SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31 número1Candidiasis invasoras en recién nacidos: diagnóstico, tratamiento y prevenciónSíndrome febril prolongado: un desafío para el infectólogo pediatra índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. vol.31 no.1 Santiago feb. 2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182014000100012 

Retrato Microbiológico

 

Género Fusarium

 

Correspondencia a:


 

 
Figura 1. Fusarium sp. 1A: macroconidios de Fusarium sp. en aumento inmersión (100x). 1B: cultivo de Fusarium proliferatum en agar PDA. 1C: cultivo de Fusarium proliferatum en agar Sabouraud (Fotografía obtenida en Laboratorio de Micología Médica de la Universidad de Chile).

Género Fusarium

El género Fusarium es un grupo de hongos filamentosos ampliamente distribuidos en el suelo y plantas. Debido a su capacidad de crecer a 37°C, son considerados oportunistas. Pueden causar infecciones sistémicas en pacientes inmunocomprometidos, con una alta mortalidad. Algunas de sus especies producen toxinas que afectan al hombre y animales. De las más de 100 especies de Fusarium descritas, sólo 12 de ellas pueden considerarse patógenas para el humano, entre ellas destacan F. solani, F. oxysporum y F. verticilloides, en orden decreciente de frecuencia.

La taxonomía para este género es bastante compleja y ha sufrido diversos cambios desde las primeras descripciones hechas por Link en 1803. A pesar de los avances en la taxonomía molecular, y la aparición de metodologías como MALDI-TOF, la taxonomía clásica continúa vigente, aunque requiere de la experiencia del observador.

Al microscopio, la fiálide es generalmente fina, con forma de botella; simple o ramificada; cortas o largas; monofialídica (que emergen esporas de un poro de la fiálide) o polifialídica (de varios poros). Los macroconidios presentan forma de medialuna, hialinos y septados. Para su correcta clasificación es importante el largo, ancho, curvatura, septos, agrupaciones mucoides (esporodoquios) y detalles de las células de los extremos (célula apical y pie) (Figura 1A). Los microconidios, ausentes en algunas especies, poseen variadas formas (fusiformes, ovales, clavadas, entre otras), agrupaciones (estructuras mucoides llamadas "falsas cabezas"), en cadenas largas o cortas; todas observables a la lupa (40x). Otro tipo de conidios son los mesoconidios, que son similares pero de menor tamaño que los macroconidios y nunca forman estructuras mucoides. Por último, pueden observarse las clamidosporas características con doble pared gruesa, lisa o rugosa; de manera aislada, en pareja o en grupo.

Existen distintos medios que permiten su crecimiento; entre ellos, agar papa dextrosa (PDA), agar Sabouraud, agar Clavel (CLA), agar de Spezieller Nährstof-farmer (SNA) y agar avena. Los agares PDA y Sabouraud permiten observar el diámetro de la colonia, morfología y pigmento (café, rojo, violeta, naranja, gris, blanco) difusible al medio (Figura 1B y C), mientras que el agar CLA, permite observar el desarrollo de cadenas de microconidios y morfología en detalle de macroconidios (Figura 1A).

 

Referencias bibliográficas

1. - Leslie J F, Summerell B A. The Fusarium Laboratory Manual. Ed. Wiley-Blackwell. 2006.         [ Links ]

2. - Piontelli, E. Manual de Microhongos filamentosos comunes I. 2011; 1: 261-80.         [ Links ]

 


Cecilia Tapia y José Amaro

Programa de Microbiología y Micología
Instituto de Ciencias Biomédicas Facultad de Medicina,
Universidad de Chile.

Correspondencia a: Cecilia Tapia P cvtapiap@gmail.com