SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.59 número204A propósito de los sesenta años de la Revista Musical Chilena: Algunas reflexiones sobre los horizontes musicológicos de Chile y América LatinaGabriel Brncic: Un primer acercamiento hacia el compositor y maestro chileno en el exilio índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.59 n.204 Santiago dic. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902005020400002 

 

Revista Musical Chilena, Año LIX, Julio-Diciembre, 2005, N° 204, pp. 6-25

EDITORIAL

Saludos a la Revista Musical Chilena en su sexagésimo aniversario

 

Luis Merino

Facultad de Artes, Universidad de Chile. Chile.


Al cumplir la RMCh sesenta años de existencia, la dirección de la misma ha recibido numerosos llamados, cartas y correos electrónicos de personas e instituciones amigas, de colaboradores y lectores en general saludando a la Revista. Es fácil comprender que sin amigos, sin colaboradores y sin lectores la RMCh no se habría mantenido tantos años en circulación, y es por ello que ésta celebra su sexagésimo aniversario publicando algunos de los mensajes recibidos:

La Revista Musical Chilena ha continuado un aporte de singular importancia a la difusión de la creación musical y al estudio especializado. A lo largo de sus 60 años ha creado una importante tradición universitaria, ya que el espacio de la creación y del estudio que ha provisto se ha convertido en dominio de obligada referencia y de connotada excelencia en lo académico y musicológico.

Prof. Luis A. Riveros
Rector
Universidad de Chile

Con entusiasmo me sumo a las muchas personas que celebran el sexagenario de la Revista Musical Chilena. La prolongada y siempre renovada existencia de esta publicación -la más antigua de Latinoamérica en su género- indica una sólida tradición y, junto al ímpetu de sus iniciadores, la continua afluencia de nuevos cultores de los estudios musicológicos. La contribución que la revista ha hecho a tales estudios es, sin duda, invaluable, y le ha ganado un amplio reconocimiento internacional. Cuenta ella entre los más válidos proyectos intelectuales a que ha dado lugar la Universidad de Chile, y por eso mismo ha prestado realce notorio a la institución. No cabe sino desear que el rico trabajo que la sustenta se mantenga duraderamente, como ha sido hasta hoy.

Pablo Oyarzún Robles
Decano
Facultad de Artes Universidad de Chile

La Revista Musical Chilena constituye una importante experiencia comunicacional, pues construyó su identidad y determinó su manera de insertarse en el ámbito de la musicología. Su rigor y originalidad son los elementos fundamentales que mueven sus páginas haciendo de ella una comunicación eficiente y de altísimo vuelo.

Me honra haber contribuido y participado en su labor por más de una década. Hago votos para que su actual Dirección tenga la sabiduría de extraer de esa perorata historiográfica de allá atrás de la memoria, un nuevo discurso que permita a la Revista Musical Chilena continuar con el liderazgo, afianzando y renovando con nuevos bríos su identidad por otros muchos años.

Mario Silva Solís
Director
Departamento de Música y Sonología

Facultad de Artes
Universidad de Chile

La Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile en forma unánime otorgó el "Premio Academia" año 1999 a la Revista Musical Chilena, "por su labor permanente de excelencia en la difusión del quehacer musical del país y de América, constituyéndose como la publicación más antigua en su género en el mundo". Con profunda admiración nos adherimos a su sexagésimo aniversario.

Carlos Riesco Grez
Presidente
Academia Chilena de Bellas Artes

Congratulaciones a la gran tarea cumplida por la Revista Musical Chilena en sus sesenta años de existencia, y mi gratitud por incentivar mi desarrollo académico mediante la publicación de trabajos míos, uniendo, durante cuarenta y cinco años, mis inquietudes de entregar los resultados de mis investigaciones a las de eminentes estudiosos de distintos países. ¡Larga y fructífera vida para ella!

Manuel Dannemann R
Director
Anales de la Universidad de Chile

Cordiales saludos a la Revista Musical Chilena en su aniversario número 60. Sin la Revista, la musicología chilena no habría alcanzado todo el desarrollo y prestigio internacional del que goza. Mis agradecimientos y reconocimiento al esfuerzo realizado por la Facultad de Artes de la Universidad de Chile por mantener vivo tan importante esfuerzo editorial, a los directores y equipos editores que ha tenido la Revista a lo largo de su historia, y mis deseos de un esplendoroso futuro.

Dr. Juan Pablo González
Presidente
Asociación Internacional para el Estudio de la Música Popular (IASPM)
Rama Latinoamericana
Santiago, Chile

Querida Revista Musical Chilena:

Nuestras más sinceras felicitaciones por estos sesenta años; a ti y los héroes de ayer y hoy que hacen posible tu permanencia. Realmente los compositores chilenos nos sentimos honrados de participar de este cumpleaños tuyo tan importante y es un orgullo y también un milagro que, a pesar de todo, sigas entre nosotros.

Al pensar en esta vida tuya, la más larga entre tus pares, surge la gratitud por todo lo que hemos hecho juntos. Somos parientes tan cercanos y desde que éramos jóvenes y papá Estado nos mantenía, hemos luchado codo a codo por una música más nuestra. Las cosas cambiaron y nos dieron en adopción a una familia Mercado que no conocemos muy bien aún. Sin embargo, lo importante es que nos seguimos fortaleciendo y animando mutuamente en hacer de la música una forma de pensar, amar y vivir chilenidad y universalidad.

Rolando Cori Traverso
Presidente
Asociación Nacional de Compositores-Chile

Los sesenta años de la Revista Musical Chilena deben ser motivo de celebración para todos los latinoamericanos, porque, a pesar de que su nombre alude al país, tiene un alcance y un probado espíritu hemisférico. Es la única revista que, por su formato y calidad académica, puede competir con las mejores revistas publicadas en los países del llamado primer mundo. Efusivas felicitaciones a todos los que nos permiten reencontrarnos, en español, unos con otros a través de la Revista Musical Chilena.

Dr. Raúl R. Romero
Director
Centro de Etnomusicología Andina
Pontificia Universidad Católica del Perú
Lima, Perú

Con motivo de los primeros 60 años de existencia ininterrumpida de la Revista Musical Chilena, envío mi más sincera felicitación y mis deseos de que la vida de esta ejemplar publicación se prolongue largamente. Vayan también mis parabienes para todos y cada uno de quienes han construido su existencia y valioso contenido.

Manuel de Elías
Compositor y Director de Orquesta
Fundador y Presidente
Colegio de Compositores Latinoamericanos de Música de Arte
México D.F., México

La Directiva Nacional del Consejo Chileno de la Música se honra en saludar a través de su Director, Dr. Luis Merino Montero, a la Revista Musical Chilena en el año en que se cumplen 60 años de su trayectoria ininterrumpida de labor, reconocida ampliamente por todos los que han podido conocer sus páginas.

La existencia de la Revista Musical Chilena constituye un gran aporte para el desarrollo musical del país, ya que la persidad de trabajos publicados en sus 60 años rinden cuenta de un valioso y necesario instrumento de difusión, tanto de la investigación como de la creación musical. La relevancia de los artículos publicados en ella es la mirada fidedigna de lo que es y ha sido gran parte del quehacer musical de nuestro país. Ha contribuido a posicionar la actividad musical chilena en su sitial de relevancia dentro del mundo de la cultura a nivel nacional e internacional.

Le deseamos cordialmente un muy feliz cumpleaños y esperamos contar con su inapreciable publicación muchos años más.

Clara Luz Cárdenas Squella
Presidenta
Consejo Chileno de la Música

A través de ésta, quien suscribe saluda con mucha atención, respeto y alta estima  al señor Luis Merino, Director de la Revista Musical Chilena, cuyo  proyecto iniciado hace ya 60 años hoy se encumbra como una de las revista de gran relieve y notable difusión entre sus congéneres musicales y melómanos del país y del extranjero.

Para el Conservatorio de la Universidad Austral de Chile, docentes, alumnos y otros, la Revista ha pasado a formar parte del libro de consultas para el desarrollo de temas musicales, musicológicos y del arte musical que nuestros alumnos y docentes elaboran en su diario quehacer artístico musical.

Felicidades, señor Merino, por tan relevante y notable creación, en estos 60 años de vida de la Revista Musical Chilena.

Héctor Escobar M.
Director
Conservatorio de Música
Universidad Austral de Chile
Valdivia

Saluda muy atentamente al Director de la Revista Musical Chilena y, con motivo del Aniversario 60 de la Revista, le hace llegar sus más sinceras felicitaciones por su ininterrumpida publicación durante estos años. Hace votos por que la Revista circule muchos años más llevando siempre su valioso e interesante material a quienes la esperan.

Lucía Hernández Rivas
Directora
Corporación Musical Santa Cecilia
Temuco

La Revista Musical Chilena no es sólo pionera en lo que a música y musicología latinoamericana se refiere, sino el mejor ejemplo de tenacidad, constancia y serenidad profesional que cualquier otra revista del continente pueda tener [...]. Nos gustaría reflejar los 60 años de la RMCh en nuestro Boletinmúsica. Del mismo modo, pongo a su disposición el portal electrónico de la Casa, es decir La ventana, como multiplicador de todas aquellas opiniones o acciones que ustedes realicen por este aniversario. Esa puede ser una manera útil de contribuir al justo reconocimiento que la Revista merece.

María Elena Vinueza
Directora
Departamento de Música y Boletinmúsica
Casa de las Américas
La Habana, Cuba

Quisiera hacer llegar a la Revista Musical Chilena mis más sinceras felicitaciones por el 60º aniversario de tan prestigiosa publicación musicológica.

La Revista Musical Chilena -la revista especializada más antigua de América Latina y una de las más prestigiosas del mundo de habla hispana- ha ganado un amplio reconocimiento internacional por la infatigable labor mostrada durante seis décadas y por el alto nivel de sus colaboraciones. Desde sus inicios la RMCh abarcó un amplio abanico de problemas musicológicos, tanto los que competen a la música artística occidental como a la tradición musical folclórica y popular chilena y latinoamericana. La pluralidad y apertura de la revista se expresa por la amplitud de temas que aborda y también por el pluralismo teórico y metodológico implícito en sus estudios. Desde este punto de vista, la RMCh es un ejemplo a nivel internacional.

Le deseo a la Revista Musical Chilena vida eterna en este trabajo sin fin por descubrir los secretos de la música y de la cultura musical.

Cordialmente,

Dr. Alfonso Padilla
Departamento de Musicología
Universidad de Helsinki

Definir la Revista Musical Chilena como una de las aventuras más importantes de la musicología hispana de todos los tiempos puede parecer excesivo, pero es una aseveración justa. Sólo quienes hemos tenido la responsabilidad de mantener un órgano científico de este tipo, conocemos las dificultades que entraña.

La Revista Musical Chilena tiene la singularidad de ser la única revista hispana que ha sido testigo ininterrumpido de los avatares de una buena parte de la historia musical del siglo XX. En realidad, no sólo testigo, sino de alguna manera fruto de ellos.

Desde el lejano 1945 en que aparece su primer número, se convierte en uno de los activos de la compleja historia musical del siglo XX. Los movimientos musicales, los protagonistas, la investigación, los acontecimientos musicales de todo tipo fueron certificados en ese archivo viviente, que hacen de ella un fenómeno casi único en el mundo musicológico.

Son muy pocas las revistas que han permanecido vivas durante tanto tiempo y, menos aún, las que convirtieron sus páginas en vehículo de la investigación, pero también de la vida musical, de los debates estéticos, en definitiva, del propio latir de la música de un país como Chile y buena parte de Hispanoamérica.

Por ello no puedo dejar de calificar el manteniento de esta revista como una de las aventuras musicológicas más audaces y hermosas de los últimos tiempos.

La Revista Musical Chilena es fruto, en primer lugar, de la primera gran eclosión de la musicología en América Latina. América se enriqueció con la llegada de los grandes musicólogos europeos que se vieron obligados a dejar sus lugares de origen, por las circunstancias de la Segunda Guerra Mundial. Citaríamos en lugar destacado a Francisco Curt Lange, pero sobre todo a esos españoles que, huyendo de una terrible guerra fratricida, encontraron cobijo en estas tierras hermanas: Adolfo Salazar, Jesús Bal y Gay, Baltasar Samper, Otto Mayer Serra, Vicente Salas Viu y muchos otros. Fruto precisamente de ello fue también otra gran revista musical publicada en México, Nuestra Música, aunque de vida corta.

La Revista Musical Chilena nace unida al musicólogo español Vicente Salas Viu, una de las personalidades más atractivas de la denominada Generación de la República. Formado con Eduardo Martínez Torne, en el mítico Centro de Estudios Históricos de Madrid, periodista de El Sol, como Salazar, y colaborador de Cruz y Raya, Nueva España y Revista de Occidente, llegará a Chile en agosto de 1939 huyendo de la terrible situación planteada en España por la Guerra Civil. Salas participará a su llegada en las actividades de organización del Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile, fue nombrado jefe de redacción del Boletín Mensual de la Revista de Arte -importante antecedente de la Revista Musical Chilena- y a partir de 1940 se incorporó plenamente a la Universidad de Chile. Participó en la creación de una Escuela de Danza, base del futuro Ballet Nacional, y en 1943 en la creación del Instituto de Investigaciones Folclóricas. Al año siguiente, recibió la carta de ciudadanía chilena.

Salas Viu, que había vivido en España esos portentosos años denominados de Edad de Plata de la Cultura Española, en los que se produjo la obra de Lorca o Dalí y sus compañeros de generación, será desde su llegada a Chile un gran activador de la escuela de musicología chilena, a través precisamente de la Revista Musical Chilena y de sus numerosos trabajos musicológicos.

La Revista Musical Chilena se ha identificado en el mundo musical como uno de los símbolos de la música y, por ende, de la cultura chilena y latinoamericana. En ella participaron grandes personalidades de la musicología mundial, como Gilbert Chase, Luis Heitor Correa de Azevedo, Francisco Curt Lange, Adolfo Salazar o Robert Stevenson, y en sus páginas aparecieron artículos sobre música y músicos nacionales y extranjeros, educación musical, organología, etnomusicología y folclore, música contemporánea; pero, además, la sistemática presencia de reseñas bibliográficas, fonográficas y una exhaustiva crónica musical, la convierten en archivo viviviente y en fuente de documentación directa, y la sitúan junto a La Revue Musical francesa y pocas más en ese panteón de excelencia donde muy pocas han logrado entrar.

No cabe duda de que la Revista Musical Chilena cumplió sobradamente aquello que Salas Viu tenía en su mente, que la ha convertido en una flor singular de la musicología internacional, un documento imprescindible en todo centro investigador que se precie de serio, y en un legado inmarcesible que la Universidad de Chile debe cuidar como una de las mayores contribuciones a la cultura hispana.

Emilio Casares Rodicio
Director y Coordinador Genera
Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana
Director
Cuadernos de Música Iberoamericana
Madrid, España

La Revista Musical Chilena me ha acompañado desde la adolescencia y ayudó a definir mi verdadera vocación. Ya con estos 60 años se pueden avizorar otros tantos que ayuden  a perpetuarla. Este saludo está pleno de admiración y respeto por aquellos que hoy y en el pasado han contribuido a la preservación de la memoria y al cuidado del patrimonio musical de Chile.

Jaime Donoso Arellano
Decano
Facultad de Artes
Pontifica Universidad Católica de Chile

En sus sesenta años de hojas perennes, saludo a la Revista Musical Chilena. (Un poco más y nacemos juntos...).

Era la época feliz del final del Frente Popular del 38. Del final de la segunda guerra imbécil. Sólo una época así podría dar a luz esa potente publicación, como así lo fueron la Orquesta, el Ballet y la Facultad de Ciencias y Artes Musicales.

La Revista Musical Chilena, de remotas naciones respetada, existe hoy porque hubo gente, colegas, que constantemente lucharon por ella. Hasta en los peores años, siempre los vi hacer y hablé con esos héroes silenciosos que mantienen, contra viento y marea, aquello que a nadie hace daño y que nos llena de pensamientos sutiles... sutiles útiles del alma de una sociedad.

A esas amigas y amigos, que unos tras otros estuvieron en el problema de la tinta y del papel, en el asunto de la distribución internacional y, desde luego, en la calidad de cada sílaba de silbar y salvable. A esos seres queridos va mi saludo.

A ti, querida Revista, presencia efímera en mi casa lejana, pero bien guardada por los tiempos de los tiempos, ¡gracias por traer la voz de la calles de la música! ¡Gracias por darme, una y otra vez de diferente manera, la imaginación de mi país!

¡Hasta más allá de nosotros!

Gabriel Brncic
Compositor
Director Artístico
Fundación Phonos
Barcelona, España


Un gran saludo a la Revista Musical Chilena por sus 60 años de existencia y felicitaciones por la calidad de sus publicaciones. Durante más de 45 años ha sido mi guía en lo que a música nacional se refiere. A este patrimonio de nuestra cultura musical le deseo larga vida.

Guillermo Rifo
Director Académico
Instituto Profesional Escuela Moderna de Música

Como musicóloga, profesora y directora de orquesta, la Revista Musical Chilena constituye una de mis fuentes de información más confiable y recurrente. Sus artículos no sólo describen, sino que proponen, iluminando el pasado y perfilando el futuro. Los que la leemos, sabemos que la investigación musical seria es posible en América Latina y que su aparición constante y planificada dota a la disciplina de sentido de continuidad, tan necesario en la búsqueda del conocimiento.

Zoila Vega Salvatierra
Directora
Orquesta Sinfónica de Arequipa
Instituto Nacional de Cultura
Arequipa, Perú

Los músicos latinoamericanos celebramos el 60° aniversario de la Revista Musical Chilena con especial beneplácito. Su amplia información sobre la vida musical chilena y la calidad de sus artículos son siempre de enorme interés, especialmente para todos aquellos que conservamos lazos cercanos y fraternos con nuestros colegas y amigos chilenos. La Revista Musical Chilena es, además, un ejemplo de vocación y perseverancia que nos estimula para realizar tareas semejantes. Felicitaciones y gracias.

Armando Sánchez Málaga
Director
Orquesta Sinfónica Nacional del Perú
Director
Centro de Música Latinoamericana de la Universidad Católica del Perú
Editor revista
Conservatorio
Lima, Perú

Las páginas de la Revista Musical Chilena han albergado notables trabajos sobre las más variadas expresiones musicales a cargo de destacados estudiosos tanto europeos como americanos. Ello la sitúa en un lugar de excepción entre las publicaciones especializadas en música escritas en español. La celebración de sus sesenta años de trayectoria nos brinda la oportunidad de hacer llegar nuestras felicitaciones a todos los que hacen posible su concreción, deseándoles que continúen con el mayor de los éxitos en la noble labor que han emprendido.

Héctor Luis Goyena
Editor revista
sica e Investigación
Instituto Nacional de Musicología "Carlos Vega"
Buenos Aires, Argentina


En nombre del ComitéEditorial de la Revista Resonancias del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile, saludo afectuosamente a la Revista Musical Chilena en sus 60 años de vida y la felicito por su constante presencia en el medio musical chileno y extranjero.

Su aporte al conocimiento sobre música chilena y latinoamericana a través de comunicaciones investigativas, la oportunidad que brinda a nuevos valores musicológicos y la información que proporciona de las actividades artísticas del país, sitúan a la Revista Musical Chilena como una publicación insustituible en el ámbito académico nacional e internacional.

Alejandro Guarello
Director
Revista Resonancias
Instituto de Música
Facultad de Artes
Pontificia Universidad Católica de Chile

Quienes integramos la Sociedad Chilena de Musicología saludamos al Dr. Luis Merino, actual Director, y a don Fernando García, Subdirector de la Revista Musical Chilena, al Comité Editorial y a todos sus colaboradores, al cumplir ésta sus sesenta años al servicio de la investigación musical en nuestro país. En sus 203 números, publicados a lo largo de estos años, podemos encontrar un sinnúmero de antecedentes e información que complementan y ayudan al quehacer musicológico, convirtiéndose, a la vez, en un apoyo fundamental para la investigación y docencia musical en Chile y Latinoamérica.

La consideramos nuestra y la valoramos por el prestigioso espacio que permanentemente nos ofrece para publicar los resultados de las indagaciones científico-musicales que realizamos; por eso nuestro reconocimiento y gratitud.

Lina Barrientos Pacheco
Presidenta
Sociedad Chilena de Musicología

Al cumplirse 60 años de vida de nuestra Revista, debo agradecer a sus editores la generosidad con que me permitieron hace más de 50 años participar en esta valiosa obra. Lo más sorprendente ha sido la capacidad que ha tenido la Revista para evolucionar ante los espectaculares acontecimientos de la música contemporánea, manteniendo su excelencia, frescura y vitalidad.

Miguel Aguilar Ahumada
Compositor
Concepción

No sé cuándo me encontré por primera vez con la Revista Musical Chilena, pero de eso hace mucho tiempo. Quizás me llegó a través de mi maestro don Lauro Ayestarán. Lo cierto es que, ya en mis años muy jóvenes, empecé a recibir ejemplares de regalo de Ayestarán y de otras personas que me encontraban merecedor de tal atención. Cuando hice mi primer viaje a Chile en febrero de 1966, como becario de la Asococh, ya era feliz poseedor de media docena de números (55, 58, 64, 69, 83, 86 y 91). Poco después, don Acario Cotapos y don Carlos Isamitt me regalaron el 76 y el 97, dedicados a uno y otro en razón del Premio Nacional de Arte, y León Schidlowsky el 95, en que lo reporteaban. Más adelante, doña Magdalena Vicuña me honró disponiendo que se me enviara regularmente por correo. A través de los años, fui buscando completar mi colección, que se hizo parte del archivo que armamos con Graciela Paraskevaídis, mi compañera.

Es que, desde un comienzo, la Revista Musical Chilena me parecía un fenómeno fantástico de entre las curiosidades que iba descubriendo en la patria grande. Por su parejo nivel de calidad, que se había ido instalando a través de sucesivos responsables. Por la habilidad de esos sucesivos responsables para conseguir una financiación inusualmente estable. Por su esfuerzo por ser independiente de los avatares políticos, aún en época de feroz represión. Por su desafiante actitud antidemagógica. Por su defensa de lo propio, tan poco habitual en territorios tercermundistas. Por su cuidado editorial, excepcional en América Latina. (Hasta hoy me sorprende el que durante seis décadas se haya logrado que todos los números tuvieran exactísimamente la misma medida, cosa que sólo comparten, en el continente, unas pocas revistas musicales, como la mexicana Pauta en sus algo más de dos décadas).

Ojalá florecieran diez, veinte revistas similares en América Latina. Ojalá, si florecen, puedan recibir el apoyo sostenido que la Universidad de Chile le ha brindado inteligentemente a esta rosa-copihue. Gracias, muchas gracias, a todos quienes hicieron posible el milagro.

Coriún Aharonián
Compositor
Montevideo, Uruguay

El año 1945 es una fecha señera, pues marca el fin de la segunda guerra mundial, a la vez que comienza una época en la cual poco a poco se van descubriendo los increíbles crímenes cometidos hasta entonces, especialmente en Europa. Pero un deseo de paz hizo que los horrores recientemente pasados se cubrieran con la falsa piedad del silencio. Sólo muchos años más tarde, al agudizarse los criterios éticos, han ido apareciendo las siniestras verdades en un mundo que repite -siempre con nuevas variaciones- los mismos errores criminales. Y no hay que olvidar que también la música y los músicos han sido siempre víctimas de la represión.

En ese año de 1945 con olor a esperanza, un grupo de músicos fundó en Santiago la Revista Musical Chilena. Era el momento en el que comenzó a nacer en el continente americano el deseo de romper el aislamiento entre los diferentes países de un origen similar. Si una revista está bien dirigida, difunde ideas valiosas e invita a través de sus artículos al diálogo. El intercambio cultural que suscitó y suscita la Revista Musical Chilena es un serio aporte a la información cultural que sobrepasa las fronteras de los países del continente americano, a la vez que ella trasciende también hasta Europa.

Los temas tratados por esta Revista fueron desde un comienzo muy variados: artículos de musicología que analizan canciones y danzas tradicionales, otros estudian la obra de un compositor, o se dedican a describir los problemas de la interpretación. Sus textos no sólo se reducen a estudiar los diversos aspectos que afectan a la música chilena, sino que abarcan un campo internacional más amplio. Estas importantes actividades con resonancia internacional representan un diálogo que, especialmente en Chile -por su aislamiento geográfico- es extremadamente beneficioso.

En esta ocasión quiero recordar a Julián Carrillo, aquel compositor mexicano que investigó el mundo sonoro ultracromático y que editaba en los años 30 y 40 del siglo XX un boletín informativo intitulado Sonido 13, que él repartía generosamente del norte al sur del continente. El otro personaje que no hay que olvidar es Francisco Curt Lange, quien publicaba desde los años 30 el Boletín Latinoamericano de Música, editando, además, la música de los compositores de Norte y Sudamérica.

Este aniversario de la Revista Musical Chilena me da la ocasión para agradecer a sus editores por su importante labor de una difusión informativa en la cual la conciencia profesional se basa sobre valores éticos.

Juan Allende-Blin
Compositor
Essen, Alemania

Con todo lo importante que es la tradición, no basta para documentar la historia. La escritura puede quedar, además, como dato verificable. Por estas razones y por muchas otras, la Revista Musical Chilena ha sido una bendición para la música chilena, una referencia imprescindible para una sociedad cuya acción se nutre, en forma importante, de su historia. Esta va quedando grabada, en los tiempos que corren, en algo más que la palabra escrita, desde que existen las formas de grabaciones auditivas y visuales.

En sus páginas se puede apreciar su evolución, tanto en el progreso de su temática como en el incremento de su calidad científica. La primera se ha ampliado hacia una definición general de la música, dando cabida a los distintos y cambiantes aspectos de este arte. Han llegado a ella todos los aspectos tanto los "tradicionales" como aquellos de una fulgurante vanguardia, en sus aspectos más audaces y controvertidos. Falta, a mi manera de ver las cosas, que esta vetusta publicación se lance, con ímpetu renovado, a la conquista de nuevos lectores. Veo el futuro de esta publicación en la extensión de su "interés permanente" hacia un interés para la sociedad en general, tocada en su conexión con la música y la musicología. Hay algunas preguntas básicas en este sentido:

¿Para qué le sirve a usted la Revista Musical Chilena? ¿Cómo desea usted recibirla y leerla?

Aquí hay muchos aspectos distintos como, por ejemplo:

1. ¿Es usted radioescucha? ¿Escucha la música de las películas y la TV? ¿Va a la ópera y a los conciertos?

2. ¿Oiría usted una edición grabada de la Revista Musical Chilena? ¿La leería en una edición para el Internet? ¿Compra grabaciones?

En las respuestas de estas interrogantes y de muchas otras se encuentra la perspectiva del campo de desarrollo de la Revista Musical Chilena. Hay un "público potencial" para esta publicación, cuyo desarrollo depende de la investigación de los intereses de sus lectores potenciales y su cambio en el desarrollo de la historia. Ésta cambia también en la medida en que se alcance al lector que, es de desear, sea finalmente el que pague una publicación que le sirve.

Termino este saludo con mis mejores deseos para el futuro desarrollo exitoso de la Revista Musical Chilena, en un mundo de posibilidades crecientes de publicación de informaciones verificables y que no conoce más fronteras que las de su utilidad.

Gustavo Becerra-Schmidt
Compositor
Oldenburgo, Alemania

Tuve en mis manos el primer número de la Revista Musical Chilena cuando apareció en 1945. Desde ese momento he seguido con profundo orgullo su trayectoria y el prestigio a nivel internacional que ésta representa para el país. Hoy, desde Madrid, España, envío mi más cálida adhesión a este 60 aniversario con el deseo ferviente de que el futuro sea tan auspicioso como lo ha sido hasta la fecha.

 

Agustín Cullel
Director de orquesta
M
adrid, España

La Revista Musical Chilena [...] cumple ya 60 años de existencia, longevidad única para una revista en nuestro hemisferio, particularmente para una revista de música. Es, sin duda ninguna, la mejor revista musical de nuestra América Hispana [...] porque es una maravilla en información y en seriedad [...]. Felicitaciones por la larga y espléndida vida.

Jaime Ingram
Pianista
Panamá

La Revista Musical Chilena, desde mi época de estudiante -justamente cuando acababa de nacer esta extraordinaria publicación en 1945- fue la que me abrió ventanas a la vida musical de nuestros países y durante muchos años la coleccioné y allí me informé de obras y trabajos de compositores e intérpretes chilenos que luego conocí personalmente y de quienes fui muy amigo y colega. Hasta ahora, porque he seguido su camino de cerca, sigo admirando la vitalidad y la universalidad de la Revista, que es un ejemplo para América Latina de persistencia en mantener, a través de la música, los más altos valores de la cultura y el arte, que es lo único que puede llevarnos a una auténtica y profunda unidad. Felicitaciones y otros 50 años, y muchos más de éxitos.

Enrique Iturriaga
Compositor
Lima, Perú

Para todos los músicos latinoamericanos es un legítimo motivo de orgullo el trabajo que durante seis décadas ha venido desarrollando la Revista Musical Chilena.

Sus páginas han reflejado con gran rigor profesional  importantes reflexiones en torno a la creación musical de nuestro continente.

La trascendencia de los trabajos publicados, y de sus autores, han convertido a esta publicación en parte  indispensable del legado cultural de América Latina.

Deseo sumarme de todo corazón a  los que en el mundo les felicitamos calurosamente por tan fructífera trayectoria.

¡Felicidades en su 60° aniversario!

 

Guido López Gavilán
Compositor y Director de Orquesta
La Habana, Cuba

Es sorprendente cerciorarse de que exista en este planeta una publicación en nuestra lengua y, más aún, dedicada a la música, que cuente con seis décadas ininterrumpidas de existencia. Su mensaje en el espacio de la musicología, de la historia, de la etnomusicología, el folclore y la música popular, de la creación musical del pasado y del presente, del intérprete y la actividad de conciertos y ópera en Chile y el extranjero, de las publicaciones y discografía en el curso de estos años ha ido extendiéndose de hemisferio a hemisferio, se ha instalado en universidades y bibliotecas, y en los libreros de los más prominentes críticos del momento.

En la celebración de este aniversario ciertamente corresponde felicitar a la Universidad de Chile y su Facultad de Artes, y a las personas de su Decano, al Director, Subdirector y Secretaria de esta publicación.

Ya en sus primeros años la distinguió la colaboración de las más destacadas personas en el espacio del pensamiento e investigación musical. Los nombres de Charles Seeger, Gilbert Chase, Francisco Curt Lange, Renato Almeida, Vicente T. Mendoza, Alberto Ginastera, Vanett Lawler, Helene Jourdain-Morhange, Maurice Dumesnil y muchos otros, figuraron en sus páginas junto a los de Vicente Salas Viu, Domingo Santa Cruz, Mario Baeza, Eugenio Pereira, Carlos Lavín, Filomena Salas, Carlos Humeres Solar, Alfonso Letelier, Carlos Isamitt, René Amengual y otros del país.

Una pléyade más se ha ido agregando en el curso de estos sesenta años. Los de Robert Stevenson, Rodrigo Torres, Hanns Stein, Ricardo Lorenz, Luis Merino, Juan Pablo González, Coriún Aharonián, para nombrar sólo unos pocos.

El primer número dedicado a comentar la obra de un compositor chileno distinguido con el Premio Nacional de Arte, como Pedro Humberto Allende, se agrega a la publicación del catálogo completo de sus obras, desde el N° 5 de en su sexagésimo aniversario septiembre de 1945. Esto se perpetúa en el curso de los años hasta ofrecer el de Cirilo Vila recientemente.

En ningún ejemplar de sus primeros años de existencia faltan las crónicas retrospectivas, las reseñas de la actividad de conciertos en el extranjero y las de todas las temporadas nacionales, junto a la información sobre nuevos libros y partituras.

Todo esto se debió a la imaginación e iniciativa del entonces Decano de la Facultad de Bellas Artes, Domingo Santa Cruz, y a la tenacidad del primer Director de la Revista, Vicente Salas Viu, (1945-1949), a la experiencia adquirida por él en su país natal, España y transportada al nuestro por muchos refugiados que huían de la dictadura franquista.

Describo todo esto con el orgullo de incluirme como colaborador desde sus primeros números hasta ahora -que pasan de los doscientos- y, además, con la satisfacción de haberme desempeñado como Director de su publicación desde 1949 a 1953.

Durante mis años de residencia en la Universidad de Indiana en Estados Unidos, en mis giras por Europa y Latinoamérica he podido observar con orgullo cómo se reconoce y respeta el mensaje de nuestra Revista Musical Chilena en el mundo de la música y apreciar el que ésta llegue con la regularidad que ha mantenido a las fuentes de consulta que la esperan y consultan.

Juan Orrego-Salas
Compositor
Bloomington, EE.UU.

Descubro la Revista Musical Chilena en 1955.
Desde entonces, es lectura regular.
Admiro su supervivencia en los "tiempos oscuros".

Celebro el aniversario de este emprendimiento -ininterrumpido a través de turbulentas décadas- con la plena convicción de su continuada existencia en el futuro, como lección de rigor y disciplina al servicio de la información musical de nuestro continente.

Graciela Paraskevaídis
Compositora
Montevideo, Uruguay


Conocí la Revista Musical Chilena a comienzos de 1963 y desde entonces no me he separado de ella; tengo la colección completa y, además de leer y releer sus estupendos artículos, la consulto permanentemente. Es material indispensable para todo músico que se respete y orgullo de nuestra región. Gracias a los que con tanto amor y sacrificio lograron el milagro de su permanencia y calidad durante sesenta años.


Florencia Pierret V
Profesora de Educación Musical
Bogotá, Colombia

Desde sus comienzos, hace sesenta años, la Revista Musical Chilena ha sido el más importante periódico musical publicado en español en todo el continente americano. Sus virtudes jamás podrán ser suficientemente elogiadas. Esto incluye su imparcialidad. Todas las corrientes musicales y políticas han sido tratadas con ecuanimidad y legítimo respecto. Desde un punto de vista literario, cada número ha sido incomparable. La impresión y el papel han alcanzado los más altos niveles.

Un preciso balance ha prevalecido entre lo histórico y lo contemporáneo, entre lo nacional y lo internacional. Gracias a la Revista Musical Chilena, el prestigio de la Universidad de Chile, en su conjunto, ha brillado. Los héroes, cuya importancia hicieron posible que la Revista alcanzara las alturas del Aconcagua, incluyen a Domingo Santa Cruz Wilson, Samuel Claro Valdés, Magdalena Vicuña Lyon, Fernando García Arancibia y su inigualable director actual, Luis Merino Montero.

Robert Stevenson
Musicólogo
Universidad de California
Los Ángeles, EE.UU.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons