SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.56 issue197Jóvenes músicos para nuevos compositores. CD. Orquesta ModernaUrrutia-Blondel, Botto, Orrego-Salas, González, García, Vila, Vera-Rivera, M. Letelier, Lémann, Antireno, compositores chilenos. Obras para guitarra. CD author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.56 no.197 Santiago Jan. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902002019700017 

Reseña de dos discos de música chilena para guitarra

El arte de la guitarra en nuestro país ha tenido un desarrollo enorme. Desde hace poco más de una década varios guitarristas, formados en las aulas chilenas, han alcanzado una repercusión internacional como nunca antes. Varios intérpretes han ganado concursos de importancia fuera de nuestras fronteras. Se puede afirmar que estamos en otra etapa del desarrollo en la formación de la guitarra docta en Chile, la de formación de guitarristas profesionales, cuyo objetivo es dedicarse por entero a su instrumento, con tiempo sólo para perfeccionarse y elevar su arte. Al inicio de la formación sistemática de la guitarra en las aulas de la Universidad de Chile, los planes y programas eran, al menos en teoría, para la formación de profesionales. No obstante, en la práctica existía un criterio -apoyado en el "sentido común" de la sociedad- que afirmaba que el "arte no da para vivir". El estudiante debía seguir paralelamente otra carrera y así "poder mantenerse económicamente". Gracias a los que realmente se dedicaron por completo en esos momentos a este bello instrumento, a pesar de las presiones sociales, se produjo este salto en nuestra formación. Aquellos alumnos que siguieron paralelamente dos carreras, no pudieron alcanzar los sitiales a que hoy día pueden llegar los jóvenes.

El primer intérprete en que cristaliza esta etapa de la formación profesional del guitarrista es Luis Orlandini, quien obtuvo por primera vez para Chile un premio en un certamen internacional. En 1989 ganó el primer premio en el Concurso Internacional de Música de München, Alemania. Desde entonces ha desarrollado una exitosa carrera en el extranjero, actuando en importantes salas de concierto del mundo, grabando para muchas radios de Alemania y para las firmas de discos Koch-Schwann, CPO y ARTE NOVA. Le suceden Wladimir Carrasco, Romilio Orellana, Carlos Pérez y Juan Antonio Escobar, en la obtención de galardones en concursos internacionales.

Los dos discos que a continuación se reseñan son representativos de estos dos mundos en la formación guitarrística chilena. El primero es justamente de Luis Orlandini, cuyo profesor en Chile fue Ernesto Quezada, y el segundo de Enrique Kaliski, de profesión ingeniero, cuya maestra fuera Liliana Pérez Corey. Ambos trabajos deben considerarse en su justa dimensión, con los méritos de cada uno, el primero por la rigurosidad y exigencia propias de la actividad profesional, y el segundo, desde un plano no profesional, por sus aportes al repertorio para la guitarra proveniente de las raíces folclóricas chilenas.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License