SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número26Calvo González, José: El Cante por DerechoDe Dios, Salustiano - Infante, Javier - Robledo, Ricardo - Torijano, Eugenia (coords.): Historia de la propiedad. patrimonio cultural, III: Encuentro interdisciplinar, Salamanca índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.26 Valparaíso  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552004002600023 

Estudios Histórico-Jurídicos 26, 603-607

BIBLIOGRAFIA

Cursi, Maria Floriana, Iniuria cum damno. Antigiuridicità e colpevolezza nella storia del danno aquiliano (Milán, Dott. A. Giuffrè editore, 2002), 307 págs.

 

Carmen Ortín García


 

Sorprende, y se agradece también, que la autora de esta importante monografía, Maria Floriana Cursi, haya trastocado el tradicional esquema que se suele seguir en cualquier trabajo de investigación de cierta envergadura; aquí la autora invierte el orden, partiendo del estado actual del objeto de su estudio, retrocede en el tiempo hasta llegar a sus orígenes; es un método que además de novedoso y no exento de mérito, decimos que es de agradecer, porque nos permite, por un lado, conocer de antemano y en profundidad (como lo hace la autora en los dos primeros capítulos de la primera parte) las recientes opiniones de la mejor doctrina; de otro, porque a tenor de las primeras conclusiones a las que llega la A. (p. 79) partimos nosotros del convencimiento previo de que la iniuria se presenta a los ojos del Derecho moderno como una institución aún no resuelta y acreedora de una exposición más metódica y racional, dentro de los principios romanos de los que se nutre, y ello a pesar de ser una materia profundamente tratada por la romanística europea.

Quizá sea éste un buen lugar para decir por qué lo pensamos así; son dos las razones aunque bien distintas: una por la indiscutible oscuridad que aún sufren muchas fuentes romanas en esta materia, la otra se nos antoja más urgente. Y es que la iniuria, sin ser una institución moderna, no cabe duda que "está de moda"; esta actualidad de la iniuria viene conectada _en nuestra opinión_por las incesantes querellas presentadas ante los tribunales ordinarios por delitos de daños (contra la intimidad y el honor también) cometidos y difundidos por los medios de comunicación solicitando los damnificados, en la mayoría de los casos, unas indemnizaciones que por su cuantía distan bastante de aquellos genéricos 25 ases que la ley romana exigía como pena independientemente de la infracción cometida (lo aprendemos de Aulio Gelio, Noctes Atticae, 20, 1, 12; Gayo 3, 220; Ulpiano en D. 9, 2, 1).

Al hilo de la pena, nos gustaría mencionar, si se nos permite un pequeño escarceo en la memoria, un fragmento de la ya citada obra de Gelio, donde Favorino recuerda que Labeón (en un estudio sobre las XII Tablas) refiere la curiosa manía de un tal Lucio Veracio de aplicar la palma de su mano en la mejilla de un libre (Os hominis liberi manus suae palma verberae) pero eso sí, se hacía acompañar por un esclavo que realizada la ofensa por su señor, entregaba inmediatamente los 25 ases (que exigía la ley) al ofendido. Tan ridícula debió ser esta cantidad para la economía romana de aquel momento, que el propio Favorino se pregunta ¿quién será el indigente que por 25 ases se prive del placer de golpear? y ¿cuál sería la pregunta de Favorino ante las suculentas y casi siempre desproporcionadas indemnizaciones que se establecen hoy?, nos preguntamos nosotros. Se impone, sin duda, una reforma legislativa al respecto. Aquí queríamos llegar.

La materia está dividida en tres partes que la A. hace coincidir con los siete capítulos que conforman el libro. Una especial atención nos merece el capítulo tercero (último de la primera parte, pp. 85 - 143) donde con la rúbrica "I giuristi romani" se desarrolla _a nuestro modo de ver_ el núcleo central del trabajo ya que con la introducción en el Edicto pretorio de una actio iniuriarum aestimatoria la primitiva injuria adquiere una nueva e importante dimensión. Por primera vez se tendrá en cuenta para la restitución del daño, el lugar donde se comete la lesión, la honorabilidad, los motivos que le hayan impulsado al agresor y sobre todo la intención del agente. No es éste el momento de discutir sobre el asunto, ni de rastrear en las diversas opiniones (la A. lo hace brillantemente en la p. 88 - 100) sobre la diferencia entre responsabilidad dolosa o culposa, pero sí de hacer referencia al capítulo III de la Ley Aquilia, el más importante de los tres en que se divide la ley, siendo la base para su reconstrucción lo dispuesto en D. 9, 2, 27, 5 que ha sido objeto de diversas críticas y correcciones; en nuestra opinión la corrección más importante se la debemos a Ulpiano en D. 9, 2, 29, 8: "Haec verba: `Quanta in triginta diebus proximis fuit, non habent, `plurimi', sic tamen esse accipienda constat". El jurista nos recuerda que debe entenderse comprendida entre los verba legis la palabra plurimi, no se trata de poenam persequi _dice el jurista_ sino de re persequi, no debe entenderse, pues, un plus de tipo penal, sino del criterio de valoración más conveniente para el dueño puesto que la cosa ya ha perecido; el daño debía valorarse en relación al mayor valor alcanzado en el mes inmediato, como nos dice el propio texto.

Las situaciones en las que concurren varias acciones penales despiertan un interés especial en la autora, y analiza minuciosamente y de forma separada (dentro de este tercer capítulo también) cada caso resolviendo con gran acierto. Sabido es que las fuentes literarias nos muestran una sociedad romana altamente calumniosa e irónica, a través de ellas conocemos también que el escarnio, en sí y por sí, no fue perseguido hasta principios del s. II a.C. cuando el Pretor comenzó a reprimir gradualmente las lesiones (corporales y morales) mediante los edictos Convicium y Ne quid infamando causa fiat y que sólo la interpretatio labeoniana con la identificación de iniuria y contumelia consigue castigar al agresor mediante el ejercicio de la actio iniuriarum generale; ahora bien, como caracteres delimitadores de esta acción debemos admitir que es la más representativa de las acciones vindictam spirantes, y que puede concurrir cumulativamente con otras acciones penales; quisiéramos pensar que si esa concurrencia provoca injusticias o falta de equidad, podría enmendarse con la propia sentencia, absorbiendo al reo en alguna de las acciones, si se considera que con la pena impuesta en las otras (acciones) el demandante habría quedado suficientemente reparado. El problema de la datación de la Ley Aquilia, su contenido y exégesis de los textos, ocupan los capítulos cuarto y quinto ya en la segunda parte de la obra.

De acuerdo con el planteamiento inicial de la A. y puesto que llegaremos pronto al final del libro, la A. retrocede al principio: a las raíces decenvirales de la iniuria, rubricando el capítulo sexto con el atractivo título Il riassetto pretorio del delitto di iniuria; en el apartado de fuentes (1.1, p. 221) se recogen los tres únicos supuestos previstos en la XII Tablas como delitos de lesiones, una interpretación valiente, estricta y sobre todo independiente, hace la A. de cada una de las tablas, seguramente consciente de que la primitiva iniuria no incluye aún los otros dos supuestos: Membrum ruptum (T. 8, 2) y Os fractum (T. 8, 3). Una crítica exaudible de las teorías que defienden tesis contrapuestas, así como la exégesis de las fuentes que se utilizan para tales deducciones, las encontramos con todo lujo de detalles en la p. 223, sin que se le escape a la A. hacer mención de las opiniones más relevantes por antagónicas como las de Pugliese y Manfredini. Sin embargo, se echa en falta profundizar en otras opiniones como las de U. von Lübtow o las de J. Crook que tanto se han discutido recientemente; o en algunas leyes, como la lex Satura anterior a la ley Aquilia, por ejemplo.

La A. se preocupa de hacer mención también, por su importancia como antecedentes, a las acciones: Actio de pauperie (D. 9, 1, 1); Actio de Pastu pegoris (D. 19, 5, 14, 3); Actio de arboribus succesis (Gayo 4, 11) y de aquella otra en la que se contempla la alternativa de un leve castigo corporal en caso de indigencia del autor del acto: Actio de aedibus incensis (D. 47, 9, 9). Un breve análisis de la situación especial que se produce en caso del paterfamilias consume el capítulo séptimo y da fin a este libro, donde la A. ha acometido y conseguido un meritorio trabajo, riguroso, serio, claro y bien documentado.

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons