SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.72 número230RESÚMENES DE TESISXXI Encuentro de Música Chilena Contemporánea índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista musical chilena

versión impresa ISSN 0716-2790

Rev. music. chil. vol.72 no.230 Santiago dic. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-27902018000200194 

Crónica

Homenaje a Enrique Soro, con estreno y rescate patrimonial

Álvaro  Gallegos Marino1 

1Periodista, Chile alvarogallegosm@gmail.com

Un momento significativo para la música chilena, en cuanto a evento acaecido durante la temporada 2018, fue el nuevo concierto en homenaje al compositor Enrique Soro (1884-1954) por parte de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, presentado el 14 y 15 de septiembre en el Teatro Universidad de Chile.

Decimos nuevo, porque no es la primera vez que esto se hace en tiempos recientes. Ya en 2015 la agrupación estatal se puso al mando de José Luis Domínguez para realizar un concierto íntegramente comprendido por obras orquestales de quien ganara el Premio Nacional de Música en 1948. Por otro lado, no solo la OSNCH ha sido parte de la revalorización definitiva de Soro. Su música de cámara y vocal se está interpretando constantemente, no solamente en Santiago, y muchas partituras que nunca se habían tocado han tenido sus estrenos absolutos en la década que estamos cerrando.

En el tributo de hace tres años se tocaron las obras orquestales más importantes de autoría de Soro, faltando una: el Gran Concierto en Re mayor de 1918. Este fue, entonces, el corazón de la propuesta del CEAC. Es comparable a la Sinfonía Romántica del mismo compositor, no solo en cuanto a lenguaje y a su indiscutible calidad musical, sino también al lugar que ocupan en sus respectivos géneros a la hora de pensar en un canon de repertorio netamente chileno. Es una obra que se debe escuchar más a menudo por nuestras orquestas y pianistas. Para esta ocasión la pianista María Paz Santibáñez ofició de solista, siendo certera en lo musical, e inyectándole poética a la interpretación, la que fue difuminada, sin embargo, por una falta de balance entre ella y la orquesta. Fue Domínguez nuevamente el director, y tal equilibrio pudo trabajarse más, lo que no desmerece el sonido extraído al conjunto por parte de su hábil batuta.

El concierto contempló un estreno mundial. Una pieza encargada especialmente para la ocasión a Andrian Pertout (1963), compositor residente en Australia desde hace décadas. Aire para Soro es una transmutación sinfónica de la cueca chilena, sin caer en un ejercicio banal. Pertout posee una sólida pluma, y un gran manejo de la orquestación. Eso se plasmó en un macizo discurso sustentado en lo rítmico, al que solo se podría cuestionar lo reiterativa que se pone en su último tercio.

Mayores dudas provocó la inclusión del poema sinfónico Más allá de la muerte de Luigi Stefano Giarda (1868-1952), obra de 1923. El maestro Domínguez en declaraciones a la prensa habló de un “rescate patrimonial” en torno a este compositor italiano, que se avecindó en Chile para trabajar con Soro en el antiguo Conservatorio Nacional. Sí, fue un rescate, y a la postre fue interesante escuchar esta obra que, sin embargo, es bastante dispareja. La formación europea de Giarda es evidente: orquestación impecable, sentido de la armonía, firme construcción temática. Pero la obra, en sus tres movimientos, no desarrolla completamente su material, a veces salta de una idea a otra sin lógica alguna, o se diluye sin solución, incluso al final, cuando de la nada aparece un brevísimo coro sin palabras, elemento que parecía perfectamente prescindible.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License