SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.53 issue191Producción fonográfica de música de concierto chilena en la década 1987-1997 author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.53 n.191 Santiago Jan. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27901999019100001 

Homenaje a Elvira Savi
Premio Nacional de Arte, mención Música 1998

por
Carlos Riesco Grez

Es motivo de profunda satisfacción personal redactar estas líneas en nombre de la Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile, para celebrar el otorgamiento del Premio Nacional de Arte, mención Música, correspondiente a 1998, a la distinguida pianista, pedagoga y Miembro Numerario de nuestra Corporación, académica Elvira Savi.
       Para aclarar algunos puntos que favorecen nuestra admiración por la extraordinaria labor cumplida por tan principal artista, debemos señalar que desde hace algunos años a esta parte, tal vez a partir del momento mismo en que se derogó la ley 6696 que creó el Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile, la música chilena, en cuanto expresión de arte mayor y compuesta por músicos chilenos, ocupa un espacio cada vez más reducido en los programas de los intérpretes nacionales, como así también, en los programas de los conjuntos orquestales del país. Este hecho lamentable ha causado un evidente distanciamiento del público melómano que asiste a los conciertos, con respecto a la música que se compone en Chile, ya sea por prejuicio o por desconocimiento de esta noble expresión artística, lo cual va en desmedro directo de nuestro desarrollo cultural en este campo del arte. Nos llega a resultar absolutamente incomprensible que las orquestas e intérpretes nacionales salgan en giras a países que cuentan con una cultura milenaria, con repertorios clásicos, en vez de llevar una programación compuesta exclusivamente de obras chilenas e iberoamericanas, obras que han de resultar una novedad en naciones europeas, al igual de lo que ha ocurrido con la literatura iberoamericana.
       En medio de este panorama tan negativo, que se manifiesta en desmedro de nuestra entidad nacional, destaca, con sin igual fuerza y determinación, la figura de Elvira Savi. En efecto, desde que inició sus actividades como pianista profesional se dedicó con ahínco al estudio de las obras de los compositores chilenos, para luego darlas a conocer en todas las oportunidades y compromisos que ha tenido a su haber. Pero también debemos señalar que esta posición de favorecer la creación musical chilena no ha correspondido a un acto que responda a intereses creados, o ni siquiera a conductas que reconozcan amistades personales. Por el contrario, prevalece en Elvira Savi, en oposición a lo que es costumbre, a guisa de lesa cultura en el tiempo presente, la afinidad que ella siente para con la música chilena. Son voces de esta tierra que le dan respuestas a sus valores espirituales en el sentido más profundo de la palabra.
       No se entiende de otro modo que, en forma permanente, incluya en sus programas las obras de nuestros compositores. Si estas obras las llevara consigo solamente de vez en cuando, podríamos pensar en un compromiso moral de ligera estimación; pero cuando son composiciones que incluye en forma reiterada y permanente en los conciertos que ofrece a la comunidad, no podemos dejar de pensar que lo hace por amor a esta música, y pensamos que así lo entiende el público, si juzgamos por los prolongados aplausos que celebran sus interpretaciones. En muchas ocasiones hemos tenido la sensación de estar escuchando una obra nueva, desconocida para nosotros, debido a la intensidad de su interpretación y a los valores expresivos que sabe extraer en cada caso.
       Esta realidad responde a una verdad tangible, que sólo se explica, si aceptamos que la música es el arte que, por antonomasia, nos da cuenta de la idiosincrasia de un pueblo y de su modo de ser. No se puede negar que, a veces, nos basta escuchar unas pocas notas musicales para darnos cuenta que son sones brasileños o franceses o que son cánticos plañideros, que otrora expresaron el pesar anímico de aquellos aborígenes africanos que fueron asentados, en contra de sus libertades, en los Estados Unidos, cánticos que han llegado hasta nosotros como el legado espiritual de una raza.
       No es algo diferente a lo que configuraban las costumbres de los pueblos primigenios que habitaban el continente americano precolombino. Efectivamente, la música en estos pueblos cumplía una representación a cabalidad en todos los actos sociales y ejercía como parte principal una función fundamental en todas las ocurrencias del diario vivir, a manera de expresar los sentimientos más íntimos del alma.
       Son estas circunstancias globales, las que nos hacen lamentar el hecho que nuestra música no tenga una participación mayor en la actividad de conciertos que se llevan a cabo en el país. Debido a esta realidad tan negativa que afecta a los compositores nacionales, la Academia Chilena de Bellas Artes se ha propuesto, como programa de acción fundamental de su hacer en favor de la cultura artística en nuestro medio, comenzar a grabar la música chilena como una manera de paliar la situación descrita y tratar de interesar al público aficionado a conocer las obras musicales de los compositores chilenos. En efecto, podemos anunciar con satisfacción que nuestra Corporación ya tiene grabada siete matrices que serán editadas en discos compactos, habiéndose enviado a los Estados Unidos la primera de éstas, con obras de Federico Heinlein, iniciando así esta iniciativa que tiene gran trascendencia, por cuanto en la actualidad no se encuentran en el mercado discos con obras de músicos chilenos, salvo raras excepciones que han sido financiadas por los propios interesados y que no siempre cumplen con los requisitos de excelencia por los que estamos abogando. Debemos recalcar que estas matrices ya grabadas, se han estado haciendo con la incorporación de las técnicas de sonido más avanzadas con que se cuenta de momento, para favorecer la calidad artística de estas ediciones. Esto debido a un hecho irrecusable : si la grabación de un compositor que goza de fama, digamos a manera de ejemplo Mozart, no sale lo suficientemente bien, la culpa la tendrá la orquesta, su director o el intérprete, pero nunca Mozart; en cambio, si la obra de un compositor chileno sale mal grabada, la culpa de este resultado negativo se le achacará, siempre, al compositor.
       En esta iniciativa, que ha de favorecer indiscutiblemente el conocimiento de la música compuesta en Chile, Elvira Savi está cumpliendo con una participación muy activa y donde una vez más queda en evidencia su capacidad profesional y sus desbordantes dotes musicales. En efecto, siempre esta ilustre artista ha sabido descubrir en las partituras pequeños detalles que, de seguro, para personas menos dotadas resultan ser detalles nimios que no alteran el contexto general. Pero, no es así. Elvira Savi, como pocos pianistas, sabe graduar la intensidad de un "crescendo", según los requerimientos más sensibles que favorecen la fraseología del desarrollo musical; de igual modo sabe medir la fuerza de un acento, que está "in puris naturalibus" y no necesariamente indicado y muchos detalles más que resultaría lato enumerar. A manera de ejemplo, podemos ilustrar una observación personal que nos tocó, a modo de experiencia, cuando Elvira Savi grabó la Sonata para piano, de nuestra autoría. Esta composición dura 13´30 y nuestra celebrada pianista la había venido ejecutando, de manera reiterada, en sus giras artísticas, a partir del momento mismo que la estrenó en los "Festivales de Música Chilena", correspondiente al año 1960. Sin embargo, para grabarla y demostrarse satisfecha con su ejecución, se demoró tres horas completas, repitiendo una y otra vez, cortos pasajes que a juicio de ella no habían salido todo lo bien como esperaba, detalles que, sobre seguro, hubieran pasado desapercibidos para un intérprete algo menos dotado que Elvira Savi. Es por ello que hemos requerido su concurso permanente en esta responsabilidad tan importante que ha asumido la Academia Chilena de Bellas Artes, la de dejar un registro, lo más amplio posible, de nuestra música nacional, para que sea apreciada, por las generaciones futuras de nuestro país como se merece.
       Hay otro aspecto en la actividad profesional de Elvira Savi que también queremos resaltar, debido a que ésta refleja, una vez más, la personalidad de esta gran artista. Sin pretender desmerecer su calidad como solista en piano, debemos agradecer su descollante actuación en el campo de la música de cámara y también en ese otro campo musical, al cual no se le dedica toda la atención que se requiere, cual es el de pianista acompañante en obras para canto y piano o en aquellas para instrumentos solistas y piano. Los estudiantes, por lo general, sueñan con descollar como grandes pianistas, -algo que muy rara vez se logra-, descuidando otras posibilidades, las de actuar como parte de un conjunto de cámara o en calidad de dúo, es decir en composiciones compuestas para ser ejecutadas entre dos. Consideramos que para los integrantes de conjuntos orquestales resulta especialmente beneficioso practicar en conjuntos de cámara, donde se puede lograr un perfeccionamiento asaz importante, que los ha de beneficiar extraordinariamente en su desempeño profesional como músicos de orquesta. Son estas razones que nos llevan a aplaudir la gran labor que Elvira Savi ha realizado en esta fracción del quehacer musical, siempre demostrando su gran calidad artística, que la hace sobresalir, -con especial énfasis-, en todas sus actuaciones.
       Antes de terminar con nuestras palabras, debemos agregar a lo ya dicho, la importante actuación que ha tenido Elvira Savi en el Departamento de Música y Sonología de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. En efecto, estas cualidades que hemos puesto de relieve de su dotada personalidad, las ha ido transmitiendo a sus alumnos con buenos resultados, haciéndoles comprender toda la importancia que tienen estos fundamentos por los que ella ha luchado con tanto empeño. Así se da que de su cátedra se destacan dos tríos: 1. Trío Andante, integrado por Claudia y Pablo Mahave, violín y cello, respectivamente y Eduardo Browne, pianista. 2. Trío Juventus, cuyos integrantes son Jorge Rodríguez, clarinete, David Cofré, cello y Rodolfo Fischer, piano.
       Ambos Tríos han realizado exitosas giras por todo el país, además de presentaciones en Santiago y otras ciudades.
       Es a través de la docencia que se plasman los anhelos más profundos del alma humana; por su intermedio los académicos pueden transmitir, a las generaciones más jóvenes, un bagaje cultural que es parte medular de toda comunidad y, por ende, la esencia misma de un pueblo. La dilatada y fructífera labor docente que ha desempeñado Elvira Savi, por cerca de medio siglo, en el Departamento de Música y Sonología de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, ha de mantener vivos los valores espirituales que ella tanto ha defendido y por los cuales ha luchado en forma infatigable.
       Creemos sinceramente que los méritos que hemos señalado, son más que suficientes para justificar el Premio Nacional de Arte, mención Música, que se le otorgara a Elvira Savi en 1998.

COMPOSITORES NACIONALES EN EL REPERTORIO DE ELVIRA SAVI

El crecido número de obras de autores chilenos comunicados por la pianista Elvira Savi en el transcurso de su dilatada vida profesional, se consigna a continuación. En este listado se señalan los siguientes datos:

1.

Nombre de los autores; éstos se encuentran ordenados alfabéticamente.
 

2.

Título de las obras; éstas se ordenan de la siguiente forma:
  2.1 De acuerdo al medio sonoro utilizado;
    a) piezas para piano solo;
b) piezas para piano y otros instrumentos;
c) piezas para canto y piano.

2.2. De acuerdo a la fecha de término de la composición de la obra, desde la más antigua hasta la más reciente, dentro de cada grupo de piezas según 2.1.
   

3.

En el caso de las piezas vocales, el nombre del autor del texto sigue al título de la obra, entre paréntesis. En caso de no tener información sobre el autor se emplea la abreviatura (s/i). En los casos de ejecución parcial de un ciclo vocal, también entre paréntesis, se coloca un número que indica el lugar que ocupan la o las piezas en que participara Elvira Savi en el ciclo o colección de canciones que se señala a continuación.
   

4.

Medio sonoro empleado por el autor.
   

5.

Opus, cuando existe.

   

6.

Las obras estrenadas por Elvira Savi se individualizan mediante un asterisco colocado a continuación del título.

Advis, Luis: Cinco preludios, para piano.
  Cosas I, II y IV* de Cinco canciones (textos: Gabriela Mistral), para voz y piano.
El amor (3), de Canto para una semilla (texto: Violeta Parra), para voz y piano. Cueca (texto: Jaime Silva), para voz y piano.
Alcalde, Andrés: El agua (texto: Gabriela Mistral), para voz y piano.
Allende, Pedro Humberto: Pequeña suite, para piano.
  Doce tonadas de carácter popular chileno, para piano.
Nueve estudios, para piano.
El encuentro (texto: Carlos Mondaca), para dos sopranos y piano.
Mientras baja la nieve (text : Gabriela Mistral), para voz y piano. 
Amenábar, Juan: Suite, para piano
  Alternativas, para piano.
Música nocturna, para piano.
Nativity blues, para piano.
Tríptico para recordar a Liszt : Preludio; Contra-vals; Clusters (estudio de sonoridades), para piano.
Tres piezas para el pequeño pianista, para piano.
Caminando de Chile a Salzburg, para piano.
Modulaciones instantáneas, para piano. 
Amengual, René: Pequeña suite, para flauta y piano. 
  Chanson d’automme (texto: Paul Verlaine), para voz y piano.
Caricia (texto: Gabriela Mistral), para voz y piano.
Me gustas cuando callas (texto: Pablo Neruda), para voz y piano.
El vaso (texto: Gabriela Mistral), para voz y piano. 
Arancibia, Enrique: Los años vienen y van (texto: Heinrich Heine), para voz y piano. 
Baeza G., Mario: Canción amarga (texto: s/i), para voz y piano.
Becerra, Gustavo: Sonata, para flauta y piano.
  Quinteto*, para cuarteto de cuerdas y piano.
Recitativo (4) y Aria (5), de Entrada a la madera (textos: Pablo Neruda), para soprano y piano. 
Bisquertt, Próspero: Balada, para piano.
Botto, Carlos: Variaciones*, para piano, op.1. 
  Diez preludios*, para piano, op.3.
Partita*, para piano, op.22.
Canciones sacras: Mañanitas floridas; A la esposa divina; Esta es la justicia, de Doce canciones (textos: Lope de Vega), para voz y piano, op.4. 
Cuatro cantares quechuas: Mi flor de kantu; Piedra sólo piedra; Dulce sauce ;
  Hoy no me iré (textos: anónimos), para voz y piano, op.11. 
La rosa (2), Décima (3) y Las clavelinas (5), de Academias del jardín (textos: Polo de Medina), para soprano y piano, op.16.
Cabezas, Estela: Cultivo una rosa blanca (texto: José Martí), para voz y piano.
Cáceres, Eduardo: El viento en la isla (texto: Pablo Neruda), para voz y piano.
Campbell, Ramón: Trío, para violín, cello y piano.
Campos, Edgardo: Guillermo: Estudios breves*, para piano.
Cantón, Balada (texto: Gabriela Mistral), para voz y piano.
Cortés, Renán: I’m thrilled (textos: extractos de noticias de La Tercera,Sidney Lipman y Silvia Dee), para voz y piano. 
Cotapos, Acario: Le détachement vivant (texto: Acario Cotapos), para mezzosoprano y piano.
Deichert, Guillermo: Zamacueca (3)  y Canción Nacional (1), de Fantasie de concert sur des thêmes nationaux 
  de Chili, para piano, op.10.
Délano, Pablo: Espiral (2), de Dos canciones (textos: Alicia Morel), para soprano y piano.
Edwards, Agustín: Palabras de Fabulino, para piano.
Frick, Guillermo: Mazurca, para piano.
García, Fernando: Estáticas*, para piano.
  El Aconcagua* (3) y El hambre* (5), de Bestiario (textos: Nicolás Guillén), para soprano y piano.
Garrido,Pablo: Divertimento*, para violín y piano.
  Canciones de Gabriela: Montañas mías; Duerme, duerme niño cristiano ; Canto que amabas (textos: Gabriela Mistral), para voz y piano.
González, José Antonio (Presbitero): Himno a la victoria de Yerbas Buenas* (texto: s/i), para voz y piano.
  Primer Himno del Instituto Nacional* (texto: Fray Camilo Henríquez), para voz y piano.
González, Jaime: Cantos I y II, de Visionarias (textos: Iris de Bandich), para voz y piano.
Guzmán, Eustaquio: La engañosa (texto: anónimo), para canto y piano, op.69.
Guarello, Alejandro: Reyerta (texto: Federico García Lorca), para voz y piano.
Guzmán, Federico: Samacueca, para piano.
  Polonesa en La menor, para piano, op.51.
Valse en La menor, para piano, op.52.
Scherzo e danza, para piano, op.54.
Mon espoir, mazurka para piano.
Rappelle-toi (texto: Alfred de Musset), para dos voces y piano, op.53.
Adieu (texto: Alfred de Musset), para voz y piano.
Heinlein, Federico: Despedida en invierno, para piano.
  Divertimiento, para piano.
Testimonio, para piano.
Imaginaciones, para piano.
Cuatro Lieder: Die kleine Mutter (texto: Manfred Hausmann); Fenster, wo ich einst mit dir (texto: Stefan George); Der erste Jasmin (texto: Rabindranath Tagore); Dein blaues Auge (texto: Klaus Groth), para voz media y piano.
Dos Lieder: Ich lebe fast ohne Schmerzen (texto: Erich Guenter); Liebeslied (texto: Rainer Maria Rilke), para voz media y piano.
Dos Lieder: Die Liebende (texto: Rainer Maria Rilke); Stilles Gluek (texto: Joseph von Eichendorff), para voz aguda y piano.
Cuatro Lieder: An den Tod (texto: Hermann Claudius); Ich hoert ein Sichelein rauschen (texto: anónimo), Schlaflied (texto: Rainer Maria Rilke); Ich spreche einen Namen aus (texto: Franz Werfel), para voz media y piano.
Philines Lied (texto: Wolfgang Goethe), para soprano y piano.
Dos canciones: Meciendo; Dame la mano (textos: Gabriela Mistral), para voz femenina y piano.
Dos canciones: Adolescencia; Con todos los corazones (textos: Juan Ramón Jiménez), para voz media y piano.
Dos canciones: Quietud (texto: Juana Ibarbourou); Lluvia (Ernesto Morales), para voz aguda y piano.
Tres canciones españolas: Los olivos grises y La plaza tiene una torre (textos: Antonio Machado); La lluvia (texto: Manuel Machado), para voz aguda y piano.
Dos canciones sobre motivos populares: Vida mía (texto: anónimo de Santiago del Estero); Balada matinal (texto: Manuel Machado), para voz y piano.
Tres Lieder: Als Gott der Herr auf Erden ging; Wenn ich in Naechten wandre; Das Blumensechiff (textos: Klabund), para voz aguda y piano.
Dos Lieder: Die Wiese (texto: Ruth Schaumann); Das Schifflein (texto: Ludwig Uhland), para voz aguda y piano.
Tres canciones antiguas: Quiero dormir y no puedo; La bella malmaridada; De los álamos vengo (textos: anónimos del siglo XVI), para barítono y piano.
Dos Liebeslieder: Du schlank und rein (texto: Stefan George); Deingedenken (texto: Will Vesper), para voz y piano.
Tres Nachtstuecke: Winternacht (texto: Gottfried Keller); Schlummerlied (texto: Ernst Lissauer); Das Lied vom Herzen (texto: Inge Moossen), para voz media y piano.
Silencio (texto: Alfonsina Storni), para voz y piano.
Nocturno (texto: Gabriela Mistral), para voz media y piano.
Yerbas Buenas (texto: Max Jara), para voz y piano.
Isamitt, Carlos: Pichi pürün (Pequeña danza), para piano.
  Tres pastorales, para violín y piano.
Pürün ül pichich’en (2), de Friso araucano (textos : tradicionales mapuches), para soprano y piano.
Junge, Wilfried: Tarde en el hospital (texto: Carlos Pezoa Veliz), para voz y piano.
Lémann, Juan: Variaciones, para piano.
  Barrio sin luz (texto: Pablo Neruda), para voz y piano.
Leng, Alfonso: Fantasía quasi sonata, para piano.
  Lied, para piano.
Cinco doloras, para piano.
Sonata N°1, para piano.
Poema, para piano.
Dos otoñales*, para piano.
Canto de invierno, para piano.
Estudios, para piano.
Diez preludios, para piano. 
Sonata N°2, para piano.
Brouillard (texto: Alfonso Leng), para contralto y piano.
Chanson de l’oubli (texto: Alfonso Leng), para contralto y piano.
Chant d’automme (texto: Lucien Boyer), para contralto y piano. 
Rêve (texto: F. Perpona), para contralto y piano.
Du fragst (Wilhelm Sucht), para contralto y piano.
Lotusblume (Wilhelm Sucht), para contralto y piano.
Lass meine tränen fliessen (texto: Wilhelm Sucht), para contralto y piano.
Sehnsucht (texto: Wolfgang Goethe), para contralto y piano.
Du (texto: Wilhem Sucht) para contralto y piano.
Alma mía (texto: Manuel Magallanes Moure), para voz y piano.
Cima (texto: Gabriela Mistral), para contralto y piano.
Frühlingslust (texto: Heinrich Heine), para voz y piano.
Wehe mir (texto: Wilhelm Sucht), para contralto y piano.
Warte nur (texto: Wilhelm Sucht), para contralto y piano.
Vigilien (texto: Rainer Maria Rilke), para contralto y piano.
Schlusstück (texto: Rainer Maria Rilke), para contralto y piano.
Letelier, Alfonso: Suite grotesca, para piano, op.6. 
  Variaciones en Fa, para piano, op.22.
Cuatro piezas*, para piano, op.33.
Dos piezas, para piano.
Sonata, para clarinete y piano, op.19. 
Sonatina, para violín y piano. 
Desvelada (texto: Gabriela Mistral), para voz, clarinete y piano.
Madrigal (2) (texto: Gutierre de Cetina) y Les separés (3) (texto: Alfred de Musset), de Tres canciones, para voz y piano, op.7.
Balada (2) (texto: Gabriela Mistral) y Canción (3) (texto: Manuel Arellano), op.10 y op.13 de Tres canciones, para voz y piano.
La luna de plata (1) (texto: Amado Nervo), Suavidades (2) y La noche (3) (textos: Gabriela Mistral), de Canciones de cuna, para voz y piano, op.13.
Tres canciones antiguas: Al alma venid, buen amigo; Enemiga le soy, madre; Míos fueron mi corazón (textos: anónimos españoles del siglo XVI), para voz y piano, op.24. 
Tres canciones*: Komm in den totgesagten Park; Wir schreiten auf und ab; Wir werden heute nicht (textos: Stephan George), para voz y piano.
Letelier, Miguel: Desamparo (1), de Tres canciones (textos: Pablo Neruda), para voz y piano.
  La mort favorable (1) de Tres canciones (textos: comtesse Anne de Noailles), para voz, clarinete y piano.
Montecino, Alfonso: Allegro scherzando, para saxo, clarinete y piano.
  Todo es ronda (texto: Gabriela Mistral), para voz y piano.
Morel, Marcelo: Suite*, para piano.
  Canciones de soledad: Noche; Alba; Tierra (textos: Federico García Lorca), para soprano y piano.
Neumann, Antonio: Alaide, para piano.
Orrego-Salas, Juan: Dúos concertante*, para cello y piano, op.41. 
  Pastorale y scherzo, para violín y piano, op.42.
El alba del Alhelí: Prólogo; La novia; El pregón; La flor del candil; La gitana; El pescador sin dinero; Madrigal del peine perdido; El farolero y su novia; ¡Al Puente de la Golondrina !; Castilla tiene castillos (textos: Rafael Alberti), para soprano y piano, op.29.
Ortíz, Ema: Rocío, de Tres canciones de cuna (textos: Gabriela Mistral), para voz y piano.
Perceval, Julio** : De todo te acordarás; Triste me voy a los campos; Te he soñado; La madrugada, de anciones
  de Cuyo (textos: populares anónimos), para voz y piano.
Pey, Diana: Sonata, para dos pianos. 
Pereira, Celerino: Papillon, para piano.
Plaza, Cecilia: Tres poemas: Abejas doncellas; Balada del silencio; Canción de chincol (textos: Miguel Arteche), 
  para voz y piano.
Quinteros, Abelardo: Canción nocturna (1), Dime (2) y Camino triste (4), de Ciclo y vida* (textos: Juan Ramón 
  Jiménez), para soprano y piano.
Ramírez, Hernán: Bocetos, para piano, op.67.
  Cima (texto: Gabriela Mistral), para contralto y piano, op.74.
Riesco, Carlos: Semblanzas chilenas,para piano.
  Sonata, para piano.
Concierto, para piano y orquesta.
Añoranzas, para clarinete y piano. 
Sobre los ángeles: Canción del ángel sin suerte; El ángel de los números; El ángel bueno; El ángel ángel; El ángel ceniciento (textos: Rafael Alberti), para soprano y piano.
Robles, Manuel: Primera Cancional Nacional de Chile (texto: Bernardo Vera y Pintado), para voz y piano.
Santa Cruz, Domingo: Tres preludios, para piano, op.1.
  Viñetas, para piano, op.8.
Cinco poemas trágicos, para piano, op.11.
Imágenes infantiles, para piano, op.13.
Serenidad, preludio para piano, op.13a.
Pensées poétiques: L’Offrande; Poème XLIX. Du haut de votre trône (textos: Rabindranath Tagore), para voz femenina y piano, op.2. 
Pensées poetiques: Rêverie (texto : Emilie Verhaeren); Poéme XLVI. Chant d’allégresse ; Poème LXVII. Chant d’adoration; Poème II. Chant de reconnaissance (textos: Rabindranath Tagore), para voz femenina y piano, op.5.
Tres canciones: La vida !; Todo pasa; Sueño (textos: Gysela Yoacham Sarratea), para voz femenina y piano, op.6. Dos canciones: L’Ideal; Lecture â deux (textos: Sully Prudhomme), para voz femenina y piano, op.6a.
Le ciel en nuit s’est déplié (texto: Emile Verhaeren), para voz femenina y piano, op.6c. 
Cuatro poemas de Gabriela Mistral: árbol muerto; Piececitos; Tres árboles; La lluvia lenta (textos : Gabriela Mistral), para voz femenina y piano, op.9.
Cantos de soledad: Dolor; Madre; Canción de cuna (textos: Domingo Santa Cruz), para voz femenina y piano, op.10.
Canciones del mar*: Rocas; Amanecer junto al mar; Olas; Balada de la animita; Lejana; Plenilunio; Ante el mar; Pinos de costa; La noche; Gaviotas; Reflejos; Desde lo alto (textos: Domingo Santa Cruz), para soprano y piano, op.29.
Schidlowky, León: Tres poemas* (textos: Federico García Lorca y Vicente Huidobro), para mezzosoprano y piano.
Sepúlveda, María Luisa: Dos trozos, para piano (1929).
  Zamacueca (texto: anónimo), para voz y piano.
El aire (texto: anónimo), para voz y piano.
Los huasos (texto: anónimo), para voz y piano.
La ocasión (texto: anónimo), para vozy piano.
Soro, Enrique: Andante appasionatto, para piano.
  Il canto della luna (texto: S. Bignotti), para voz y piano.
Storia d’una bimba (texto: S. Bignotti), para soprano o tenor y piano.
Non m’ami piu (texto: s/i), para voz y piano.
Soublette, Sylvia: Isla (texto: Juan Guzmán Cruchaga), para voz y piano.
Urrutia Blondel, Jorge: Cantar eterno (2), de Canciones y danzas campesinas de Chile (textos: anónimos), para voz 
  alta y piano.
Vargas, Darwin: Canciones para Inés: Balada; Todo es ronda; Gotas de hiel (textos: Gabriela Mistral), para voz
  femenina y piano.
Canciones para Georgeanne* : Invocación; Este pueblo; Crecimiento (textos: Hugo Montes), para soprano y piano.
Vera, Santiago: Preámbulo y antiprosa (texto: Rabinranath Tagore), para voz y piano.
Vila, Cirilo: Il départ (texto: Vicente Huidobro), para voz y piano.
Vivado, Ida: Tres preludios y tema con variaciones, para piano.
  Suite, para piano.
Seis danzas antiguas, para piano.
Estudios, para piano.
Dos momentos, para piano.
Añoranza, para piano.
Series alternadas, para piano.
Zapiola, José: Bolero, para piano.
  La argentina, contradanza para piano.
Zegers, Isidora: Valze para Massimino, para piano.
  Contradanzas*, para piano: La flora, La Mercedes, La bedlam, La pomone, L’adraste, La camille.
Romance (texto: Mr. Morel), para voz y piano.
L’absence (texto: A.F. Coupigny), romance para voz y piano.
Les regrets d’une bergére (texto: A. Gauthier), romance para voz y piano.
La coquette fixée (texto:s/i), para voz y piano.
Canción (texto: Julio Arboleda), para voz y piano.

GRABACIONES DE OBRAS DE COMPOSITORES CHILENOS REALIZADAS POR ELVIRA SAVI

A continuación se indican las obras de autor nacional grabadas en disco, casete y disco compacto por la pianista Elvira Savi. En el listado se señalan los datos siguientes :

1. Nombre del autor, ordenado alfabéticament
2. Título de la obra
3. Medio sonoro utilizado por el compositor.
4. Opus, cuando lo hay.
5. Nombre de los intérpretes.

Discos
 

Botto, Carlos: Diez preludios, para piano, op.3. Intérprete: Elvira Savi, piano.
Leng, Alfonso: Lieder, para voz y piano. Intérpretes: Yvonne Herbos, mezzosoprano y Elvira Savi, piano.
Orrego-Salas, Juan: El alba del alhelí,para voz y piano, op. 29. Intérpretes: Clara Oyuela, soprano y Elvira Savi,
  piano.
Santa Cruz, Domingo: Canciones del mar, para voz y piano, op. 29. Intérpretes: Clara Oyuela y Elvira Savi, piano.
Vivado, Ida: 15 Estudios, para piano. Intérprete: Elvira Savi, piano.
 
Casetes
 
Riesco, Carlos: Sonata, para piano. Intéprete: Elvira Savi, piano. 
Autores varios: Ilustraciones musicales para piano solo y para canto y piano del libro Oyendo a Chile de Samuel 
  Claro Váldes. Intérpretes: Gilda Bottai, voz y Elvira Savi, piano.
Autores varios: Retrospectiva de la música chilena para piano. Intérprete: Elvira Savi, piano.
Autores varios: Retrospectiva de la música chilena para canto y piano. Intérpretes: Patricia Vásquez, soprano 
  y Elvira Savi, piano.
 
Disco compacto
 
Federico Heinlein: Obras completas para piano y canto y piano. Intérpretes: Carmen Luisa Letelier, soprano y
  Elvira Savi, piano.
Además de las grabaciones de compositores chilenos realizadas por Elvira Savi, existen los siguientes discos suyos 
  con obras del repertorio internacional:
Beethoven, Ludwig van: Cinco sonatas, para cello y piano. Intérpretes: Adolfo Odnoposoff, cello y Elvira Savi, 
  piano.
Torkanowsky, Werner: Tres canciones, para voz y piano. Intérpretes: Carmen Luisa Letelier, contralto y Elvira 
  Savi, piano.

** Compositor belga-argentino radicado en Chile.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License