SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número20Hagemann, Matthias, Iniuria. Von den XII-Tafeln bis zur justinianischen KodifikationMariluz Urquijo, José, El Agente de la Administración Pública en Indias índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.20 Valparaíso  1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54551998000200017 

Justynski, Janusz, Historia Doktryn Polityczno-Prawnych (Torun, 1997), 420 págs.

La Historia de las doctrinas políticas y jurídicas constituye una materia que es objeto de enseñanza en la Facultad de Derecho de la Universidad Nicolás Copernico de Torun. Con un uso didáctico, aunque de forma altamente ilustrada, Janusz Justynski ha escrito un manual que examina —desde los griegos hasta nuestros días— la evolución de las figuras más representativas del pensamiento político y de las doctrinas jurídicas, tras una reflexión previa sobre lo que son los regímenes teocráticos y la importancia que el elemento religioso tiene dentro de las iniciales teorías políticas. Resulta difícil encontrar una filosofía política y moral en Tales de Mileto, Pitágoras de Samos, Heráclito de Efeso y Demócrito, pero la exposición de Justynski es más de filosofía general que de otro tipo. Los sofistas Protágoras, Gorgias, el pensamiento político de Demóstenes, Sócrates, Platón y Aristóteles merecen un más amplio tratamiento, deteniéndose el A. en la descripción de los modelos monárquicos, aristocráticos, tiránicos, oligárquicos y demagógicos. Cicerón, Polibio, Virgilio, Horacio, Ovidio, Séneca, Epícteto, Marco Aurelio son delineados por Justynski en sus obras e ideas fundamentales, del mismo modo que presta alguna atención al pensamiento cristiano fundamentalmente a través de la reflexión que le proporcionan San Pablo, Clemente de Alejandría, Orígenes, Tertuliano y Agustín, centrándose —por otro lado— en la distinción entre la guerra justa y la injusta, la ley eterna, la ley natural y la ley temporal. El cesaropapismo, las ideas políticas musulmanas, el Corán, la Suhna, el pensamiento de Averroes, Avicena, Ibn Jaldun, Tomás de Aquino, el enfrentamiento entre Felipe IV y Bonifacio VIII, Pierre du Bois, Marsilio de Padua, Guillermo de Ockham constituyen otros de los jalones en el estudio de Justynski, quien ofrece también información básica sobre el Humanismo, la Reforma y la tolerancia con figuras tan emblemáticas como Erasmo de Rotterdam, Martín Lutero, Thomas Münzer, Ulrico Zuinglio y Juan Calvino que son analizados muy sincréticamente dentro del Corpus reformatorum.

El Estado Moderno con Maquiavelo, Bodino, Thomas Moro, Francis Bacon y Tommasso Campanella se pone en conexión con pensadores polacos del momento menos conocidos en la Europa meridional como Jakub Przyluski, Jan Dymitr Salinowski, Wawrzyniec Góslicki, Stanislaw Orzechowski, Andrzej Frycz Modrzewski y Piotr Skarga Paweski que abanderó la doctrina contrarreformista en Polonia. El A. parece conocer que Maquiavelo, en vez de aunar la política con la prudencia, unió la primera a la fuerza, de ahí que surgiera la dicotomía esencial que llegó a darse entre maquiavelismo y prudencia política, sin apercibirse de que el problema de la política es un problema ético, no guerrero. La teoría de la razón de Estado en Maquiavelo es la razón de la fuerza, bien al contrario de la razón lógica o metafísica de los clásicos, estimando Maquiavelo como más perfecta para el gobierno la forma republicana, siempre que tuviera como base un régimen democrático y popular, siendo especialmente llamativo que declarase la política independiente de la moral.

Las doctrinas sobre el derecho de la guerra y sobre el mar libre de Hugo Grocio, las de Thomas Hobbes sobre el gobierno y las de John Locke sobre el liberalismo son sincréticamente descritas por Justynski dedicándoles una atención —a nuestro modesto juicio— demasiado superficial, desconociendo la divulgación que las mismas tuvieron en Francia, y describiendo apenas la concepción de Hobbes acerca del contrato social, mientras que Voltaire, la Enciclopedia francesa, Montesquieu y Rousseau junto a Jean Meslier, Morelly y el abate Mably ocupan las páginas centrales de esta obra que recensionamos, sobresaliendo quizás en el estudio del A. la figura de Montesquieu, del que parece destacar, entre otros aspectos, su visión crítica de la vida pública francesa aunque no profundiza en la trascendencia de su libro De l’esprit des lois.

Los aspectos económicos relacionados con las doctrinas políticas merecen cierto interés para Justynski que menciona la Tableau économique de Quesnay aunque no su Impôt unique que para muchos economistas teóricos fue el antecedente del impuesto único de Henry George al que en ningún momento hace referencia.

Al comenzar el análisis del siglo XVIII, el pensamiento político polaco lo concreta en autores como Stanislaw Karwicki, Stanislaw Leszczynski, Stanislaw Poniatowski, Stefan Garczynski, Stanislaw Konarski, Józef Wybicki, Antoniego Poplawskiego, Sebastiana Czochora, Hieronima Stroynowskiego, Hugona Kollataja, Stanislaw Staszic, Franciszek Salezy Jezierski, Jakub Jasinski, Jósef Zajaczek, Tomasz Maruszewski, Jan Orchowski, Franciszek Ksawery Dmochowski, Jósef Majer y Wojciecha Gutkowskiego, todos ellos escasamente conocidos fuera de la actual Polonia.

Los federalistas y los antifederalistas, Alexander Hamilton, Thomas Jefferson y Thomas Paine se comentan en este volumen en relación a los derechos del hombre, del mismo modo que también se mencionan de forma sucinta el Tercer Estado de Sieyès, la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 en la que se afirman como principios naturales imprescriptibles el de la libertad individual y el de la propiedad, las teorías de Marat, Robespierre, Saint-Just y Danton junto al igualitarismo de Babeuf y el bonapartismo, lo que conforma el amplio y no siempre homogéneo contenido con lagunas de importancia del capítulo 5 del libro.

Las complejas ideologías conservadora, liberal y socialista ocupan gran parte de la segunda mitad de este tomo, describiendo el A. en concreto, las ideas de Joseph de Maistre, Louis G. A. de Bonald, Edmund Burke, Friedrich Schlegel, Friedrich Schleiermacher, Adam Miller, Josef Görres y "Novalis", no mencionando Justynski que la verdadera identidad de este personaje era en realidad Friedrich von Hardenberg al tiempo que desconoce —tal vez porque no es objeto de su estudio— que a "Novalis" debemos, entre otras obras, una novela inacabada y fragmentaria titulada Heinrich von Ofterdingen, que viene a constituir una especie de programa en el cual se unen estrechamente la poesía, la filosofía, el pensamiento social y la propia vida, y donde aparecen las características más destacadas del Romanticismo germánico literario en sus comienzos, en especial el dualismo espíritu-naturaleza o amor-muerte, mostrando la influencia que el Wilhelm Meister de Goethe produjo en los círculos literarios de Leipzig.

La polémica sobre la codificación entre Savigny y Thibaut junto a Puchta, Gustav von Hugo y Friedrich Eichhorn debería haber sido más resaltada por su indudable importancia para el mundo del Derecho, destinando el A. algunas líneas al estudio de la Crítica de la razón práctica de Kant, a las ideas políticas y sociales de Fichte y a Hegel (el autor al que Justynski dedica mayor atención).

La doctrina política liberal económica de Adam Smith, David Ricardo, Malthus, Benjamin Constant, Jeremias Bentham, John Stuart Mill —con su utilitarismo en virtud del cual toda consideración de un principio político traducido en norma ha de verificarse por la vía de la justificación en base a una utilidad para el bienestar general de una comunidad colectiva, lo que representa que, o bien existe un legislador moral de extraordinaria inteligencia, o quizás la traducción de la moral en el plano normativo se plantea como un ideal prácticamente inalcanzable en el proceso de desarrollo histórico— y Alexis de Tocqueville junto al conservadurismo polaco de Kajetan Kozmian, Henryk Rzewuski, Florian Bochwica, Eleonora Zamiecka, Kazimierz Krasicki, Aleksander Goluchowski y Aleksandra Wielopolskiego, se completa con una serie de nociones sobre el socialismo utópico francés, alemán e inglés, y aparte Karl Marx y Friedrich Engels, analizando el materialismo histórico, el dialéctico y la teoría política del Estado y del Derecho, junto a la teoría de la revolución. El socialismo de cátedra, el fabianismo, el austromarxismo, el anarquismo y anarco-sindicalismo y el positivismo cierran todo un grupo de capítulos del libro de referencia. El darwinismo y la teoría de Gumplowicz, de Lester F. Ward y de Franz Oppenheimer son descritas con una cierta superficialidad, fundamentalmente por lo que se refiere a estos dos últimos. No haciendo referencia Janusz Justynski al volumen II del System der Soziologie de Oppenheimer titulado Der Staat donde se describe ordenadamente a lo largo de 821 páginas la evolución del Estado a través de la Edad Antigua, Media y Moderna y en el que se categoriza la naturaleza del Estado, los aspectos económicos relacionados con el mismo, las ideas sobre el Estado de Platón, Hugo Grocio, Bodino, Hobbes, Locke, Adam Smith, J. J. Rousseau, Kurt Wolzendorff, René Worms, Hugo Winckler, Lorenz von Stein, Walter Sulzbach y Georg Jellinek, entre otros, así como los diferentes elementos que intervienen en la conformación del Estado, la familia, los organismos plurales, la tribu, la horda, etc. Para Oppenheimer hay que analizar el Estado como un fenómeno sociológico a través de las distintas formas que ha experimentado a lo largo del proceso histórico que le llevan a remontarse a Platón y a Rousseau. En su concepción, el Estado no ha de ser ilustrado como un deseo de asociación sino como un producto de la naturaleza lo que hace acercarse la filosofía política de Oppenheimer, más a la noción aristotélica que a la precedente platónica.

El pensamiento social cristiano y la doctrina social de la Iglesia recibe una amplia atención partiendo de León XIII, Pío X, Pío XII, Juan XXIII, sobresaliendo en particular las reflexiones realizadas por Justynski en torno a la Mater et Magistra (en este punto señala las peculiares posiciones de J. Maritain y E. Mounier), Pablo VI y Juan Pablo II.

Como era lógico no podían faltar en un libro escrito por un polaco el introductor en su país de la ideología demócrata cristiana, Roman Dmowski, las ideas del dictador Pilsudski y las doctrinas de Wojciech Korfanty.

Termina el A. su estudio con la ideología social-democrática, el iusnaturalismo de Rawls, Carl Schmitt, Gandhi y la caída del Muro de Berlín sobre lo que no aporta nada relevante. Obra sin guía de orientación bibliográfica, bien impresa y con un propósito vulgarizador que, no obstante, para las Facultades de Derecho de Europa occidental resulta demasiado extensa para el interés que en la misma se concede al pensamiento jurídico y político polaco dentro el conjunto de dos mil quinientos años de historia de Europa.

María E. Gómez Rojo

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons