SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.64 issue213La obra de arte musical: hacia una ontología de la músicaCreación musical chilena: Música chilena en el exterior author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.64 no.213 Santiago June 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902010000100010 

Revista Musical Chilena, Año LXIV, Enero-Junio, 2010, N° 213, pp. 136-146

CRÓNICA

 

Creación musical chilena

Según informaciones llegadas a la RMCh, desde el 1 de octubre de 2009 al 31 de marzo de 2010 se han interpretado las obras de los compositores chilenos que se mencionan a continuación.

 

Compositores chilenos en el país

En Santiago

Visita de Juan Allende-Blin a Chile

El Instituto Goethe de Santiago organizó, durante 2009, una serie de actividades para recordar los 20 años de la caída del Muro de Berlín y del término de la dictadura militar en Chile. Fue dentro de esos propósitos rememorativos que se invitó a visitar Chile al afamado compositor Juan Allende-Blin, radicado en Alemania desde hace casi 60 años. La vez anterior que nuestro compatriota nos visitara fue en 1999. Por lo tanto, su nueva aparición en los escenarios locales, después de 10 años, causó inusitado interés, sobre todo al anunciarse que en la ocasión se escucharía su música que, como se sabe, está —en parte importante— dedicada a poner en el debate público el problema de la persecución racial e ideológica, del exilio, de la exclusión.

El primer contacto del compositor Allende-Blin con la audiencia local se efectuó el 7 de diciembre, en el auditorio del Instituto Goethe, en el que, acompañado del tenor y académico universitario Hanns Stein —que estuvo exiliado en Berlín durante la dictadura militar— y del periodista y Premio Nacional de Literatura José Miguel Varas —quien vivió el destierro en ese mismo período en Moscú— participaron en una mesa redonda articulada en torno a preguntas tales como: ¿Qué ha significado vivir en el exilio? ¿Cómo se ven los acontecimientos y las propias vivencias ahora, 20 años más tarde?, así como: ¿Qué cambios se evidencian?

En esa oportunidad se escuchó, por primer vez en Chile, el Hórstuck —pieza musical radiofónica— de Allende-Blin, titulada Letztes Geleit (Ultima escolta) , de 1995, compuesta en torno a dos cartas enviadas por Hanns Stein al compositor referidas, una, al funeral del ex gobernante de la RDA, Erich Honecker, efectuado en el Cementerio General de Santiago de Chile, y, la otra, al inquietante crecimiento del neonazismo en Alemania después de la caída del Muro. Una vez oída y comentada la grabación de la mencionada obra, se ofreció la palabra al público, generándose un animado diálogo con los integrantes del panel. El compositor visitante sostuvo su postura como músico humanista, comprometido con los destinos de la sociedad, así como con los avances del lenguaje sonoro.

El 8 de diciembre, siempre en el Instituto Goethe, el público capitalino tuvo la ocasión de asistir a la primera audición en Chile de la obra de Juan Allende-Blin denominada Des Landes verwiesen: konzertante und szenische Aktionen (Expulsados delpaís: acciones concertantes y escénicas), cuya repetición se efectuó al día siguiente en el mismo lugar. Expulsados delpaís tuvo su estreno absoluto en Berlín, el 3 de octubre de 1978, y está dedicada a Hanns y Choly Stein. Es preciso recordar que el tenor Hanns Stein participó en ese estreno, estando desterrado en Alemania, a petición del compositor. La motivación que tuvo el autor para abordar una obra de esta naturaleza la relata él mismo: "[...] no es el recuerdo sentimental [del] pasado lo que me movió a concebir y componer la pieza, sino mi impresión del presente. Nuestro presente no es sino la continuación de aquel pasado, sin que lo hayamos percibido o hayamos reflexionado sobre él, porque eso implicaría alterar nuestras cómodas existencias. Hemos bloqueado valiosas experiencias, dejándolas de lado. Muchos de los alemanes que entonces debieron huir [se refiere a la época del nazismo] defienden todavía hoy la cultura alemana en países lejanos. Muchos habitantes de esos países lejanos son hoy ellos mismos exiliados. Las nacionalidades y las fechas pueden cambiar, pero el problema de la represión brutal o de la presión continua lamentablemente permanece. Desde 1951 vivo en la República Federal de Alemania y además me he transformado en ciudadano de este país, de manera que soy parte de los afectados y los responsables".

Expulsados del país es una sólida y extensa exhibición dramático-sonora que dura aproximadamente una hora y media. Es para dos cantantes, dos actores, un ensamble de nueve instrumentistas, sonidos grabados y emitidos mediante parlantes, además de movimientos de luces y proyecciones fotográficas. Este conjunto de factores se organiza en ocho partes (1. Obertura, 2. Quema de libros, 3. Emigración, 4. Ghetto, 5. España, 6. Tortura, 7. Expulsados del país y 8. Funerales). Los ocho fragmentos aludidos, que poseen una gran carga dramática, se exponen al espectador recurriendo a un esquemático y eficiente movimiento escénico, a leves y convincentes cambios lumínicos, a muy acertadas proyecciones de fotografías y a impactantes grabaciones tomadas en terreno, elementos que al sumárseles la voz hablada y cantada, así como los instrumentos musicales, se obtiene un complejo y complementario universo de sonido, luz y movimiento. Este es manejado por Allende-Blin con sabiduría, según las necesidades expresivas y el mensaje intrínseco de cada uno de los ocho instantes de la obra. De este modo se conforma y expone con eficacia el intenso drama músico-teatral concebido por su autor.

El fácil comprender que una obra con las características señaladas requiere de un libreto -de una armazón sustentadora- muy cuidadosamente elaborado. Para la organización de los textos Juan Allende-Blin recurrió a su amigo Jean Pierre Faye, a quien entregó un conjunto importante de materiales (poemas, recortes de periódicos, informaciones varias sobre el tema) y le explicó detalladamente el sentido que deseaba dar a su creación dramático-sonora, manteniendo con él un diálogo permanente. Allende-Blin relató el encuentro inicial con Faye: "Cuando le conté de mi proyecto ajean Pierre Faye, uno de los más sutiles y comprometidos escritores franceses, no necesité gastar muchas palabras en explicaciones. Él entendió de inmediato mi idea y me escribió el libreto".

Faye realizó la tarea encomendada con pasión y logró un resultado con indiscutible fuerza teatral, sin duda producto, no sólo de una aguda inteligencia, sino, también, de un hondo trabajo de síntesis, así como de comprensión del problema de la intolerancia, la persecución, del exilio. Por el libreto desfilan las brutales experiencias que Albert Ehrenstein, Cari Einstein, Erich Mühsam y Pablo Neruda debieron ver o vivir con el nazismo: el fanatismo, la discriminación, la cárcel, el destierro y la muerte.

En el transcurso de Expulsados del país se suceden momentos que se trasmiten al espectador/ auditor mediante distintos mecanismos de comunicación, en que prevalecen unos lenguajes sobre otros, pero siempre vinculándose estrecha y coherentemente entre sí. En unos instantes predomina la música, en otros la acción teatral, en otros la imagen o simplemente la palabra o la luz, dependiendo ello de las exigencias de la pieza. El muy idóneo libreto ayudó grandemente a la tarea del músico, que pudo desarrollar todas sus capacidades creativas en su compleja y exigente composición.

Es interesante señalar que el texto de las "acciones concertantes y escénicas" de Allende-Blin está en cinco idiomas: alemán, francés, castellano, inglés y latín. La explicación de esto la dio el compositor: "Una de las primeras angustias del desterrado es, muchas veces, no entender el idioma del país de su exilio. Esa aflicción deberá sentir el auditor de la obra al enfrentar lenguas incomprensibles para él". Este detalle demuestra la meticulosidad con que trabajaron tanto el libretista como el músico.

El proyecto propuesto por el compositor tenía enormes retos que sin su sensibilidad, imaginación, vasta cultura y dominio del oficio, habría sido difícil concretarlo. El unir en un solo discurso formas expresivas de muy diferente índole (el sonido, el movimiento, la luz) es tarea ímproba, de la cual Allende-Blin salió triunfante. En su obra pasa imperceptiblemente de una manera de "decir" a otra, con total naturalidad. Es por eso que al terminar la obra el auditor experimenta una extraña sensación: se han roto fronteras ... y la música pasa a ser todo lo escuchado, todo lo visto, todo lo percibido, ello en función de los requerimientos expresivos. De ahí que no sorprenda —al revés, muestra una gran eficiencia dramática— el dúo entre el flautista y el actor que se desplazan por el espacio escénico para comunicar la idea de enfrentamiento entre libertad y despotismo. Y mucho menos sorpresivo resulta el paulatino reemplazo del musical y dulce gorjeo de los pájaros, por el aterrador sonido de botas militares marchando, cuando se desea denunciar las bárbaras acciones del nazismo y se escucha un collage con grabaciones originales, realizadas en Berlín el 10 de mayo de 1933. Otro ejemplo similar a éste, igualmente eficaz, es la escena "Funerales", en la que el compositor emplea una grabación clandestina durante las exequias de Pablo Neruda, en Santiago de Chile, en septiembre de 1973. Hay otros momentos en los que, con idénticos resultados dramáticos, lo principal del discurso es la luz o la fotografía. Una muestra de ello es la utilización que Allende-Blin hace de imágenes tomadas en el Estadio Nacional, convertido en campo de detención y tortura por la dictadura, en Chile.

Si hay que resumir, debemos reiterar lo dicho: lo más destacable en la pieza es la manera que tiene el compositor en su discurso de desplazarse de una forma de "decir" a otra, sin que el auditor/ espectador se sienta perturbado o lo note tan siquiera. Esto hay que atribuirlo, sin dudas, a la enorme capacidad y dominio técnico del músico, así como a su total compromiso con la temática que enfrenta en su obra Expulsados del país, que le permite buscar y encontrar la mejor manera de "decir" lo que desea, de transmitir su mensaje. El resultado artístico de estas "acciones concertantes y escénicas", dado el enfoque y nivel creativo de Allende-Blin, colocan a la mencionada pieza entre las obras musicales más importantes de siglo XX escritas por un compositor nuestro. El público así lo percibió y recibió el estreno de la magistral composición con prolongados, emotivos y entusiastas aplausos.

Expulsados del país, de Juan Allende-Blin, fue escuchado por el público capitalino gracias a la actuación de artistas alemanes invitados por el Instituto Goethe, de instrumentistas chilenos y del director de orquesta peruano David del Pino. La dirección general del espectáculo estuvo a cargo del propio compositor. Participaron en las funciones la actriz Birte Schrein, el actor Roland Silbernagl, la contralto Anjara Bartz y el tenor Mark Rosenthal, los cuatro del Teatro de Bonn; además, Pablo Ramírez (flauta), Rodrigo Herrera (corno inglés I), Tatiana Romero (corno inglés II), Fernando Saavedra (clarinete), Miguel Villafruela (saxofón), Sergio Bravo (trombón), Santiago Espinoza (contrabajo), Manuel Jiménez (arpa) y Paolo Bortolameolli (piano), dirigidos musicalmente por el maestro David del Pino. La dirección técnica y la iluminación fueron responsabilidad de Christian Firmbach, director de la Ópera del Teatro de Bonn. En términos generales, las funciones de la obra de Allende-Blin alcanzaron un alto nivel artístico, creando entre los asistentes un profundo impacto emocional, que hicieron de estos conciertos, indudablemente, un importante hito en la actividad musical nacional del año 2009.

La exitosa visita realizada por Juan Allende-Blin al país a fines del año pasado alcanzó su punto culminante cuando el compositor recibió, de parte de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, el título de Profesor Honorario de esa Casa de Estudios. La ceremonia correspondiente se realizó en la Sala de Sesiones del Consejo de la Facultad de Artes, presidida por el decano, Prof. Pablo Oyarzún, al día siguiente del estreno de Expulsados de país, y a ella asistieron numerosos miembros de dicha institución universitaria y familiares del galardonado.

FG.

Centro Cultural Matucana 100

El IX Festival Ai-Maako 2009 se desarrolló en el Teatro del Centro Cultural Matucana 100, de Santiago, entre el 1 y el 4 de octubre y en el Teatro Municipal Lord Cochrane, de Valdivia, entre el 8 y el 10 del mismo mes (ver en esta misma edición, pp. 144-145). En el Teatro de Matucana 100, el 1 de octubre, se escucharon las siguientes obras nacionales: Mutations of Matter (audiovisual) de Roque Rivas, El papel del vidrio (estéreo) de Alejandro Albornoz y Sintética (8 canales) de Rodrigo Cádiz. El 2 de octubre se realizó un homenaje a José Vicente Asuar, de quien se ejecutó Variaciones espectrales (versión audiovisual), y el 3 del mismo mes se tocaron las siguientes obras Doty Doo (laptop, sensores, 6 canales) de Paola Lazo, No se lo digan a mamá (danza y electrónica) de Cecilia Gracia, Eknokot, parte I (soprano, video y electroacustica, 8 canales) de Félix Lazo, eChant (voz y electrónica, estéreo) de Rodrigo Cádiz y Looopes (estéreo) de Marcelo Espíndola. A partir de las 22:30 hrs. de ese día se inició la "Noche Blanca", que se prolongó hasta la mañana del día 4. Durante esta extensa actividad musical se escucharon numerosas obras de compositores chilenos, éstas fueron: La sombra del sonido (estéreo) de Adolfo Kaplán, Optikalis 03 (audiovisual) de Andrés Ferrad, Los Hanoishy otras subculturas extintas (improvisación electrónica y Uve cinema) de Mika Martini y Oktupus.tv, En el jardín (estéreo) de José Vicente Asuar, Improvisación de Ramiro Molina, Jetlag (4 canales) de Federico Schumacher, Sistema autopoiético II (electroacustica y video) de Félix Lazo, Ronocromo (4 canales) de Antonio Carvallo, Noche de metales I (estéreo) de Alejandro Albornoz, Agnus Dei (estéreo) de Javier Muñoz, Do lado de la (estéreo) de Bryan Holms y Daniel Quaranta (Brasil) y Mika Martini, Rtrafull (estéreo) de Eduardo Kacheli (Argentina), Fabián Luna (Argentina), Raúl Minsbarg (Argentina), José Miguel Candela, Ricardo de Armas (Argentina) , Time exposure (audiovisual, estéreo) de Rodrigo Díaz, Delta (estéreo) deJosé Miguel Candela, Levemos anclas [a Gustavo Becerra-Schmidt] (audiovisual, estéreo) deJosé Miguel Candela, Adagio-Scherzo (estéreo) de Gabriel Brncic, Ciento veinte millones (estéreo) de Alejandro Albornoz, Affaire des oisseaux (estéreo) de José Vicente Asuar, Zapping Zappa (estéreo) de Felipe Otondo y Desarme final (estéreo) de Cecilia García-Gracia.

Corporación Cultural de Las Condes

El 14 de octubre, dentro de la XV Temporada de Conciertos Las Condes 2009, en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, actuó la Orquesta de Cámara de Chile dirigida por Carlos Ramón Dourthé. En el programa se incluyó el estreno de Paisajes urbanos de Guillermo Rifo. El 18 de noviembre, en la misma Temporada, en la parroquia Santa Elena, la Orquesta de Cámara de Chile, bajo la conducción de Juan Pablo Izquierdo, interpretó Samech de Juan Allende-Blin.

El 31 de marzo, en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario y como parte de la XVII Temporada de Conciertos Las Condes 2010, actuó la Orquesta de Cámara de Chile, dirigida por Felipe Hidalgo. En el programa se contempló Passacaglia y Fuga de Carlos Riesco. El mismo programa se presentó el día anterior en el Teatro Plaza de Talagante y al día siguiente, 1 de abril, se repitió en el Teatro Municipal de Nuñoa.

Instituto Goethe

El 22 de octubre, en el auditorio del Goethe Institut, se realizó un concierto de obras electrónicas y generación de imágenes en tiempo real del compositor Mario Mora. Las obras que se presentaron fueron Calma (estreno), para piano (Fernanda Ortega), electrónica y visuales, en versión completa, y You don't wanna know, para piano (Fernanda Ortega), dos cellos (Cristian Gutiérrez y Roberto Becerra), actuando como director Lautaro Mura. El miércoles 18 de noviembre, en el mismo auditorio, se realizó el primero de los conciertos finales del proyecto COPIU 2009, en el que participó la agrupación Copiuensamble, dirigida por Pablo Aranda. En la ocasión se ejecutaron piezas compuestas por Sebastián Jorqu era (El aire que respiro, paraviolín, guitarra eléctrica, piano y contrabajo), Javier Muñoz (Entre nieves, para flauta, clarinete, piano, violín y cello), Francisco Raliñao (Inside, para soprano, flauta, clarinete, fagot, 2 saxofones, piano, violín y cello), Francisco Silva (Variaciones, para clarinete, vibráfono, piano y contrabajo), Lautaro Silva (Nada nuevo bajo el sol, para contralto, clarinete, violín, cello y contrabajo) y César Gacitúa (UkaMen, para soprano, contralto, tenor, flauta, clarinete, fagot, cello y contrabajo). El 8 y 9 de diciembre, en esta misma sala, se interpretó Expulsados del país de Juan Allende-Blin (ver en esta misma edición, pp. 136-137).

Sala SCD

El 21 de noviembre, en la Sala SCD Bellavista, se efectuaron los dos conciertos finales del proyecto COPIU 2009. En éste se interpretaron obras de María Cristina Catalán (Fantasíapara una Violeta, para cuarteto de guitarras), Fabrizio Domínguez (Brisa ribereña, para cuarteto de saxofones), Alvaro Pacheco (Cenizas del reflejo, p?lv?l flauta baja y cello), David Pérez (Morfoonée, para contrabajo y bajo eléctrico), Francisco Rafart (Zapateada, para saxofón, trombón, 2 guitarras eléctricas, vibráfono, piano, cello, contrabajo y bajo eléctrico), Sebastián Ramírez (Mantra urbano, para flauta, 3 saxofones, 2 trompetas, batería, teclados y bajo eléctrico), Natalie Santibáñez (Kooch, para voz, saxofón, trombón, vibráfono, cello y contrabajo) y Rene Silva (Vida en el olvido, para soprano, flautas dulces y 2 guitarras).

Teatro Municipal de Nuñoa

La XVIII Temporada de Conciertos Nuñoa 2009 se realizó en el Teatro Municipal de dicha Comuna. En la presentación del 16 de octubre, realizada por la Orquesta de Cámara de Chile a cargo de Carlos Ramón Dourthé, se interpretó Paisajes urbanos de Guillermo Rifo. En el programa del 21 de noviembre de la mencionada Temporada, la Orquesta, dirigida por Juan Pablo Izquierdo, presentó Samech de Juan Allende-Blin.

Universidad de Chile, Sala Isidora Zegers

El 7 de octubre, en la Sala I. Zegers, en un concierto educacional se interpretó Cueca guaranga, para orquesta de flautas, de Claudio Acevedo. El 8 del mismo mes se realizó un recital de canto. En la ocasión actuó el tenor Daniel Gómez López acompañado del pianista Edwin Stevenson, que presentaron Dibujo de enero y El erizo (textos de Andrés Sabella) de Fernando García. El 9 del mismo mes comenzó un Ciclo de Música Contemporánea, en el que se mostraron obras donde confluyen diferentes plataformas creativas: ejecución de instrumentos en vivo, videoarte, animaciones digitales, danza y generación de imagen a través de procesos electrónicos. El concierto se inició con la primera y tercera parte de la obra Calma, para piano (Fernanda Ortega), electrónica y generación de imagen en tiempo real, de Mario Mora. Luego se interpretó la obra audiovisual Optikalis 03 de Andrés Ferrad, ganador del premio internacional Leonor Hirsch 2008, realizado en Buenos Aires. El concierto continuó con Art oflmprovisation, para piano y electrónica en tiempo real, interpretado por su autor, Osear Carmona, finalizando el recital con Bajo una pestaña (se ve un poco de infinito), obra electroacústica con danza, que interpretó la bailarina Lilian Pizarro, de Antonio Carvallo. El segundo concierto del ciclo se efectuó el 16 de octubre. Allí se presentaron las siguientes obras: Semillando (video: Polina Nishnikov), de Edgardo Cantón; Iron Man, para guitarra eléctrica, electrónica en imagen generada en tiempo real, de Mario Mora; El sueño del cantador, para guitarra eléctrica y medios electrónicos, de Rodrigo Castellanos; Explosión sideral, para violín improvisado y electrónica en tiempo diferido, de Sebastián Ramírez; Kallfivkm (textos: César Millahueique), para piano (Patricia Castro) y electrónica, de Rene Silva; eChant, para voz (José Quilapi) y electrónica en tiempo real, de Rodrigo Cádiz, y Plundergraphics, para instrumento en vivo (guitarra eléctrica: Mario Mora), electrónica en tiempo diferido y difusión sonora (Juan Pablo Cáceres). El tercero y último concierto del ciclo se llevó a efecto el 23 de octubre. En éste fueron programadas por la Compañía de Música Contemporánea, bajo la dirección de Carlos Valenzuela, las siguientes obras: Espejismos, de Jorge Pepi Al os; Sizigy, de E. Gaudiber; Cinis, de M. Farías; Cueca urbana, de Sebastián Ramírez; Bagatellas, de G. Kurtag, y La cinta de Moebius, de Andrés Ferrari. El 21 de octubre se interpretó, en la misma sala, el Sexteto, op. 38, para piano (Daniela Saavedra), clarinete (Pablo Matamala), dos violines (Dustin Casonett y César Gómez), viola (Javier Farfán) y cello (Diego Rojas), de Juan Orrego-Salas. El 27 del mismo mes, en el mismo recinto universitario, se lanzó el CD grabado por el Quinteto Arrau y dedicado a composiciones de Luis Advis, titulado Luis Advis. Homenaje. En la ocasión se escucharon las obras incluidas en el CD: Quinteto y Variaciones sobre un tema deHaydn, ambas para quinteto de vientos, y Divertimento para piano y quinteto de vientos, obra a cuya interpretación se sumó el pianista Cirilo Vila.

El 2 de noviembre, en la Sala Isidora Zegers, se presentó el Coro de Cámara W. A. Mozart, dirigido por Manuel Espinoza Hall. En el programa interpretado figuraron las siguientes obras de autor nacional: El cautivo de Til-Til, de Patricio Manns (arreglo de Rubén Cáceres); A la orilla del estero, de Juan Amenabar; Luchín, de Víctor Jara (arreglo de William Child); Rin del angelito, de Violeta Parra (arreglo de Alejandro Pino), y Cuando Valparaíso, de Desiderio Arenas (arreglo de Carlos Hernández). El 9 del mismo mes, dirigidos por Silvia Sandoval, actuaron distintos coros estudiantiles del Departamento de Música interpretando un amplio repertorio coral. Entre las obras programadas estuvieron: Dos corales ("Súplica..., amigo Jesús", "Himno a Cristo flagelado"), de Jorge Rojas Zegers, y Si somos americanos, de Rolando Alar con. El 16 de noviembre se lanzó el CD Micropiezas del Cuarteto JAFE (Jaime de la Jara, I violín; Jane Guerra, II violín; Felipe Marín, viola; Fernanda Guerra, cello). En la ocasión el Cuarteto interpretó 5 de las 10 Micropiezas de Eduardo Maturana y Furias y dolores, obra dedicada al Cuarteto JAFE, de Fernando García. El 17 de noviembre, la violinista Cecilia Valenzuela ofreció un recital en el que interpretó Sonata, para violín y piano, op. 8, de Juan Orrego-Salas. Actuó como pianista acompañante Dante Sasmay. El 23 del mismo mes bajo la dirección de la Prof. Elena Corvalán se realizó un recital de percusiones en el que se escuchó Preludio de Ramón Hurtado, y Cuatro caminos de J. Antonio Hurtado.

El X Festival Internacional de Música Contemporánea 2010, que organiza el Departamento de Música de la Universidad de Chile anualmente, se realizó del 11 al 14 de enero en la Sala Isidora Zegers. La función inaugural se inició con un homenaje al recientemente fallecido Premio Nacional de Arte, mención Música, compositor Gustavo Becerra, a través de las palabras del Dr. Luis Merino Montero y de la interpretación de su última obra, una canción de cuna que tituló Nana, para mezzosoprano y guitarra, con texto de Andrés López Candela y dedicada a Luis Guillermo Haschke Sánchez. Ésta fue terminada por el compositor poco antes de su muerte, en el hospital, en Oldenburgo.

Llegó a manos de Luis Orlandini días después, y la estudiaron junto con Claudia Godoy para estrenarla con ocasión del comentado homenaje que se le rindió a Gustavo Becerra. En el resto del programa del día 11 de enero figuraron las siguientes obras de compositores chilenos: el estreno de Atacama imaginario, para banda (Banda sinfónica de la Universidad de Chile, dir.: Eduardo Browne), de Edgardo Cantón; Oposiciones, para piano (Clara Luz Cárdenas), de Fernando García; Trihuela, para voz y guitarra (Ensamble Aksak Tacet), de Fernando Carrasco; el estreno de Andares, para dos saxofones altos (David Espinoza, Pedro Portales), de Víctor Ortiz, y La cinta de Moebius, para flauta, clarinete, trompeta, percusión, violín, cello y computadores (Ensamble Compañía de Música Contemporánea, dir.: Carlos Valenzuela), estreno de Andrés Ferrari.

El 12 de noviembre se interpretaron las siguientes obras de autor nacional: Recreo, para saxo alto (Miguel Villafruela), piano (Leonora Letelier), percusión (Miguel Zarate) y soporte electrónico con plan de mezcla en vivo, que fue dirigida por Boris Alvarado, de Ramón Gorigoitia; Départ, para flauta contrabajo (Paola Muñoz), guitarra (Diego Castro) e intervención de sonidos electrónicos, de Cristian Morales; Sexteto, para contrabajos (Esteban Pérez, Héctor Leyton, Jorge Tapia, Alejandra Santa Cruz, Diego Silva, Christian Lorca), de Alejandra Santa Cruz; Dodecafeinómano, para piano (Antonio Eduardo Santos), de Bryan Holmes, y Unión LV (estreno), para guitarra (Luis Orlandini) y clarinete (Dante Buroto), de Mario Mora. El tercer concierto, el 13 de noviembre, se inició con cuatro obras de estreno surgidas del Proyecto COPIU, las que fueron: Vida en el olvido, para soprano (Myriam Singer), flautas dulces (Juan Manuel Fernández) y dos guitarras (Alexis Vallejos, Sebastián Molina), que dirigió su autor, Rene Silva; Inside, para flauta, clarinete, fagot, dos saxofones, piano, violín, cello y voz (Ensamble COPIU, dir: Pablo Aranda), de Francisco Rañilao; Entre nieves, para flauta (Roberto Cisternas), clarinete (Alejandro Ortiz), violín (EliasAllendes), cello (Cristian Gutiérrez) ypiano (FernandaOrtega) , dirigida por Pablo Aranda, de Javier Muñoz, y Variaciones, para clarinete (Alejandro Ortiz), vibráfono (Nicolás Moreno), contrabajo (Carlos Arenas) ypiano (Fernanda Ortega), conducida por Pablo Aranda, de Francisco Silva. El tercer concierto contempló las siguientes obras chilenas: Ex — istir/Insistir, para piano (Fernanda Ortega) y difusión de CD, de Jorge Martínez; Preludio variación y fuga (estreno), para gran órgano (Jaime Cárter), de Miguel Letelier; Puna, para flauta (Wilson Padilla), de Jorge Pepi; Biko, para tambor solo (Ronny Mancilla), de Boris Alvarado; Konkopaz eleutrikaz, para 12 guitarras eléctricas y 4 bajos eléctricos (Ensamble Planeta Minimal, dir: Ismael Cortés), de Eduardo Cáceres; Ecos pendientes, para flauta, clarinete, violín, cello, sonidos electrónicos, live electronics (Ensamble Taller de Música Contemporánea, dir: Pablo Aranda), de Antonio Carvallo, y Siete llamadas desde la "Canción de cuna Negra "de Rolando Alarcón, para piano (Patricia Castro), de Rafael Díaz. En el cuarto concierto, efectuado el 14 de noviembre, se programó, de Chile, una sola obra, Cueca urbana, para percusiones (Ensamble Compañía de Música Contemporánea, dir: Carlos Valenzuela), de Sebastián Ramírez.

Universidad de Chile, Teatro de la Universidad de Chile

El viernes 30 de octubre la Orquesta Sinfónica de Chile, dirigida por Francisco Rettig, ofreció un concierto en el Teatro universitario en cuyo programa se contemplaron dos estrenos de autor nacional. La presentación de la Orquesta comenzó con la primera audición de la Sinfonía, "Semper Reditus". N° 6, de Juan Orrego-Salas, obra que se incluyó para celebrar los 90 años de vida del compositor, y continuó con el estreno de Solo para un diálogo, de Aliocha Solovera, para flauta solista y orquesta, en la que participó el flautista Guillermo Lavados. El jueves 14 de enero, en el Teatro de la Universidad de Chile, se presentó la Orquesta Sinfónica de Chile bajo la dirección de Michal Nesterowicz. En el programa del concierto figuró El huaso y el indio de Juan Casanova Vicuña. Este concierto se repitió en el mismo Teatro el 15 de enero.

Universidad de Santiago de Chile (USACH)

El 24 de marzo la Orquesta de la USACH inició su Temporada 2010 con un concierto ofrecido en el Teatro Nescafé de las Artes. La orquesta USACH, conducida por su director titular, David del Pino, ofreció un programa en que se incluyó Sikurisde Carlos Zamora. En el mismo lugar, el 26 de marzo, se celebró el primer concierto que la mencionada agrupación orquestal ofrecerá para celebrar el bicentenario de nuestra independencia. En el programa correspondiente, David del Pino dirigió la cantata Bi-tácora, de Andreas Bodenhofer, que en esa ocasión tuvo su estreno absoluto. En dicha obra, junto a la Orquesta de la Universidad de Santiago, actuaron los siguientes cantantes solistas: Karen Wemül, Rosa Quispe Huanca, Annie Murath Carrasco, Paula Herrera Espinoza ("Amaranta"), Luis Castillo Puentes y Gonzalo Ramos Castro.

Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE)

El 2 de noviembre, en el Salón de Honor de la UMCE, se realizó un Foro de Música Contemporánea Chilena, proyecto de la cátedra de Gestión de Proyectos Musicales del Departamento de Música, en el que participaron los estudiantes Chanthal Belmar y Sergio Candía, con la colaboración del Prof. Andrés Núñez y de la pianista Fernanda Ortega. Fueron invitados para que formaran el panel del foro los compositores Fernando García, Cirilo Vila, Santiago Vera Rivera y Pablo Aranda. Estos fueron presentados por José María Mora y actuó como moderador Sergio Candía, alternándose interpretaciones de obras de dichos compositores e intervenciones de los mismos, respondiendo preguntas de los asistentes que eran principalmente académicos y alumnos del Departamento de Música de la UMCE. Las obras musicales que se presentaron fueron interpretadas por la pianista Fernanda Ortega y las composiciones fueron las siguientes: Asonantástika (versión reducida N° 2), de Santiago Vera; Estáticas y Pájaro desconocido con pañuelo soberbio, de Fernando García; Poema, de Cirilo Vila, y Ale, de Pablo Aranda.

Otras salas y recintos de la Región Metropolitana

El 6 de octubre, en la estación Quinta Normal del Metro, se presentó el Dúo Orellana & Orlandini, formado por Romilio Orellana y Luis Orlandini. En la oportunidad interpretaron varias obras, entre ellas Suite sobre canciones chilenas de Osear Ohlsen y Sur y oeste, de Cuatro caminos, de Juan Antonio Sánchez.

El 10 de octubre el Trío Doctor Equilátero ofreció una presentación de improvisación para piano, guitarra eléctrica, electrónica en vivo y multimedia. Participaron en ella Andrés Ferrad, Osear Carmona y Ramiro Molina.

El 29 de octubre, en el Teatro Escuela Moderna, se realizó un concierto dedicado a Luis Advis. Se escucharon las siguientes obras del compositor nacional: Quinteto, para vientos; Siete de las 22 Variaciones sobre un tema de Haydn, para vientos, y Divertimento, para piano y quinteto de vientos. En este concierto participaron el Quinteto de Vientos Arrau y el pianista Cirilo Vila.

El 19 de noviembre, en la Comuna de La Granja, se presentó la Orquesta de Cámara de Chile dirigida por Juan Pablo Izquierdo. La orquesta incluyó en su programa Rincones sordos, de Fernando García.

El 21 de noviembre, en la Plaza de Armas de Santiago, se presentaron los pianistas Roberto Bravo yMahani Teave. Esta última concluyó su participación con un Himno a Hotu Matua; por su parte, Bravo interpretó arreglos para piano solo de Gracias a la vida de Violeta Parra, así como de Te recuerdo Amanda y Luchtn de Víctor Jara.

El 25 de noviembre, en el Teatro Oriente, actuó la Orquesta Sinfónica Juvenil, bajo la dirección de Pedro Pablo Prudencio y en el programa se contemplaron obras de Juan Orrego-Salas (Obertura festiva); de Jorge Peña-Hen (Obertura La cenicienta); de Fabrizzio deNegri (Scherzo); de Guillermo Rifo (Suite al fin del mundo) y de Sebastián Errázuriz (La Caravana).

El 20 de diciembre se inauguró la Librería Musical Acentto, en el barrio Bellavista de Santiago, en la que se podrán encontrar partituras de los grandes compositores, desde el Renacimiento hasta nuestros días. En el acto de inauguración del local de la Librería Acentto se interpretó la obra Cuarteto N° 2 "Discordancias-concordancias" de Andrés Alcalde, bajo su dirección.

El 12 de enero se estrenó la ópera-rock ICARO, en el Anfiteatro Juventud Providencia, con una orquesta de veinte músicos. El autor de la música es eljoven compositor Tomás Pinedo, la dramaturgia y la dirección escénica es de Raimundo Guzmán, los diseños del vestuario son de Germán Droghetti y la coreografía de Isidora Guzmán.

El 22 de enero, en el centro de eventos Casona Macul, en Peñalolén, se estrenó Estrela, para violín sólo (David Núñez), de Alejandro Guarello. Esta primera audición se realizó durante el matrimonio del compositor, en la postura de argollas, siendo Estrela un regalo a la novia, de nombre Estela.

En las Regiones

IV Región

Desde el 9 hasta el 14 de noviembre se efectuó Musicahora 2009, proyecto del Departamento de Música de la Universidad de La Serena, que contó con la colaboración del Instituto de Música de la PUC de Chile. En el primer concierto se escucharon las siguientes obras de compositores chilenos: Cuarteto N° 2 "Discordancias-concordancias", para dos violines, viola, cello, de Andrés Alcalde; Tres haiku, para solistas, coro de niños y piano, de María Blanca Mastrantonio; Tres minitauros (1. Estático, para piano, dos violines y viola, 2. Volver, para violín, cello y guitarra, 3. R365, para violín, viola, cello, guitarra y piano), de Héctor Burgos; Una palabra, para coro mixto, de Graciela Muñoz; Seis piezas de "Lego", para guitarra, clavinova, piano, violín, viola, cello y contrabajo, de Crishea Koyck, y Fragmento de "Club ", fábula musical, para orquesta de cámara, de Rosario Severin. Estas obras fueron interpretadas por el CECMA365 (Centro de Estudios de la Composición Matta 365), que dirige Andrés Alcalde. El 10  de noviembre, Musicahora 2009 contempló una sesión de improvisación en la que participaron Sebastián Carrasco, trompeta; Edén Carrasco, saxo alto; Nicolás Carrasco, violín; Benjamín Vergara, trompeta, y Raúl Díaz, superficies accionadas y ampliadas con micrófono de contacto. El concierto del 11 de noviembre contó con obras de Mario Arenas: Natura, para koto (Yasuko Uchida), banda sonora y fotografías animadas; Felipe Rodríguez: Deber terrestre, para viola da gamba (Gina Allende), flauta y quena (Ignacio Orellana), barítono y electrónica (Felipe Rodríguez); Christian Pérez: Simple/Mente para violín (Fabián Esparza), cello (Sebastián Marcado), barítono (Leonardo Aguilar) y corno (Bobbi-Jane Berkheimer); Nicolás Espinoza: Resucitado, para cello (Isidora Edwards) y corno (Bobbi-Jane Berkheimer), y Fernando Munizaga: Cámara oscura, para flauta (Felipe Acevedo), corno (B. Berkheimer), percusión (Gonzalo Vargas) y cello (Sebastián Mercado), dirigidos por Rodrigo Herrera. El 12 de noviembre, en la cuarta presentación de Musicahora 2009, se escucharon las siguientes obras: Tiempo segundo, para piano, y Trophodos, para guitarra, piano, marimba y contrabajo, de Fernando Guede; Dos cantos redimidos (1. Sétets, 2. Aót), para soprano y flauta dulce, y El amante se declara, para un (a) percusionista, ambas obras de Gabriel Gálvez, y LLegadalá, para trombón, y Va alada, para piano, de Esteban Correa. Los intérpretes participantes fueron del Taller de Lejos. El día 13 se presentó el Ensamble Vortex, de Ginebra, Suiza, y en el programa mostrado incluyó M-Brana, para percusión, contrabajo y dispositivo Uve electronic, del compositor chileno José Miguel Fernández. En la función final del evento se pudo ver un extracto de la ópera Mesas, de Sebastián de Larraechea, con textos y escenografía de Víctor Jolly Las partes interpretadas fueron: I: Introducción; II. GNiebla; III. Nuestras descalzas, IV. Antes de nacer, y V Amantes. Las partes mencionadas poseen diferente formato sonoro y la dirección musical estuvo a cargo de Francisco Concha.

En el 13er concierto de la Temporada 2009 de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de La Serena, bajo la conducción de David Hándel, efectuado el 20 de noviembre, se incluyó el Triple concierto, para solistas (Felipe Vieytes, viola; Simona Caiafa, marimba y percusión; Alevi Peña, fagot), ensamble y orquesta de cuerdas, de Esteban Correa; y en el 15° Concierto de esa misma Temporada, el 22 de diciembre, la Orquesta Sinfónica, dirigida por Boris Alvarado, presentó Alouette II, para orquesta, del propio Boris Alvarado.

V Región

El VI Festival Internacional de Música Contemporánea Darwin Vargas, organizado por el Instituto de Música de la PUC de Valparaíso, se realizó entre los días 17 y 24 de octubre de 2009. El primer concierto se efectuó el 17 de octubre en el Teatro Duoc UC, sede Viña del Mar. En esa ocasión se escucharon las siguientes obras de compositores chilenos: Kafen; para guitarra (Esteban Espinoza) y orquesta andina, de Félix Cárdenas, quien dirigió su creación; Ironías, para canto (Natalie Recabarren) y piano (Enrique Reyes) de Enrique Reyes; Riff, para guitarras eléctricas (Ensamble Planeta Minimal), de Fernando Julio; Legong lukumi, para voces femeninas (Coro de Madrigalistas de la Universidad de Playa Ancha), flauta (Rodrigo López), saxo soprano (Daniel Gamboa), vibráfono (Ronny Mancilla), marimba (Daniel Aros) y piano (Jean Paúl Harb), de Leonardo García, quien dirigió la obra; Vorágine, para cello (Rocío Hevia), batería (Daniel Aros) y guitarra eléctrica Claudio Soto, de Claudio Soto; Vocis informis, para voces femeninas (Coral Femenina) y piano (Pilar Peña), de Patricio Wang, la obra fue dirigida porjéssica Quezada. El 21 de octubre se llevó a efecto, en el Teatro Municipal de Valparaíso, el segundo concierto del Festival Darwin Vargas. En la ocasión se escucharon tres obras de autor nacional, éstas fueron: Radio(a)fonía, para dos flautas (Alejandro Lavandero y Marcelo López), de Ramón Gorigoitia; Seco, fantasmal y vertiginoso, para piano (Pilar Peña), de Eduardo Cáceres, y Madrigal (sobre un texto de Edgar A. Poe), de Boris Alvarado. Esta obra es para voces femeninas (Coro Femenino de Cámara PUCV), dos flautas (Alejandro Lavanderos y Marcelo López), dos violines (Armando Riquelme y Fabiola Paulsen), dos cellos (Soledad Figueroa y Francisco Palacios), percusiones (María José Opazo, Valentina Nobizelli, María Ginette Rodríguez y Nicolás Moreno), piano (Pilar Peña) y Clavecinova (Michael Landau) y fue dirigida por Boris Alvarado. El tercer concierto, realizado en el Palacio Rioja de Viña del Mar el 22 de octubre, contempló las siguientes obras nacionales: Cuarteto N° 1 de Roberto Falabella, que fue interpretado por el Cuarteto de Cuerdas Antares PUCV; Shava. para violín (Heike Scharrer) y piano (Michael Landau), de Michael Landau; Trompe en trok-kyo, para dos guitarras (Gonzalojil y Alejandro Cortés), de Alejandro Cortés; Cuarteto poco aclaratorio, para cuatro flautas y, por lo tanto, para cuatro flautistas (Cuarteto de Flautas Kuref), de Felipe Rubio; Quieto ánimo(in)quieto, para cuerdas (Camerata de Cuerdas IMUS, directora Heike Scherrer), de Daniel Retamal Valderas; y Kakafonta, para cuarteto de cuerdas (Priscila Valenzuela y Manuel Silva, violines; Vicente Toskana, viola, y Eduardo Simpson, cello) y piano (Tomás Neumann), de Ignacio Soto. El concierto de clausura se realizó el 24 de octubre en el Teatro Duoc UC, sede Viña del Mar. Se interpretaron las siguientes obras: Caleta el Membrillo, para dos pianos (María Angélica Rueda y Patricia Escobar), de Daniel Díaz; Siete llamadas desde la "canción de cuna negra" de Rolando Alarcón, para piano (Patricia Castro), de Rafael Díaz; Septiembre, para cuatro guitarras (Cuarteto de guitarras Bicentenario), de Alejandro Peralta; El vacío, para quinteto de cuerdas (Armando Riquelme y Fabiola Paulsen, violines; Antonio Fernández, viola; Francisco Palacios, cello, y Rodrigo Rivera, contrabajo) y piano (Tomás Neumann), de Katherine Bachmann; Paz— Weberniano, para clarinete (H. Ellwanger), cello (F Palacios) y piano (J. Pozo), de Javier Pozo; El ocaso del pregón, para flauta (Tomás Carrasco), de Camilo Gamonal; Tres micropiezas, para tres cellos (Renán Cortés, Valentín Mastrantonio y Bruno Jofré), de Sebastián Murillo, y Voces que retornan, para contrabajo (Patricio Rocco) y Cristian Galarce (electrónica), de Cristian López.

El 17 de noviembre en la Sala Musicámara, Valparaíso, como parte del II Encuentro con la Música de Hoy y del proyecto Germina.Cciones... "Primaveras Latinoamericanas", se realizó un concierto del Ensamble Tomás Lefever. En éste se programaron las siguientes obras de compositores chilenos: Exposición de ruidos, para 8 guitarras eléctricas, piano, violín, cello y pista electroacústica de Alamiro Arias; Todo se resume al simple acto de elegir para clarinete, 2 saxofones, 2 toyos, 2 guitarras eléctricas, percusión, cello, 2 contrabajos y pista electroacústica, de Camilo Gamonal; Árbol, para 2 saxofones, didgeridú, 2 guitarras eléctricas, percusión, cello, 2 contrabajos y pista electroacústica de Jonathan Vergara.

El 21 de noviembre, en el Teatro de la Universidad Técnica Federico Santa María, en Valparaíso, actuó la Orquesta de Cámara de Chile, dirigida por Juan Pablo Izquierdo. En el programa se incluyó Rincones sordos de Fernando García.

VIII Región

El 21 de noviembre de 2009, en el Teatro de la Universidad de Concepción, se presentaron la Orquesta Sinfónica y el Coro de la Universidad de Concepción, dirigidas por Guillermo Rifo. La obra que se estrenó en esta ocasión fue Patricio Manns sinfónico, que es un arreglo, para voz solista y orquesta sinfónica, de Guillermo Rifo, de 15 de las creaciones más consideradas de ese reconocido cantautor de la Nueva Canción Chilena, tales como Arriba en la cordillera, Vuelco, Medianoche y otras. Actuó como solistajosé Seves, miembro del Inti Illimani Histórico. Este mismo concierto se repitió en el Foro de la Universidad de Concepción el 14 de enero de 2010.

Región de Los Ríos

El Festival Internacional de Música Electroacústica Ai-Maako, que se efectuaba anualmente en Santiago (ver en esta misma edición, pp. 138-139), en 2009 también se realizó en el Teatro Municipal Lord Cochrane de Valdivia del 8 al 10 de octubre. Las siguientes obras de autor nacional se incluyeron en el festival, en los días que se indican: el 8 de octubre, concierto inaugural: El espejo de Alicia (estéreo) de Federico Schumacher; Variaciones espectrales (versión audiovisual) de José Vicente Asuar, y Quipus (estéreo) de Gustavo Becerra-Schmidt; el 9 de octubre, concierto de electroacústica latinoamericana: Otoma (estéreo) de Esteban Anavitarte; Al agua (audiovisual) de Guillermo Eisner, y Desarme final (estéreo) de Cecilia García Gracia.

XII Encuentro de Música Contemporánea de Valdivia

Entre los días 17 y 19 de noviembre del año 2009 se escuchó nuevamente en Valdivia música de compositores nacionales y locales, en un evento que se realiza cada año, desde 1996, organizado por el Conservatorio de Música de la Universidad Austral de Chile (UACH).

En él han confluido compositores de reconocida trayectoria y compositores emergentes, intérpretes y directores chilenos, con un público que participa entusiastamente en los conciertos explicados por los propios compositores o directores, junto a interesados que asisten a los cursos o talleres de composición. El año 2003 le valió al Conservatorio de Música de la Universidad Austral de Chile el Premio de la Academia de Bellas Artes del Instituto de Chile por su contribución a la difusión de la música chilena.

Como siempre hubo gran asistencia de público, mayoritariamente jóvenes, en los conciertos, así como una entusiasta participación de estudiantes e interesados en el taller de composición y en la charla musical del profesor y expositor Sr. Miguel Letelier, Premio Nacional de Arte, mención Música, 2008.

Este año el Encuentro mostró los dos tipos de música que conviven en la composición actual docta: la música electroacústica y la música en instrumentos acústicos convencionales.

Se inició el día 17 de noviembre en la Sala de Conciertos del Conservatorio de Música con el "Concierto de cámara de música electroacústica chilena", presentado por el compositor Juan Ignacio Mendoza, compositor residente en Valdivia. El programa incluyó obras electroacústicas realizadas recientemente, entre ellas Búsqueda interna y encuentros fortuitos, para guitarra y electroacústica, de Juan Mendoza, interpretada por Aldo Bontá en guitarra.

Ese mismo día la Orquesta de Cámara del Conservatorio de Música ofreció un concierto de "Música orquestal chilena y argentina" con obras de Domingo Santa Cruz, Eduardo Maturana, Carlos Zamora y Astor Piazzola, en el Auditorio Municipal de la ciudad de Paillaco. La Orquesta estuvo dirigida por Eduardo Browne, director invitado, actuando como solista el violinista Marcelo González.

El día 18 de noviembre la misma orquesta presentó el programa en el Aula Magna de la Universidad Austral de Chile. Miguel Letelier hizo comentarios en relación a la obra Cinco piezas, para orquesta de cuerdas, de Domingo Santa Cruz, y Cuatro estaciones porteños de Astor Piazzola, compositores a los que conoció personalmente. Eduardo Browne se refirió a las Diez micropiezas, para orquesta de cuerdas de Maturana y a Tres visiones de un sikuris atacameño de Carlos Zamora. Al final del concierto y con la participación del Rector de la UACH, se realizó un homenaje al compositor Miguel Letelier.

El día 19 Miguel Letelier ofreció una charla musical en la que se refirió a su propia creación, haciendo escuchar algunas grabaciones de ella, y a la trascendencia de la obra de Violeta Parra, centrada en su obra El gavilán, canción que fue grabada y transcrita por el compositor, por lo que su testimonio resulta conmovedor y muy interesante. La charla se realizó con asistencia de estudiantes y profesores de música en el Liceo Técnico de Valdivia, y más tarde, abierta a todo público, en la Sala de Conciertos del Conservatorio de Música.

El programa del XII Encuentro, en detalle, fue el siguiente:

     1.  Conciertos, a) Concierto de cámara de música electroacústica chilena. 17 de noviembre, 20 hrs. Sala de Conciertos Conservatorio de Música UACH, Valdivia. Presentado por Juan Ignacio Mendoza, compositor. Obras de Juan Mendoza, Javier Muñoz Bravo, Bryan Holmes, Felipe Otondo, Cecilia García Gracia, Alejandro Albornoz, Félix Lazo y Federico Schumacher. b) Conciertos de música orquestal chilena y argentina. 17 de noviembre, 20 hrs. Sala Santiago Santana, Ilustre Municipalidad de Paillaco; y 18 de noviembre, 20 hrs. Aula Magna UACH, Campus Isla Teja, Valdivia. Orquesta de Cuerdas Conservatorio de Música UACH. Director invitado: Eduardo Browne. Solista: Marcelo González. Obras de Domingo Santa Cruz (Chile, 1899-1987): Pieza N°5 (de Cinco piezas, para orquesta de cuerdas); Eduardo Maturana (Chile, 1920-2003): Diez micropiezas; Carlos Zamora (Chile, 1968): Tres visiones de un sikuris atacameño. Astor Piazzola (Argentina, 1921-1992): Cuatro estaciones porteñas.

     2.  Charlas musicales. Se ofrecieron las siguientes obras: 19 de noviembre, a las 12.00 hrs., Liceo Técnico, Valdivia, y 19. 00 hrs., Sala de Conciertos Conservatorio UACH. Expositor: Miguel Letelier, compositor y Premio Nacional de Arte 2008, explica y hace oír su propia obra y comenta la trascendencia de la obra de Violeta Parra centrada en su canción El gavilán.

     3. Taller de composición musical. Se efectuó el 18 de noviembre, a las 11:00 hrs. y 16:00 hrs. en el Conservatorio de Música UACH, a cargo del profesor Miguel Letelier.

Héctor Escobar
Director Conservatorio de Música UACH, Valdivia