SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número2Hepatotoxicidad y terapia antituberculosisFe de Erratas índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista chilena de infectología

versão impressa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.27 n.2 Santiago abr. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182010000200020 

Rev Chil Infect 2010; 27(2): 178

CARTA AL EDITOR

 

Más sobre la expedición Balmis

More about Balmis's expedition

 

He leído atentamente la Nota Histórica sobre la Real Expedición Filantrópica de la vacuna (Xavier de Balmis/ Josep Salvany). 1803-1806 de donFrancesc Asensi Botet, publicada en Revista Chilena de Infectología (2009; 26: 562-7). Confieso que me he deleitado con su lectura y con la gran cantidad de datos que se refieren a tan importante iniciativa de la Corona Española de la época, "para aplicar un reciente descubrimiento en beneficio de las masas de población de las colonias españolas que se veían azotadas por una epidemia mortífera".

Sólo quisiera referirme a dos personalidades que además de su relación con la viruela, tuvieron gran importancia en la historia de la medicina chilena: el doctor don Manuel Julián Grajales y Fray Pedro Manuel Chaparro, médico y fraile juandediano. El primero, ayudante y acompañante de Balmis y Salvany, quien se avecindó en Chile, teniendo gran importancia en la organización de las Juntas de Vacunación y en otras actividades médicas. Grajales, por orden de Josep Salvany pasó a Chile desde el Perú, a seguir la tarea contraída ante el gobierno de España. En carta a don Luis Muñoz de Guzmán, Gobernador de Chile, le da cuenta de su venida al país, pero creyendo que en Chile podía ya existir en esa fecha (marzo de 1807), "el fluido vaccinal contra la viruela".

No estaba equivocado Grajales sobre la existencia de la vacuna en Chile. Enterado el Virrey Marqués de So-bremonte de la introducción de la vacuna en Montevideo, escribió el 16 de Julio de 1805, al gobernador de aquella ciudad, don Pascual de Ruiz Huidobro, para que fuera remitida a Buenos Aires y luego enviada "a las provincias de Salta y Córdoba y a los indios guaraníes, a Chile y Lima, por medio de vidrios y en polvo".

En nuestro país la vacuna fue recibida a fines de septiembre o comienzos de octubre, aplicándola por primera vez el día 8 de ese último mes, en el año 1805, Fray Pedro Manuel Chaparro, en el pórtico de la Catedral de Santiago.

También es oportuno y muy importante destacar que el mismo Fray Pedro Manuel Chaparro, 40 años antes, en 1765 y en Santiago comenzó las inoculaciones de fluido de lesiones de los variolosos para prevenir la viruela, siendo este insigne médico chileno del siglo XVIII, el primero en utilizar el procedimiento de la variolización en América del Sur.

 

Enrique Laval R.

 

Referencias

1.- Laval R E. La expedición de Balmis. Rev Chil Infect 1990; 7:45.        [ Links ]

2.- Laval M E. Vida y obra de Fray Pedro Manuel Chaparro, médico chileno del siglo XVIII. (Discurso de incorporación a la Academia Chilena de la Historia, leído en junta pública el 16 de Mayo de 1957).        [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons