SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número21ORTEGA CARRILLO DE ALBORNOZ, Antonio, La posesión y los derechos realesPontificia Commissio pro America Latina, Acta et decreta Concilii Plenarii Americae Latinae in Urbe celebrati anno domini MDCCCXCIX índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.21 Valparaíso  1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54551999002100047 

PELAEZ PORTALES, David, La Administración de Justicia en la España musulmana, (Ediciones El Almendro, España 1999), 130 págs.

El autor, Dr. David Peláez Portales adscrito al Departamento de Derecho Civil, Penal y Procesal de la Universidad de Córdoba, realizó la obra en comento, enfocada a un aspecto parcial de la administración de justicia en parte de la España musulmana. En su obra se destacan tres temáticas, todas analizadas en líneas genéricas, a saber: i. La estructura de la organización judicial. ii. El Enjuiciamiento civil. iii. El Enjuiciamiento Criminal.

En el primer tema, que versa sobre la organización judicial, el autor trata cinco puntos concretos: a. Los tribunales, exclusivamente se explica en que lugar físico se ejercía la labor de dictar justicia. b. Los jueces inferiores, sucintamente señala la razón - crecimiento demográfico - que provocan su aparición en Córdoba, el lugar donde ejercen sus funciones y algunas ideas sobre sus competencias. c. Los jueces suplentes, tratados a través de la obra expresamente citada «Histoire et sociéte en Occident musulman au moyen âge» de Vincent Lagardére, punto escasamente logrado, toda vez que el autor por tratar de explicar la figura de los jueces suplentes, se diluye en detalles genéricos sobre los demás tipos de jueces existentes en Córdoba. c. Los abogados y procuradores, en concreto el autor destaca « que la figura del abogado y procurador carecía, dentro del mundo islámico medieval, de identidad institucional propia como colaborador en la administración de justicia. Los individuos que al - Jusani muestra en el ejercicio de funciones de representación y defensa no eran sino simples particulares, cualificados por su conocimiento del derecho sustantivo y la práctica forense que, por propia iniciativa, sin ningún tipo de nombramiento oficial u organización corporativa, ofrecían sus servicios a los litigantes al amparo del contrato de mandato», y se exponen unas breves referencias sobre el contrato de mandato. En este punto, hubiese resultado interesante tratar las formas en que los abogados adquirían los conocimientos jurídicos, v. gr. estudio de libros, enseñanzas de maestros; el estatuto jurídico que regía a los abogados; el aporte de los abogados a la administración de justicia. d. El calendario judicial, luego de referencias al concepto tiempo como realidad filosófica y a señalar que la ciencia moderna ha sistematizado este concepto, y luego de anotar algunas anécdotas sobre este tópico, el autor detalla en términos amplios cuales eran los horarios de las audiencias y que en la práctica en el mes de ramadán se abstenían los jueces de desempeñar su labor.

En el segundo tema, relativo al enjuiciamiento civil, el autor estudia dos puntos específicos del mismo, la habilitación de testigos y las costas. En cuanto a la habilitación de los testigos, el autor comenta los requisitos que debían reunir estas personas para ser aceptados como tales (musulmán, púber, libre, sano de mente y de vida irreprensible), y explica esquemáticamente el procedimiento de habilitación de los testigos, o sea, los exámenes a que se veían sometidas las personas para que se declarara respecto de ellos, que podían testificar validamente en juicio. Respecto de las costas, se explica la razón por la cual el juez (cadí) recibe cierta suma de dinero por haber realizado su labor, ello se debe a una idea vinculada a efectuar una indemnizar por su trabajo, más que al proposito de cancelar una especie de remuneración, concluye este capítulo señalando de donde provienen las remuneraciones recibidas por los auxiliares del cadí y los notarios.

El tercer tema, el enjuiciamiento criminal, se reduce a breves comentarios sobre el crimen - a partir de una historia tomada de una obra de otro autor citado profusamente en el libro - y del castigo aplicado al crimen en cuestión en la Córdoba del siglo XI, a partir de este hecho, se explica en pocas líneas la secuencia o desarrollo de los procesos penales; concluye el capítulo, con el relato de la historia de una mártir desconocida de la Córdoba Omeya ( la cristiana Dabha).

En síntesis, resulta más apropiado concluir que el libro cuya reseña nos ocupa, constituye una descripción genérica sobre algunos aspectos relacionados con ciertos jueces, la habilitación de los testigos, las costas, nociones sobre el crimen y su castigo, decimos descripción genérica toda vez que en ningún punto existió un estudio profundo de las materias tratadas, cabe resaltar además, que estas generalidades todas se encuentran circunscritas a un tiempo (siglos X y XI d.C.) y a un lugar (Córdoba) claramente determinados, con lo cual sería más preciso sostener que este libro trata - en grandes líneas - sobre ciertos aspectos relacionados con la administración de la justicia bajo el califato omeya de Córdoba.

R. Andreucci.

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons