SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.67 issue219Raquel Bustos Valderrama. La mujer compositora y su aporte al desarrollo musical chilenoJosé Miguel Varas y Juan Pablo González. En busca de la música chilena. Crónica y antología de una historia sonora author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.67 no.219 Santiago Jan. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902013000100008 

 

RESEÑAS DE PUBLICACIONES

 

 

Rafael Díaz y Juan Pablo González. Cantus Firmus: mito y narrativa de la música chilena de arte del siglo XX. Santiago: Amapola Editores, 2011, 173 pp. Incluye CD.

 

Los autores de este libro -financiado por la Vicerrectoría de Investigación de la Universidad de Chile (VID-UCH) y por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso- realizan una selección de cuarenta compositores chilenos del siglo XX, los cuales dan a conocer al lector por medio de breves reseñas biográficas y la audición dirigida de una obra musical de cada uno. Los compositores de "música chilena de arte" incluidos en la antología son presentados por orden alfabético: Luis Advis, Andrés Alcalde, Leni Alexander, Pedro Humberto Allende, Juan Amenábar, Boris Alvarado, Pablo Aranda, Gustavo Becerra, Próspero Bisquertt, Carlos Botto, Gabriel Brncic, Eduardo Cáceres, Fernando Carrasco, Rolando Cori, Acario Cotapos, Rafael Díaz, Roberto Falabella, Fernando García, Alejandro Guarello, Carlos Isamitt, Tomás Lefever, Alfonso Leng, Alfonso Letelier, Miguel Letelier, Jorge Martínez, Gabriel Matthey, Eduardo Maturana, Juan Orrego Salas, Sergio Ortega, Hernán Ramírez, Guillermo Rifo, Domingo Santa Cruz, León Schidlowsky, Aliosha Solovera, Enrique Soro, Jorge Urrutia B., Darwin Vargas, Santiago Vera, Cirilo Vila y Carlos Zamora.

Las reseñas biográficas de los cuarenta compositores -centradas en su formación académica y trayectoria profesional- son ampliadas por descripciones analíticas de las obras seleccionadas, las que permiten distinguir diversos aspectos de su quehacer musical: desarrollo de tendencias estilísticas, po-sicionamientos filosóficos y políticos, formas de relación con la cultura y el mundo social, vinculación con otras disciplinas artísticas, etc. De esta manera, bajo el título de "Narrativa de la música chilena del siglo XX" se presenta el cuerpo central de la publicación, constituido por cuarenta entradas (una para cada compositor presente en la antología) de dos a cinco páginas cada una, las que incluyen referencias bibliográficas y discografía individualizada. El análisis de las obras escogidas consigue todo su espesor al complementarse con la audición en formato mp3 que posibilita el disco adjunto. Cabe destacar que del análisis y audición de cada obra escogida se desprende información biográfica que permite conocer en mayor profundidad los intereses y la sensibilidad de cada uno de los compositores. Esto habilita al lector una vía de acceso muy efectiva, la que combina acercamientos crítico-analíticos y perceptivos auditivos frente a la creación musical.

Lo que antecede al cuerpo central de la publicación es una presentación de Eduardo Cáceres, un prólogo de Boris Alvarado y una discusión musicológica realizada por Rafael Díaz y Juan Pablo González en la que se explicitan los fundamentos teóricos que subyacen a la elaboración de la antología en cuestión. En su discusión, los autores abordan -a modo de prefacio- la problemática de la construcción de cánones, asumiendo que toda antología es un espectro del canon, ya que "impone exclusiones que constituyen valoraciones de la obra del compositor" (Díaz y González 2011: 18).

En un nivel de mayor generalidad, el debate en torno a la canonización artística logra identificar los sesgos de Occidente presentes en los cánones literarios, visuales y musicales, reflejado en la hegemonía de hombres blancos centroeuropeos y la consiguiente exclusión de "minorías''. Por otra parte, en la especificidad socioculturalmente situada de la academia musical chilena, esta reflexión permite que los autores identifiquen la presencia excepcional de Leni Alexander como la única compositora presente en esta masculina antología. En este ámbito específico, otro valioso aporte de los autores es la detección del fenómeno de la autocanonización de compositores que han ocupado puestos de autoridad institucional. El canon de la "música chilena de arte" se ha construido desde las "direcciones o consejos de universidades, academias de artes, sociedades autorales o ministerios de cultura" (Díaz y González 2011: 19). Esta última afirmación es matizada con la consideración de que, desde la microcultura musical chilena -conformada principalmente por instituciones académicas como los conservatorios de música de la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica-, los intérpretes y directores de orquesta también han contribuido a que ciertos compositores y obras trasciendan en el tiempo, mediante su puesta en acto en conciertos o por medio de su registro sonoro.

El libro concluye con un epílogo de Rolando Cori y un apéndice en el que se indica información del registro de audio contenido en el CD: nombre del compositor, obra, intérprete(s) y director.

Sebastián Zúñiga Gougain
Departamento de Desarrollo de Talentos Artísticos
Universidad de Santiago de Chile

sebastian.zuniga.g@usach.cl

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License