SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.69 issue223Estudios sobre la obra musical de Graciela ParaskevaídisRicardo Herrera Mora. Comunidad percusión. Repertorio para percusión de objetos. Modalidad tambores industriales author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.69 no.223 Santiago June 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902015000100011 

RESEÑAS DE PUBLICACIONES

 

Martín Farías Zúñiga. Reconstruyendo el sonido de la escena: Músicos de teatro en Chile 1947-1987. Santiago: Editorial Cuarto Propio, 2014, 225 pp.

 


 

Como parte de una investigación mayor que comprende la música para teatro en Chile, este nuevo trabajo de Martín Farías Zúñiga es la continuación de Encantadores de Serpientes: Músicos de teatro en Chile 1988-2011 publicado en el 2012 y del documental Más cerca de la luz; Teatro callejero en Santiago de Chile, realizado junto a Eileen Karmy y publicado en el 2014. Todos estos trabajos relevan la presencia y significado de la música y sus músicos en el devenir de la escena en Chile. En Encantadores de Serpientes los ejes temporales que lo enmarcan corresponden a 1987, año de estreno de La Negra Ester de Andrés Pérez sobre textos (y también música) de Roberto Parra, hasta el 2011. En el presente libro el hito inaugural que reconstruye el sonido de la escena es la fundación del Teatro Experimental de la Universidad de Chile el año 1941.

El libro forma parte de una serie de monografías dedicadas a nombres señeros en la historia de la música para teatro. La introducción está a cargo de Cristián Guerra, académico e investigador de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y está seguida por dos partes introductorias a cargo del autor. La primera de ellas se titula "Aproximaciones al teatro chileno durante el período 1947-1987", la segunda "La música en el teatro chileno 1947-1987". Finaliza el libro con tres capítulos: "Otras experiencias", "La comedia musical", "Reflexiones finales", junto a un dossier de imágenes con abundante y valioso material fotográfico. El disco compacto que hace parte del libro merece una mención aparte puesto que oportuna y generosamente permite dimensionar en lo sonoro una buena parte de lo que el libro expone.

En paralelo al abundante acopio de publicaciones sobre la historia del teatro en Chile, este libro de Martín Farías repasa el contexto y los nombres de músicos asociados a un período particularmente fértil en el desarrollo teatral nacional. El libro comienza en la década de 1940, cuando surge un teatro universitario (Teatro Experimental) que marcará un antes y un después en el modo como se concibe esta disciplina en Chile. Junto al nacimiento del Teatro Experimental en la Universidad de Chile surgen el Teatro de Ensayo de la Universidad Católica en 1943, el Teatro de la Universidad de Concepción en 1945, y posteriormente el Teatro de la Universidad Técnica del Estado en 1958, entre otros. Será precisamente este soporte institucional universitario el que "determinará en gran medida el devenir del teatro nacional durante el siglo XX y hasta nuestros días". Esta red universitaria contribuyó además con una labor de difusión y extensión, la que, como en el caso de la Universidad de Chile, dio coherencia a una idea de universidad nacional, laica y responsable en el cultivo de las ciencias, las humanidades y las artes.

Es precisamente este acrisolado contexto académico el que, en el caso de la Universidad de Chile, hace posible que jóvenes compositores provenientes de la misma universidad participen de esta renovación del movimiento teatral. Esta disposición institucional proclive a los cambios y a la experimentación permite entonces que un joven Gustavo Becerra ponga música al montaje dirigido por Domingo Tessier de Como en Santiago de Daniel Barros Grez, con lo que inicia una fecunda y desinteresada colaboración entre la Escuela de Teatro y el Conservatorio. En los años siguientes, Celso Garrido-Lecca y Sergio Ortega comienzan otra fecunda etapa de colaboraciones, al punto de alcanzar ambos en distintos períodos, la posición de músicos estables en el teatro en una doble dimensión; la de músico y la de sonidista.

El libro expone con precisión y abundante material periodístico la trayectoria de importantes músicos que, como compositores pero también como intérpretes, han enriquecido el mundo del teatro no solo universitario, sino además el de nuevas compañías de teatro independiente. A figuras bien conocidas como Luis Advis, los ya citados Garrido-Lecca y Ortega, se agregan los nombres de Héctor Carvajal, Vittorio Cintolessi y Patricio Solovera. El listado de montajes es cuantioso. Martín Farías aporta además con información sobre casos de reciclaje de músicas que inicialmente fueron concebidas para el teatro para luego formar parte de otros trabajos. Tal es el caso de Luis Advis con algunas de las canciones de su cantata Santa María de Iquique y su sinfonía Los tres tiempos de América. Del mismo modo creaciones de Ortega y Garrido-Lecca luego se integraron a los repertorios y la discografía de importantes exponentes de la Nueva Canción Chilena.

El aporte de los músicos al teatro abarca desde obras para públicos infantiles en muchos de los trabajos de Vittorio Cintolessi, hasta participaciones en vivo, como es el caso de Patricio Solovera. Todos estos nombres son estudiados en el libro función de un progresivo reconocimiento de la presencia y relevancia del rol de la música en el montaje. Desde Gustavo Becerra a fines de la década del 40, siguiendo con el trabajo de Héctor Carvajal para el Teatro Experimental en Muerte de un vendedor viajero de Henry Miller en 1950, las músicas incidentales dan cuenta de un refinamiento y progresiva valoración del oficio de los compositores.

Otros nombres y conjuntos que se mencionan en este trabajo y que aportaron también con su oficio a la música de diversos montajes teatrales son Miguel Letelier, Cirilo Vila, Nahuel Jazz Quartet, Teatro Aleph y Víctor Jara.

La aparición de la comedia musical hizo posible nuevas formas de coexistencia entre música y actuación, particularmente en el caso de Esta señorita Trini de Luis Alberto Heiremans con música compuesta por la cantante y actriz Carmen Barros, la que fue estrenada en 1959. En 1960 se estrenará el que es considerado "el espectáculo de mayor éxito en la historia del teatro" en Chile: La Pérgola de las Flores de Isidora Aguirre con música de Francisco Flores del Campos y arreglos de Vicente Bianchi. El autor señala la relevancia y las proyecciones de este montaje sobre la base de la popularidad alcanzada por muchas de sus canciones, la que contribuye no solo a su permanencia en cartelera, sino que además a la inmediata producción de un disco con la música. En Argentina fue adaptada al cine en 1965, a cargo de un elenco trasandino, con la sola excepción del cantante chileno Antonio Prieto, todos ellos bajo la dirección de Román Viñoli.

Este trabajo de Martín Farías repasa y analiza con rigor y dinamismo un período particularmente fecundo en la escena en general del país. El teatro despliega simultáneamente búsquedas estéticas que enfatizan, por una parte, la preocupación por el tono costumbrista y local de historias y personajes, pero que, por la otra, se aventura en apuestas experimentales de adaptaciones y montajes que se hacen cargo de nuevas formas de representación.

La rigurosidad del libro se acompaña de una escritura clara y directa. El oficio de los músicos ligados a la experiencia del teatro deja en evidencia un espacio caracterizado por un trabajo colaborativo, de progresiva visibilidad y en el que la pobreza de los recursos atiza el ingenio.

Este fecundo periodo, rico en propuestas que alcanzaron alto impacto, encuentran un antes y un después en el violento quiebre que supuso el 11 de septiembre en Chile. Este libro recoge el hecho a partir del clima de temor que inunda los espacios vinculados a expresiones artísticas. El mundo del teatro lamentablemente consigna "el asesinato del actor, director teatral y músico Víctor Jara, la desaparición de uno de los integrantes del Teatro Aleph así como la detención en campos de tortura de dos de sus fundadores". Todos estos hechos transformaron el clima y los modos de operar del teatro chileno.

Para concluir, recogemos las reflexiones que Martín Farías cita de Gustavo Becerra cuando señala que: "(Becerra) concibe la composición para teatro como una puerta de entrada a la música popular (...), pero además ve en estos ámbitos de acción, ya sea teatral, cinematográfico, dancístico, televisivo, el lugar donde se desarrollará la música en el futuro". Se visualiza aquí la presencia y relevancia que actualmente tiene la música en contextos de producción mediáticos como el cine y la televisión, donde debe en el futuro desplegarse una línea de investigación para la musicología chilena que aún aguarda su materialización.

 

Mauricio Valdebenito
Facultad de Artes Universidad de Chile
mvalde67@gmail.com

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License