SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 número3Guías clínicas de la enfermedad de Chagas: Parte II. Enfermedad de Chagas en el adulto, la infancia y adolescenciaComentario Editorial: Pseudoterranovosis índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista chilena de infectología

versão impressa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.25 n.3 Santiago jun. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182008000300010 

 

Rev Chil Infect 2008; 25 (3): 200-205

Parasitología

Pseudoterranovosis y sushi

Pseudoterranovosis and sushi

 

Leonor Jofré M., Patricia Neira O., Isabel Noemí H. y José L. Cerva C.

Hospital Clínico Universidad de Chile, Servicio de Pediatría. Santiago, Chile. (LJM)
Universidad de Valparaíso, Cátedra de Parasitología. Valparaíso, Chile.(PNO)
Hospital Luis Calvo Mackenna, Santiago, Chile.(INH, JLCC)

Dirección para correspondencia


Resumen

Se comunica un caso de ingestión accidental de Pseudoterranova decipiens. A raíz de esta paciente se revisan los principales conceptos relativos a esta naciente patología en Chile. El consumo de platos preparados con pescados crudos como el sushi, sashimi, cebiche y mariscal es cada vez más popular. A través de la ingesta de hospederos intermediarios usados en la preparación, se puede adquirir la larva de tercer estadio de Anisakis simplex o P. decipiens. Estos parásitos pueden provocar gastritis aguda que se manifiesta inmediatamente después de consumido el pescado crudo. En ocasiones puede haber compromiso intestinal e invasión del tracto gastrointestinal con manifestaciones en otros órganos. Se asocia a manifestaciones alérgicas como urticaria, angioedema y shock anafiláctico. La larva se elimina en forma espontánea en la mayoría de los casos, pero en otros debe removerse por vía endoscópica. En Chile, es más frecuente la presencia de P. decipiens, que por lo general no migra a la mucosa gástrica, no invade y produce pocos síntomas. Las medidas de prevención son no comer pescados crudos, cocinarlos a temperaturas elevadas o congelación previa a la preparación de los alimentos, para inactivar las larvas.

Palabras clave: anisakidosis, anisakiosis, pseudoterranovosis, Anisakis simplex, Pseudoterranova decipiens, enfermedades parasitarias transmitidas por alimentos, enfermedades parasitarias transmitidas por peces y mariscos, zoonosis.


A case of accidental ingestión of Pseudoterranova decipiens is reported, on account of this patient we review main concepts related to this emerging pathology in Chile. Consumption of raw fish in different preparations such as sushi or sashimi, cebiche and seafood is becoming more and more popular. Through intermediary hosts used in the preparation, one can acquire the third stage larval of Anisakis simplex or P. decipiens. These parasites frequently cause gastritis, acutely after the consumption of raw fish, or more rarely intestinal involvement. It may also cause allergic symptoms such as urticaria, angioedema and anaphylactic shock. The larvae is eliminated spontaneously in most cases; others need to be removed by upper gastrointestinal endoscopio examination. In Chile, the most common species is P. decipiens, which are generally no invasive, rarely migrate beyond the stomach and cause mild or no symptoms. Prevention strategies include avoid eating raw fish or undercooked seafood containing the parasite, to cook food with high temperatures or to freeze raw fish prior to preparation of meals, which inactivates the larvae.

Key words: Anisakidosis, anisakiosis, pseudoterranovosis, Anisakis simplex, Pseudoterranova decipiens, foodborne parasitic infections, fishborne parasitic infections, zoonoses.


 

Introducción

Se estima que las infecciones parasitarias transmitidas por alimentos afectan a más de 50 millones de personas en el mundo, cifra probablemente sub-estimada por la dificultad en el diagnóstico y una sub-notificación. La mayor incidencia de estas infecciones se encuentra en el Este y Sudeste asiático, situación que se está haciendo cada vez más frecuente en nuestro medio con los viajes a destinos exóticos y la incorporación de la comida oriental a los menús tradicionales. Las infecciones parasitarias son el resultado de la ingesta de alimentos crudos o mal cocidos. Comentario editorial en página 196. La mayoría de estos cuadros son producidos por nemátodos, tremátodos, céstodos y protozoos1. Presentamos el caso de una paciente que tras visitar un restaurante de comida japonesa, elimina con la tos una forma juvenil de nemátodo.

Caso Clínico

Paciente de 30 años, sexo femenino, sana, residente en la ciudad de Santiago. Asistió a un restaurante de comida japonesa, donde degustó sushi de variados sabores, algunos de ellos preparados con salmón crudo. Al día siguiente, comenzó con tos y estornudos, se limpió la boca con un pañuelo y se percató de la presencia de un elemento blanquecino móvil de pequeño tamaño. Lo llevó a un centro asistencial, desde donde se derivó la muestra al laboratorio de referencia de Parasitología, para su identificación. Se informó como larva de Anisakis sp. Posteriormente, en base a estudios morfométricos post diafanización en lacto-fenol de Aman, se identificó como Pseudoterranova decipiens (Figura 1).


Discusión

Los anisákidos pertenecen al Phylum Nemathel-mintes, clase Nematoda, orden Ascaridida, familia Anisakidae. Comprende 24 géneros, los de mayor importancia son Anisakis, Contracaecum y Pseudo-terranova.

La palabra anisakis deriva etimológicamente del griego anis, desigual y akis, punta. Son nemátodos, gusanos cilindricos de extremos aguzados, de coloración blanquecina. Miden entre 2 y 3 cms, con un diámetro de 0,24 a 0,6 mm2 (Figuras 2 y 3).



La anisakidosis fue descrita por primera vez el año 1955 en los Países Bajos por Straub y publicada detalladamente en 1960 por van Thiel y cois, en relación al consumo de pescado ahumado. La anisakidosis es producida por larvas del tercer estadio de Anisakis simplex (anisakidosis o anisakiosis) o Pseudoterranova decipiens (pseudoterranovosis).

Estas infecciones parasitarias se adquieren por la ingesta de pescado crudo, ahumados al frío, salado, en vinagre, marinado o insuficientemente cocido, a la plancha o cocinados con microonda3. Se asocian principalmente al consumo de sushi, sashimi, cebiche y mariscal crudo.

Tanto A. simplex como P. decipiens se han encontrado en peces comercializados en el sur de Chile, con una intensidad media larva/músculo mayor para P. decipiens56. En estudios realizados en 149 peces capturados en el litoral central de la Región de Valparaíso, se demostró la presencia de anisákidos en dos ejemplares de Sebastes capensis "cabrilla española" (33,3%) y en un ejemplar de Paralabrax humeralis "cabrilla" (16,7%) (Neira P., datos no publicados), en la isla Juan Fernández se encontró en 21,3% de 80 ejemplares capturados, se detectó en 17 (41%) Serióla lalandii "vidriola", usada para consumo interno y no comercializada (Grez M., datos no publicados).

En Japón es una parasitosis frecuente, por el alto consumo de pescado crudo, con más de 20.000 casos confirmados. En España es una infección endémica, al igual que en países americanos como Canadá, México y E.U.A. En Sudamérica se ha descrito esta parasitosis en Brasil, Chile y Perú. En Perú es considerada una enfermedad emergente, con ocho casos reportados, cifra probablemente sub-estimada por la falta de conocimientos del personal de salud de esta patología. Su presencia está asociada al fenómeno del niño y al aumento del consumo de pescado crudo78. En Brasil está demostrada la presencia de anisákidos en peces, con reportes de esta enfermedad9.

El primer caso de anisakidosis en nuestro país se describió el año 19762, hasta ahora se han reportado 28 casos de anisakidosis, cuatro de ellos en pacientes pediátricos. La mayoría de los casos son producidos por P. decipiens4. En Bélgica se describió un caso de anisakidosis intestinal en un turista que adquirió la infección en un viaje a Chile y en Paraguay en un chileno que, por motivos de trabajo, viajó a ese país410. (Tabla 1).


Estos nemátodos residen en el tracto digestivo de ballenas, delfines, focas, leones marinos y tiburones, entre otros. Los mamíferos excretan, junto con sus heces, huevos que se desarrollan en larvas de segundo estadio, miden 0,3 mm de longitud y son infectantes. Las larvas pueden permanecer en el huevo o eclosionar y mantenerse en el agua, viables, por un período de tres meses. Son ingeridas por pequeños crustáceos (copépodos del plancton), donde se desarrollan alcanzando un tamaño de 5 mm. Peces y cefalópodos ingieren estos crustáceos, convirtiéndose en los segundos hospederos intermediarios, las larvas migran y permanecen en las visceras donde se desarrolla el tercer estadio. Pueden vivir en el pez por un año en anabiosis. Se ha encontrado anisákidos en abadejo, arenque, bacalao, bonito, cabrilla, cojinova, congrio, jurel, lenguado, merluza, pescadilla, pejerrey, reineta, salmón, sardinas y vidriola. Así como en crustáceos como el calamar nylon, langostino colorado y en el calamar. Por su forma y tamaño pueden pasar en forma inadvertida, si no se realiza una inspección visual detallada o se hace trans-iluminación de las visceras (Figuras 4 y 5). Otra manera de detectar su presencia es por diferencia de conductividad del músculo y la larva.



El hombre es un hospedero accidental al ingerir peces crudos o mal cocidos que contienen la larva en estadio 3 y puede mudar a larva 4, pero no alcanza la madurez sexual11. Generalmente, es una larva única, que una vez ingerida ingresa al organismo y puede localizarse en el esófago12, estómago13, duodeno, yeyuno, ileon o colón14.

Existen ocho especies de Pseudoterranova: P. decipiens, P. karbie, P. bulbosa, P. azarasi, P. decipiens E, P. cattani, P. celícola y P. kogiae. Los peces chilenos podrían portar más de una especie de Pseudoterranova4. Pseudoterranovosis decipiens se encuentra con mayor frecuencia en la musculatura más que en las visceras. Se diferencia de Anisakis simplex desde el punto de vista morfológico15. La larva es de color amarillo rojizo, tiene una boca con tres labios, uno dorsal con dos papilas dobles y dos sub-ventrales con una papila doble. Sus medidas son: 2,8 cm de longitud, 0,8 cm de ancho. El esófago mide 1,8 cm, el ventrículo 0,9 cm, el ciego intestinal 0,8 cm y la cola 0,1 cm de longitud. Posee un diente cuticular cónico y prominente, dirigido hacia fuera. En el tubo digestivo, el ciego intestinal extendido hacia el extremo anterior sobrepasaba el margen anterior del ventrículo. En la cola se observa un mucrón cónico.

Anisakis simplex se encuentra con mayor frecuencia en climas tropicales y aguas cálidas, localizado en las visceras de los hospederos, migrando rápidamente a la musculatura al momento de eviscerar el pescado. La larva del tercer estadio de P. decipiens se ha detectado en Chile en jurel, lenguado y merluza, y la forma adulta en mamíferos marinos. Los casos reportados de P. decipiens están asociados al consumo de cebiche, mariscos crudos, pescado frito y sushi4,6,12. La mayoría de los pacientes elimina el nemátodo en forma espontánea por la boca5. A diferencia de A. simplex, P. decipiens, rara vez migra al estómago, es menos invasor de la pared gastrointestinal y ocasiona pocos síntomas16,18.

Anisakis simplex puede producir una reacción alérgica grave, que se presenta entre cinco y 26 horas después de la ingesta, usualmente a las cinco horas19. Las formas de presentación de esta parasitosis son gástrica (95,6%), intestinal (4%) y extra-intestinal (0,4%). La presentación clínica más frecuente es una gastritis aguda, caracterizada por un dolor epigástrico intenso y repentino, asociado a náuseas y vómitos. El dolor se inicia entre una y 12 horas después de la ingesta, con rangos de hasta 14 días. Si se realiza una endoscopia precozmente se puede visualizar la larva en la mucosa gástrica, generalmente viva y parcialmente introducida; si es realizada posteriormente, se va a encontrar erosión de la mucosa, placas inflamatorias con presencia de eosinófilos y granulomas; en estos casos se recupera la larva en forma parcial20"22. A veces se producen accesos de tos con eliminación del ejemplar, sin otros síntomas acompañantes. Ocasionalmente puede eliminarse por deposiciones. La larva muere en el transcurso de siete meses.

La respuesta alérgica de A. simplex es mediada por antígenos excretorios y secretorios de la larva viva; no obstante, se ha visto en pacientes que han ingerido pescado parasitado, debidamente cocido. En Japón, uno de los países de mayor prevalencia de anisakidosis, en 63%) de la población puede encontrarse intradermo-reacción positiva a A. simplex; en España, en 15,2%> de los donantes de sangre23.

En algunos pacientes se produce la llamada anisakidosis gastro-alérgica, que es una reacción aguda mediada por IgE, inducida por la larva viva que penetra a la mucosa gástrica. Los síntomas alérgicos se acompañan de dolor epigástrico que puede ser de intensidad leve o estar ausente; en ellos se rescata el antecedente de ingesta, horas antes, de pescado crudo. Puede producirse urticaria y el angioedema en 10%> de los casos de anisakidosis, e incluso, reacción anafiláctica con shock24. En pacientes con urticaria crónica, en áreas endémicas de esta parasitosis, se encuentra intradermo-reacción positiva.

Otras formas de presentación de anisakidosis son la obstrucción e invaginación intestinal25, estenosis intestinal26, peritonitis27, asma ocupacional28 y manifestaciones reumatológicas como artralgia y artritis29. La larva móvil puede penetrar la pared intestinal, invadir y llegar al hígado, bazo, páncreas30, pulmones31 y ovario. Se ha asociado a conjuntivitis, faringitis recurrente y adenopatías mesentéricas23,32,6,34,33.

Tanto anisakidosis como pseudoterranovosis se presentan predominantemente en adultos, con escasos reportes en Pediatría34. En la mitad de los casos se puede encontrar eosinofilia en el hemograma. La mayoría de los pacientes se recupera espontáneamente, en otros debe realizarse una endoscopia digestiva alta para la remoción de la larva35. La cirugía está indicada en casos de obstrucción intestinal y peritonitis por perforación. Hay experiencias anecdóticas con el tratamiento con albendazol, en dosis diaria de 400 a 800 mg durante 6 a 21 días36"38. El consumo de pescado crudo por perros y gatos, puede favorecer el desarrollo de anisákidos en estos animales6.

El sushi y el sashimi son preparados tradicionales de la comida japonesa en base a pescados crudos, por lo que representan un importante riesgo39. La principal medida de prevención de esta parasitosis es no consumir pescados crudos o insuficientemente cocidos. Se deben eviscerar en forma rápida en alta mar, para evitar la migración de las larvas a la musculatura y eliminar los peces parasitados. La larva puede inactivarse con cocción a temperaturas sobre 60° C durante al menos 15 minutos, congelación a -20° C por más de una semana, congelación rápida a -20° C durante 48 a 72 horas o a -35° C por 15 horas. La cocción en horno microonda requiere de una temperatura mayor a 77° C en la porción más gruesa del producto4,13,20.

En China, estos productos se consumen con jengibre que inactivarían las larvas cuando son expuestos durante más de 17 horas. En salsa de soya pueden resistir la inmersión por 18 horas. El wasabi (Eutrema wasabi) en solución al 5% o pasta comercial puede destruir la larva en dos horas. En soluciones salinas al 1-2% sobrevive por más de seis meses, al 4,3% siete semanas y al 8-9% cinco a seis semanas. En ácido acético al 1% más de tres meses17,39,42.

Si bien existe una normativa nacional, artículo 323 del Reglamento Sanitario de alimentos del año 1997, que se refiere a la desparasitación de los pescados usados para consumo, no contamos con una norma actualizada para la notificación de las enfermedades parasitarias transmitidas por alimentos.

Referencias

1.- Butt A A, Aldridge K E, Sanders C V. Infections related to the ingestión of seafood. Part II: parasitic infections and food safety. Lancet Infect Dis 2004; 4: 294-300.        [ Links ]

2.- Sapunar J, Doerr E, Letonja F. Anisakiasis humana en Chile. Bol Chil Parasitol 1976; 31: 79- 83.        [ Links ]

3. - Cnut Blasco A, Labora Lóriz A, López de Torre J, Romeo Martínez J A. Anisakiasis gástrica aguda por cocción insuficiente en horno microondas. Med Clin 1996; 106: 317-18.        [ Links ]

4.- Torres P, Jercic M I, Weitz J C, Dobrew E K, Mercado R. Human pseudoterranovosis, an emerging infection in Chile. J Parasitol 2007; 93: 440-3.        [ Links ]

5.- Mercado R, Torres P, Muñoz V, Apt W. Human infections by Pseudoterranova decipiens (Nematoda, anisakidae) in Chile: report of seven cases. Mem Inst Oswaldo Cruz, Río de Janeiro 2001; 96: 653-55.        [ Links ]

6.- Torres P, Moya R, Lanilla J. Nematodos anisákidos de interés en salud pública en peces comercializados en Valdivia, Chile. Arch Med Vet 2000; 32: 107-13.        [ Links ]

7.- Cabrera R, Luna-Pineda MA, Suárez-Ognio L. Nuevo caso de infección humana por una larva de Pseudoterranova decipiens (Nematoda, Anisakidae) en el Perú. Rev Gastroenterol Perú 2003, 23: 217-20.        [ Links ]

8.- Cabrera R, Trillo-Altamirano M P. Anisakidosis: ¿Una zoonosis parasitaria marina desconocida o emergente en el Perú? Rev Gastroenterol Perú. 2004; 24: 335-42.        [ Links ]

9.- Amato Neto V, Amato J G P, Amato VS. Probable recognition of human anisakiasis in Brazil. Rev Inst Med Trop S Paulo 2007; 49: 261-2.        [ Links ]

10.- Verhamme M A, Ramboer C H R. Anisakiasis caused by herring in vinager: a little know problem. Gut 1988; 29: 843-7.        [ Links ]

11.- Rosales M J, Mascaré C, Fernández C, Luque F, Sánchez Moreno M, Parras L, et al. Acute intestinal anisakiasis in Spain: a fourth-stage Anisakis simplex larva. Mem Inst Oswaldo Cruz, Río de Janeiro 1999; 94:823-6.        [ Links ]

12.- Mercado R Torres P, Gil L C, Goldin L. Anisakiasis en una paciente portadora de una pequeña hernia hiatal. Rev Méd Chile 2006; 134: 1562- 4.        [ Links ]

13.- Apt W, Hisamoto T, Llorens P, Alcaíno H. Anisakiasis gástrica en Chile. Rev Méd Chile 1980; 108: 825- 7.        [ Links ]

14.- Gill C J, Harner D H. An uninvited dinner guest. Clin Infect Dis 2005; 41: 1810-1.        [ Links ]

15.- Mercado R, Torres P, Maira J. Human case of gastric infection by a fourth larval stage of Pseudoterranova decipiens (Nematode, Anisakidae). Rev Saúde Publica 1997; 31: 178-81.        [ Links ]

16.- Chinda D, Menamoto K, Shimoyama T, Sasaki H, Nara H, Munakata A. Asymptomatic colonic anisakiosis identified during colonoscopy. Digestive Endose 2004; 16: 176-7.        [ Links ]

17.- Sakanari J A, Mckerrow J H. Anisakiasis. Clin Microbiol Rev 1989; 2: 287-84.         [ Links ]

18.- Weir E. Sushi, nematodes and allergies. Can Med Assoc J 2005; 172: 329.         [ Links ]

19.- Takei H, Powell S Z. Intestinal anisakidosis (anisakiosis). Ann Diag Pathol 2007; 11: 350-2.        [ Links ]

20.- Shiomi M, Kamisako T, Yutani I, Yoshimoto R, Kudo M, Fujii R. Anisakis in a biopsy specimen from the edge of a gastric ulcer: report of a case. Gastrointestinal Endose 2004; 60: 854-5.         [ Links ]

21.- López- Serrano M C, Alonso-Gómez A, Daschner A, Moreno-Ancillo A, Suárez de Parga J M, Caballero M T et al. Gastroallergic anisakiasis. Findings in 22 patients. J Gastroenterol Hepatol 2000; 15: 503-6.        [ Links ]

22.-Hokama A, Gakiya I, Miyagi T, Fukuchi J, Kinjo F, Saito A. Gastrointestinal acute gastric anisakiasis. J Gastroenterol Hepatol 2005; 20: 1121.        [ Links ]

23.- Daschner A, Pascual C Y. Anisakis simplex: sensitization and clinical allergy. Curr Opin Allergy Clin Immunol 2005; 5: 281-5.         [ Links ]

24.- Daschner D, Alonso-Gómez A, Caballero T, Barranco P, Suárez de Pargua J M, López-Serrano M C. Gastric anisakiasis: an underestimated cause of acute urticaria and angio-oedema. Br J Dermatol 1998; 139: 822-8.        [ Links ]

25.- García-Labairu C, Alonso-Martínez J L, Martínez Echeverría A, Rubio-Vela T, Zozaya-Urmeneta J M. Asymptomatic gastroduodenal anisakiasis as the cause of anaphylaxis. Eur J Gastroenterol Hepatol 1999; 11: 785-7.         [ Links ]

26.- Ishida M, Harade A, Egawa S, Watabe S. Ebina N, Unno M. Three succesives cases of enteric anisakiasis. Dig Surg 2007; 24:228-31.         [ Links ]

27.- Matsuo S, Azuma T, Susumu S, Yamaguchi S, Obata S, Hayashi T. Small bowel anisakiosis: a report of two cases. World J Gastroenterol 2006; 12: 4106-8.         [ Links ]

28.- Onta M, Ikeda K, Miyakoshi H, Nishide K, Horigami T, Akao T, et al. A very rare cause of continuous ambulatory peritoneal dyalisis peritonitis caused by Anisakis larva. Am J Gastroenterol 1995; 90: 1902-3.         [ Links ]

29.- Nieuwenhuizen N, Lopata A L, Jeebhay M F, Herbert D R, Robin T G, Brombacher F. Exposure to the fish parasite Anisakis cause allergic airway hiperreactivity and dermatitis. J Allerg Clin Immunol 2006; 117: 1098-105.        [ Links ]

30.- Audicana M T, Ansotegui I J, Fernández de Corres L, Kennedy M W. Anisakis simplex: dangerous- dead and alive? Trends Parasitol 2002; 18: 20-5.        [ Links ]

31.- Pezzilli R, Casadei R Santini D. Autoimmune pancreatitis associated with anisakis infection. Dig Liver Dis 2007; 39: 273.        [ Links ]

32.- Saito W, Kawakami K, Matsuo H, Oishi K, Nagatake T. Pulmonary anisakiasis presenting as eosinophilic pleural efussion. Respirology 2005; 10: 261-2.        [ Links ]

33.-Añíbarro B, Seoane F J. Occupational conjuctivitis caused by sensitization to Anisakis simplex. J Allergy Clin Immunol 1998; 102: 331-2.        [ Links ]

24.- Castillo C, Martínez V, Ossandón F. Anisakiasis en un lactante. Rev Chil Pediatr 2003; 74: 415-6.        [ Links ]

35.- Torres M, Canales M, Concha M, Cofre X. Tellez P. Un caso de anisakiosis en un adulto. Parasitol Día 2000; 24: 109-11.        [ Links ]

36.- Pacios E, Arias-Diaz J, Zuloaga J, González-Armengol J, Villarroel P, Balbrea J L. Albendazole for the treatment of anisakiasis ileus. Clin Infect Dis 2005; 4: 1825-6.        [ Links ]

37.- Moore D, Girdwood R, Chiodini P. Treatment of anisakiasis with albendazole. Lancet 2002; 360:54.        [ Links ]

38.- Arias-Diaz J, Zuloga J, Vara E, Balibrea J. Balibrea J L. Efficacy of albendazole against Anisakis simplex larvae in vitro. Dig Liver Dis 2006; 38: 24-36.        [ Links ]

39.- Nawa Y, Hatz C, Blurn J. Sushi delights and parasites: the risk of fishborne and foodborne parasitic zoonoses in Asia. Clin Infect Dis 2005; 41: 1297-303.        [ Links ]

40.- Smith J W, Wootten R. Anisakis and anisakiasis. Adv Parasitol 1978; 16: 93-163.        [ Links ]

41.- Murata I, Miyazawa S, Kuni M, Nakajima Y. Sibuya T, Nakarishi H. Inhibitory effects of partial freezing, several kinds of condiments, species and seasonings on the activity of Anisakis type I larvae collected from Teragra chalcogramma and Pneumatophorus japónicas. Annual Report of the Tokyo Metropolitan Research Laboratory of Public Health 1987; 38: 13-21.        [ Links ]

42.- Beldsoe G E, Oria M P. Potential hazards in cold smoked fish: parasite. J Food Science 2001; 66 (Suppl 7): SI 100-3.        [ Links ]

Recibido: 25 septiembre 2007, Aceptado: 24 enero 2008.

Correspondencia a: Leonor Jotré Morales leonorjofre@gmail.com

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons