SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número1Eritema nodoso: modificación etiológica en las dos últimas décadas. Etiology of erythema nodosum. Sota Busselo I, Oñate Vergara E, Pérez-Yarza EG, López Palma F, Ruiz Benito A y Albisu Andrade Y. An Pediatr (Barc) 2004; 61: 403-7Bacteriemia por Staphylococcus aureus y endocarditis infecciosa. Frequency of infective endocarditis among infants and children with Staphylococcus aureus bacteremia. Valente A M, Jain R, Scheurer M, Fowler V, Corey G, Bengur R et al. Pediatrics 2004; 1152: e15-9 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.22 n.1 Santiago mar. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182005000100014 

 

Rev Chil Infect 2005; 22 (1): 98-99

REVISTAS DE REVISTAS

Revacunación anual anti-influenza en senescentes.
Annual revaccination against influenza and mortality risk in community-dwelling elderly persons. Voordouw A C, Sturkenboom M C, Dieleman J P, Stijnen T, Smith D J, van del Lei J et al. JAMA 2004; 292: 2089-95.

Si bien los estudios muestran la efectividad en la disminución de la influenza confirmada con la vacunación, su impacto en mortalidad es mucho menor y se ha buscado aumentar esto con las campañas de revacunación. No obstante, esta estrategia no ha sido validada a través de un meta-análisis, por no llegar a ser estadísticamente significativo el beneficio1.

Objetivo. Estudiar el impacto de la vacunación anual anti-influenza en la mortalidad en una cohorte nederlandesa creada a partir de los datos generados por los médicos de atención primaria a los cuales está asignada la población según el sistema de salud nederlandés (Integrated Primary Care Information Project que funciona en Rotterdam).

Pacientes y métodos. La población de la base de datos consideraba 49.818 pacientes sobre 18 años de edad, pero de estos sólo se seleccionó a los que pertenecieran a sitios donde se registraba cotidianamente la vacunación de influenza desde 1997 (año en que se inició el programa de vacunación contra influenza en Holanda). Por esto se consideraron datos de 34.991 personas en las que se hizo un estudio de cohorte (1 de octubre 1996 - 30 septiembre 2002). Los pacientes debían haber estado en los registros desde al menos un año previo al inicio del estudio, por lo que se excluyeron 8.920 individuos, quedando una población de 26.071 personas. Para determinar mortalidad se hizo mediante censo o por informe médico. Se categorizó el grado de vacunación en: no vacunación, dosis acumuladas (hasta 7), vacunación interrumpida o reiniciada. El resultado primario fue mortalidad por cualquier causa y en el análisis se consideraron co-variables que pudieran afectar mortalidad y se hizo un análisis multivariado. Para cálculo de riesgo la primera vacunación fue usada como referencia.

Resultados. En el seguimiento, que en promedio fue de 3 años, fallecieron 3.485 pacientes. La cobertura de la vacunación durante los años varió de 64 a 74%. Un total de 5.095 individuos nunca recibió vacunación. Haber sido vacunado se asoció a 22% de reducción de muerte por cualquier causa, la primera dosis estaba asociada con 10% de reducción de mortalidad (no significativo), pero cualquier revacunación (comparado con no vacunación) estaba asociada a una disminución de mortalidad de 24%, (Hazard Ratio (HR) 0,76, IC 0,70-0,83) llegando hasta 28% en los períodos epidémicos y cayendo en los veranos hasta una cifra no significativa (11%). La revacunación, comparada con una primera dosis, se asociaba con una disminución de mortalidad de 15% (HR 0,85, IC 0,75-0,96), que también se hacía mayor en invierno. Las dosis adicionales mostraron una tendencia a disminuir el riesgo de mortalidad, mientras que la interrupción de la vacunación se asociaba a un aumento de mortalidad (HR 1,25, IC 1,10-1,42). El efecto era mayor en los grupos de mayor edad. Se estimó que se prevenía una muerte cada 302 vacunaciones y 1 muerte cada 195 revacunaciones.

Comentario. Este trabajo muestra una clara tendencia hacia el beneficio de la revacunación para influenza en la mortalidad general, siendo una de las pocas intervenciones que lograría un efecto de este tipo. Tal como gran parte de las intervenciones realizadas en la población general, adolece de tener un pequeño efecto global, por lo que es muy difícil pesquisarlo en trabajos controlados. Dada la evidencia que hay para este beneficio, otros aspectos deben atraer nuestra atención, entre esos el alto porcentaje que vemos en nuestro medio de personal de salud que no se vacuna, lo cual también se observa en otros países, siendo aparentemente la principal causa de esto el creer que recibir la vacunación producirá la enfermedad, asunto analizado en otro artículo aparecido recientemente2. Otro aspecto que debe preocuparnos es la disponibilidad de dosis de vacunación en caso de una pandemia como se discutió en el consenso de la Sociedad Chilena de Infectología que abordó este punto; este tema también fue abordado durante este período en otros dos artículos, estableciendo la buena inmunogenicidad con pequeñas dosis de la vacuna por vía intradérmica, interesante estrategia alternativa para conseguir un ahorro de dosis y una mayor efectividad3,4. Por último, siempre se han argumentado algunos riesgos de la vacunación de influenza que podrían contrarrestar estos beneficios, ambos estudiados en recientes artículos, la vacunación no aumentaría el riesgo de infarto al miocardio ni de accidente vascular encefálico5. Por el contrario, los datos apoyan un pequeño riesgo de Guillain-Barre post-vacunación, aunque estas cifras serían inferiores en la última década con respecto a las vacunas de los años '70. Si bien el riesgo es bajo como para considerarlo en el contexto individual, debe ser considerado este impacto en una perspectiva poblacional; en consideración a las diferencias raciales, éste es un importante tema por definir en nuestra etnia.

 

Referencias

1.- Beyer W E, de Brujin I A, Palache A M, Westendorp R G, Osterhaus R G. Protection against influenza after annually repeated vaccination: A meta-analysis of serologic and field studies. Arch Intern Med 1999; 159: 182-8.         [ Links ]

2.- Jones T F, Ingram L A, Craig A S, Schaffner. Determinants of influenza vaccination, 2003-2004: Shortages, fallacies and disparities. Clin Infect Dis 2004; 39: 1824-8.         [ Links ]

3.- Kenney R T, Frech S A, Muenz L R, Villar C P, Glenn G M. Dose sparing with intradermal injection of influenza vaccine. N Engl J Med 2004; 351: 2295-301.         [ Links ]

4.- La Montagne J L, Anthony A S. Intradermal influenza vaccination - Can less be more?. N Engl J Med 2004; 351: 2330-2.         [ Links ]

5.- Smeeth L, Thomas S L, Hall A J, Hubbard R, Farrington P, Vallance P. Risk of myocardial infarction and stroke after acute infection or vaccination. N Engl J Med 2004; 351: 2611-8.         [ Links ]

6.- Haber P, DeEstefano F, Angulo F J, Iskander J. Guillain-Barré Syndrome following influenza vaccination. JAMA 2004; 292: 2478-81.         [ Links ]

Mario Calvo A.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons