después de ingresar a UCI y hasta 48 horas después del egreso. Se revisó las fichas clínicas de 34 pacientes para determinar si se trataba de infección o colonización. Los controles (n: 34) se definieron como pacientes que estuvieron hospitalizados en la misma UCI que el correspondiente caso durante el periodo en estudio, pero con cultivos negativos para P. aeruginosa. Los criterios de pareamiento fueron: severidad de la enfermedad de base y tiempo de estadía en UCI, considerando el tiempo entre el ingreso y la adquisición de PAMR como tiempo de exposición al riesgo, y exigiendo una estadía al menos igual para cada control correspondiente. Las características clínicas, demográficas y uso de procedimientos invasores fueron similares en ambos grupos, excepto que hemodiálisis y hemodiafiltración se realizaron en forma significativamente más frecuente en el grupo de casos. En relación al uso de antimicrobianos, la duración total de uso de terapia anti gramnegativos, fue similar en ambos grupos. Sin embargo, si se considera sólo los antimicrobianos con actividad anti Pseudomonas, el grupo de casos los recibió por un tiempo significativamente mayor que los controles. Al realizar análisis multivariado, solamente el uso de ciprofloxacina estuvo asociado en forma significativa con la adquisición de PAMR, observándose una tendencia para tiempo de exposición a imipenem. Se concluye que el uso y duración del tratamiento con antibacterianos anti pseudomónicos debe ser restringido como parte de los esfuerzos para controlar la emergencia de PAMR en UCIs.

Comentario: se trata de un estudio retrospectivo, que logra resultados interesantes, aunque no sorprendentes. Hay que poner especial atención a las definiciones, ya que los puntos de corte utilizados en Francia son los recomendados por el Comité de Susceptibilidad Antimicrobiana de la Sociedad Francesa de Microbiología, y difieren de las recomendaciones de la NCCLS, siendo menos exigente el primero para piperacilina y ceftazidima, por lo que cepas que según el criterio del NCCLS son susceptibles, en este trabajo se consideran resistentes.

Por otra parte, en el análisis de factores de riesgo, los hallazgos pueden diferir de lo encontrado en otros estudios, por los criterios de pareamiento de los casos y controles, ya que se seleccionó controles que no tuvieran ningún cultivo positivo a P. aeruginosa, sensible ni resistente y con un tiempo de exposición (estadía en UCI) al menos tan prolongado como los casos, eliminando así uno de los principales factores de riesgo en adquirir microorganismos multirresistentes. Por último, el tamaño muestral reducido pudo haber dificultado apreciar la importancia del uso de imipenem y tiempo de administración como factor de riesgo.

Béatrice Hervé E.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons