SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número23Rodríguez Puerto, Manuel Jesús, La modernidad discutida. Iurisprudentia frente a iusnaturalismo en el siglo XVIWacke, Andreas, Estudios de derecho romano y moderno en cuatro idiomas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.23 Valparaíso  2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552001002300036 

Tzitzis, Stamatios, La personne, l'humanisme, le droit (Québec, Les Presses de l'Université Laval, 2001), 150 págs.

Stamatios Tzitzis, Presidente del equipo internacional e interdisciplinario de Filosofía penal, que tiene su sede en la Facultad de Derecho de la Université Panthéon-Assas (Paris II) y especialista en Historia de la Filosofía del Derecho, nos ofrece, en esta ocasión -como él mismo reconoce en su "Prefacio"-, una selección de artículos publicados o pronunciados en conferencias relacionados con el personalismo jurídico postmoderno. Los engloba en una rúbrica que delimita tres temas conexos: la persona, el humanismo y el derecho. Su trabajo aspira a llegar tanto a historiadores como a juristas y, en general, a todos aquellos que muestran interés en la materia tratada, partiendo de la consideración de la dignidad humana como núcleo de los derechos fundamentales de la persona y ante la creciente amenaza en nuestros días de su integridad. El autor trata de delimitar el sentido que el derecho positivo asigna a la existencia de la persona basándose en la relación entre el positivismo jurídico y el derecho natural en nuestra época.

En primer lugar se ocupa de la compleja problemática de la persona situada entre la ontología y la fenomenología partiendo de que la existencia supone un instante de eternidad que se dirige a la conquista del tiempo. Se remonta a la Antigüedad para establecer un concepto de persona, para situarla luego en la fenomenología moderna.

En un segundo trabajo se detiene en la existencia humana y en la dignidad de la persona proyectando sus consideraciones desde la ontología a la metafísica, sin obviar a Descartes, Hobbes o Kant. Afirma que el concepto de persona sufre un tránsito desde la transparencia de Hobbes a la densidad metafísica kantiana. Del mismo modo, Hegel definirá la persona en su abstracción de arquetipo. Efectúa Tzitzis una comparación entre el humanismo antiguo, el del Renacimiento y el postmoderno, acudiendo a la Declaración francesa de los Derechos del hombre y del ciudadano de 1789 y a la Declaración internacional de Derechos humanos de 1948.

Seguidamente se enfrenta este afamado investigador griego-francés que es S. Tzitzis con los Derechos fundamentales como paso del individualismo a la existencia en sociedad (en relación con los demás). Distingue, al respecto de la dignidad humana, entre la existencial y la personal, para pasar a detenerse en el individuo como sujeto (y lógicamente, sujeto de derechos) y la conexión entre los Derechos humanos y la realidad existencial por cuanto aquéllos implican una confrontación interpersonal y la necesidad de ubicarse en un espacio temporal donde están vigentes unos valores concretos. Por último, plantea los Derechos fundamentales desde una perspectiva histórica concluyendo, de forma escueta (lo cual es de agradecer ante un tema tan complejo), que más que reveladores de una humanidad general y de una ontología universal se deben considerar tributarios de las particularidades culturales de cada pueblo, atributos del ser humano al abrigo de la densidad ontológica de cada idiosincrasia personal. Estos derechos traducen dicha densidad y en todas sus manifestaciones deben garantizar el respeto de la integridad del otro y es, desde esta perspectiva, como deben ser validados por el derecho positivo que tiene que reconocer sin ambigüedad la dignidad personal.

En un trabajo independiente analiza Tzitzis el "ídolo" -en el sentido platónico- jurídico, partiendo de la indefinición del ser. Se plantea el origen de la existencia como un auténtico misterio, su relación con el "ser", y su nacimiento al amparo del Derecho. El particular interés del autor por el Derecho penal le lleva a examinar también la cuestión desde la perspectiva de este sector del ordenamiento jurídico. Finaliza con la interrelación entre existencia y persona y unas reflexiones sobre "presencia" y "ausencia", desde la consideración de que el reconocimiento de la persona constituye, al mismo tiempo, el reconocimiento de su dignidad y ésta no es susceptible de graduación y es extensible post mortem. Realiza algunas alusiones a la polémica ambigüedad de la legislación sobre el aborto.

Igualmente polémico parece el tema que desarrolla a continuación, donde se cuestiona la legitimidad humanitaria y el orden legal y, en particular, la desobediencia civil y su visión a la luz de la primacía del sujeto y de la metafísica jurídica considerada como una aplicación exagerada del derecho natural kantiano. Del mismo modo, se plantea la justicia moral y el existencialismo postmoderno y, de nuevo, la desobediencia civil, pero esta vez desde la óptica de las exigencias ontológicas.

Al influjo de la filosofía humanista antigua y moderna sobre el castigo y las penas dedica el siguiente capítulo, remontándose de nuevo a los orígenes y enmarcando la cuestión en su inevitable temporalidad insistiendo en la perspectiva penal y en los aspectos tanto éticos como legales.

Una aproximación onto-axiológica a los derechos de las minorías realiza a continuación el profesor Tzitzis, comenzando por establecer una tipología de los grupos minoritarios para pasar a analizar sus derechos y, en concreto, sus derechos políticos, sus derechos existenciales y como conclusión, sus derechos fenomenológicos.

El autor vuelve una vez más a su afición penalista planteando la regla penal a la luz de una filosofía existencial. Sitúa como normas de conducta la moralidad y la juridicidad para proceder a lo que denomina análisis estructural de la regla penal presentando el lenguaje penal como mensajero de valores jurídicos. Concluye que hay dos lecturas de la regla penal, de un lado: la puramente jurídica y de otro la filosófica, inspirada en la metodología antigua por la que la formalidad jurídica no era condición sine qua non para la validez del derecho.

Finaliza Tzitzis con un último trabajo dedicado a la relación entre iluminismo y justicia, en el sentido de la claridad, de la luz que debe inspirar la interpretación de lo jurídico para ser fiel reflejo de la verdad.

Es de agradecer al autor un volumen tan completo donde aborda con una facilidad, claridad y soltura inusitadas temas tan complejos como la persona, el humanismo y el derecho desde una perspectiva tanto filosófica como jurídica que enriquece al lector que se vea inmerso en la lectura de cualquiera de los capítulos. No podríamos esperar menos tratándose de Stamatios Tzitzis, con quien la Filosofía del Derecho y la Historia del pensamiento jurídico tienen contraída en Francia una deuda que se nos antoja difícil de saldar.

Patricia Zambrana Moral

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons