SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.53 issue192La experiencia del Magister en Artes con mención en Musicología de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile: algunas reflexiones en torno a la definición de un campo unitario musicológicoMúsica chilena en el exterior author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.53 n.192 Santiago July 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27901999019200010 

CRÓNICA

Creación musical chilena

Compositores chilenos en el país

Según las informaciones llegadas a la Revista Musical Chilena entre el 1 de abril y el 30 de septiembre de 1999, se han interpretado en el país las obras de compositores nacionales que se mencionan a continuación.

Academia Chilena de Bellas Artes

En el Auditorio del Instituto de Chile, la Academia Chilena de Bellas Artes presentó un concierto del Cuarteto de Cuerdas de Ciudad del Cabo, integrado por Patricio Cádiz (violín I), Roelof Swart (violín II) Renette Swart (viola) y Cheryl de Havilland (cello). El concierto se realizó el 28 de junio y en el programa se contempló Passacaglia y fuga de Carlos Riesco, en la versión para cuarteto de cuerdas.

El 5 de julio, en el mismo lugar, se realizó un concierto-homenaje al compositor Domingo Santa Cruz en el centenario de su nacimiento. Dirigieron la palabra a los asistentes el compositor Carlos Riesco, Presidente de la Academia Chilena de Bellas Artes y el musicólogo Luis Merino, Miembro de Número de la Academia y Decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Además, se interpretaron las siguientes obras de Domingo Santa Cruz: Viñetas (Desolada, Clásica) y Poemas trágicos (Nº 2, Nº 5) para piano (Elvira Savi), Canciones del mar (Balada de la animita, Plenilunio, Gaviota) y Cantos de soledad (Dolor, Madre mía, Canción de cuna) para voz (Carmen Luisa Letelier) y piano (Elvira Savi), con textos del compositor. El 12 del mismo mes, la Academia de Bellas Artes organizó un concierto-homenaje a los compositores Juan Amenábar y Juan Lémann; se refirió al primero el académico Carlos Riesco y al segundo el académico Santiago Vera. Se escucharon las siguientes obras de Juan Amenábar: Los peces y Ludus vocalis, obras electroacústicas, Nativity Blues, Habanera y Preludio para recordar a Liszt, obras para piano (Elvira Savi); y de Juan Lémann se interpretaron las siguientes composiciones: Variaciones para piano (Ana María Cvitanic), Pieza para dúo, para violín (Héctor Viveros) y cello (Eduardo Salgado), Dos canciones (Maestranza de noche, Puentes), con textos de Pablo Neruda, para contralto (Carmen Luisa Letelier), clarinete (Valene Georges), violín (Héctor Viveros), cello (Eduardo Salgado) y piano (Karina Glasinovic). El 22 de julio la Academia presentó una conferencia-concierto del compositor Gabriel Brncic titulada Límite actual de la música: el arte sonoro. Brncic hizo escuchar sus siguientes obras: La casa del viento, Coréutica (a Luigi Pestaloza), Vade retro (a Luigi Nono), Des être (a Oscar Masotta), Dos esbozos para antiguos instrumentos electrónicos y Música de cámara III. Gabriel Brncic también ofreció conferencias y cursos sobre su especialidad en la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) y en la Escuela Moderna.

El 19 de agosto, con ocasión de la presentación del disco compacto dedicado a Federico Heinlein y editado por la Academia Chilena de Bellas Artes, la contralto Carmen Luisa Letelier y la pianista Elvira Savi presentaron, del señalado compositor, las canciones Quietud (texto: Juana de Ibarbourou) y Vida mía (texto anónimo de Santiago del Estero, Argentina). El 23 de agosto, en la sala de conciertos del Instituto de Chile, se presentó el Coro de Cámara de la Universidad Católica de Temuco dirigido por Ricardo Díaz. En el programa se incluyeron las siguientes obras: Ave María, Romance de Noche Buena y Hallazgo, con textos de G. Mistral, de Ernesto Guarda; De las montaña baja la nieve de Domingo Santa Cruz, con texto del compositor; De los montes vengo de Juan Orrego-Salas, con texto del compositor; Las cañas, texto de Miguel Fernández Solar, y Dulzura, texto de Gabriela Mistral, de Pedro Núñez Navarrete; Corderito y Pinares, textos de G. Mistral, Canción de los Pinos, texto de Manuel Arellano, y La palomita, texto tradicional, de Alfonso Letelier; Aleluya de Juan Lémann, y Paisaje chileno, texto de Carlos Mondaca, de Pedro Humberto Allende.

El 23 de septiembre la Academia organizó un concierto de despedida del Ensemble Bartók que viajó a Europa. En este concierto dicha agrupación musical, formada por Carmen Luisa Letelier (contralto), Valene Georges (clarinete), Jaime Mansilla (violín), Eduardo Salgado (cello) y Karina Glasinovic (piano), ofreció un programa que incluyó las siguientes obras de autores nacionales: India hembra de Guillermo Rifo, Rapa Nui de Santiago Vera, Maestranza de noche y Puentes de Juan Lémann, Nocturno de Alfonso Letelier y Epigramas mapuches de Eduardo Cáceres.

Biblioteca Nacional, Sala América

El 4 de mayo, en la Sala América, se realizó un recital del flautista Cristián González y de la guitarrista Tania Muñoz. En el programa figuró la obra de Fernando García, Cuatro proposiciones. El 7 de mayo en la presentación del CD Descubriendo la Arcana musical chilena del nuevo milenio, editado por SVR, el cellista Héctor Escobar y la pianista Ximena Cabello interpretaron las siguientes obras: Cuaderno de zoología (Lección 1ª, Lección 2ª) y Suite para cello solo (I, IV), de Fernando García, Sonata Nº 3 (1° movimiento) de Gustavo Becerra, Sonatina (1° movimiento) de Federico Heinlein y Arcana 1 de Santiago Vera. El 12 de mayo la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) presentó un concierto de guitarra "La cueca bien temperada" con la participación de los guitarristas Sergio Sauvalle y Camilo Sauvalle junto al intérprete de rabel José Cabello. El programa fue el siguiente: Tres pies de cueca (cueca chilena, marinera, cueca triste); Un viejo amor, canción habanera; Anticueca Nº 5 y Tema libre Nº 2 de Violeta Parra; Tonada mendocina; Cueca tradicional; Vals urbano Nº 1 y Vals urbano Nº 2 de Sergio Sauvalle; Tres valses campesinos, Cueca campesina tradicional; Pericona Nº 1 de Sergio Sauvalle; Pasacalles y Cuecas de Chiloé. El 19 del mismo mes la UMCE organizó un concierto de obras para piano de autores chilenos en homenaje a Juan Lémann en el que se presentaron: Dolora Nº 2 de Alfonso Leng, Resonancia de Juan Lémann; Resbaloza de Carlos Riesco; Suite grotesca de Alfonso Letelier y A Julio Perceval de Miguel Letelier, interpretadas por Erika Vöhringer. Además, Ana María Cvitanic interpretó Estudio Nº 4 y Nº 5 de Pedro Humberto Allende, Introducción, allegro y final preludio de Edgardo Cantón, Ansonantástica de Santiago Vera y Variaciones para piano de Juan Lémann. El 24 de mayo se efectuó la presentación del libro Las aventuras de un violonchelo. Historias y memorias del cellista mejicano Carlos Prieto. Participaron en ella el compositor Cirilo Vila, el cellista Edgar Fischer y el autor. Posteriormente, el cellista mejicano ofreció un breve recital, acompañado por el pianista Edison Quintana. En la ocasión interpretó el 1er movimiento de la Sonata Nº 5, para cello y piano, de Gustavo Becerra-Schmidt, obra dedicada a Carlos Prieto. Al día siguiente, en el mismo lugar, ambos artistas ofrecieron un concierto en que se presentó Espacios, composición que Juan Orrego-Salas dedicó a Carlos Prieto, y que tuvo su estreno mundial tres días antes en el Teatro Municipal de Viña del Mar. El 26 de mayo, en la Sala América actuó el guitarrista Claudio Zurita y en su programa incluyó Tres preludios para guitarra de Carlos Botto.

El 23 de junio se presentó el Coro de Madrigalistas de la UMCE dirigido por Ruth Godoy. Interpretaron Dos amantes dichosos (poesía de Pablo Neruda) de Sylvia Soublette y Pena de mala fortuna (poesía de Pablo Neruda) de Federico Heinlein. El 30 de junio, la UMCE realizó un concierto de la soprano Patricia Vásquez y de la pianista Elvira Savi en homenaje a Juan Amenábar y Federico Heinlein. El programa contempló: Nativity Blues, Habanera y Preludio para recordar a Liszt, para piano, de Juan Amenábar; Canciones para niños (El columpio de Robert en el paraíso, Sombra de un recuerdo, Saltemos con cuidado, In memoriam George Gershwin y El gato sueña con el ratón) de Federico Heinlein, I will pray de Juan Amenábar, Balada de Edgardo Cantón, Plenilunio de Domingo Santa Cruz, Balada matinal, Tres canciones sobre versos de Antonio y Manuel Machado (Los olivos grises, La playa tiene una torre y Lluvia), Tres canciones sobre versos de Gabriela Mistral (Meciendo, Dame la mano y Nocturno) de Federico Heinlein, todas obras para canto y piano.

El 24 de agosto se lanzó un disco del Coro de Cámara de la Universidad Católica de Temuco, dirigido por Ricardo Díaz, de compositores chilenos. En esa ocasión el Coro cantó las siguientes piezas: Corderito de Alfonso Letelier, De las montañas baja la nieve de Domingo Santa Cruz, Aleluya de Juan Lémann y Paisaje chileno de Pedro Humberto Allende.

El 15 de septiembre el Ensemble de Guitarras Ritmato (Javier Farías, Patricio Araya, Alejandro Caro, Eugenio González) ofrecieron un concierto organizado por el Instituto Profesional Escuela Moderna de Música. En el programa figuraron las siguientes obras: Danza de Horacio Salinas (arreglo de E. González), Cueca del cerro de Guillermo Rifo (arreglo de J. Farías), La partida de Víctor Jara (arreglo de A. Caro) y Ritmato de Javier Farías.

Centro Cultural Montecarmelo

El 11 de mayo, dentro de la IX Temporada de Música de Cámara 1999, dedicada al músico Federico Heinlein, se presentó en la sala La Capilla el Ensemble Bartók (Carmen Luisa Letelier, contralto; Valene Georges, clarinete; Jaime Mansilla, violín; Eduardo Salgado, cello; Karina Glasinovic, piano, y Cirilo Vila, piano y dirección musical). Se incluyeron las siguientes obras de compositores chilenos: Cueca y rin (textos de Jaime Silva y Luis Advis, respectivamente) de Luis Advis; Queridas aguas (texto de Raúl Zurita) de Federico Heinlein; Autorretrato de Nino García, y Epigramas mapuches de Eduardo Cáceres.

El 23 de septiembre en la Sala La Capilla se realizó el primer recital del II Ciclo de Conciertos "Jóvenes Intérpretes de Música Chilena" organizado por los estudiantes de la Facultad de Artes (Departamento de Música) de la Universidad de Chile, del Instituto de Música de la Universidad Católica y del Instituto Profesional Escuela Moderna de Música. En este recital se presentaron las siguientes obras de compositores nacionales: Retratos para piano (Fernando Ortega) de Roberto Falabella; Cuatro proposiciones para flauta (Cristián González) y guitarra (Tatiana Muñoz) de Fernando García; Divertimento Nº 1 para flauta (Milén Godoy), oboe (Javier Neely) y fagot (Susan Jofré) de Juan Orrego-Salas; Estudios emocionales para piano (Dante Sasmay) de Sebastián Rehbein, La plaza tiene una torre y Quietud para barítono (Cristián Moya) y piano (Marbel Adasme), Vida mía y Balada matinal para tenor (Gonzalo Díaz) y piano (Maribel Adasme) de Federico Heinlein; Estudiantinas para guitarra (Lorenzo Soto) de Gabriel Matthey, y Quinteto Nº 1 para flauta (Juan Pablo Aguayo), oboe (Víctor Astorga), clarinete (Henry Cáceres), fagot (Susan Jofré) y corno (Javier Aguilar) de Darwin Vargas. El 30 de septiembre se realizó el segundo concierto del ciclo, en el que se interpretaron las siguientes obras: Preludio y danza (estreno) para piano de Mario Feito que interpretó el autor; Vida mía de Federico Heinlein, Tránsito y permanencia de Ida Vivado, Balada de Edgardo Cantón y La gitana de Juan Orrego-Salas, piezas interpretadas por la soprano Ivonne Gutiérrez y el pianista Dante Sasmay; Preludio y conflictos para bronces y percusión (Ensemble de la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil) de Edward Brown; Suite para flauta (Florángel Mesko) y piano (Dante Sasmay) de René Amengual; Sabelliades a Ruiseñor Rojo para soprano (Carolina Gutiérrez) y piano (Gabriel Arroyo) de Fernando García y Quinteto para flauta (Carolina La Rivera) oboe (Diego Villela), clarinete (Gonzálo Abarca), fagot (Montserrat Miranda) y corno (Sebastián Rojas) de Luis Advis.

El tercero y último concierto del ciclo se efectuó el 7 de octubre y se interpretaron: Preludio 1, 3, 5, 7 para guitarra (Fernando Sandoval) de Miguel Letelier; Die wiese de Federico Heinlein, Mientras baja la nieve de Pedro Humberto Allende, El pregón de Juan Orrego-Salas y El canto de la luna de Enrique Soro, todas piezas para soprano (Carolina Dawabe) y piano (Dante Sasmay); Preaisaje para percusiones (Grupo de percusiones de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile [FAUCh]) de Marcelo Espíndola; Interferencias I para flauta (Nicolás Faunes), violín (Cecilia Carrère), cello (Rodrigo García), piano (Andrés Silva) de Rodrigo Cádiz, quien dirigió; Dos poemas para barítono (Gerardo Wistuba) y viola (Pablo Salinas); Sonata de estío para flauta (Carolina Cavero) y piano (Patricia Reichel) de Juan Orrego-Salas; Romance de rosa fresca de Gustavo Becerra, Kyrie de Juan Pablo Rojas y Arranca, arranca de Violeta Parra, en versión coral de Santiago Vera, todas obras para coro mixto (Coro de Cámara de la FAUCh, director: Fabio Pérez).

Círculo Español

Entre abril y mayo se realizó el "Mes de la guitarra" en los salones del Círculo Español, organizado por el Instituto de Música de la Universidad Católica. En el primer concierto del ciclo, el 27 de abril, se presentó el Trío Sur, integrado por los guitarrista Luis Castro, Margarita Zegers y Diego Castro. En el programa ofrecido figuró Trío rítmico de Edmundo Vásquez y Fantasía para Violeta de Luis Castro. El ciclo se cerró el 18 de mayo con un recital del guitarrista Carlos Ledermann en que incluyó una serie de obras suyas "flamencas" (Fortilegio, Canelillo, De vino y sal, El palmar, A mi barrio, Aynadamar, Cartujaneros, Las bordaroras, Punta Carnero).

Escuela Moderna de Música

El 29 de abril se presentó la Orquesta de la Escuela Moderna de Música, en el local de la institución, bajo la dirección de Luis José Recart. En el concierto se interpretó Tres movimientos para orquesta de cuerdas de Sebastián Errázuriz.

El 28 de mayo, en la misma sala, se presentó el cellista Pablo Mahave-Veglia. Dentro del programa incluyó Eólica para cello solo, de Juan Lemann.

El 6 de agosto se realizó un recital del guitarrista Lorenzo Soto. En dicha ocasión Soto presentó Kiñe, Mari meli, Epu mari, Mari reqle, Mei kayu, Epu, Epu mari meli de Gabriel Matthey. El 9 de agosto se presentó Rodrigo de la Prida, quien interpretó en guitarra eléctrica Pie de cueca y Canto ona. El día 11 actuó la clarinetista Marian Leibowitz y el pianista Jorge Hevia, quienes interpretaron Capriccio bucólico de Federico Heinlein. El 12 de agosto, en el teatro de la Escuela Moderna, el guitarrista Romilio Orellana ofreció un concierto en que interpretó Transición al vacío, para cello y guitarra de Nino García. Actuó como cellista Marisol García. El 13 de agosto actuó el guitarrista Javier Farías, quien presentó sus piezas Calmo, Isamar y Arena gruesa. El 22 de ese mismo mes se escuchó la orquesta de cuerdas de la Escuela Moderna interpretando Run-run de Violeta Parra y Sufrir de Francisco Flores del Campo.

El 9 de septiembre se presentó en la Escuela Moderna de Música el guitarrista Mauricio Valdebenito. Dentro de su programa incluyó una versión para guitarra del Ay, ay, ay, de Osmán Pérez Freire, realizada por Agustín Barrios. El 9 de septiembre el ensemble de guitarras Ritmato presentó las siguientes piezas: Danza de Horacio Salinas, Almas gemelas de Sebastián Rehbein, Cueca del cerro de Guillermo Rifo, La partida de Víctor Jara, Que pena siente el alma de Violeta Parra y Ritmato de Javier Farías. El 16 de septiembre la orquesta de cuerdas de la Escuela Moderna presentó Canción invernal de Mauricio Yazigi, Run-run de Violeta Parra y Sufrir de Francisco Flores del Campo. El 28 de igual mes la flautista Carolina Cavero ofreció un recital en el que incluyó Sonata de Estío de Juan Orrego-Salas. El 11 de octubre el flautista Jorge Valdebenito presentó Sonata para flauta y piano de Gustavo Becerra-Schmidt; y el 14 de octubre Fernando Parra interpretó Preludio Nº 4 para guitarra de Gabriel Matthey.

Goethe Institut

El 30 de junio el guitarrista Romilio Orellana ofreció un recital en el Instituto Goethe. En su programa contempló, de Nino García, Transición al vacío para cello y guitarra. Orellana fue acompañado por Marisol García en cello.

En el mismo local se presentó, el 7 de julio, el dúo formado por Alfredo Mendieta (flauta) y Luis Orlandini (guitarra). En la ocasión se presentó Raveliana de Miguel Letelier. El 28 del mismo mes la soprano Gabriela Lehmann, acompañada por el pianista y compositor Cirilo Vila, presentaron un recital de Lieder de diferentes autores con textos de Johann Wolfgang von Goethe; entre ellos figuró Heidenröslein de Cirilo Vila.

Los días 22 y 24 de septiembre actuaron las sopranos Ilse Simpfendörfer y Marisol González junto a la pianista Patricia Rodríguez. Se presentaron las siguientes obras de autores nacionales: Umaq ül pichichen de Carlos Isamitt, Tonada a Manuel Rodríguez (texto: Pablo Neruda) de Vicente Bianchi, Balada matinal (texto: Manuel Machado) de Federico Heinlein, El encuentro (texto: Carlos Mondaca) de Pedro Humberto Allende, A ti (texto: L. Uhland) de Enrique Soro, La flor de candil (texto: Rafael Alberti) de Juan Orrego-Salas, Décimas (texto: Jacinto Polo de Medina) de Carlos Botto, Cultivo una rosa blanca (texto: José Martí) de Hilda Cabezas y Das Schifflein (texto: L. Uhland) y Dame la mano (texto: Gabriela Mistral) de Federico Heinlein y el estreno del dúo del mismo compositor, con texto de Vicente Huidobro, titulado No hay tiempo que perder. El 29 de septiembre se presentaron el Ensemble de Percusión de Freiburg y el Grupo de Percusión de la Universidad Católica (José Díaz, Marcelo Espíndola, Sergio Menares, Gonzalo Muga y Carlos Vera, director). La agrupación de la Universidad Católica presentó El reencuentro de Guillermo Rifo.

Instituto Chileno Norteamericano de Cultura

El 26 de abril, en el Auditorio del Instituto, se presentó el nuevo disco del Ensemble Bartók América en vanguardia. En la ocasión dicho conjunto musical interpretó Epigramas de Eduardo Cáceres, obra contenida en el CD.

Dentro del IV Ciclo de Jóvenes Intérpretes 1999, organizado por el Instituto Chileno Norteamericano en conjunto con el Departamento de Música y Sonología de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Escuela Moderna de Música, se presentaron varias obras de autores nacionales. El 15 de junio, en el auditorio del Instituto, el guitarrista Patricio Araya interpretó Preludio Nº 2 de Gabriel Matthey, Tole-Tole de Mauricio Barrueto, Danza de Horacio Salinas y Chorinho de Javier Farías; y el 17 del mismo mes, la flautista Milen Godoy, el oboista Javier Neelly y la fagotista Susan Jofré, presentaron el Divertimento Nº 1 de Juan Orrego-Salas.

En la Sala Nueva del Instituto, el 1 de julio, se realizó un acto para celebrar el 223° aniversario de la Independencia de los Estados Unidos de América. Allí se efectuó el estreno mundial, por los Bronces Filarmónicos, de Preludio y conflicto para bronces y percusión, escrita por el compositor Edward Brown a raíz de haber recibido el "Encargo de Obra Musical Charles Ives" en 1998.

En el séptimo concierto de la Temporada 1999 de Música Clásica, realizado el 22 de julio, Alberto Harms interpretó Visiones II, para flauta sola, de Guillermo Rifo.

Teatro Municipal de Santiago

El 24 de mayo, en la temporada Conciertos de Mediodía del Teatro Municipal de Santiago, el Cuarteto de Saxofones Villafruela, que dirige Miguel Villafruela, presentó Cinco danzas breves de Luis Advis.

El 7 de julio, en el concierto de gala ofrecido en el Teatro Municipal para celebrar los 150 años de fundación de la Universidad de Santiago, se presentó la cantata La rosa de los vientos de Horacio Salinas sobre textos de Patricio Manns. La obra fue interpretada por el conjunto Inti-Illimani, la Orquesta Clásica y el Coro de la Universidad de Santiago, dirigidos por Santiago Meza.

Universidad Católica, Centro de Extensión

En el transcurso de la XXXV Temporada Oficial de Conciertos UC 99, ofrecida por el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile en el Aula Magna del Centro de Extensión de dicha Universidad, se presentaron varias obras de compositores nacionales. El 1 de julio se realizó el estreno de Calígine de Renán Cortés, para soprano (Claudia Trujillo), flautas (Alejandro Lavanderos), guitarra (Héctor Sepúlveda) y percusiones (Carlos Vera, José Díaz), con textos quechuas del siglo XV (Tragedia del fin de Atawallpa) que se cantan traducidos al castellano, con algunos recitados en quechua. La obra fue comisionada a Renán Cortés por la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD). En el mismo programa se interpretaron Tres, para violín, cello y piano (Trío Arte), de Federico Heinlein, y Contraluz, para saxofón (Miguel Villafruela) y percusiones (Carlos Vera, José Díaz) de Aliocha Solovera. El 29 de julio el Grupo de Percusión de la Universidad Católica (José Díaz, Marcelo Espíndola, Sergio Menares, Gonzalo Muga y Carlos Vera, director) presentó un recital en que se incluyeron las siguientes obras: Cuarteto antiguo de Eduardo Cáceres; Voz preferida, cantata para recitante y percusiones sobre un texto de Vicente Huidobro, donde actuó como solista María Soledad Díaz, de Fernando García; Repercusiones (...de los "nuevos tiempos") (...en memoria de los "viejos tiempos") de Gabriel Matthey; Campo minado, para flauta traversa (Wilson Padilla) y percusiones, de Guillermo Rifo, y de este mismo autor se estrenó El reencuentro. Finalmente, el 29 de julio el Trío Arte (Sergio Prieto, violín, Edgar Fischer, cello; María Irís Radrigán, piano) interpretó Trío 1982 de Alejandro Guarello.

Universidad de Chile, Casa Central

El 7 de julio, a mediodía, en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile se celebró el centenario del natalicio de Domingo Santa Cruz. La ceremonia se inició con el himno Gaudeamus Igitur cantado por el Coro de Cámara de la Universidad de Chile, luego dijo un discurso el decano de la Facultad de Artes, Dr. Luis Merino. Un grupo de obras de Santa Cruz fue interpretado en esa ocasión por la contralto Carmen Luisa Letelier y la pianista Elvira Savi. Las piezas seleccionadas fueron: Viñetas, op. 8 (Nº 2, Desolada y Nº 3, Clásica), Poemas trágicos, op. 11 (Nº 2, Lento, con un romanticismo trágico y Nº 5, Lento, en ambiente diáfano y helado), ambas para piano; Canciones del mar, op. 29, sobre textos del compositor (Nº 4, Balada de la animita y Nº 6, Plenilunio), Poemas de Gabriela Mistral, op. 9 (Nº 2, Piececitos), Cantos de soledad, op. 10, sobre textos del compositor (Nº 1, Dolor, Nº 2, Madre mía y Nº 3, Canción de cuna), todas para canto y piano. En el acto, se entregaron diplomas recordatorios a las siguientes personalidades de la música nacional: Clara Passini, Luis López, Cristina Herrera, Inés Santander, María Godoy, Yutta Matthei, Arnaldo Fuentes, Clara Oyuela, Juan Bravo, Sonia Wilson, Alma Woerner, Cristina Pechenino, René Reyes, María Pfennings, Carlos Botto, Elvira Savi, Arnaldo Tapia Caballero, Marco Dusi, Juan Orrego-Salas, Gustavo Becerra-Schmidt, Georganne Vial, Agustín Cullel, Eliana Breitler, Hernán Barría, Brunilda Cartes e Isis Muñoz. La ceremonia concluyó con la intervención del Prof. Luis A. Riveros, Rector de la Universidad de Chile.

Universidad de Chile, Sala Isidora Zegers

El 7 de abril, en el acto de inauguración del año académico del Departamento de Música, se rindió homenaje a diferentes compositores chilenos. La ceremonia se inició con las palabras de Clara Luz Cárdenas, Directora del Departamento, las que fueron seguidas por una disertación del Decano de la Facultad de Artes, Dr. Luis Merino. A continuación se escucharon las siguientes obras de los compositores homenajeados: Poemas trágicos Nº 1 y Nº 5 para piano (Elmma Miranda) de Domingo Santa Cruz; Rapsodia 1995 para guitarra (Luis Orlandini) de Juan Lémann; Dos Canciones (Quietud, Vida mía) con textos de Juana de Ibarbourou, para contralto (Carmen Luisa Letelier) y piano (Elvira Savi) de Federico Heinlein; Homenaje a Franz Liszt para piano (Elvira Savi) de Juan Amenábar; Dos piezas (Tiempos idos, A Violeta Parra) para piano (Jorge Hevia) de Miguel Letelier, y Balada, op. 84, para violoncello (Patricio Barría) y piano (Cirilo Vila) de Juan Orrego-Salas. El 14 de abril ofreció un recital la soprano Hanny Briceño, acompañada al piano por Alfredo Saavedra. En el programa se incluyó Canciones de otoño (Niños jugando entre las tumbas, Al oído, Si muero), con textos de Andrés Sabella la primera y Federico García Lorca las dos siguientes, de Fernando García. El 27 del mismo mes el flautista Cristián González y la guitarrista Tatiana Muñoz realizaron un recital, en la Sala Isidora Zegers, en el que interpretaron Cuatro proposiciones de Fernando García.

El 26 de mayo el Curso de Cámara de Percusión de la Prof. Elena Corvalán efectuó una presentación en que se interpretó Trigales de Horacio Salinas.

El 1 de junio se realizó en la Sala Zegers un concierto-homenaje a Roberto Falabella. Previo al concierto se ofreció una charla sobre el compositor a cargo de un estudioso de su vida y obra, Roque Rivas. El programa estuvo conformado por la Sonata para cello (Gisella Plaza) y piano (Graciela Yazigi) de Gustavo Becerra, y por las siguientes obras de Roberto Falabella: Tres piezas para cello (Giselle Plaza) y piano (Graciela Yazigi), Dos canciones para soprano (Hanny Briceño) y violín (Marisol Infante), Estudios emocionales para piano (Cirilo Vila), Dos poemas para barítono (Gerardo Wistuba) y viola (Pablo Salinas), Retratos para piano (Cirilo Vila) y Adivinanzas para coro (Coro Magnificat, directora: Marcela Canales). El 2 de junio se presentó el Grupo Barroco Andino, que dirige Jaime Soto. En el programa se contemplaron las siguientes obras de autor nacional: Calambito temucano de Violeta Parra, Quirquinchitai, Y seca ya ese llanto (texto de F. García Lorca), Oda a García Lorca (texto de P. Neruda) y La tierra se llama Juan (texto de P. Neruda) de Jaime Soto. El 15 de junio se ofreció un recital de compositores jóvenes. Se escucharon las siguientes obras: Verde y sombra para piano (Astrid Arredondo) de Antonio Carvallo; Trazas para voz (Eleonora Coloma) de Eleonora Coloma; Al cargar la mata (estreno) para piano (María Paz Santibáñez), vibráfono (Marcelo Espíndola) y campanas, platillos, toms (Pablo Soza) de Carmen Aguilera; Dos trozos breves (estreno) para flauta (Héctor Guevara) y piano (Mario Feito) de Mario Feito; Monólogo (estreno) para fagot (Jorge Espinoza) de Mauricio Córdova; Dos piezas (estreno) para piano (María Paz Santibáñez) de Daniel Osorio y Ártica (textos de V. Huidobro) para soprano (Nora Miranda), oboe (Tatiana Romero), clarinete (Lorena Vergara), percusión (Marcelo Stuardo) y cello (Víctor Véliz) de Mauricio Córdova. El 30 de junio ofreció un recital el guitarrista Romilio Orellana y en su programa contempló Transición al vacío, de Nino García, para guitarra y violoncello (Marisol García).

El 7 de agosto se efectuó en la Sala I. Zegers un concierto dedicado a María Paz Santibáñez. En la ocasión se interpretaron varias obras de autor nacional: Rastro digital para piano (Carolina Holzapfel) de Carolina Holzapfel; Suite de la reconciliación de Sergio Berchenko y Santiago azul, de Bárbara Osses, ambas para piano (Bárbara Osses); Heinderöslein (J.W. Goethe) de Cirilo Vila y Luchín de Víctor Jara, para soprano (Gabriela Lehmann) y piano (Cirilo Vila); Heindenröslein para soprano (Eleonora Coloma) y piano (Cirilo Vila) de Eleonora Coloma; Variaciones para piano (Karina Glasinovic) de Antonio Carvallo; Que más canción que el paso del tiempo para piano (Mario Feito) y vibráfono (Pablo Soza) de Marcelo Espíndola; Pala-Pachi para piano a 4 manos (Karina Glasinovic y Mario Feito) de Mario Feito; Dos piezas para piano (María Paz Santibáñez) de Daniel Osorio, y Series bailables para piano a 4 manos (María Paz Santibáñez y Mario Feito) de Carmen Aguilera. El 31 de agosto, con ocasión del lanzamiento de la Revista Music@sonido del Departamento de Música y Sonido, se interpretó Poemas trágicos Nº 2 y Nº 5 para piano (Elvira Savi) de Domingo Santa Cruz, Nativity Blues para piano (Elvira Savi) de Juan Amenábar, Preludios Nº 1, Nº 2, Nº 3 y Nº 7 para guitarra (Luis Orlandini) de Miguel Letelier y Cinco danzas breves para cuarteto de saxofones (Cuarteto Villafruela: Miguel Villafruela, Cristián Mendoza, Rodrigo Santic, Alejandro Rivas) de Luis Advis. El acto se cerró con el Himno de la Universidad de Chile (texto: Julio Barrenechea) de René Amengual.

El 1 de septiembre se presentó el Conjunto de Cámara de Percusión que dirige Elena Corvalán. En el programa figuraron: Estudio 39 y Quinchamalí de Ramón Hurtado. El 15 del mismo mes visitó Chile la cantante holandesa Winanda van Vliet con su grupo "Winanda del sur". El programa estaba formado por arreglos y composiciones de Patricio Wang. Entre las obras originales de Wang figuraron: Wat un heldere maan (texto: F. García Lorca-M. Bollinger), Yo en el fondo del mar (texto: A. Storni), El gavilán de Violeta (sobre Violeta Parra), Caleuche (texto: R. Parada) y Rima (texto: Eduardo Carranza). También se incluyeron Volver a los 17 y La lavandera de Violeta Parra, en arreglo de Patricio Wang.

Universidad de Chile, Teatro de la Universdad de Chile

En la Temporada Internacional de Conciertos de la Orquesta Sinfónica de Chile de 1999 se interpretaron tres obras de autor chileno. El 16 y 17 de julio se presentó Preludios dramáticos de Domingo Santa Cruz, actuando frente a la Orquesta Sinfónica de Chile el director Vladimir Simkine. El 30 y 31 del mismo mes la Orquesta Sinfónica de Chile, dirigida por Eduardo Díaz Muñoz, interpretó Obertura de concierto de Juan Lémann; el 6 y 7 de agosto se estrenó en Chile Los Heraldos Negros, de la pentalogía titulada Amerindia, de León Schidlowsky, sobre textos del poeta César Vallejo. La ejecución de la obra estuvo a cargo del actor José Soza (narrador) y la Orquesta Sinfónica de Chile dirigida por Juan Pablo Izquierdo.

Otras salas

El 30 de abril, en el Gimnasio del Liceo Christa McAuliffe, como una manera de conmemorar el 1 de mayo, se presentó la Cantata Santa María de Iquique de Luis Advis, en la que actuó el actor Fernando Gómez Rovira. La obra fue dirigida por Ricardo Venegas, ex integrante del grupo Quilapayún.

En el Auditorium de la Universidad Diego Portales, el 23 de junio, ofrecieron un recital la soprano Stephanie Elliot y el pianista Alberto Latorre. En el programa se contempló Talla, para piano solo de Andrés Alcalde, que interpretó Latorre. El 30 de junio a mediodía, en el mismo lugar se presentó la pianista Erika Vöhringer y el Cuarteto de Cuerdas de la Orquesta Sinfónica de Chile. Se escucharon las siguientes obras: Andante appassionato de Enrique Soro, Tonada Nº 5 de Pedro Humberto Allende, Dolora Nº 2 de Alfonso Leng, Homenaje a Leng y Resonancias de Juan Lémann, Suite grotesca de Alfonso Letelier, A Julio Perceval de Miguel Letelier y Resbalosa de Carlos Riesco, interpretadas por Erika Vöhringer, y Encuentros, op. 114, de Juan Orrego-Salas para cuarteto (Cuarteto de la Orquesta Sinfónica de Chile: Alberto Dourthé, violín primero; Aziz Allel, violín segundo; Boyka Gotcheva, viola; Cristián Gutiérrez, violoncello) y piano (Erika Vöhringer), para concluir con Chile en cuatro cuerdas de Luis Gastón Soublette, para cuarteto de cuerdas (Cuarteto de la Orquesta Sinfónica de Chile).

En la Temporada Internacional del Teatro Oriente, el 19 de julio, el Cuarteto Latinoamericano de México estrenó Paisajes populares para cuarteto de cuerdas de Guillermo Rifo. Esta obra fue dedicada por Rifo al conjunto de arcos mejicano.

En el Salón de Honor de la UMCE, el 28 de julio se celebró el 95 aniversario del natalicio de Pablo Neruda interpretando obras para voces a cappella y voz y piano, de compositores chilenos y textos del poeta nacional. El programa fue el siguiente: Eduardo Cáceres: El viento en la isla y Juan Lémann: Barrio sin luz, ambas obras para soprano (Claudia González) y piano (Erika Vöhringer); Sylvia Soublette: Sabrás que no te amo y que te amo y Dos amantes dichosos, para cuatro voces a capella (Claudia González, Constanza Dörr, Ricardo Vásquez y Carlos González) y Vicente Bianchi: Tonada de Manuel Rodríguez, Romance de los Carrera y Canto de Bernardo O'Higgins.

El domingo 22 de agosto, en la Parroquia Nuestra Señora de la Divina Providencia se realizó un concierto en homenaje al maestro Mario Baeza Gajardo al cumplirse un año de su fallecimiento. En dicho concierto, organizado por el Consejo Chileno de la Música, la Federación Nacional de Coros de Chile, la Asociación Latinoamericana de Canto Coral y el Grupo Cámara Chile, actuaron numerosos coros, entre las cuales estuvo el Coro Good Year de Chile, dirigido por Gastón Abarzúa, que presentó Cruz de Chile del compositor nacional Darwin Vargas.

En la sala de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH) se presentó, el 27 de agosto, el Cuarteto Villafruela, agrupación que interpretó dentro de su programa las Cinco danzas breves de Luis Advis.

En el Teatro Municipal de Ñuñoa, el 6 de septiembre, se presentó la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil bajo la batuta del maestro Eduardo Browne. En el programa se incluyó Preludio y conflicto para bronces y percusión de Edward Brown.

El 26 de septiembre, en el Centro de Extensión de la Universidad Andrés Bello, campus Casona de Las Condes, se presentó el Ensemble Bartók. En el programa se incluyeron las siguientes obras de autores chilenos: India hembra de Guillermo Rifo, Maestranza de noche de Juan Lémann y Epigramas mapuches de Eduardo Cáceres.

En las Regiones

V Región

El 23 de mayo, en el Teatro Municipal de Viña del Mar, se presentó el cellista mexicano Carlos Prieto acompañado del pianista uruguayo, radicado en México, Edison Quintana. En este recital los artistas visitantes realizaron el estreno mundial de Espacios, obra dedicada a Carlos Prieto, de Juan Orrego-Salas.

El 6 de junio se realizó en el Club de Viña del Mar, el primer concierto de la Tercera Temporada de Gala de Música de Cámara organizada por la Universidad Católica de Valparaíso. En esta oportunidad se presentó la Camerata Valparaíso (Sergio León, flauta traversa; Pablo Alvarado, oboe; Héctor Calderón, fagot y tenor solista; Soledad Figueroa, violoncello, y Guillermo Nur, guitarra y director) con un programa que incluyó: La partida y El niño gutero de Víctor Jara y El caracol de Osvaldo Torres, las tres en arreglo para el conjunto de Juan Yunis, y De miradas y recuerdos de Fernando García, con textos de Vicente Huidobro.

El 5 septiembre, en el Teatro Municipal de Viña del Mar, como parte de la XVIII Temporada Oficial de Conciertos de la Universidad Católica de Valparaíso, se realizó un concierto-homenaje al compositor y Premio Nacional de Arte 1992, Juan Orrego-Salas. El programa contempló las siguientes obras: Rústica op. 35 para piano (María Angelica Belaustegui), Divertimiento Nº 1 op. 43 para flauta (Eduardo Pérez), oboe (Rodrigo Herrera) y fagot (Nelson Vinot), Cuarteto de cuerdas Nº 1 op. 46 para 2 violines (Patricio Salvatierra y Ztzislaw Czarnecki), viola (Marcela Ticu) y cello (Mircea Ticu), Divertimiento Nº 2 op. 44 para flauta, oboe y fagot, interpretado por los mismos instrumentistas que el Divertimiento Nº 1, Romances pastorales op. 10 para coro mixto (Coro del Instituto de Música de la Universidad Católica de Valparaíso, director: Ernesto Cárcamo) y Concierto para oboe y orquesta op. 77, que interpretaron el oboista Rodrigo Herrera y la Orquesta de Cámara de la Universidad Católica de Valparaíso, dirigidos por Pablo Alvarado Gutiérrez.

IX Región

El 25 de mayo en la Sala de Conciertos Santa Cecilia de Temuco ofreció un concierto el guitarrista Juan Mouras. Entre las obras interpretadas figuraron: Veleidoscopia de Ariel Vicuña, Orden de Fernando García y Fantasía popular latinoamericana, de Juan Mouras.

El 6 de agosto a las 20 hrs., en su séptimo concierto de la Temporada 1999, la Orquesta Filarmónica de Temuco presento el Concierto chileno para guitarra y orquesta de Juan Mouras. En la obra actuó como solista el compositor, y el director de la orquesta fue David Ayma. El Concierto chileno se interpretó también en una función educacional realizada el mismo día a las 16 hrs.

X Región

En la ciudad de Valdivia, en la Sala de Conciertos del Conservatorio de la Universidad Austral de Chile, el 26 de mayo, se presentó el guitarrista Juan Mouras. Su programa contempló Veleidoscopia de Ariel Vicuña, Orden de Fernando García y Fantasía popular latinoamericana de Juan Mouras.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License