SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número21FERRÉ, Georges, Les Présidents de la RépubliqueHOENSCH, Jörg: Kaiser Sigismund. Herrscher an Der Schwelle Zur Neuzeit l368 - 1437 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.21 Valparaíso  1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54551999002100036 

FOYER, Jean, Histoire de la Justice, Presses Universitaires de France, París, 1996, 128 pp.

El autor, miembro del Instituto de Francia y profesor emérito de la Universidad de París II Panthéon-Assas, realiza un excursus doctrinal e histórico a través de las instituciones relacionadas con la Administración de Justicia en Francia desde las Galias, recogiendo la doble tradición romana y germánica, a las últimas reformas de la Justicia constitucional francesa, de la internacionalización y de la Ley Constitucional de 27 de Julio de 1993 que suprime la competencia de la Alta Corte Judicial en orden al conocimiento de los delitos y crímenes cometidos por los miembros del Gobierno.

En el análisis que realiza de la tradición romana y su influencia en la Justicia francesa, destaca la figura del emperador romano como legislador y juez supremo de la época y la delegación que de sus competencias realiza sobre los gobernadores de la provincia (praeses provinciae). Asimismo se detiene en la distinción que ya en el derecho romano se hacía entre los delitos de carácter privado (delicta privata) y los delitos públicos (delicta publica) y la influencia de esta clasificación en el sistema judicial francés.

En cuanto a la tradición germánica, ésta destaca por el llamado juicio de los hombres libres y por su sistema judicial basado en el mallus, que era el tribunal que tenía jurisdicción en los condados, y en el placitum palatii, cuya competencia en primera instancia recaía sobre los asuntos vinculados de alguna manera la figura del rey, sus intereses o los miembros de palacio.

Foyer recoge en su libro el enfrentamiento que en el siglo X se produjo como consecuencia de la apropiación del ejercicio de la justicia por parte de los señores y de la Iglesia y su posterior reconquista por parte de rey en el siglo XII cuando éste recuperó sus prerrogativas soberanas. Asimismo, se detiene en el sistema de justicia señorial que se impuso en la Francia de esta época.

Especial importancia tiene en la historia de la Justicia en Francia la jurisdicción eclesiástica y el concepto «justicia real». La Iglesia, a partir de la Pragmática Sanción de Burdeos de 1438, pasó a depender en cuanto a buena parte de su jurisdicción, y en todo lo referente a asuntos temporales del rey de Francia. Dentro de la justicia real el autor se detiene en la complejidad de la delegación del ejercicio de la justicia del rey a los numerosos tribunales existentes en la época.

Muy interesante es la distinción que hace el autor entre justicia ordinaria y justicia extraordinaria. Dentro de la justicia ordinaria, nos encontramos los prévôtes, que son tribunales de carácter inferior que tienen su origen en el siglo XII y que aparecen en el primer lugar dentro de la organización de justicia sometida al dominio real. Entre sus muchas funciones estaban sus competencias como policía judicial. Foyer recoge también las instituciones de los bailliages (próximo a nuestros bayles o batlles) y los sénéchaussées, que aparecen en el siglo XIII y que en primera instancia conocían, entre otros asuntos, de las causas relativas a la jurisdicción real o de los asuntos civiles de los nobles. También se analizan por el autor otras instituciones judiciales de la historia francesa como son los présidiaux (creados por Enrique II en junio de 1552).

El autor realiza una comparación entre la instituciones histórico-jurídicas francesas y la Justicia moderna en Francia. Se detiene en la reconstrucción que, a partir de la Revolución Francesa, se realiza en el sistema judicial civil y penal, que en contraposición al anterior se caracteriza por su simplicidad y economía procesal en líneas generales. Es en este momento cuando se establecen en Francia los jueces de paz y los tribunales de distrito (que son los herederos de los antiguos bailliages, sénéchaussées y présidiaux) para las causas civiles, y la institución del jurado a partir de la ley de 16-29 de septiembre de 1791.

Se realiza un detallado examen de la Justicia de la época revolucionaria, en los dos Imperios, en las cinco Repúblicas, durante el Gobierno provisional de Vichy y en la inmediata postguerra hasta el restablecimiento de la legalidad republicana.

La represión del terrorismo, las reformas del procedimiento civil y criminal, el Estatuto de la Magistratura, las crisis administrativas y reglamentarias de los años noventa de nuestro siglo y el asociacionismo y corporativismo judicial son objeto de una resumida pero precisa descripción por parte de Jean Foyer. Muy interesante es el análisis que el autor hace sobre el tribunal creado el 10 de marzo de 1793, el Tribunal criminal extraordinario de Apelación que fue posteriormente conocido como el Tribunal Revolucionario y que era el competente para conocer de todas aquellas actividades contrarias a la libertad, a la legalidad, a la unidad e indivisibilidad de la República, la seguridad interior y exterior del Estado y todos los complots tendentes al restablecimiento del poder real en Francia.

Se trata de una buena obra de síntesis, que de manera sencilla pero no por ello sin rigor y precisión, nos da una visión general de la evolución que el sistema judicial ha sufrido en Francia a lo largo de la Historia. Es loable la labor que este autor realiza en este libro puesto que en tan sólo ciento veintiocho páginas, posibilita al lector la compleja evolución histórica de las instituciones judiciales galas a lo largo de veintidós siglos.

Elena Martínez Barrios

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons