SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número26De la Villa Gil, Luis Enrique: La formación histórica del Derecho Español del TrabajoDerecho y Administración pública en las Indias Hispánicas: Actas del XII Congreso Internacional de Historia del Derecho Indiano índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.26 Valparaíso  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552004002600026 

Estudios Histórico-Jurídicos 26, 615-617

BIBLIOGRAFIA

Dellaferrera C., Nelson - Martini, Mónica P., Temática de las constituciones sinodales indianas (s. XVI - XVIII). Arquidiócesis de la Plata (Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho, Buenos Aires, 2002), 209 págs.

 

C. Salinas


 

La Iglesia católica existe para evangelizar, lo que constituye su vocación natural. Para ello la Iglesia, inmersa en la sociedad humana y en la historia, se ha dado una estructura integrada, en parte, por elementos meramente humanos y, en parte, por elementos definidos desde sus inicios por su divino fundador. Entre éstos se encuentran los Obispos que, por institución divina, son los sucesores de los Apóstoles y que, en virtud del Espíritu Santo que se les ha dado, han sido constituidos pastores en la Iglesia. En su tarea de pastores de la porción del Pueblo de Dios que se les ha encomendado, los Obispos no actúan solos, sino que, desde los inicios de la historia de la Iglesia, se han reunido en concilios universales o particulares en los que se puede establecer lo que parezca oportuno para el incremento de la fe, la organización de la actividad pastoral común, el orden de las buenas costumbres y la observancia de la disciplina eclesiástica común.

Las normas emanadas por estos concilios, especialmente cuando se trata de concilios particulares, han de ser puestas en práctica por cada Obispo en su diócesis para lo cual cada uno de ellos suele celebrar sínodos diocesanos en los que sacerdotes y otros fieles escogidos de una Iglesia particular prestan su ayuda al Obispo para el bien de toda la comunidad diocesana.

Unas y otras asambleas se han celebrado en América desde que la fe fue plantada en ella y se conserva parte importante de las normas a que unas y otras dieron origen en el período indiano. Con todo, no se tiene todavía un listado definitivo de ellas, además que de algunas tan sólo se tiene la referencia de su realización sin que hayan llegado hasta nosotros sus constituciones. Las que se conservan, empero, constituyen un rico depósito de información hasta ahora no suficientemente utilizado, no obstante la variedad de disciplinas que pueden verse iluminadas por él.

El libro que comento viene a facilitar el acceso a dicha información, ofreciendo un valioso instrumento de investigación: la indización temática de los sínodos indianos. Como el trabajo es de largo alcance, por lo que no puede agotarse en un solo volumen, los autores, argentinos ambos, han dado inicio al mismo presentando la indización de los sínodos celebrados en el territorio que, desde 1609, abarcó la jurisdicción de la Arquidiócesis de Charcas, en concreto y por orden cronológico de erección, los Obispados de Asunción (1547), Charcas (1551), Tucumán (1570), La Paz (1605), Santa Cruz de la Sierra (1605) y Buenos Aires (1622). Dentro de esta área, los autores tienen registrados veinte sínodos de los cuales han podido incorporar total o parcialmente a este índice las actas de doce de ellos. De los demás hay noticias de su celebración, pero no han quedado vestigios de sus actas sinodales, al menos hasta ahora.

El grueso de este volumen lo integra el índice alfabético de materias tratadas por este primer grupo de asambleas sinodales. En cada voz registrada se incluyen las variadas temáticas vinculadas a la misma incluidas en las actas sinodales, lo que se hace individualizando, en cada caso, el o los sínodos que las han tratado, con especificación del capítulo, título y libro de las actas sinodales en que ello ocurre.

Al índice le precede la introducción hecha por los autores en la que ofrecen, además, una nómina provisional de los sínodos indianos. No es la primera vez que se intenta reconstruir el cuadro de concilios y sínodos indianos; sin embargo, la nómina que presentan ambos profesores tiene el mérito de recoger los últimos aportes que se han hecho sobre el particular, sugiriendo las aclaraciones que les han parecido oportunas respecto de las nóminas precedentes. Con todo, como ellos mismos le hacen presente, se trata de una nómina provisional.

Para facilitar la comprensión de las constituciones sinodales, el libro concluye con una lista de términos y expresiones menos comunes usados en las mismas, ordenados alfabéticamente y debidamente explicados. Si tenemos en cuenta que las actas de los sínodos indianos hay que situarlas específicamente en el ámbito del Derecho canónico, la inclusión de estas aclaraciones terminológicas serán agradecidas especialmente por aquellos investigadores menos familiarizados con el derecho de la Iglesia.

Desde hace algunos años ha venido poniéndose de relieve la importancia que estos textos sinodales tienen para el conocimiento histórico, no sólo por la riqueza de información en ellos contenida, sino también por ser un reflejo muy fiel de las realidades en que han surgido. Es cierto que la visión que ellos ofrecen es la reacción frente a los problemas que detectan y, por lo mismo, esta información, si se quiere, negativa de la realidad, ha de ser complementada con otras fuentes que ofrezcan la visión positiva; pero no por ello la información es menos valiosa. Es más, quizá por lo mismo resultan más fidedignas, porque los problemas no se ocultan, sino que se enfrentan para darles solución. A la luz de esto, no es necesario insistir en la importancia del libro que comento para facilitar el acceso a esta información.

Por lo demás, el profesor Nelson Dellaferrera y la profesora Mónica Martini estaban en óptimas condiciones para abordar con éxito esta empresa, pues los dos son buenos conocedores de los concilios y sínodos indianos de los que nos han venido ofreciendo valiosos trabajos desde hace algunos años. Es por eso que la aparición de este volumen y anuncio de los que han de venir no podía sino alegrarnos. Sin embargo, no había pasado mucho tiempo de la aparición del mismo cuando fuimos sorprendidos con la terrible noticia de la inesperada desaparición de la profesora Martini a quien Dios quiso llevar a su lado. Me imagino que su partida a la Casa del Padre pone un serio obstáculo a la continuación de este proyecto. Con todo, animo al padre Nelson Dellaferrera a seguir adelante, quizá junto a otros investigadores, con esta iniciativa por la que le felicitamos, no sólo por la utilidad de la misma, sino porque con ella ayudará a que se conozca más y mejor una página importante de la historia de la Iglesia en nuestro continente.

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons