SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número195Música para un nuevo tiempo. Celso Garrido-Lecca. CD digital.Jezira. 2 CD Digital. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.55 n.195 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902001019500026 

Proteo, objeto para armar, oír, ver e interpretar. CD digital. Jorge Martínez, música electrónica; M. Bethânia Rodrigues A., diseño e ilustraciones. Santiago: Ministerio de Educación, Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura (FONDART), 2000.

Una de las importancias que ha tenido la creación del FONDART ha sido la posibilidad de otorgar a los creadores fondos para experimentar en sus diversas disciplinas. En el caso de la música y del diseño plástico, encontramos un ejemplo de ello en Proteo, objeto para armar, oír, ver e interpretar.

La diseñadora de dicho objeto, M. Bethânia Rodrigues, nos dice: "La obra se origina en la idea de conectar los sentidos, visual y auditivo, otorgando la posibilidad de que sea el propio receptor quien la construya muchas veces, jugando y apropiándose de ella a partir de sus partes: módulos gráficos y pistas musicales. Se trata de armar una partitura a partir de módulos que poseen dos caras: una, que nace directamente desde el oído, un sentido, dando forma a una obra pictórica de construcción gráfica, elaborada con retazos de lo que la mano hizo en otro momento. La unión de estos trozos ha sido libremente inspirada por la música, no son transcripciones literales. Es fantasía abstracta que, al igual que las piezas musicales, son antes textura que texto. La otra cara es una instrucción que tiene lugar en una obra gráfica, en forma de palabras. Ambos lados de los módulos se conectan a través del medio ordenador del total de la obra".

Por su parte, el inquieto compositor Jorge Martínez, autor de la música, expresa: "Proteo es una obra completa en 16 partes o movimientos. Es además de un viaje hipotético, al cambiar el siglo ya en el nuevo tiempo, la idea del viaje en el espacio y el tiempo me interesa y atrae. Es también un canto a la humanidad a esos hombres y mujeres simples que viven felizmente en representación del mundo. India, Mongolia, Balada, Santur, Senegal, entre otros, remiten a experiencias mías concretas, sobre personas concretas, con las cuales alguna vez me crucé y amé. En ese sentido es una obra autobiográfica. Quiere también ser un espacio para la tranquilidad de la evocación. No es música de danza, ni de audición distraída. Es un espacio para el descubrimiento sonoro y la introspección: en la medida que se interna en los espacios sonoros usted externa sus planos emotivos profundos, de ese modo Proteo es también una suerte de 'Mandala'".

La experiencia lúdica que Proteo le proporciona al auditor/observador (o mirador) comienza en el instante mismo en que éste debe abrir la caja, dentro de la cual encontrará 16 tarjetas cuadradas (módulos), relativamente pequeñas, de contenido pictórico-gráfico, con disposiciones precisas respecto de qué pistas escuchar o no escuchar, y en qué orden, de las 16 grabadas en un CD que "flota" entre los módulos. Estas tarjetas también se pueden armar, como una suerte de mecano, y la "escultura" resultante determinará la sucesión musical que se deberá escuchar. El material sonoro fue trabajado por Martínez en forma casi artesanal, "como un pastel de choclo" y "con fragmentos de recuerdos y sonidos", ya que para él la tecnología no debe ser sinónimo de perfección, razón por la cual da especial importancia a los rastros de manufactura que puedan descubrirse. Las 16 pistas del CD son Mallku 1, Kenas 1, Djiroudu, Mallku 2, Ritmos, Mallku 3, Kenas 2, Balada, Refracciones, Trompes, Santur, Mongolia, India, Voces, Senegal y Atardecer.

Todas estas piezas son breves y van de los 48 segundos, como en el caso de Mallku 2, a los 5 minutos y 16 segundos, que es la duración de Atardecer. Los materiales sonoros empleados por el compositor son bastante heterogéneos y se desplazan desde sonidos creados por Martínez mediante medios electrónicos, hasta la utilización de grabaciones étnicas recogidas en diversas partes del mundo y su posterior elaboración. Esto permite que las distintas combinaciones de pistas que pueda ordenar el juego o que seleccione el auditor/observador alcancen una enorme y atractiva diversidad o una férrea unidad. Ejemplo de esto último sería la audición sucesiva de Mallku 1, Mallku 2 y Mallku 3.

Es deseable que Proteo de Bethânia Rodrigues y Jorge Martínez llegue a manos de muchos, y esta interesante experiencia incentive a los creadores a desarrollar nuevas indagaciones en el campo de lo visual/auditivo.

Fernando García

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons