SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.72 issue230Lucho Gatica (Luis Enrique Gatica Silva) (Rancagua, 11 de agosto de 1928 - Ciudad de México, 13 de noviembre de 2018)RESÚMENES DE TESIS author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista musical chilena

Print version ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.72 no.230 Santiago Dec. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902018000200185 

In Memoriam

Manuel Mamani Mamani (Ungallire, 25 de diciembre de 1935 - Arica, 20 de noviembre de 2018)

Lina  Barrientos Pacheco1 

1Departamento de Música Universidad de La Serena, Chile lbarrien@userena.cl

Durante la última semana de noviembre del 2014 tuve la oportunidad de participar de un homenaje que le fue hecho a mi estimado colega Manuel Mamani. Entre las actividades estuvo contemplado el visitar la estancia/ayllu Ungallire, cercana al pueblo/marka de Guallatire, ubicados en el Altiplano de la comuna de Putre, Región de Arica y Parinacota. Estando en ese lugar donde Manuel vivió su infancia, en medio de esas soledades de paisajes altiplánicos, uno se conecta con mayor profundidad con su alma aymara, que le dio la fuerza para enseñar y proyectar el espíritu y cosmovisión de este pueblo andino, mediante la práctica musical como intérprete, compositor y etnomusicólogo, así como con su lengua aymara.

Conocí a Manuel Mamani en agosto de 1974 en el Departamento de Artes de la Universidad de Chile sede Arica, en la actualidad Universidad de Tarapacá. Él estaba terminando su carrera de Profesor de Estado en Educación Musical y paralelamente ejercía como profesor de armonía y trompeta en el Conservatorio, además de dirigir el Conjunto Folclórico de la Universidad, con su especialidad en el repertorio andino, incluyendo además algo de repertorio criollo, proyectando en el primero sus propias vivencias.

Por medio de nuestras conversaciones fuimos sistematizando la investigación en torno a la música andina. En 1978 nos acompañó y guió en un estudio acerca de la música en la ritualidad de la Cruz de Mayo en el valle de Azapa, que realizamos junto con otras dos colegas; posteriormente, en dos ocasiones nos complementamos en el trabajo de campo respecto de un estudio de la música en la Fiesta a la Virgen de Las Peñas, en la quebrada de Livilcar. Su generosidad para apoyar a investigadores fue destacable: no solo lo hizo conmigo sino también con María Ester Grebe, Margot Loyola, Manuel Dannemann y posteriormente, después de realizar su Magíster en Antropología en la Universidad de Florida, colaboró con Peter Baumann, esto en el plano de la música andina. Sin embargo, también trabajó en relación con la etnolingüística, aportando con un diccionario aymara-castellano y con un estudio de toponimias de la región.

En 1983 supo del XXVII Congreso del ICTM (International Council for Traditional Music) que se celebraría en la Universidad de Columbia de Nueva York, y se enteró de la mesa temática de música andina que María Ester Grebe había organizado. Entonces me dijo: “Lina, yo debo estar ahí” -y estuvo-. En esa época no hablaba inglés, solo aymara y castellano, por lo que en lo cotidiano se hacía entender por señas. No presentó ninguna ponencia, pero sí participó en debates y en un par de reuniones de estudiosos de la música andina, entre ellos Peter Baumann, quienes le ayudaron con traducción, pues lo vieron como informante, lo que él tomó con dignidad y orgullo, mostrando y compartiendo todo su conocimiento.

Lo que puedo decir de él es que su vida fue un continuo estudio desde y para el mundo andino chileno, ampliándolo a Latinoamérica, llegando a ser respetado por folcloristas y estudiosos de México, Colombia, Ecuador, Argentina, Bolivia y Perú, lugares a los que salió en gira con el Conjunto Folclórico, incluyendo algunos países de Europa. En 1993 le fue otorgada la distinción de Hijo Ilustre de la Ciudad de San Marcos de Arica, junto con otras condecoraciones por su trabajo de rescate y valoración de costumbres, cosmovisión, música y lengua aymara, entre ellas el ser miembro del Comité de Honor de la Revista Musical Chilena.

Su formación y práctica musical estuvo bajo el alero de sus vivencias en el ayllu de Ungallire, en el Regimiento Rancagua de Arica integrando la Banda, y después como director del coro de soldados. Estudió en el Conservatorio Nacional de la Universidad de Chile en Santiago, posteriormente sacó su carrera de profesor de música en Arica; aprendió inglés y estudió un magíster en antropología, y en estos últimos años continuaba estudiando para sacar su doctorado, según lo que me contó hace un par de años.

Una linda persona. Siempre atento a su familia, estudiantes, colegas y colaboradores. Un valor de la Comunidad Aymara para Chile.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License