SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.60 issue206Luc Delannoy. Carambola. Vidas en el jazz latinoSignos del tiempo y la memoria. Obras orquestales (1965-2000) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.60 no.206 Santiago Dec. 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902006000200011 

 

Revista Musical Chilena, Año LX, Julio-Diciembre, 2006, N° 206, pp. 125-126

RESEÑAS DE FONOGRAMAS

Bicentenario del piano chileno, Vol. 2. CD. Composiciones de Enrique Soro, Domingo Santa Cruz, Carlos Lavín, Carlos Riesco, Fernando García y Santiago Vera-Rivera. Armands Abols, piano. Academia Chilena de Bellas Artes. SVR Producciones, ABA-SVR-6000-2. Santiago, 2005.


 

Armands Abols es un joven pianista nacido en Riga (Letonia) y radicado en Chile desde hace cinco años. Cuenta con un nutrido currículo, destacándose por sus actuaciones en importantes salas de Europa y América y participaciones en numerosos concursos internacionales, donde ha sido acreedor de premios y distinciones. Cuenta con dos CD grabados para el sello SVR, El piano en Europa de principios del siglo XX y Bicentenario del piano chileno, Vol. I, y para el sello de la Radio Nacional de Letonia el CD Colloquens Patriae. Actualmente vive en Valdivia y ejerce docencia en el Conservatorio de la Universidad Austral. La lejanía de su actual residencia no ha sido impedimento para que Abols continúe con su exitosa carrera en Chile y el extranjero.

Para el presente CD se han seleccionado seis compositores chilenos pertenecientes a diferentes generaciones, y que muestran una orientación estética bastante divergente. Cada uno está representado por una obra. La primera es la Sonata N° 3 en Re Mayor de Enrique Soro (1884-1954), compuesta en 1923. Consta de cuatro movimientos contrastantes: Allegro con energía, Andante, Scherzo/Allegro molto vivace y Finale/Allegro spiritoso. Es una composición de escritura compleja y muy virtuosística, especialmente sus dos últimos movimientos. Abols nos regala una versión magnífica, impecable desde el punto de vista técnico e interpretativamente muy convincente, con explotación de interesantes efectos colorísticos. A continuación vienen los Cinco Poemas trágicos Op. 11 de Domingo Santa Cruz (1899-1987) obra compuesta en 1929 y una de las más interpretadas por los pianistas junto con las Viñetas. La profundidad dolorosa y la tensión que impregnan esta música y que suscriben las acotaciones poéticas escritas por Juan de Armaza (seudónimo de Alfonso Bulnes), son rasgos de este periodo compositivo de Santa-Cruz. Del mismo año,1929, es Suite Andine de Carlos Lavín (1883- 1962). Es una obra totalmente diferente, que ya desde los subtítulos de sus movimientos muestra la influencia del impresionismo francés: L' Aube/Assez lent, La Sieste/Très lent y Paysage Lunaire/Très vif. Una excelente versión de Abols para estos tres bocetos descriptivos, de gran simpleza los dos primeros y abiertamente debussysta el tercero. Debemos recordar que Abols es un excelente intérprete de la obra pianística de Debussy. La siguiente composición tiene una orientación distinta. Se trata de la Sonata de Carlos Riesco (1925) compuesta en el año 1959; sus tres movimientos _Allegro, Lento y Allegro enérgico_ son bastante complejos y de grandes exigencias pianísticas que Abols sortea sin dificultad; se destaca el trabajo rítmico y abundan los recursos del tipo percutido en los movimientos rápidos.

Es posible apreciar un marcado cambio de estilo en las dos últimas obras de este fonograma. De Fernando García (1930), figura Nueve relatos, obra compuesta en 1997 y estrenada en el I Festival de Música Contemporánea Chilena en Europa (Dinamarca) por la pianista argentina Valeria Sanini en el año 2001. Está conformada por nueve piezas muy breves tituladas: 1. La torre del reloj, 2. Pájaros, 3. Puente, 4. Algas en el arroyo, 5. Reflejos, 6. Aldea cercana, 7. Visión desde la cumbre, 8. El estanque y 9. Visita a la mina. Según el autor del fascículo explicativo, los títulos responden a "recuerdos de su infancia, recuerdos que el tiempo ha ido borrando y sintetizando en estos pequeños apuntes sonoros". Sin duda, las imágenes se hacen música en una búsqueda de ambientación descriptiva, siendo el fundamento estructural de cada pieza y del conjunto, el recurso sonoro. La variedad tímbrica se vuelve fundamental, y como en muchas obras del autor, se recurre a partes libres, aleatorias, combinadas con partes fijas y procedimientos dodecafónicos tratados con bastante libertad. Nueve relatos requiere ser interpretada por un pianista avezado y con gran imaginación, como es el caso de Armands Abols. Cierra este CD una de las obras para piano más interpretada de Santiago Vera-Rivera (1950). Se trata de Tres Temporarias de 1980. Las piezas llevan los siguientes títulos: Temporaria I: El tiempo sumergido, Temporaria II: La danza del tiempo y Temporaria III: La danza del tiempo sumergido. La interpretación puede ser total o parcial. Nuevamente, como en la obra de García, nos encontramos, con la creación de atmósferas sonoras contrapuestas que tienen como motivación primordial ciertas imágenes más o menos veladas, pero que en último término no son fundamentales para la audición. Para tales efectos se recurre con bastante frecuencia a los clusters, pasajes aleatorios y pasajes de texturas diversas.

El librillo que acompaña este CD contiene información básica sobre los autores y las obras interpretadas, en cuatro idiomas: castellano, inglés, francés y alemán. Este fonograma es altamente meritorio, primero por la gran calidad pianística y artística de Abols, que, una vez más, se manifiesta en estas excelentes interpretaciones, y luego por la selección de las obras que en su conjunto constituyen un panorama sintético de la música para piano en Chile en el siglo XX, pasando por diferentes estilos desde el romanticismo de Soro hasta la vanguardia de García y Vera.

No quisiera dejar pasar la oportunidad de manifestar un comentario muy personal que se me vino a la mente espontáneamente después de escuchar este CD, aunque pudiera molestar a algunas personas con sensibilidad exacerbada. Este podría resumirse en la siguiente frase: "Da gusto escuchar la música chilena bien tocada".

Julia Grandela del Río

Facultad de Artes, Universidad de Chile, Chile.

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License