SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.52 número190Música chilena en el exteriorVíctor Rondón. 19 canciones misionales en mapudúngún contenidas en el Chilidúgú (1777) del misionero jesuita, en la Araucanía, Bernardo de Havestadt (1714-1781) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.52 n.190 Santiago jul. 1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27901998019000012 

Otras noticias

Elvira Savi, Premio Nacional de Arte en Música 1998

La pianista Elvira Savi Federici fue galardonada con el Premio Nacional de Arte en Música de 1998 por su excelencia musical y técnica como pianista; destacada labor divulgativa en conciertos y grabaciones de obras de compositores chilenos, además de su fructífera labor docente. El jurado estuvo integrado por el Ministro de Educación, José Pablo Arellano, quién lo presidió ; el Rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros; el último galardonado, compositor Carlos Botto; el Rector de la Universidad Austral de Chile, Manfred Max-Neef, en representación del Consejo de Rectores, y el compositor y crítico Federico Heinlein, en representación de la Academia de Bellas Artes.

Otras distinciones a músicos chilenos

El 25 de mayo, en el auditorio del Instituto de Chile, fue recibido en sesión pública el nuevo Miembro de Número de la Academia Chilena de Bellas Artes de dicho Instituto, compositor Santiago Vera Rivera. En esa oportunidad el referido compositor desarrolló el tema "Producción fonográfica de música de conciertos chilena del siglo XX en la década 1987-1997". El discurso de recepción estaba a cargo del Académico de Número compositor Juan Lémann, pero debido a su repentino fallecimiento, debió ser leído por el compositor y académico Miguel Letelier.
       El 2 de julio, en ceremonia pública, el Comité de Música del Instituto Chileno Norteamericano comunicó que el compositor Edward Brown fue elegido para realizar el "Encargo de una obra musical Charles Ives 1998", que cuenta con el auspicio de la SCD. La distinción consiste en mil dólares y en el plazo de un año el compositor deberá crear y entregar una obra musical al Instituto. En la reunión en que se anunció el "Encargo" a Edward Brown, el galardonado en 1997, Cirilo Vila, hizo entrega de su obra, compuesta para órgano.
       Luego de realizar una gira de conciertos a Coyhaique y Puerto Aysén con su cuarteto de saxofones, el profesor Miguel Ángel Villafruela, académico del Departamento de Música de la Facultad de Artes, viajó a Argentina, permaneciendo allí del 20 de julio al 3 de agosto, invitado a participar como saxofonista en el III Festival Internacional de Música de Buenos Aires y como jurado en el III Concurso Internacional de Música, eventos auspiciados por la Secretaría de Cultura de la Nación, Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, OEA, Cancillería Argentina y Embajada de Brasil. El músico cubano dictó cursos de saxofón en el Conservatorio Municipal de Música Manuel de Falla entre el 20 y el 26 de julio, y participó en clases magistrales y conciertos el 26 de julio en Mar del Plata, el 28 del mismo mes en el Centro Cultural Borges de Buenos Aires y al día siguiente en la Universidad Católica Argentina. EL 31 de julio actuó en el Salón Dorado del Teatro Colón. Al profesor Villafruela se le cursó la invitación al III Festival Internacional en mérito a su participación en el Festival anterior. Durante su permanencia en Buenos Aires, Villafruela fue entrevistado por la revista El Dorado, publicación bilingüe (castellano y portugués) dedicada a los instrumentos de caña. La entrevista apareció en el Nº1, otoño de 1998, pp.18-24, de la mencionada revista.

II Exposición de Instrumentos Tradicionales Chilenos

El 12 de agosto, en la sala de Exposiciones Nemesio Antunes de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, se inauguró la II Exposición de Instrumentos Musicales Tradicionales Chilenos. Esta exposición se realizó en el marco del ciclo "Oyendo a Chile", que tiene como objetivo la difusión de nuestra cultura y tradiciones.

Fondo de Música Tradicional Margot Loyola

La Universidad Católica de Valparaíso creó el Fondo de Investigación y Documentación de la Música Tradicional Chilena Margot Loyola Palacios, como una entidad académica abocada a preservar, valorar y difundir el legado de nuestro Premio Nacional de Arte 1994. Dicho Fondo está conformado por el patrimonio documental reunido en su extenso trabajo etnográfico a lo largo de Chile por Margot Loyola. La ceremonia de inauguración del Fondo Margot Loyola se realizó el 15 de septiembre en el Teatro Municipal de Viña del Mar, a ella invitaron el Rector de la Universidad Católica de Valparaíso y el Alcalde de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar.

Distinciones en Concurso de Musicología Samuel Claro

El 1 de septiembre, en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad Católica, se efectuó el acto de premiación del Concurso de Musicología "Samuel Claro Valdés" 1998, que fue convocado por el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile. El jurado, constituido por María Ester Grebe, Leonardo Waisman y Juan Pablo González, no encontró ninguno de los trabajos presentados "suficientemente excelente como para merecer un premio que lleva el nombre de Samuel Claro"; por lo tanto se declaró desierto el Premio. Se otorgó mención honrosa a Mundos imaginarios y experiencias perceptivas. La música ritual de los wichí de Miguel Ángel García, de Argentina, y se recomendó para su publicación Eva María ¿se fue ?- Apuntes sobre la cancionística de y para los niños de Eurídice Losada Ambrosio, de Cuba, y Encuentros del pianista español Ricardo Viñes con América Latina de Esperanza Berrocal, de España.

Investigadores chilenos en la XII Jornadas de Musicología del Instituto Nacional de Musicología Carlos Vega (INM) y Conferencia Anual de la Asociación Argentina de Musicología.

Entre el 6 y el 9 de agosto del presente año fueron convocados en la sede del INM de Buenos Aires, investigadores musicales argentinos y extranjeros, entre estos últimos se contaron tres investigadores chilenos. En la sesión inaugural del jueves 6, Víctor Rondón (Universidad de Chile) leyó su ponencia Antecedentes sobre las prácticas músicodoctrinarias en las misiones de Chiloé en la primera mitad del siglo XVII : la presencia del Obispo Oré y los misioneros músicos de la Provincia Jesuita del Paraguay. Coordinó esta primera sesión, el director del INM, Licenciado Waldemar Axel Roldán: El viernes 7, en la cuarta sesión conducida por Leonardo Waisman, Pablo Armijo (Universidad Vicente Pérez Rosales), expuso su trabajo Oportunidad: por qué el jazz puede insertarse en una realidad 'ajena' y cómo ocurre, ejemplificado en el desarrollo del jazz en Concepción. En la sesión especial coordinada por María Teresa Melfi, el sábado 8, Manuel Dannemann (Universidad de Chile) leyó su ponencia titulada El poder del cantor. Este mismo expositor participó, además, en la mesa redonda final del domingo 9, la que estuvo coordinada nuevamente por W.A. Roldán y en la que participaron también Héctor Rubio (presidente de la AAM) y Marc Benamou (St. Marys College of Maryland , E.E.U.U.).

Congreso Iberoamericano de Musicología en Venezuela

En la ciudad de Caracas se realizó, entre los días 14 y 18 de septiembre, el Congreso Iberoamericano de Musicología. Contó con la participación de algunos de los más destacados musicólogos y catedráticos del área iberoamericana. La organización corrió por cuenta de la Fundación "Vicente Emilio Sojo", importante centro de actividad musical y musicológica venezolana, siendo auspiciada además por el Congreso Nacional de la Cultura (CONAC), la Universidad Central de Venezuela y la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos "Rómulo Gallegos". Las actividades mismas del Congreso se desarrollaron en la Casa de la Cultura "Rómulo Gallegos", importante edificio y centro de una rica actividad cultural en la ciudad de Caracas.
       El tema del Congreso -"La vida musical en los salones del siglo XIX"-, constituye una de las áreas más interesantes dentro de las nuevas temáticas musicológicas y comprende, sin duda, un sinnúmero de problemas de la mayor actualidad y relevancia. Cabe solamente destacar el peso avasallador que una cierta concepción ligada al sinfonismo romántico centroeuropeo ha tenido para calificar peyorativamente a la "música de salón" como una manifestación de segunda categoría, y a los géneros que en este ámbito se desarrollan como "géneros menores" y, en el mejor de los casos, "funcionales" o meramente "decorativos". Obviamente, tal concepción no podía ser definitiva y en los últimos tiempos se ha comprendido que sólo a través de una justa valoración de todas las complejidades de dicho fenómeno, se puede tener una concepción cabal de los procesos de generación de las escuelas nacionales americanas y de la península, así como reposicionar criterios de juicio que, hasta ahora, adolecían de un "etnocentrismo" altamente perjudicial.
       Además de las exposiciones y debates se realizó una serie de conciertos de "música de salón" en el teatro de la Casa de la Cultura, donde se demostró el alto nivel de los intérpretes y el interés artístico de ese repertorio. Las obras provenían de algunos de los países americanos y de España.
       Participaron en el Congreso estudiosos de gran prestigio como Emilio Casares, de la Universidad Complutense ; María Antonia Virgili, de la Universidad de Valladolid; Ismael Fernández de la Cuesta, del Real Conservatorio de Madrid; Celsa Alonso y Ana Vega Toscano, de la Radio Española; Ana Casanova, del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC), La Habana; Ricardo Miranda y José Antonio Robles del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical "Carlos Chávez" (CENIDIM) de México; Juvenal Correa-Salas, de Puerto Rico; Jorge Acevedo, de Costa Rica; Dieter Lenhnoff, de Guatemala; Ellie Anne Duque, de Colombia; Mario Godoy Aguirre, de Ecuador y Jorge Martínez Ulloa, de Chile. A ellos se debe agregar una nutrida y valiosa representación venezolana compuesta por los profesores y musicólogos José Peñín, Juan Antonio Sans, Mariantonia Palacios, Elena Plaza, Fidel Rodríguez, Manuel Antonio Ortiz, Freddy Moncada, Gustavo Colmenares, Miguel Astor, Antonio López Ortega, Aída Lagos, Alejandro Bruzual, Hugo Quintana, Viana Cadenas, Roldán Esteva Grillet, Mario Milanca y Felipe Sangiorgi.
       El buen nivel de las exposiciones y profundidad de los debates permitió reafirmar la gran complejidad del problema y la imperiosa necesidad de impulsar los estudios e investigaciones en este campo, así como difundir el valioso acervo para el patrimonio musical de Iberoamérica y el mundo que representan estos miles de obras y compositores cuya gran mayoría son bastante desconocidos.
       La ponencia El salón decimonónico en Chile como núcleo generador de un cierto desarrollo de la música de arte, elaborada por Tiziana Palmiero y el autor de esta nota, presentó un panorama general de los diferentes espacios musicales del siglo XIX junto con distinguir tres tipos de salón : el primero, denominado "sarao", cubre desde finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX hasta el período de la independencia y puede ser ejemplificado con el salón de la familia Cotapos, que es descrito en las crónicas de viajeros como Vancouver, Schmidtmeyer y, por supuesto, la prolija María Graham. Es un salón de tipo criollo, allí predomina el baile y las danzas de tipo fandango o derivadas, el uso del estrado, del mate e instrumentos como el arpa y la guitarra tocados "por oídas". El segundo tipo de salón, definido como "tertulia", estará representado por los diferentes salones que durante su vida tuviera y organizara Isidora Zegers. Este salón fue el centro de una rica vida cultural y musical, núcleo de la llamada "Generación del '42'" . Participaron allí Sarmiento, Bello, Mercedes Marín del Solar, Domeyko, Gay y, en general, lo más granado y representativo de la vida cultural chilena. Se caracteriza por la participación activa de importantes músicos extranjeros como Drewetcke, Alzedo y nacionales como Oliva y Zapiola, por el estreno de obras de Beethoven, Haydn y Mozart, por grupos de cámara con claves y pianos, por difundir la obra de Rossini, Donizetti y Bellini y, fundamentalmente, por constituir el primer espacio de la "música para ser oída". No se debe olvidar que en este marco es creada la primera Sociedad Filarmónica chilena, en 1828. El tercer salón, que la ponencia define como "velada", se desarrolla a finales del siglo y representa ya una verdadera sociedad de conciertos de obras de cámara. Su representante más característico es el salón (o salones) organizados por Luis Arrieta Cañas y José Besoaín. Allí el centro de toda la actividad es la exhibición de grupos de cámara, como el cuarteto formado por Ceradelli, Gervino, Dereck y Hügel y virtuosos como Manjon. El repertorio estará constituido principalmente por obras del romanticismo centroeuropeo, y la participación de cantantes y/o compositores nacionales será bastante esporádica.
       Estos tres salones marcarán una tendencia que reafirma el abandono de una sensibilidad por lo "criollo", en el marco de la "leyenda negra" antiespañola, y el predominio del gusto anglo francés. Poco a poco el centro de interés de los melómanos estará dado por los parámetros de juicio "centroeuropeos" que, de alguna manera, conformarán en los años sucesivos la práctica de grupos tan importantes como la Sociedad Bach, que impulsará la evolución de las instituciones musicales chilenas del siglo XX. Este proceso acompaña y es causa y consecuencia del tipo de desarrollo socioeconómico y cultural de la sociedad chilena. Si el salón constituye el espacio de la sociabilidad por excelencia, lo que allí sucede no puede estar ajeno al devenir de una sociedad dependiente económica y culturalmente, antes bien, el salón permite verificar los procesos de reproducción cultural y social de un bloque hegemónico, la oligarquía chilena, y los mecanismos que ésta utiliza para asegurar su cohesión e influencia sobre el resto de la sociedad. El esquema de desarrollo librecambista y dependiente de los grupos conservadores va a encontrar, paradojalmente, un aliado en el afán modernizador de los grupos liberales, así como encontrará, en el salón, el espacio justo para el encuentro con la cultura cosmopolita de los agentes de comercio extranjeros de Valparaíso y Santiago.
       El salón, en sus variadas formas, servirá como carta de tornasol para diagnosticar estos complejos procesos de agregación sociocultural, el progresivo abandono de un modelo de referencia hispánico y criollo por el modelo cosmopolita necesario a una sociedad basada en una economía de exportación y fuertemente dependiente.
       Los trabajos del Congreso serán publicados, junto con partituras inéditas de la música de salón, por la Fundación "Vicente Emilio Sojo".

Jorge Martínez Ulloa

Compositores chilenos en el ballet

La coreógrafa chilena Hilda Riveros fue invitada a Ecuador para presentar un programa completo con obras suyas, que montó con el Ballet Ecuatoriano de Cámara. El espectáculo se realizó los días 12 y 13 de mayo de 1998 en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura de Quito. Dentro del programa Hilda Riveros incluyó sus coreografías Canción de cuna para despertar con música de Maruja Bromley en arreglo de Celso Garrido-Lecca y Tiempos de percusión con música de Alejandro García.
       El 28 de septiembre, en el Teatro de la Escuela Moderna de Música se realizó el concierto "Imágenes y voces" en el que se presentó el Taller de Danza y Coro de Profesores de Valparaíso ; el Taller de Danza bailó La partida y Cai Cai Vilú con músicas de Víctor Jara, El ingenuo y El arrabal con música de Jaime Jélvez, Danza con música de Horacio Salinas y Todo cambia con música de Julio Numhauser. Además se bailó La pajita con música de Horacio Salinas y Te recuerdo Amanda con música de Víctor Jara. La directora de coreografías del Taller es María Soledad Claves. El concierto se completó con la participación del Coro de Profesores.

Libros recientes

El 5 de mayo la Editorial universitaria presentó, en la Sala América de la Biblioteca Nacional, el libro Enciclopedia del folclore de Chile de Manuel Dannemann, un nuevo aporte de este estudioso al conocimiento de la cultura nacional. El 14 de ese mismo mes, en la Sala Isidora Zegers, el decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, Luis Merino, hizo la presentación pública de Pequeño libro para piano. Siete piezas del compositor Miguel Letelier, editado por la Facultad de Artes. El 15 de julio, en el Aula Magna del Centro de Extensión de la Universidad Católica se lanzó el tomo II de la antología musical elaborada por Luis Advis, Eduardo Cáceres, Fernando García y Juan Pablo González titulada Clásicos de la música popular chilena (1960-1973), editada por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD). En la ocasión hicieron uso de la palabra el director del Instituto de Música de la Universidad Católica, Octavio Hasbún, el compositor y presidente de la SCD, Luis Advis y el musicólogo Juan Pablo González. La ceremonia concluyó con la actuación del grupo Inti-Illimani, Isabel Parra, Tita Parra y Los Cuatro Cuartos.
       El 27 de julio, en el Centro Cultural de España, se presentó el libro Método de bandurria. Origen, vigencia y modalidad de uso en Chile del investigador Ramón Andreu Ricart y del compositor Jorge Spiringinsfeld Vergara, financiado por FONDART (ver la reseña en el presente número de la RMCh). El acto contó con la participación de estudiantinas de la capital. El 12 de agosto, en la Sala SCD se lanzó el libro Margot Loyola. Colección Nuestros Músicos editado por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor. La ceremonia concluyó con la participación del conjunto Palomar y de Las del Puerto, conformados por alumnos y alumnas de Margot Loyola, que interpretaron algunos temas del canto popular de raíz folclórica.

Saludamos la aparición de nuevas revistas

El 29 de abril, en la Sala Isidora Zegers, se realizó el lanzamiento de la primera publicación periódica especializada en danza de nuestro país. Esta nueva revista titulada Chile-Danza, es dirigida por Juan Alberto Pérez Labra y cuenta con la asesoría general de la profesora María Elena Pérez. En su primer número aparecen colaboraciones de Juan Alberto Pérez Labra ("57 años de danza en la Universidad de Chile"), María Elena Pérez ("A propósito"), Elizabeth Sovino ("Entrevista a Edgardo Hartley"), Paola Moret Jiménez ("Entrevista a Gheorghe Gigi Cacileanu"), además de las secciones "Noticias nacionales e Internacionales", "Hablemos de técnica", "Diccionario de danzas", "Espacio de entretenciones" y un "Directorio de academias e instituciones de danza".
       En agosto apareció el Boletín de la Sociedad Chilena de Musicología, año 1, Nº1, primer semestre, 1998. La publicación, editada por el musicólogo Rodrigo Torres, contiene fundamentalmente informaciones de la vida musicológica nacional y algunas noticias sobre eventos internacionales.

Otras publicaciones periódicas nacionales

En la redacción de la Revista Musical Chilena se han recibido las siguientes publicaciones periódicas con informaciones sobre nuestra vida musical: Música, boletín informativo del Consejo Chileno de la Música, Nº17 de marzo, Nº18 de abril , Nº17 de mayo, Nº20 de junio, Nº21 de julio y Nº22 de agosto de 1998, y la revista Matiz, año II, Nº5, marzo-mayo de 1998 y año III, Nº6, junio-agosto de 1998, editada por el Instituto Profesional Escuela Moderna de Música. En el Nº5 aparecen colaboraciones de Guillermo Rifo ("Recordando" y la partitura de Chacabuco para cello y piano, "dedicada a Waldo Suárez, uno de los prisioneros políticos que pasó por el campo de concentración de Chacabuco durante la dictadura militar"), Alvaro Menanteau (Nino García [1957-1998]"), Doris Ipinza ("Entrevista con... Mario Baeza Gajardo") y otros; en el Nº6 se pueden leer artículos de Gabriel Matthey ("Nuestra identidad oculta"), Fernando García ("El medio y el compositor"), Alvaro Menanteau ("Nuestros músicos : Rafael Traslaviña"), Doris Ipinza ("Entrevista con... Pablo Lecaros") y otros ; también se incluye la partitura de Pablo Lecaros Chorinho para Bird, dedicado a Charlie Parker, y se inserta en un fascículo aparte, como un homenaje a Mario Baeza Gajardo, la transcripción completa de la entrevista que le hizo Doris Ipinza y que fue publicada parcialmente en el número anterior de Matiz.
       Igualmente se ha recibido la revista Resonancias, Nº2, mayo de 1998, publicada por el Instituto de Música de la Universidad Católica en la que aparecen artículos, entre muchos otros, de Jaime Donoso ("Hermeneutas musicales: entre la fidelidad y la libertad"), Aliocha Solovera ("Concursos de composición musical en Chile"), Hernán Ramírez ("En torno a los concursos de composición"), Guillermo Marchant ("La música doméstica: sus reflejos en un manuscrito chileno del siglo XVIII") y Jorge Martínez ("¿Analizar el análisis ?"), además de entrevistas, comentarios de libros y reseñas de grabaciones.

Margot Loyola en video

La Sociedad Chilena del Derecho de Autor y el Centro Latinoamericano del Teatro Perfomance (CELTEP) invitaron a la Sala SCD, el 5 mayo, para asistir a la proyección del video A lo humano realizado por Alberto Kurapel. Este video-arte consta de siete bailes tradicionales ejecutados por Margot Loyola y Osvaldo Cádiz, y seis canciones y cuatro pregones tradicionales interpretados por nuestra folclorista y Premio Nacional de Arte en Música 1994. El video-arte A lo humano fue financiado por FONDART.

Nuevos discos con música de autores nacionales

En el mes de mayo se puso en circulación el CD Música latinoamericana para violoncello y piano del dúo Edgar Fischer y María Iris Radrigán, auspiciado por la Universidad Católica y el FONDART. El disco incluye las siguientes obras Segunda partita para violoncello solo de Gustavo Becerra-Schmidt, Sonata para piano de Carlos Botto, Soliloquio para cello de Celso Garrido-Lecca y otras obras de compositores latinoamericanos.
       El 5 de junio, en la Sala SCD, se presentó el CD Música chilena del siglo XX (volumen II) editado por la Asociación Nacional de Compositores, Chile (ANC), auspiciado por el FONDART y patrocinado por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD). En la ocasión se interpretaron algunas obras contenidas en el disco, que fueron las siguientes : Di para violín (Hernán Muñoz), viola (Claudio Morales), cello (Celso López) y piano (María Iris Radrigán), de Pablo Aranda, quien dirigió la obra; Eólica para cello (Patricio Barría), de Juan Lemann, y Entrelunas para cello (Ángela Acuña) y piano (Karina Glasinovic) de Eduardo Cáceres. El 31 de julio, en el Auditorium del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica, se lanzó un CD con obras del académico de ese Instituto y compositor Alejandro Guarello, fonograma que contó con el financiamiento del FONDART. En el acto de presentación del CD se escucharon tres de las obras contenidas en éste: Solitario III para corno, Quetinto para quinteto de vientos y Septentrión para septeto de vientos.

Recuperación del organillo callejero

El 15 de abril, en la Casa Colorada, Manuel Lizama, Andrés Bonnet y Agustín Ruiz dieron a conocer los resultados de dos proyectos financiados por FONDART: "Restauración de los organillos chilenos: iniciativa de apoyo a la música tradicional de la juglaría urbana" y "Edición fonográfica de la música de organilleros y chinchineros de Valparaíso". Para la ocasión se exhibieron 4 organillos restaurados, piezas de un organillo en construcción y diversos modelos de "pianos" que están presentes en las calles. Además se lanzó el casete Organilleros y chinchineros de Valparaíso. Los Juglares del Puerto con la presentación del grupo de chinchineros porteños.

Restauración de grabaciones de la Facultad de Artes

En un solemne acto conmemorativo del cincuentenario del Estado de Israel realizado el 15 de agosto en el ex Salón de Honor del Congreso Nacional, con la presencia del Presidente de la República, el Embajador de Israel, parlamentarios y ministros de estado y autoridades universitarias, el decano de la Facultad de Artes, Luis Merino, entregó un CD con la grabación de El rey David de Arthur Honegger realizada en 1952 por la Orquesta Sinfónica de Chile, el Coro de la Universidad de Chile y los solistas Aída Saavedra (soprano), Ilse Hagemann (mezzo), Hernán Würth (tenor), Virginia Fischer (pitonisa) y Roberto Parada (narrador), dirigidos por Víctor Tevah y recientemente restaurada por los técnicos de la Facultad de Artes, en su laboratorio. La edición de este fonograma fue posible gracias a la contribución de los "Amigos de la Orquesta Filarmónica de Israel en Chile" y se realizó para celebrar los 50 años del Estado de Israel.

Partituras de autores nacionales recibidas

Las siguientes obras de autor nacional recibidas por la Revista Musical Chilena están a disposición de los interesados en los archivos de la Facultad de Artes:
       Gabriel Brncic: Quinteto vienés (violín, viola, cello, contrabajo, fagot/clarinete/saxofón barítono), Diafonía (orquesta).
       Fernando Carrasco: Catártica (flauta).
       Sergio Ortega: Los Cantos del Capitán (soprano, piano) [2 ejemplares], Récit d'un naufragé (recitante, 7 saxofones), Tacuabé (viola [y recitante]), Le Prince heureux (soprano, 3 percusionistas, contrafagot), Mi canto Yoruba (flauta), Quiriván (cello), Acoso y muerte de un hombre (cuarteto de cuerdas), La Dignidad (soprano, 2 percusionistas), Messidor (ópera), Le Louis Perdu (ópera), Les Contes de la Révolution a Aubervilliers (ópera).
      Chañaral Ortega Miranda: Courage (barítono, coro mixto, conjunto instrumental), Cantate sur le passeport (barítono, quinteto de bronces), Cuarteto para un amanecer (quinteto de cuerdas), Variaciones sobre L'Aria di Ruggiero (clavecín).
      Edmundo Vásquez: Carnaval (orquesta de cuerdas), La harpe et l'ombre (cuarteto de cuerdas).

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons