SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.56 issue197Reseña de dos discos de música chilena para guitarraRaíces y memoria. Guitarra chilena. CD author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.56 no.197 Santiago Jan. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902002019700018 

Urrutia-Blondel, Botto, Orrego-Salas, González, García, Vila, Vera-Rivera, M. Letelier, Lémann, Antireno, compositores chilenos. Obras para guitarra. CD. Luis Orlandini, guitarra. SVR Producciones Limitada. ABA-SVR-900000-3, Santiago: Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile; Ministerio de Educación, Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura (FONDART), 1999.

Esta producción de la Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile, con el apoyo del FONDART, nos entrega una interesante muestra de obras de compositores chilenos en la guitarra por Luis Orlandini. Se destaca la combinación de compositores nacidos en la primera mitad del siglo XX, entre 1903 (Jorge Urrutia Blondel) y 1939 (Miguel Letelier), y aquellos que nacieron en la segunda mitad del pasado siglo, entre 1950 (Santiago Vera-Rivera) y 1956 (Jaime González). Esta amplia gama de compositores demanda un alto nivel de exigencias al intérprete, quien debe responder a los variados lenguajes y recursos que se le entregan. Medios que van desde la "economía de recursos weberiana y un carácter más bien enigmático"1 de Fernando García en sus Tres piezas breves, hasta los recursos electrónicos de la obra para guitarra y sintetizador de Fernando Antireno, que parece "extraída de una banda sonora cinematográfica". En un punto intermedio se ubican la obra de Urrutia Blondel, "clara heredera del nacionalismo de raigambre impresionista introducido en Chile por Pedro Humberto Allende", los bellos Siete preludios breves de Miguel Letelier, en que "están presentes distintos referentes estilísticos de la historia de la música", la ya tradicional Esquinas de Orrego-Salas, adscrita "a la más pura tradición guitarrística de Villa-Lobos, con progresiones armónicas basadas en desplazamientos de posiciones fijas de la mano izquierda", Imágenes de Chile de Jaime González, relacionada no "tanto con las Tonadas para piano de Pedro Humberto Allende, sino que más bien con las audacias de un Gavilán de Violeta Parra", o Rapsodia de Juan Lémann, en que el compositor "explora distintos recursos técnicos y expresivos del instrumento, produciendo una guitarra recia y delicada a la vez con alguna dosis de virtuosismo". Todas estas exigencias son resueltas a cabalidad y con maestría por Orlandini.

Dos aspectos de la parte gráfica e informativa del CD son importantes. Uno es la presentación, en la carátula del soporte, de una fotografía de una pintura de la serie "Torres de Babel" (1968) del pintor chileno Mario Toral (1934), fotografía que se complementa con una breve biografía del artista al interior del pequeño libro que se adjunta como carátula. La otra es la presentación y comentarios que realiza el musicólogo chileno Juan Pablo González, profesor del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La integración intertextual entre una pintura (más específicamente de una fotografía de la obra), con la música (en su aporte en el aspecto gráfico del soporte) me parece altamente meritorio. Permite conectar al auditor del disco con otro arte, en este caso visual, y con otros espacios estéticos. La pequeña reseña biográfica del pintor refuerza esta insinuación/abertura al conocimiento de la obra de Mario Toral.

No es práctica común en las ediciones de nuestro medio que un musicólogo realice una presentación de los discos, lo que permite agregar una carga valórica adicional para la comprensión de lo que se escuchará. En este caso, Juan Pablo González realiza una sintética, pero maciza reseña biográfica de los compositores y un comentario justo y preciso de las obras.

Gracias a estos comentarios es posible conocer las dedicatorias iniciales de las obras. Esquinas, op.68, de Juan Orrego-Salas, está dedicada al guitarrista italiano Angelo Gilardino. Anagogística de Santiago Vera-Rivera, al compositor chileno Pedro Núñez Navarrete. Siete preludios breves de Miguel Letelier, a Violeta Parra; y Rapsodia de Juan Lémann, está dedicada justamente al intérprete. Luis Orlandini ha estrenado más de 45 obras de compositores chilenos, muchas de ellas compuestas por su encargo, como es el caso, en este disco, de la Fantasía N° 2, op.37, sobre el nombre de Bach, de Carlos Botto, obra comisionada dentro de la celebración de los 300 años del natalicio del ilustre compositor alemán.

---------------

1Juan Pablo González, texto del librillo del CD. Las restantes citas de la presente reseña corresponden a la misma fuente.

 

 

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License