SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número195Perspectivas del canto colectivo en nuestra sociedad actual, como consecuencia de una propuesta de gestiónCompositores chilenos en el país índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.55 n.195 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902001019500010 

CRÓNICA

Creación musical chilena

Primer encuentro chileno-alemán de música electrónica y
electroacústica para el nuevo milenio

Entre el miércoles 15 y el sábado 18 de noviembre de 2000 se realizó, en la sala de conciertos del Goethe Institut, el Primer encuentro chileno-alemán de música electrónica y electroacústica para el nuevo milenio realizado por primera vez en nuestro país, y que contó con la colaboración del Departamento de Música y Sonología de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile.

Fue un trabajo mancomunado entre ambas instituciones que dieron forma y vida a este singular encuentro entre las músicas de vanguardia de Chile y Alemania. El objetivo era mostrar al público asistente cuáles son las tendencias más modernas en las artes que se realizan con medios electrónicos y electroacústicos.

Con esta finalidad se realizó una convocatoria abierta a nivel nacional para que los compositores pudieran participar enviando sus trabajos en formato DAT o CD. La recepción y el entusiasmo fueron provechosos, ya que se recibieron cerca de 50 obras de muy buen nivel, de las cuales sólo quedaron 20 seleccionadas, pues la duración del evento no permitía más obras por un problema de tiempo y espacio para presentarlas.

Pudimos comprobar que en Chile existe mucha gente que trabaja componiendo música con medios electrónicos y electroacústicos, así como también la performance, la instalación, la instalación multimedia, la integración de la música electrónica con el video y otra gran cantidad de trabajos con medios mixtos, tanto grabados como en tiempo real y mixtos.

Desde Alemania llegó el compositor Johannes Goebel, fundador y director del Instituto de Música y Acústica del Centro para el Arte y la Tecnología de los Medios (ZKM) en Karlsruhe, Alemania, además de profesor visitante en la Escuela Superior de Música de Graz en Austria, y codirector del Center for Computer Research in Music and Accoustics de la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Goebel desde el primer día realizó workshops con compositores chilenos, dio conferencias e hizo una detallada exposición sobre el Centro señalado de la ciudad de Karlsruhe, documentándola con música, imágenes virtuales y fotografías del Centro, además de explicar su funcionamiento y sistemas de trabajo.

El gran entusiasmo de Goebel y la motivación transmitida a los participantes en sus conferencias, venidos de diferentes sectores y barrios de Santiago, se manifestó en los talleres de audición de obras y análisis de trabajos electrónicos realizados por los asistentes en estudios particulares o en instituciones de educación superior de arte. Cada día Goebel abrió un espacio en la sala del Instituto para escuchar y analizar obras de los asistentes a los talleres.

Johannes Goebel, además, se dio tiempo para compartir momentos de camaradería, reuniones con músicos de Chile, espacios para la conversación en torno al arte actual y proyección del trabajo que él realiza, con la posibilidad real de establecer un intercambio más activo de las artes actuales multimediales entre ambos países.

Durante los conciertos por la tarde, se expusieron diversas obras, tanto chilenas como alemanas, que fueron presentadas y documentadas por los músicos chilenos y en el caso de las obras de Alemania por el mismo Johannes Goebel.

Las obras llegadas de Alemania causaron gran impacto y entusiasmo en el numeroso público que cada día llenó la sala de conciertos del Goethe Institut en Santiago, para escuchar y ver los trabajos multimediales, especialmente los traídos por Goebel, los que llamaron la atención por su manufactura, planteamiento conceptual, estética y mensaje.

A pesar que cada jornada tenía una duración aproximada de dos horas y media y en ocasiones hasta tres horas, el público asistente se mantenía atento hasta el fin del concierto, se quedaba después para conversar con Goebel y hacerle consultas respecto de los diferentes procedimientos utilizados en cada obra presentada.

La participación de las obras chilenas se caracterizó por la diversidad de las tendencias estéticas y procedimientos utilizados por los compositores. Las tendencias abarcaron líneas que colindaban con lo experimental, con grabaciones previas de instrumentos acústicos procesados, con obras mixtas con base electrónica e instrumentos acústicos en vivo, con influencias del jazz y el rock, y músicas de culturas aborígenes de Chile y Latinoamérica.

En síntesis, una gran experiencia para todos, incluido el público que pudo escuchar las obras transmitidas por la Radio Beethoven 96.5 FM ­que colaboró así a la difusión de este Festival de la Música Electrónica­ y proyectó el trabajo más allá de lo imaginado. La comunidad de compositores espera que se vuelva a repetir un Festival con estas características y aun con más apoyo, porque el entusiasmo de músicos y público local estará presente.

Eduardo Cáceres

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons