SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.67 número220Fabio Salas Zúñiga. Mira niñita: Creación y experiencia de rockeras chilenasDavid Schidlowsky (editor). León Schidlowsky. Gráfica musical índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.67 no.220 Santiago dic. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902013000200014 

RESEÑAS DE PUBLICACIONES

 

Ernesto Guarda Carrasco y José Manuel Izquierdo. La orquesta en Chile: génesis y evolución. Santiago: Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), Colección Nuestros Músicos, 2012. 239 pp.

 


 

Este libro corresponde a la segunda edición del libro homónimo escrito por Ernesto Guarda Carrasco, el que fuera reseñado por el director de coros de la ciudad de Valdivia, Leonardo Mancini, en la RMCh, LXII/209 (enero-junio, 2008), pp. 89-90.

La primera edición tiene 159 páginas mientras que la segunda edición tiene 239 páginas. Esta diferencia en largo tiene que ver, en primer lugar, con una cuestión de contenido. La primera edición abarcaba desde el año 1728, con la formación de la Orquesta de la Catedral de Santiago, hasta la creación de la Camerata Andrés Bello de Santiago el año 2004, mientras que la segunda edición abarca hasta la Orquesta de Cámara de los Ríos creada el año 2010. A esto se agrega una estructuración del contenido en seis períodos históricos: (1) Las primeras orquestas en Chile, 1800-1850, (2) Del salón al concierto, 1850-1895, (3) El camino hacia la profesionalización, 1895-1940, (4) Consolidación de un proyecto orquestal, 1940-1960, (5) Nuevos rumbos, 1964-2000, (6) Nuestros días, 2001-.

Indudablemente esta estructuración en períodos constituye una valiosa base para configurar una historia de la música chilena entre los siglos XIX y XX. A esto se agrega una ficha analítica de cada orquesta que ha sido considerada, la que contempla al director, los integrantes, la historia y la biografía de una figura clave en aquellos casos que proceda. Esto permite conocer más de cerca a cada una de las 81 orquestas que se incluyen en el libro, en particular a un elemento que es esencial: los músicos que las integran. De este modo el libro se constituye además en un valioso texto de referencia.

De un primer análisis se desprende la incidencia de las regiones en la actividad orquestal del país. En términos cuantitativos, durante el primero de los períodos señalados (1800-1850) solo se registran orquestas en Santiago. En el segundo período (1850-1895) tres de quince orquestas son de regiones. En el tercer período (1895-1940) nueve de diecisiete orquestas son de regiones. En el cuarto período (1940-1963) catorce de diecinueve orquestas son de regiones. En el quinto período (1964-2000) once de diecisiete orquestas son de regiones, mientras que en el sexto período (2001-) seis de ocho orquestas son de regiones.

Esta importancia de las regiones se contrapone con la asimetría histórica en la asignación de recursos públicos, principal fuente de financiamiento de las orquestas que han logrado una continuidad en su quehacer. Estos recursos pueden ser estatales en general, o sectoriales, de los Ministerios de Educación o de Cultura, universidades o municipalidades, por mencionar los principales. Sin lugar a dudas esta asimetría es un tema que amerita una detenida consideración de nuestras autoridades que justiprecie en iguales términos, desde una perspectiva de país, el aporte de la Orquesta Sinfónica de Chile, la Orquesta Filarmónica de Santiago o la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción.

Cabe señalar que procede de una región, La Serena, una iniciativa que surge en la quinta etapa (1964-2000) y que se proyecta hasta nuestros días con un impacto significativo tanto en lo musical como en el desarrollo social de Chile y de América Latina. Se trata de la creación el año 1964 de la Orquesta Sinfónica de Niños (juvenil) de La Serena por esa gran figura que fuera Jorge Peña Hen. En su trabajo sobre "El legado de Jorge Peña Hen: las orquestas sinfónicas infantiles y juveniles en Chile y en América Latina", RRMCh, LXVI/218 (julio-diciembre, 2012), pp. 60-65, Olivia Concha ha demostrado que esta potente iniciativa se irradió desde La Serena primero a Venezuela, con la labor de músicos serenenses que padecieron el exilio en ese país hermano. Durante el gobierno del presidente Ricardo Lagos, gracias al esfuerzo de un Fernando Rosas y un José Luis Domínguez, se creó en Chile el año 1992 la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil, la que constituye una proyección a nivel de país de aquel seminal y visionario proyecto serenense de Jorge Peña en la década de los 60.

La información que este libro provee acerca de la misión y visión de cada una de las orquestas abordadas en este libro reviste interesantes proyecciones futuras. A modo de ejemplo, se puede señalar el papel que le ha correspondido jugar a la Orquesta Sinfónica de Chile. Acertadamente se señala en p. 118 que "reseñar la vida de la Orquesta Sinfónica de Chile demandaría, sin exagerar, la extensión de un libro. Sin embargo, no es excusa para omitir el elogio de reconocer que en más de 70 años ha llevado a cabo una vastísima labor de difusión que ha abarcado gran número de obras sinfónicas y sinfónico-corales del repertorio de todas las épocas y estilos, más el estreno de importantes obras para orquesta de compositores chilenos y latinoamericanos. Un hecho relevante que la historia musical ha recogido de la vida de esta orquesta, es la que da testimonio del honor de haber estrenado cerca de 100 obras chilenas sinfónicas y sinfónico-corales escritas en el país". Lo acertado de este planteamiento se puede demostrar con el hecho de que el artículo del infrascrito, "70 años de la Orquesta Sinfónica de Chile", publicado en la Revista Occidente, N° 413 (noviembre, 2011), pp. 28-42, debió por fuerza circunscribirse a los fundamentos de un proyecto cultural paradigmático en la historia de la música nacional, en el período fundacional comprendido entre 1941 y 1953, dada la magnitud de los aportes de esta Orquesta durante más de siete décadas.

En un momento en que la actividad orquestal se ha irradiado a todo Chile, este libro se erige como un instrumento que permitirá a futuro estudiar con detenimiento las concordancias y diferencias entre las misiones y visiones de las principales orquestas del país y su relación con organismos fundacionales como la Orquesta Sinfónica de Chile. Por ello corresponde extender nuestras felicitaciones a los profesores Ernesto Guarda Carrasco y José Manuel Izquierdo por los logros de su trabajo. En igual tenor se debe destacar al presidente de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD), el destacado compositor nacional Alejandro Guarello, y al directorio de esta Sociedad, por apoyar una iniciativa de esta significación para la historia de la música chilena.

 

Luis Merino Montero
Facultad de Artes Universidad de Chile
lmerino@u.uchile.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons