SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.55 número195Jezira. 2 CD Digital.Zoila Elena Vega Salvatierra. Texto y contexto en la obra de Roberto Carpio en la Arequipa (Perú) del siglo XX. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.55 n.195 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902001019500028 

Oscar Ohlsen. Esquinas. Música chilena para guitarra. CD Digital. Obras de Gustavo Becerra-Schmidt, Edmundo Vásquez, Raúl Céspedes, Oscar Ohlsen, Juan Pablo González, Santiago Vera-Rivera, Christian Uribe, Juan Orrego-Salas, Eulogio Dávalos y Alejandro Guarello. Oscar Ohlsen, guitarra. Santiago: SVR Producciones Limitada. SVR-ABC-3006-12. 2000.

El guitarrista Oscar Ohlsen considera que una misión del músico es interesarse por la música de su tiempo y de su país. Este trabajo es un paso natural en su trayectoria y una motivación que ha estado presente desde los inicios de su carrera. En este fonograma pretende mostrar una panorámica de la música chilena para guitarra de la segunda mitad del siglo XX, que se inicia con una obra de 1956 (Sonata II de Gustavo Becerra) y concluye con una de 1997 (Tres Nocturnos de Raúl Céspedes). La obra de Becerra es un hito en la música para guitarra, junto con Esquinas op. 68 de Juan Orrego-Salas (1971), Suite transistorial de Edmundo Vásquez (1977) y Base Esad de Alejandro Guarello (1990), obra estrenada por Ohlsen en el Wigmore Hall de Londres. Dada la complejidad de estas obras, el intérprete intercaló, a modo de equilibrio, obras más livianas, como son Cueca triste de Christian Uribe (1990), dedicada a Ohlsen; Tonada sin retorno de Eulogio Dávalos (1987), Estudio 03 de Juan Pablo González (1982), Tres nocturnos de Raúl Céspedes (1997) y tres piezas de su propia cosecha: Reflexiones (1975), Preludio meridional (1970) y Preludio Homenaje a Villa-Lobos (1971). Más allá del lenguaje musical empleado en cada obra se aprecia, en todas, una relación íntima del intérprete con su creador, realzada por un trabajo preciso y flexible de interpretación, de acuerdo al carácter de cada una.

El disco toma su título de Esquinas de Orrego-Salas. Alude a las idas y venidas de su vida, con regresos a un mismo lugar. La vida de Ohlsen como intérprete ha vuelto a esta obra varias veces. Cuando dejó la guitarra durante cinco años para poder concentrarse en el estudio de instrumentos antiguos, volvió a la guitarra en 1983, con el estreno en Chile de esta obra. Luego, la incluyó en su grabación en casete de 1984, Música chilena para guitarra. Para el homenaje a Orrego-Salas, realizado en 1999 en la Universidad Católica de Chile, Ohlsen interpretó Esquinas. A raíz de ello Francisco Claro, entonces director del DIPUC (Dirección de Investigación y Postgrado de la Pontificia Universidad Católica de Chile), le sugirió que grabara un disco de música chilena para guitarra, apoyando la grabación del master de esta pieza. Finalmente, para el lanzamiento de Esquinas, en noviembre del 2000, estuvo presente Orrego-Salas. Como una especie de ritornello en la vida de Ohlsen, Esquinas entregó el título más adecuado y sincero para este trabajo.

Otras grabaciones de música chilena de Ohlsen incluyen un disco de dúos junto a Luis Orlandini (Chile del siglo XX en dúos de guitarra), y un trabajo de rescate de la obra de Carlos Pimentel (La guitarra de Carlos Pimentel), pionero de la guitarra en Chile de principios del siglo XX.

Oscar Ohlsen siempre ha compartido su carrera entre el laúd y la guitarra. Su interés en la música antigua y música contemporánea le ha exigido un trabajo en técnicas y estilos muy diversos. Su primer profesor de guitarra, en su nativo Chiloé, fue un compositor incluido en este disco, Edmundo Vásquez, con quien posee una estrecha relación, incluyendo obras suyas en sus próximos conciertos en Francia y Suiza. Las obras de Ohlsen contenidas en el disco son fruto de la motivación por la composición que le inspiró este compositor, guitarrista y amigo. Cabe destacar que, en cuanto a la composición, Ohlsen posee un interés especial en el arreglo de canciones populares chilenas, especialmente de Chiloé, por lo cual incluyó en su casete de 1984 sus arreglos de siete canciones vernáculas de nuestro país..

En definitiva, Oscar Ohlsen. Esquinas. Música chilena para guitarra constituye un valioso aporte para la música nacional, realzado por un guitarrista de renombrada trayectoria, cuyo interés por la guitarra no ha ido en desmedro de su apreciación de la música de su país.

Cecilia Carrère Oettinger

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons