SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número22La dimensión jurídica del tiempo en el Muhtasar de HalilDe potestate Papae. Die päpstliche Amtskompetenz im Widerstreit der politischen Theorie von Thomas von Aquin bis Wilhelm von Ockham índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.22 Valparaíso  2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552000002200056 

Mateo, Antonio, Manceps, redemptor, publicanus. Contribución al estudio de los contratistas públicos en Roma (Santander, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cantabria, 1999), 206 págs.

Esta monografía fue la tesis doctoral del A., que dirigió el profesor de la Universidad de Navarra Rafael Domingo. También tuvo participación en la dirección el profesor Álvaro d'Ors, quien, por lo demás, prologa la edición de la Universidad de Cantabria, que es de gran calidad técnica. Inicialmente concebida como un estudio de las acciones in factum que el pretor ofrecía contra los publicanos, dentro del antiguo programa orsiano de una nueva reconstrucción del edicto del pretor urbano sustitutiva de la hasta hoy canónica de Lenel, derivó en otro concerniente a la terminología manceps, redemptor, publicanus todo menos clara en sus relaciones recíprocas en las fuentes sobre la contratación pública en Roma, de hecho escasas y predominantemente literarias. El A. anuncia la reserva del tema inicial para más adelante.

Resumimos las conclusiones.

El término manceps, que es el más antiguo, se comenzó a usar para designar al poder adquirido por un adjudicatario de las especies del botín de guerra subastado públicamente y, por metátesis, al adjudicatario mismo; pero terminó por ser generalizado para denominar a cualquier adjudicatario en una subasta pública, aunque lo subastado no fuera el botín. Es, por ende, un término genérico. Podríamos, agrego yo, traducirlo por "subastador".

La palabra redemptor se aplica al contratista de una obra, un suministro o un servicio público, que los ejecuta con recursos propios por cuenta del dueño de la obra, o sea, el populus (aunque también podía contratar con particulares en las mismas condiciones), y que gana su contrato en licitación pública. En este último sentido, es un manceps.

Existe una clase especial de redemptores, que se denominan redemptores vectigalium o publicani. El término vectigalia (populi Romani) se usaba para designar genéricamente a los ingresos periódicos o rentas públicos, consistentes, por ejemplo, en los cánones que deben pagar los arrendatarios del ager publicus o quienes explotan las minas o las pesquerías, y en los impuestos de aduana, sobre manumisiones, ventas públicas o herencias. Durante la República, la percepción de estas rentas, como se sabe, no era tarea directa de una inexistente administración financiera, sino de unos intermediarios privados, precisamente estos redemptores vectigalium o publicani, que accedían al contrato en licitación por una cantidad alzada ofrecida pagar al aerarium, de modo que su ganancia era la diferencia entre lo ofrecido pagar al aerarium y lo efectivamente percibido. Así, mientras más alta fuera la percepción por sobre lo ofrecido, mayor era la ganancia, de donde el esfuerzo de los publican por ello, que los conducía a cometer abusos contra los obligados al pago. Ello les creó la mala fama popular que se refleja en el Evangelio, en donde los publicanos aparecen en la misma fila que los pecadores y las meretrices. El A. insiste en diferenciar, en contra de la creencia común de los autores, a los redemptores vectigalium o publican de los contratistas de obras públicas y suministros, que son otra clase de redemptores. Por lo demás, el término publicanus adquirió una mayor especificación, pues sirvió para denominar a los adjudicatarios del cobro de vectigalia consistentes en impuestos (que solían actuar en compañías llamadas societates publicanorum), de modo que los adjudicatarios del cobro de los demás vectigalia aparecen únicamente como redemptores vectigalium.

En la época imperial, publicanus recibió una ampliación de sentido, hasta cubrir a quienes contratan el cobro de rentas no ya del aerarium sino del fiscus, a los funcionarios (no ya particulares) que cobran el tributum y a los arrendatarios de los vectigalia municipales (no sólo públicos), ampliación impulsa por la extensión a estos personajes de las antiguas acciones pretorias destinadas a la represión de los abusos cometidos por los antiguos publicanos. Por ello, publicanus en las fuentes postclásicos es un término que debe recibir interpretaciones distintas de las que recibe cuando se presenta en fuentes anteriores.

Se trata, como puede observarse, de un logrado esfuerzo de aclaración terminológica y conceptual en esta materia, especialmente difícil debido a la ya advertida falta de amplias fuentes jurídicas.

A. G.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons