SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.54 issue194Música... en la frontera... de la música: Esperando el 3000Sonidos y visiones del sur: Música electroacústica de compositores chilenos y argentinos author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.54 n.194 Santiago July 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902000019400022 

Juan Amenábar, compositor chileno. Obras electroacústicas. CD digital audio. SVR Producciones. ABA-SVR-900000-4. Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile, 2000.

La inquietud por incorporar la tecnología a la música data de principios del siglo XX, pues ya en 1911 el manifiesto literario de Filippo Marinetti (1876-1944) dentro del movimiento futurista (1906- 1916) proclamaba la adopción de principios estéticos relacionados con el impacto de la electricidad en el arte. Sin embargo, su desarrollo definitivo sólo se produjo a partir de los estudios y experiencias de Pierre Schaeffer y Pierre Henry en el laboratorio acústico de la Radio y Televisión Francesa en París entre 1948 y 1949, el invento de la cinta magnética y la creación de laboratorios acústicos de la Radio de Colonia, en Alemania, y de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, en 1953.

En Latinoamérica esta nueva tendencia musical tuvo un gran impulso con la visita que realizaron en 1954 los compositores europeos Pierre Boulez y Werner Meyer-Eppler que trabajaron en el GRM (Groupe de Recherches Musicales) de París. En Chile, un año antes, Juan Amenábar (1922-1999), compositor, profesor universitario e ingeniero civil, inició sus primeras pruebas sonoras en cinta magnética y en 1957 organizó, junto con otros compositores, el Taller Experimental del Sonido en la Pontificia Universidad Católica de Chile de Santiago. En septiembre de ese mismo año, Amenábar compone la obra Los peces, considerada la primera en su género en el país y Latinoamérica, por encargo del escrito chileno Enrique Durán. Los peces es un estudio monódico sobre un diagrama rítmico-espacial según proporciones determinadas por series "Fibonacci" (Leonardo de Pisa, 1202) del arquitecto Pedro Burchard. El aporte que realizó Juan Amenábar al desarrollo musical de la nación le proporcionó merecidos reconocimientos y distinciones tanto en Chile como en el extranjero.

El día lunes 19 de junio a las 19 horas, en el auditorio del Instituto de Chile, se presentaron tres discos compactos y partituras de la serie Música de concierto chilena, constituyendo el disco compacto Juan Amenábar, compositor chileno su cuarto número. En el acto de presentación del disco intervinieron el autor de esta reseña (Miembro de Número de la Academia Chilena de Bellas Artes y Director del sello SVR) y Eliana Folch de Amenábar, viuda del compositor. Además, se audicionó la obra electroacústica Los peces que recibió largos y cariñosos aplausos de parte de la gran cantidad de asistentes a la señalada presentación.

El disco compacto presenta siete obras de un total de ocho que posee la producción de música electroacústica de Amenábar (solo se excluyó Música continua de 1969). El propio compositor dio la aprobación de la nueva matriz digital y determinó el siguiente orden de las obras: Ludus vocalis (1973), Klesis (1968), Juegos (1976), Los peces (1957), Amacatá (1972), Sueño de un niño (1970) y Contratempo-sensatempo (1976). Esta selección de trabajos abarca un período de 19 años de labor composicional en el género electroacústico, iniciado con Los peces en 1957 y finalizado con Juegos de 1976. El fonograma refleja la seriedad y rigor de los postulados artísticos del compositor, recordando que el maestro Amenábar compuso sólo lo que realmente quiso componer, sin compromisos con ningún procedimiento, técnica o marco estético.

Acompaña a este fonograma un librillo de 23 páginas en español e inglés, cuyo texto con información del compositor y de las obras fue escrito por el compositor y licenciado en música Mario Mora López, y en su portada se incluye la fotografía de la pintura Te devuelvo tus cerros del norte (Putre), 1978 del artista chileno Ramón Vergara Grez. La producción ejecutiva de este disco compacto estuvo a cargo de Santiago Vera, su fabricación fue hecha enteramente en Estados Unidos y su edición fue posible gracias al aporte de FONDART y de la Academia Chilena de Bellas Artes, Academia que tiene el propósito de difundir el legado musical de los compositores chilenos, buscando la excelencia en la producción, edición y difusión.

Santiago Vera Rivera

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License