SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.63 número212Elisa Alsina, piano¡Cuándo, mi vida cuándo! índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. v.63 n.212 Santiago  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902009000200014 

Revista Musical Chilena, Año LXIII, Julio-Diciembre, 2009, N° 212, pp. 140

RESEÑAS DE FONOGRAMAS


Los fugaces contornos del silencio. CD. Obras de Cristian López. Santiago: Ministerio de Cultura, FONDART, 2008.

Los que han escuchado la obra de Cristian López sabrán que, de un tiempo a esta parte, su trabajo ha ido cristalizando en un estilo personal consistente y muy distinto a lo que se acostumbra escuchar en el circuito académico. Muestra de ello es su disco de 2008, Los fugaces contornos del silencio, para el cual contó con la participación de GinoBasso (clarinete enSib, saxo tenor y saxo barítono), Paúl Hernández (guitarra eléctrica), Wilson Padilla (flauta piccolo, flauta en Do, flauta en Sol, quenacho y zamponas), Francisco Palacios (violoncello), Patricio Rocco (contrabajo), Cristian Galarce (registro, procesamiento, mezcla y masterización) y Paulina Chávez (diseño).

No es común en la producción musical contemporánea chilena encontrarse con un disco concebido como tal, con un concepto unitario que ampara la composición y ejecución de cada una de las obras, su disposición secuencial, su tratamiento tecnológico y su diseño gráfico.

Esta forma de plantear el trabajo está directamente relacionada con la conciencia del autor sobre la importancia de los modos de decir como manifestación concreta de la dimensión comunicativa del arte, esto es, como aquello que habla más claramente de la forma de entender la música que cualquier explicación verbal. Este es, precisamente, el mayor interés del disco, en cuanto propone un discurso inclusivo, que no exige ser inteligido, sino que permite ser experimentado y compartido por el auditor.

Cada pieza funciona como una autoexploración que se sumerge en sus posibilidades expresivas sin prisas, como respetando los procesos de cada gesto musical sugerido por el compositor y transformado en realidad por el intérprete, en un proceso activo que está en la base de la cualidad eminentemente comunicativa que se percibe al escuchar el resultado de cada obra. Tal vez este diálogo entre compositor e intérprete es el que se extrapola en nosotros, haciéndonos sentir partícipes de la exploración, de la búsqueda del intérprete por hacer audible una intención.

El recorrido que se genera a partir de esta forma de operar queda encapsulado en seis obras en las que el silencio constituye el elemento musical aglutinante, el espacio en el cual el sonido, como gesto vital, como energía en movimiento, se desplaza, volcándose de esta manera no en ausencia de. sino en potencia de. La alternancia entre sonido y silencio no es otra cosa que la relación entre música y realidad, entre impulso creativo y circunstancia, es decir, el acto simultáneo de sonar y escuchar, de reaccionar ante el espacio circundante. De este modo, lo que recibimos al escuchar cualquiera de estas obras no es un relato lineal, sino toda una situación expresiva, en la que todos los apelativos sinestésicos parecen recuperar su sentido original.

Leonora López
Musicóloga

(leophophora@gmail.com)

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons