SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 número221Domingo Santa Cruz Wilson. Mi vida en la música: contribución al estudio de la vida musical chilena durante el siglo XXAlejandro Bruzual. La guitarra en Venezuela, desde sus orígenes a nuestros días índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.68 no.221 Santiago jun. 2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902014000100006 

RESEÑAS DE PUBLICACIONES

 

Díaz Silva, Rafael. La música originaria. Lecturas de etnomusicología. Volumen 1. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile, 2013, 121 pp.

 


 

Este volumen antológico del compositor, académico y etnomusicólogo Rafael Díaz reúne un total de cinco artículos emanados de los diversos proyectos en que ha estado recientemente involucrado. Algunos de los trabajos están publicados por primera vez y en la totalidad de ellos se recoge una trayectoria de diez años de investigación sobre la huella de los pueblos originarios. Al mismo tiempo, permite apreciar el estado de madurez del autor, en su permanente convivencia con los ricos matices de las culturas ancestrales de Chile y el continente.

Las etnias originarias y sus manifestaciones simbólicas son tópicos relevantes y plenamente vigentes que, en la actualidad, motivan intereses en un significativo espectro del medio académico y cultural, el que se extiende mucho más allá de la musicología. En la elaboración de los contenidos del libro convergen una gama de disciplinas que aportan su metodología y epistemología. Es así que se conjugan aspectos de la acústica, la antropología, la etnohistoria, los estudios poscoloniales y el análisis neoshenkeriano, entre otros.

Un primer punto destacable del libro es la amplitud de la mirada con que se observan los fenómenos musicales. Díaz nos propone un viaje cuya cronología se remonta a la América precolombina, de la que se busca revelar las sonoridades silenciadas por las mareas del tiempo y la historia, y culmina en el presente, cuando el arte busca esa conexión atávica en la reinterpretación de las músicas y saberes menguados por la modernidad. Por otro lado, el corpus de textos abarca una diversidad geocultural que proporciona cabida en sus estudios a los pueblos originarios del norte, centro y sur del país.

Algunos de los capítulos complementan estudios anteriores en sus ámbitos específicos mientras que otros son sumamente novedosos. De gran interés resulta el primer título, en el que se aventura una reconstrucción de los matices armónicos en la música kawesqar a partir de un cruce especulativo entre el análisis de sus cantos y la psicoacústica. Se trata de una comunión insuficientemente explorada en nuestro medio la que, como demuestra el autor, abre interesantes perspectivas a futuras investigaciones. Otro artículo sobre las cofradías danzantes relaciona las sonoridades de los chinos con sus vertientes indígenas y establece un patrón de identidad que trasciende la temporalidad y los espacios sociopolíticos. También es particularmente notable el estudio arqueomusicológico dedicado a comprobar la existencia de flautas traversas en América, previas a la introducción de este modelo desde Europa, para lo que se sigue su rastro desde San Pedro de Atacama hasta Tiwanaku, junto con deducir su contexto de uso y sistema musical implícito.

Los últimos artículos nos trasladan a una situación actual. Se revisa el modo en que lo mapuche se hace presente en la obra de algunos compositores activos en la ciudad de Valparaíso y, por último, se indaga en los modos de existencia de dicha cultura en las expresiones de arte más recientes. En el último capítulo, el imaginario social, influido por la globalización y la mediatización, entre otros fenómenos contingentes, configuran una realidad en la que, de acuerdo con la tesis del autor, "el marginal, el outsider, asciende a un posicionamiento cultural de élite porque su propio carácter minoritario lo vuelve objeto de culto". De este modo lo sitúa en un espacio hipermoderno que deja sobre la mesa nuevos desafíos para el investigador.

Este recorrido, según lo declara el autor, es más bien diacrónico. Es posible encontrar algunos ejes conductores, como la potencial pervivencia de sonoridades (supuestamente) extintas, la reconstrucción de ambientes acústicos y la modulación de estos saberes hacia una clave que les otorgue vigencia y facilite su aplicación en el dominio de la creación musical, por nombrar algunos solamente. Se logra de este modo un resultado orgánico, gracias a una lógica coherente que unifica en sus trasfondos la diversidad temática del libro. Huelga decir que algunos de los aspectos que se elaboran en este libro establecen un diálogo complementario con la anterior publicación del autor, Cultura originaria y música chilena de arte. Hacia un imaginario de identidad (Amapola, 2012). Me atrevo a sugerir que subyace en su proyecto una intención de visos políticos: la de develar una contemporaneidad con arraigo en la memoria ancestral de nuestros pueblos originarios y de quebrar con la mecánica de nuestra amnesia selectiva. Así se deja entrever en las últimas palabras del libro. Tal intención nos conduce de manera natural a las temáticas de los artículos cuarto y quinto, al trabajo composicional de Rafael Díaz y a su muy personal lenguaje musical.

Entre los únicos puntos débiles se puede señalar la baja calidad de algunas de las imágenes reproducidas y la ausencia (más bien la no explicitación) de algunos referentes bibliográficos. Esto, sin embargo, no llega a empañar la acuciosidad del trabajo. Más allá de eso y de algunos pequeños errores, cualquier otra cosa que pudiera decirse sobre los contenidos queda abierta al diálogo y el debate. Las lecturas de etnomusicología que nos trae Rafael Díaz están matizadas de tal forma que admiten el acceso expedito del estudiante. Están escritas en un lenguaje amable y directo, y establecen con mucha claridad sus referentes teóricos. No por ello quedan exentas de lo propositivo y lo provocador, que son combustibles necesarios para que toda disciplina se abra paso hacia el futuro.

El doctor Thomas Müller concluye la presentación del libro afirmando que este "inaugura una nueva musicología, no solo para su país, sino para la comunidad científica internacional" (p. 12). Que esta afirmación se materialice en el tiempo lo decidirán las sensibilidades de dicha comunidad científica. No obstante, podemos asegurar desde ya que los alcances de esta compilación, en su diversidad temática, su compromiso, actualidad y rigurosidad, la perfilan como un material referencial para el mundo académico, como un primer paso importante para la concreción de las promisorias proyecciones del Dr. Müller. Por de pronto, esperamos que se continúe este camino en el prometido segundo volumen.

 

Nicolás Masquiarán Díaz
Departamento de Música, Universidad de Concepción
glindae@yahoo.es

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons