SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.59 issue204Tercer Congreso Chileno de MusicologíaMúsica chilena en el exterior author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.59 no.204 Santiago Dec. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902005020400008 

 

Revista Musical Chilena, Año LIX, Julio-Diciembre, 2005, N° 204, pp. 109-115

CRÓNICA

Creación musical chilena

Según informaciones llegadas a la RMCh, desde el 1 de abril al 30 de septiembre de 2005 se han interpretado las obras de compositores chilenos que se mencionan a continuación.


Compositores chilenos en el país

En Santiago

Biblioteca Nacional

En la Sala América de la Biblioteca Nacional, el 6 de abril de 2005, se presentó la soprano Patricia Vásquez, acompañada por la pianista Elvira Savi. En este recital, realizado en homenaje a Gabriela Mistral a 60 años del otorgamiento del Premio Nobel, interpretaron las siguientes obras con textos de la Mistral: Mientras baja la nieve, de Pedro H. Allende; Rocío, de Ema Ortiz; Dame la mano, Meciendo y Nocturno, de Federico Heinlein; Todo es ronda, de Alfonso Montecinos; El vaso, de René Amengual; Balada, de Edgardo Cantón; El agua, de Andrés Alcalde, y Montañas mías, Duerme niño cristiano y Canto que amabas, de Pablo Délano. Las mismas intérpretes se presentaron el 25 de mayo con un programa que contemplaba Dolor, Madre y Canción de cuna, de Domingo Santa Cruz, sobre textos del compositor; La cueca (texto de Jaime Silva) y El amor (texto de Violeta Parra), de Luis Advis; Isla, de Sylvia Soublette, y Alma, de Ramón Campbell que utilizan poemas de Rosa Cruchaga; El Aconcagua y El hambre, de Fernando García, sobre poemas de Nicolás Guillén, y El viento en la Isla, de Eduardo Cáceres, con textos de Pablo Neruda. Un tercer concierto, realizado por las intérpretes ya señaladas y siempre en el mismo local, se efectuó el 29 de junio. Aquí se incluyeron obras de Jaime González (A cantar un villancico, texto anónimo del siglo XVII); Carlos Botto (La rosa y Décima, sobre poemas de Salvador Jacinto Polo de Medina); Alfonso Letelier (Madrigal, basado en Gutierre de Cetina), Marcelo Morel (Noche, Tierra y Alba, con versos de Federico García Lorca); Federico Heinlein (Los olivos grises, La plaza tiene una torre, La lluvia y Balada matinal, sobre textos de Antonio y Manuel Machado), y Juan Orrego-Salas (Madrigal del peine perdido y La gitana, con textos de Rafael Alberti).

Centro Cultural Montecarmelo

En la antigua capilla de este Centro Cultural se presentó un Encuentro de Música Contemporánea, organizado por un grupo de jóvenes compositores. En el primer día del Encuentro, el 6 de septiembre, se escucharon las siguientes obras: El mañanero, para medios electrónicos y audiovisual, de Cristián Retamal; Pieza sin nombre, para piano, de Jorge Codelia, interpretada por el compositor; Preludio en Re y Sonatina en Do, para piano, de Miguel Ángel Castro, tocado por su autor; Un monólogo para clarinete de Víctor Ortiz, interpretado por Alfonso Vergara; Dream's Time, para medios electrónicos y yidaki en do, de Javier Muñoz, quien interpretó el yidaki; Guarda silencio, para mezzosoprano (Michelle Valenzuela) y contrabajo (Pedro Fuentes), de María Cristina Catalán; La luz es como el agua, para medios electrónicos, de Miguel Farías, y Juguesis I, para medios electrónicos, de Sebastián Ramírez. El día 7 de septiembre, en el mismo local , se hizo el segundo concierto del Encuentro de Música Contemporánea. En el programa figuraron las siguientes obras: Momento, para piano (Miguel Ángel Castro), de David Retamal; Fantasía danza dentro de un dodecaedro de cristal, para piano (Pilar Peña), de Sebastián Galindo; Variaciones iconoclastas sobre un tema de tiempos románticos, para piano (Patricio Valenzuela), de Javier Muñoz; Alma mía (textos de Manuel Magallanes Moure), para mezzosoprano (María Soledad Mayorga) y piano (Pilar Peña), de Alfonso Leng; Aromos (textos de Nicanor Parra), para tenor (Daniel Farías) y piano (Pilar Peña), y Último brindis (textos de Nicanor Parra), para soprano (Yeanethe Munzenmayer), tenor (Daniel Farías), barítono (Bruno Vargas) y piano (Pilar Peña), de Héctor Garcés.

Escuela Moderna de Música

La Orquesta Moderna de Chile, dirigida por Luis José Recart, en la segunda presentación de su Temporada de Conciertos 2005 efectuada el 28 de abril en el Teatro Escuela Moderna de Música, entre otras obras, estrenó Preludio para la gesta de un fatuo, del compositor chileno Rodrigo Pérez. En el concierto de la temporada Música para el Invierno, organizada por la Escuela Moderna en su Teatro, estrenó varias obras de jóvenes compositores chilenos sobre diversos poetas nacionales. En el programa del 12 de julio se contempló: Alcohol y sílabas, contra la muerte, Zung-Guó (texto: Gonzalo Rojas), de Ricardo Luna; Las cordilleras del Duce (texto: Raúl Zurita), de Sebastián Vergara; Relampagos, difuntos, idioma a contrahazlo (texto: Nelson Torres) y Canto V (texto: Vicente Huidobro), de Claudio Pérez, obras dirigidas por Guillermo Rifo; Los Sea Harrier (texto: Diego Maquieira), de Sebastián Errázuriz, dirigida por su autor, y Hay un día feliz (texto: Nicanor Parra), de Juan Arzic, quien dirigió su propia composición. Las obras fueron compuestas para distinto formato, pero pensando en una agrupación de cámara integrada por Ignacio Urrejola o Pablo Bruna o Jaime Ramos (piano), Alfredo Torres (clarinete), Abraham Bellota (cello), Maximiliano Trigo o Marcela Bianchi (flauta) y la cantante Rocío Ulloa.

Instituto Cultural de Providencia

El 23 de mayo de 2005, en el Auditorio del Instituto Cultural de Providencia, la soprano Patricia Vásquez y la pianista Elvira Savi ofrecieron un concierto en homenaje a Gabriel Mistral, quien recibiera el Premio Nobel hace 60 años. En el programa se incluyeron las siguientes obras de autor chileno con textos de la Mistral: Mientras baja la nieve, de Pedro H. Allende; Rocío, de Ema Ortiz; Dame la mano, Meciendo y Nocturno, de Federico Heinlein; Todo es ronda, de Alfonso Montecino; El vaso, de René Amengual; Balada, de Edgardo Cantón y El agua, de Andrés Alcalde. En el mismo Auditorium, el 13 de junio, la soprano Marisol González y la pianista Virna Osses ofrecieron un recital también para celebrar los 60 años del Premio Nobel de Gabriel Mistral. Todas las obras presentadas en el concierto poseían textos de la Mistral. El programa contempló las siguientes obras de autor chileno: Dame la mano, Meciendo y Nocturno, de Federico Heinlein; La niña de cera, de Estela Cabezas; Suavidades y La noche, de Alfonso Letelier; Mientras baja la nieve, de Pedro Humberto Allende; Cima, de Alfonso Leng, y Balada, de Edgardo Cantón. El 20 de junio actuó la cellista Francisca Reyes y la pianista Leonora Letelier. En el programa incluyeron Balada, op. 84, de Juan Orrego-Salas.

Instituto Goethe

El Colectivo de Intérpretes de Música Actual (CIMA) integrado por Luis Alberto Latorre, piano; Cecilia Carrère, violín; Isidoro Rodríguez, violín y viola; Karina Fischer y Guillermo Lavado, flautas, han estado presentando durante 2005 un ciclo de conciertos en el Auditorio del Instituto Goethe. En la primera fecha del ciclo, el 4 de abril, interpretaron Sonata para violín y piano, de Roberto Falabella, y Sonata para violín y piano, de Fré Focke, entre otras obras del repertorio contemporáneo mundial. En su segundo recital, el 2 de mayo, CIMA presentó las siguientes obras de autor nacional: Eupraxia, de Sebastián Jatz; Bálos, de Gabriel Gálvez; Cafralanje, de Francisco Silva, y Sénvio I y II, de Miguel Ángel Clerc. Todas las obras son para dos violines. El cuarto recital de CIMA (4 de julio) contempló: Viaje de invierno, de Gabriel Brncic; Da, de Pablo Aranda; Nodo, de Cristián Morales Ossio, y el estreno de A due, de Aliocha Solovera. Todas las obras son para dos flautas, y en el caso de Nodo se agregan tam-tam y medios electroacústicos en tiempo real. En esa misma oportunidad se presentó el CD Nueva música para dos flautas que incluye las obras señaladas. El 12 de septiembre se efectuó el quinto concierto del ciclo de CIMA en el que se incluyeron las siguientes obras de autor nacional: Ricordi, para piano, de Ricardo Silva; Flexflo, para dos flautas, de Alejandro Guarello; Laia, para violín solo, de Gabriel Brncic, y Divertimento, para dos violines, de Roberto Falabella.

El 15 de septiembre se presentó, en el Auditorio del Instituto, el Taller de Música Contemporánea del IMUC, dirigido por el compositor Pablo Aranda. En el programa se contempló Méralo para guitarra, de Leni Alexander. El intérprete fue Luis Orlandini.

Teatro Municipal

El 9 y 10 de mayo la Orquesta Filarmónica de Santiago, bajo la dirección de Rodolfo Fischer, ofreció el VI concierto de su Temporada 2005. En dicho concierto se estrenó, para el público chileno, Árbol deshojado del compositor nacional, radicado en Alemania, Andrés Maupoint. La misma agrupación sinfónica, en su VII concierto de la Temporada de este año, dirigida esta vez por Maximiano Valdés, incluyó Germinal, de Cirilo Vila. Este programa se presentó los días 4 y 5 de julio.

En la Temporada de Conciertos de Mediodía 2005 del Teatro Municipal se presentó, el 30 de mayo, la Camerata Universidad de Los Andes, conjunto de cuerdas que dirige Eduardo Browne. En el programa figuraron las obras, Tempranera, de Sebastián Rehbein, y Movimiento para orquesta de cuerdas, de Sebastián Errázuriz. La misma agrupación actuó en los conciertos Sábado Joven del Teatro Municipal el 4 de junio y en esa ocasión interpretó Tres visiones de un sikuris atacameño, de Carlos Zamora. Por otra parte, en el Ciclo El Pequeño Municipal, el 19 de junio, se presentó el cuento infantil El reflejo de la luna, para orquesta de cámara, de Juan Mouras.

Para celebrar sus 50 años de existencia, la Orquesta Filarmónica ofreció el 29 de junio, en su teatro sede, un concierto en que se alternaron Maximiano Valdés, director titular, y José Luis Domíguez, director residente. Dentro del programa se incluyó Tres aires chilenos, de Enrique Soro.

Universidad Católica

El 27 de abril, en el Aula Magna del Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile actuó el Ensamble Antara. En esa oportunidad se escucharon las siguientes obras de autor chileno: La Santa Cruz de Aroma habló en Huasquiña, de Rafael Díaz; Tumy, de Leonardo García; Resonantes, de Aliocha Solovera, y Duelo en Rhin y Merlot, de Boris Alvarado. En el mismo lugar, el 6 de julio, se presentaron el pianista Miguel Ángel Jiménez y el percusionista Gerardo Salazar, ocasión en que estrenaron Antisonata chilótica A2, de Eduardo Cáceres. En la segunda parte del programa actuó el Cuarteto de Guitarras UC, que incluyo Tango de hielo, de Juan Antonio Sánchez. El 27 de julio se presentó el vibrafonista Carlos Vera, quien estrenó Partita para vibráfono solo del chileno Hernán Ramírez.

En el Templo Mayor del Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica de Chile, el 28 de julio, ofreció un concierto la Orquesta de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, dirigida por Pablo Alvarado. En el programa se incluyó, del compositor Rodrigo Herrera, Cueca porteña y relativamente guachaca, para cuerdas.

Universidad de Chile, Sala Isidora Zegers

El 29 de abril de 2005, en la Sala Isidora Zegers, se presentó la soprano Carolina Grammelsdorff, acompañada del pianista Alfredo Saavedra. En el programa figuró Cantiga, Villancico y Ofrenda (de Alabanza a la Virgen), de Juan Orrego-Salas.

El 20 de mayo el pianista Ramón Vergara Silva presentó un recital en el que interpretó Momentos de oración, de Pablo Délano. El 24 del mismo mes el guitarrista Felipe Vera incluyó en su presentación de ese día A un bosque de ñires, de Iván Barrientos, y el trío de guitarras formado por Moisés Babadilla, Emilio García y Benjamín González interpretó Estudio, en Sol menor, de Ximena Matamoros. Este mismo trío repitió la obra de Ximena Matamoros el 25 de mayo.

El 7 de junio, en un recital de música de percusión del Curso de Cámara de la profesora Elena Corvalán, se interpretó la cueca Quinchamalí, de Ramón Hurtado, para vibráfono. El 20 de junio se efectuó el II Encuentro de Música Contemporánea. En el programa figuraron las siguientes obras: Una miniatura, para piano (Carolina Holzapfel), de Sebastián Carrasco; obra sin título, para piano (Felipe Peña), de Alvaro Pacheco; Fantasía y danza dentro de un dodecaedro de cristal, para piano (Pilar Peña), de Sebastián Galindo; Quisiera despertar sobre ti, para cello (Marcello Cabello), de Juan Pablo Cabello; Preludio, para arpa (Gabriela Gumucio), de María Luisa Sepúlveda; Música para el cortometraje "Humberstone", para electrónica, de Alvaro Jiménez y Víctor Ortiz; Dream's Time, para electrónica y yidaki en Do (Javier Muñoz) y Continua involución, para clavecín (Javier Muñoz), de Javier Muñoz; I Monólogo, para clarinete (Alfonso Vergara), de Víctor Ortiz; Ole, para soprano (Daniela Zarintaj) y piano (Miguel Ángel Castro), de Millaray Parra; Petra, improvisación para marimba (Patricio Hernández) y contrabajo (Esteban Pérez), de Diego Farías, y Para hablar de la muerte, para tenor (Daniel Farías), cello (Miguel A. Arredondo), guitarra (Enrique Díaz) y piano (Miguel Sepúlveda), de Christián Pérez. El 21 de junio el guitarrista Felipe Vera presentó A un bosque de ñires, de Iván Barrientos. El 24 del mismo mes realizó un recital la cellista Francisca Reyes, acompañada por la pianista Leonora Letelier. En el concierto figuró Balada, op. 84, de Juan Orrego-Salas.

El 4 de julio la soprano Cecilia Barrientos, el contratenor Moisés Mendoza, los tenores Iván Rodríguez y Daniel Farías, el bajo David Gaez y la pianista Leonora Letelier interpretaron Insectario, de Fernando García. El 6 de ese mismo mes la mezzosoprano Elena Pérez cantó La plaza tiene una torre y La lluvia, de Federico Heinlein, y la mezzosoprano Shamla Moena interpretó Rosa del mar y Cueca, de Luis Advis. Ambas cantantes fueron acompañadas por Virna Osses.

El 30 de agosto se presentó un concierto de la cátedra del profesor Wilson Padilla en la Sala Isidora Zegers. En la ocasión, entre otras obras, se estrenó Se trabaja Artes, de Juan Pablo Vergara, interpretado por el Ensamble Oblicuo, dirigido por el compositor, y Al vuelo, de Claudio Acevedo, presentado por el Grupo Cántaro.

El 9 de septiembre el Curso de Cámara de Percusión, que dirige Elena Corvalán, se presentó en la Sala Isidora Zegers. En esa oportunidad el percusionista Marco Soto interpretó la cueca Quinchamalí, de Ramón Hurtado. También se interpretó Abejorros, de Vicente Bianchi.

Universidad de Chile, Sala Master de Radio Universidad de Chile

El Trío Giuliani (Hernán Muñoz, violín; Paulina Olavarría, violoncello; Luis Castro, guitarra) ofreció, el 10 de abril, un recital con piezas de Víctor Jara arregladas para el Trío, como un homenaje al recordado cantautor nacional. En el concierto interpretaron las siguientes obras de Víctor Jara: Angelita Huenumán, Luchín, El amor es un camino que de pronto aparece, Te recuerdo Amanda, Canción de cuna para un niño vago, Ventolera, Lo único que tengo, Herminda de la Victoria, El martillo, Preguntas por Puerto Montt, El arado y Deja la vida volar. El 17 de abril actuó el guitarrista y compositor Juan Mouras, ocasión en que interpretó sus piezas Milonga perpetua y Tonada del mar. El dúo formado por Mirtha Rojas (piano) y Fernando Bravo (guitarra) se presentó el 8 de mayo, y en el recital interpretaron Tres tonadas chilenas (Tonada de Manuel Rodríguez, Canto a Bernardo O'Higgins, Romance de Los Carrera), de Vicente Bianchi, con textos de Pablo Neruda, en versión para guitarra y piano. El 5 de junio, el Cuarteto de Flautas, integrado por Jaime Kächele, director; Rodrigo Ormazábal, Andrés Arévalo y Jeremías Núñez, se presentó con obras escritas especialmente para el Cuarteto por un grupo de compositores chilenos. Se escucharon las siguientes obras: Cuatro danzas del sur del mundo, de Claudio Acevedo; Re-La-Ta, de Fernando Carrasco; Cuatro vientos, de Elizabeth Morris; Tres momentos, de Juan Antonio Sánchez, y Por la flauta, de Sergio Sauvalle. El 19 de junio actuó Cántaro, grupo de música popular latinoamericano que dirige Claudio Acevedo. En el programa se incluyeron las siguientes obras de los integrantes de Cántaro: Alma mísera, La primavera y Mujer, de Diana Rojas; Enreda los pensamientos y Meme neguito, de Sebastián Seves; El traje que vestí mañana, Pez, Lucina y Luz y penumbra, de Josefina Echenique; Al vuelo, de Claudio Acevedo; y Si pal cielo, de Mario Hurtado. El 3 de julio ofreció un recital el guitarrista Mauricio Valdebenito, y en su programa figuró Barcarola, de Rafael Díaz. El 24 del mismo mes se presentó el guitarrista Luis Mancilla, quien interpretó tres arreglos (Amatu yanci, Septiembre y La burrerita), de Ricardo Acevedo, bajo el título de Tradicionales chilenos. Finalmente, el 4 de septiembre, ofreció un concierto de autores nacionales el guitarrista Luis Orlandini. En dicho recital se escucharon las siguientes obras: Las Pascualas, variaciones eclécticas, de Gustavo Becerra; Tonadas de carácter popular chileno (Nos 4, 5 y 6) de Pedro Humberto Allende, en transcripción de Luis Orlandini; Fantasía N° 1, op. 25, de Carlos Botto; Meralo, de Leni Alexander; Pichintunes, op. 97, de Hernán Ramírez; Suite transistorial, de Edmundo Vásquez; Simpay, de Celso Garrido Lecca, y Tonada por despedida, de Juan Antonio Sánchez.

Universidad de Chile, Salón de Honor

El 12 de septiembre, en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile, ofreció un concierto el Ensemble Bela Bartók (Carmen Luisa Letelier, contralto; Valene Georges, clarinete; Juan Sebastián Leiva, violín; Eduardo Salgado, cello, y Felipe Browne, piano). En el referido concierto se interpretaron las siguientes obras de autor chileno: India hembra, de Guillermo Rifo; Rin, de Luis Advis; Pieza para dúo, para violín y cello, de Juan Lémann, y Epigramas mapuches, de Eduardo Cáceres.

Universidad de Chile. Teatro de la Universidad de Chile

El 20 de mayo la Orquesta Sinfónica de Chile inició la Temporada del Descubrimiento 2005 en el Teatro de la Universidad de Chile. La Orquesta, dirigida por Víctor Hugo Toro, estrenó Wennes nur einmal so ganz stille wäre, para barítono (Gonzalo Simonetti) y orquesta, sobre textos de R.M. Rilke, de Tomás Koljatic. El 27 de mayo se efectuó el segundo concierto de la Temporada del Descubrimiento. En esta oportunidad la Orquesta Sinfónica de Chile fue conducida por Nicolás Rauss y estrenó Los siete jardines de la minga, de Juan Pablo Ábalo. En el concierto del 3 de junio la Orquesta Sinfónica, siempre dirigida por Rauss, presentó en primera audición Kontra, de Raúl Díaz, y Tercer tunel, de Cristián Vásquez. En el cuarto concierto de la Temporada del Descubrimiento, el director titular de la Orquesta Sinfónica de Chile, David del Pino Klinge, estrenó La noche en la isla para barítono (Patricio Álvarez) y orquesta, con textos de Pablo Neruda, de Víctor Hugo Toro. Las cinco obras de autor nacional escuchadas correspondieron a las seleccionadas para la VIII Audición de Nuevas Obras de Compositores Chilenos (2005), que anualmente organiza la Orquesta Sinfónica de Chile.

En la Temporada Internacional 2005, el 29 y el 30 de julio la Orquesta Sinfónica de Chile, dirigida por Laurent Petitgirard, actuando como solista Edgard Fischer, estrenaron en Chile el Concierto para violoncello y orquesta, de Celso Garrido-Lecca.

En la Temporada de Cámara 2005 del Centro de Extensión Artística y Cultural "Domingo Santa Cruz" (CEAC), en el concierto del Coro Magnificat, dirigido por Marcela Canales, realizado el 3 de agosto, se cantaron las siguientes obras de autor chileno: Ojitos de pena, de Juan Lémann; Sonata N° 2, op.15, de Ramón Campbell, y Pena de mala fortuna, de Federico Heinlein.

El 16 de septiembre, en el Teatro de la Universidad de Chile, se presentó la ópera para niños La cenicienta, de Jorge Peña Hen, con libreto de Óscar Jara basado en Charles Perrault. En esta puesta en escena participaron los coros del Liceo San Francisco de San Ramón y del Colegio Trewelas, de los que salieron también los solistas que exige la obra, y la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana, dirigida por Felipe Hidalgo. La régie estuvo a cargo de Fedora Peña, hija de Jorge Peña Hen.

Universidad de los Andes

El 10 de agosto, en el Aula Magna de la Universidad de los Andes, se presentó el Ensemble Bartók. Dentro del programa figuraron Nocturno, de Alfonso Letelier; Pieza para dúo, de Juan Lemánn, y Cinco canciones a seis, de Juan Orrego-Salas. El 30 de agosto, en el mismo lugar, actuó la Camerata de la Universidad de los Andes, que dirige Eduardo Browne, con un programa en que figuró, de Carlos Zamora, Tres versiones de un sikuri atacameño. Además, el 15 de septiembre, el conjunto Capillas de Indias, que dirige Tiziana Palmiero, ofreció un concierto con una serie de obras de música colonial americana, entre ellas las siguientes, que se interpretaron en Chile durante el siglo XVIII, Zapateo, anotada por Frezier en 1713, La pastorcita, anónimo conservado en la Catedral de Santiago, y Minueto con variaciones, en primera audición, transcrito por Guillermo Marchant del Libro VI de María Antonia Palacios.

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación

En el Salón de Honor de la UMCE, el 27 de septiembre, la soprano Patricia Vásquez y la pianista Elvira Savi ofrecieron un recital con ocasión del V Encuentro Latinoamericano de Educación Musical. En el programa figuraron los siguientes compositores chilenos: Pedro Humberto Allende (Mientras baja la nieve), Ema Ortiz (Rocío), Federico Heinlein (Dame la mano, Meciendo, Nocturno y Balada Matinal), Alfonso Montecino (Todo es ronda), René Amengual (El vaso), Edgardo Cantón (Balada) y Luis Advis (Cueca y El amor).

Universidad Vicente Pérez Rosales

Del 15 al 17 de junio se realizó, en el Auditorio principal de la Universidad Vicente Pérez Rosales, el III Festival de Música Contemporánea, así como el I Concurso de Composición de dicha Universidad. De las 38 composiciones, con seudónimo, que recibió el jurado, obligatoriamente para marimba y contrabajo, tres llegaron a la última instancia, por lo tanto, fueron interpretadas en el primer concierto del señalado III Festival, frente a otro jurado. El programa del 15 de junio fue el siguiente: Enanofonías, para marimba (Sergio Menares) y contrabajo (José Miguel Reyes) de "Rayuela" (Rodrigo Herrera); Bud, para cello, guitarra y flauta, de Gustavo Barrientos; Laia, para violín, de Gabriel Brncic; Ilógica, para guitarra, de Pablo Aranda, y Iax-Aus, para mezzosoprano, clarinete, flauta, violín, piano y electrónica. Estas cuatro obras fueron interpretadas por el Taller de Música Contemporánea de la Universidad Católica, dirigido por Pablo Aranda. En la segunda parte se interpretó Goli-goli, para marimba y contrabajo, de "Suleyka" (Ricardo Silva); luego, el Ensamble de Música Contemporánea de la Universidad Pérez Rosales, dirigido por Paola Muñoz, presentó Seis obras para flautas dulces y medios electroacústicos en tiempo real, de Cristián Morales-Ossio. Terminó el concierto con Llas, para marimba y contrabajo, de "Zentinex" (Gustavo Barrientos). Las tres obras seleccionadas fueron interpretadas por Sergio Menares (marimba) y José Miguel Reyes (contrabajo); siendo la obra ganadora del I Concurso de Composición Goli-Goli, de Ricardo Silva. El 16 de junio se presentaron las siguientes obras: Optikalis 01, obra audiovisual de Andrés Ferrari; Desolicitud, para guitarras, violín, cello y vibráfono (Ensamble Encoma, director Jorge Luis Cornejo), de Anselmo Ugarte P., y Que no desorganitza cap murmuri, para flauta dulce (Paola Muñoz), bajo y electrónica, de Gabriel Brncic. En la segunda parte se escuchó Duelo en Rhin y Merlot, para clarinete y dos bajones cromáticos, de Boris Alvarado; Resonantes, para 4 flautas en Do y 6 flautas bajas pregrabadas, de Aliocha Solovera, y Ceremonial II, para piccolo y bajón cromático, de Leonardo García. Estas tres últimas obras fueron interpretadas por el Ensamble Antaras que dirige Alejandro Lavanderos. En el último concierto del III Festival, el 17 de junio, participaron el Ensamble de Percusiones Trok-kyo, dirigido por Eduardo Cáceres, que interpretó Marimbakis, de Pedro Marambio, y la Orquesta Moderna de Chile, conducida por Luis José Recart, que incluyó Concierto para flautas dulce (Carmen Troncoso) y traversa (Marcela Bianchi), de Carlos Zamora.

Otras salas y recintos

El 23 de junio, en el Centro Cultural Matucana 100, y al día siguiente, en el Gimnasio Municipal de La Pintana, se presentó La pasión según San Juan, de Ángel Parra. La obra fue interpretada por el Coro de Cámara de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, dirigido por Fabio Pérez, y el Ensemble Musical, dirigido por Matías Pizarro; el narrador fue Manuel Peña. Estos conciertos estuvieron dedicados a los detenidos desaparecidos Francisco Aedo y Marcelo Concha, y a Luis Alberto Corvalán, fallecido en el exilio. Los tres estuvieron asociados a la creación de la obra de Ángel Parra en el campo de prisioneros de Chacabuco.

El 23 de agosto el conjunto Bronces Filarmónicos del Teatro Municipal participó en la Temporada Artística de la Universidad Técnica Federico Santa María, campus Santiago. Entre las obras interpretadas por los Bronces Filarmónicos figuraron arreglos para el conjunto de piezas de Violeta Parra y Vicente Bianchi.

El 18 de septiembre, en la Catedral de Santiago, se celebró el tradicional Tedeum ecuménico de Fiestas Patrias. La Orquesta y el Coro que participaron en la ceremonia fue dirigido por el compositor Fernando Carrasco, autor del Canto Central del Tedeum (textos: Joaquín Alliende). Carrasco es también el autor de gran parte del resto de la música de la celebración litúrgica escuchada ese día en la Catedral.

El 29 de septiembre, en el Refectorio de la Recoleta Dominicana, se realizó un concierto de cámara, en que se escucharon obras de autores chilenos cuyos manuscritos se encuentran en el Archivo del Compositor, en la Biblioteca Nacional. Las obras presentadas tuvieron como interpretes a la mezzosoprano Carmen Luisa Letelier; a los pianistas Ruby Reid Thompson y Miguel Letelier, y al Coro del Liceo de Niñas Rosa Ester Alessandri Rodríguez, dirigido por Patricia Bustamante de Guerra. El programa fue el siguiente: Carlos Botto: Entrada (1950), para piano; Isidoro Vásquez Grille: Perlas y flores (1877), polka para piano; Roberto Puelma: Por los floridos huertos (1918), No te acerques, amor (1918) y La pololita (1916), para canto y piano; Enrique Arancibia: Valse mignon (1900), para piano a cuatro manos; Pedro Humberto Allende: Andante (1936), para piano a cuatro manos, Rondo en Sol Mayor (1919) y Andante en La Menor (1931), para piano; Pedro Núñez Navarrete: Dicen que ha nacido (1963), La mariposa (1979) y Danza del viento (1980), para coro de niños; Carlos Riesco: Diálogo (1965) y Toccatina (1960), para piano; Alfonso Letelier: Solo de Las tres Pascualas y Madrigal, para canto y piano; Acario Cotapos: Preludio (1906), Preludio (1922) y Málaga (1922), para piano, y Carlos Botto: Salida (1950), para piano.

En las Regiones

V Región

El 24 de mayo, en el Salón Auditorio Cámara Aduanera, como parte de la Segunda Temporada organizada por la Universidad de Playa Ancha, se presentó el Conjunto de Madrigalistas, dirigido por Alberto Teichelmann. En el concierto se interpretaron las siguientes obras de compositores chilenos: Las flores del romero y De los montes vengo, de Juan Orrego-Salas; Canción del alcanfor, de Domingo Santa Cruz; La palomita, de Alfonso Letelier; Secreto, de Gustavo Becerra; Sé bueno y Paisaje chileno, de Pedro Humberto Allende; La palomita (cueca) y Sensemayá, de Hernán Ramírez, y Simulacros, de Alejandro Guarello.

El 19 de junio, en el Teatro Municipal de Viña del Mar, en el marco de la XXIV Temporada Anual de Conciertos, el Coro Femenino de Cámara de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, dirigido por Boris Alvarado, ofreció un concierto de reconocimiento al compositor Eduardo Cáceres, Premio Altazor 2005. En la ocasión se escuchó un programa que incluyó las siguientes obras de compositores nacionales: Yo no puedo olvidar Valparaíso (texto: Jaime Silva) y Rin (texto: Luis Advis), de Luis Advis, ambas para canto (Loreto Pizarro y Catherine Cartes, respectivamente) y piano (Michael Landau); No sólo, el fuego (texto: Pablo Neruda), para canto (Hanny Briceño) y piano (Michael Landau), de Sergio Ortega; La noche en la Isla (texto: Pablo Neruda), para canto (Loreto Pizarro) y piano (Michael Landau), también de Sergio Ortega; Cronos (texto: Nicanor Parra) y Bodas (texto: Pablo Neruda), ambas obras para coro femenino a cappella, de Hernán Ramírez; Ñuil ül, para canto (Loreto Pizarro), violín (Fabiola Paulsen) y piano (Michael Landau), de Carlos Isamitt; Epigramas mapuches (texto: Elicura Chihuailaf), para canto (Paula Elgueta), clarinete (Isabel Césped), violín (Fabiola Paulsen), violoncello (Soledad Figueroa) y piano (Michael Landau); y Cantos ceremoniales para aprendiz de Machi (texto: Elicura Chihuailaf), para coro femenino a cappella, de Eduardo Cáceres.

X Región

El Cuarteto de Saxofones Villafruela de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile realizó, bajo los auspicios de FONDART, una gira de conciertos por la X Región. El 20 de agosto actuó en Ancud (Teatro Municipal), al día siguiente se presentó en Puerto Montt (Teatro Diego de Rivera), el 23 de agosto ofreció un concierto en Frutillar (Colegio Madre de Dios) y el 24 de agosto actuó en Puerto Varas (Salón Azul de la Municipalidad). El programa que interpretó en su gira el Cuarteto de Saxofones Villafruela contempló Tres aires latinoamericanos, de Jean Pierre Karich, y Cinco danzas breves, de Luis Advis.

El 21 de agosto, en la Catedral de Coyhaique, se dieron a conocer varias obras orquestales del guitarrista y compositor Juan Mouras, entre ellas Huara de las estrellas, Flores del desierto, Canto del ventisquero y Ronda del viento, obras dedicadas al Ensamble de Orquestas Juveniles e Infantiles, de Coyhaique.

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License