SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número26Jordà Fernández, Antoni: Las Diputaciones provinciales en sus inicios: Tarragona 1836 - 1840. La guerra como alteración en la aplicación de la norma jurídicaMas Solench, Josep M.: Història i dret a Catalunya índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.26 Valparaíso  2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552004002600042 

Estudios Histórico-Jurídicos 26, 654-656

BIBLIOGRAFIA

Mas Solench, Josep M., Ferran Valls i Taberner. Jurista, historiador i polític. Pròleg de Josep M. Solé i Sabaté (Barcelona, 2002), 280 págs.

 

Guillermo Hierrezuelo Conde


 

Ferran Valls i Taberner, nacido en 1888 en el emblemático año de la Exposición Universal de Barcelona, y fallecido en 1942, en plena madurez intelectual, se exilió en 1936 a Italia, a consecuencia de la guerra civil española. Fue discípulo de Antoni Rubió i Lluch en Barcelona, aunque no se puede afirmar que tuviera un maestro específico ni de su formación histórica ni de la histórico-jurídica. Valls llegó a formar parte de un conjunto de intelectuales de la primera mitad del siglo XX, conocido como Generación barcelonesa de 1917. Valls nació fruto del matrimonio de Isidre Valls i Pallerola y Antònia Taberner i Prims. Ambos padres pertenecían a familias de industriales y financieros. El padre, Isidre Valls, era ingeniero industrial y fue Diputado y Senador, mientras que la madre, de espíritu emprendedor, formó parte de la empresa Manufactures Valls, S.A., que constituyó junto con su marido y dos de sus hijos, Ferran y Josep, en el año 1918. Ferran Valls i Taberner comenzó el s. XIX como alumno del colegio de los Jesuitas (pp. 33 - 34). En las aulas de este colegio, Valls trabó amistad con Joaquim M. de Nadal, Josep M. Boix i Raspall, Agustí Calvet, Josep M. López-Picó, Manuel Reventós i Bordoi, Lluís Nicolau d'Olwer, Manuel M. Vergés, Jordi Rubió i Balaguer, así como con otros muchos ilustres personajes de la época (p. 34).

Aprobó el bachillerato recién cumplido los dieciséis años. De hecho, las notas obtenidas por Valls i Taberner fueron excelentes. Finalmente decidió matricularse en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad de Barcelona. Pero para iniciar los estudios en la Facultad de Derecho tuvo que matricularse en el curso 1904 - 1905 de unos cursos denominados de Ampliación que se impartían en la Facultad de Filosofía y Letras, y que eran obligatorios en aquella época. Valls ingresó en la Lliga Regionalista el 23 de enero de 1907 y en las elecciones previstas para el 8 de marzo de 1914 fue proclamado candidato para el distrito de Solsona, cosechando un relativo fracaso electoral ante Milà i Camps, aunque Elías Romero González ha patentizado, estudiando dichas elecciones, las numerosas irregularidades que se produjeron en las mismas. Hay que señalar que Valls i Taberner ya había publicado varias recensiones y artículos en Estudis Universitaris Catalans cuando en 1910 acababa de finalizar los estudios tanto de la carrera de Derecho como de la Filosofía y Letras. Durante el curso 1910 - 1911 se instaló en París disfrutando de una beca que le había concedido la Junta de Ampliación de Estudios de Investigaciones Científicas (p. 45).

En septiembre de 1911 se examinó en Madrid del doctorado en Derecho, y posteriormente continuó los estudios para doctorarse en Historia. En octubre de ese mismo año leyó, con total éxito, la tesis doctoral en Derecho con el título Las "Consuetudines Ilerdenses (1227) y su autor Guillermo Botet, que se publicó al año siguiente, variando la fecha de redacción de las mismas a 1228. Continuó asimismo el doctorado en Historia en el mes de junio de 1913 y se examinó de las asignaturas correspondientes mientras preparaba la tesis doctoral que leería dos años más tarde, en octubre de 1915, sobre el tema de Los abogados en Cataluña durante la Edad Media (p. 46). En 1913 fue asimismo nombrado profesor de Historia de Cataluña de los Estudios Universitarios Catalanes, mientras preparaba las oposiciones al cuerpo de archiveros, que obtuvo el 13 de julio, siendo destinado al Archivo de Hacienda de Tarragona.

En el año 1916 Ferran Valls i Taberner se casó con Marcellina Arnó i Maristany, que procedía de una familia próspera dedicada al negocio de vinos. El 29 de mayo de ese mismo año fue nombrado Juez de apelaciones del Principado de Andorra, cargó que ocuparía hasta el final de su vida (p. 49). En septiembre de 1923, a Valls se le concedió la excedencia de la cátedra de Historia de España de la Universidad de Murcia, y retornó a Barcelona con la intención de ocupar el cargo de Diputado de la Mancomunidad de Cataluña, que había sido elegido en 1921. En todo momento se manifestó contrario a la dictadura de Miguel Primo de Rivera, proclamada el 13 de septiembre de 1923. En 1925 volvió a ser reincorporado al cuerpo de archiveros y fue destinado a Tarragona. El 19 de marzo del año siguiente fue, sin embargo, desterrado a Morella, por su oposición a la Dictadura, durante un periodo de dos meses y en 1927 y 1929 volvió a ser perseguido por el régimen de Primo. También mantuvo sus diferencias con la Dictablanda del General Dámaso Berenguer.

El 12 de abril de 1931 se convocaron elecciones municipales y los resultados le dieron la victoria a los candidatos republicanos. Dos días más tarde se proclamó la segunda República. En 1933 no consiguió la cátedra de Historia del Derecho de la Universidad de Barcelona a la que aspiraba (p. 75), fracasando en el intento tanto él como Juan Beneyto Pérez, y saliendo catedrático Luis García de Valdeavellano y Arcimís, con una producción científica entonces ridícula y exigua en comparación con la de Valls o la del propio Beneyto. El 14 de enero de 1934 se convocaron elecciones municipales. Entre los candidatos de la Lliga figuraba Valls i Taberner, pero no consiguió la alcaldía (p. 77). Previamente, en las elecciones de 1932 sí había sido elegido Diputado al Parlamento de Cataluña. En 1935, Valls i Taberner fue designado miembro de número del Instituto de Estudios Catalanes y presidente de la Casa Caridad y Beneficencia de Barcelona. En las siguientes elecciones, celebradas el 16 de febrero de 1936, se elegían los diputados a las Cortes, y en este acto electoral Valls i Taberner consiguió su correspondiente acta en las Cortes de Madrid (p. 79), quedando fuera el mismísimo Francesc Cambó, que quizás no supo digerir el fracaso.

Haciendo un análisis de las obras de investigación de Ferran Valls, hay que señalar que su producción comprende más de cuatrocientos títulos (p. 91). Ejerció la carrera de abogado más como consultor que como profesional. En su ya citada tesis doctoral de Historia, titulada Los abogados de Cataluña durante la Edad Media (1915) mostraba el interés de este personaje por la profesión desde los tiempos más remotos. Sobre este tema también escribió un artículo titulado Notes sobre les relacions d'alguns jurisconsults famosos amb Catalunya, publicado en la Revista Jurídica de Catalunya, en 1927. Escribió en el Anuari de l'Institut d'Estudis Catalans, varias necrológicas sobre abogados catalanes contemporáneos: Narcís Verdaguer i Callís (1849 - 1918), Josep Pella i Forgas (1852 - 1918), Frederic Rahola i Tremols (1858 - 1919), etc. (pp. 102 - 104).

Está catalogado Valls i Taberner como un historiador que hizo importantes aportaciones a la historia de Cataluña, especialmente la edad media (p. 105). En un extenso artículo, bajo el título Els orígens dels comtats de Pallars i Ribagorça a partir del segle XI, publicado en Estudis Universitaris Catalans, 1915 - 16, estudiaba el comienzo de estos condados (p. 113). Una de sus contribuciones más conocidas es la Marca Hispánica (1987, con introducción de Manuel J. Peláez), pero sin duda su obra maestra fue la Història de Catalunya, en colaboración con F. Soldevila. Valls i Taberner en 1929 recopiló bajo el título Estudis d'Història Jurídica Catalana diversos artículos publicados en otras sedes (p. 130 - 131). Otra de las obras fundamentales en el pensamiento de Valls fue la edición de Los Usatges de Barcelona, de 1913, escrita en colaboración de Ramon d'Abadal y de la que se hizo una reedición en 1984. En 1926 publicó en la Revista Jurídica de Catalunya una edición de las Costums de Perpinyà (p. 151).

Las publicaciones de Derecho marítimo (pp. 161 - 169) más destacadas fueron Las Notes sobre el "Consolat de Mar" (1929) y la edición en tres volúmenes del Consolat de Mar. Y uno de los trabajos de Ferran Valls inéditos y publicados cincuenta años después de su muerte fue El Derecho mercantil y el Derecho marítimo en los Estados de la Corona de Aragón durante el reinado Jaime I (p. 167). Valls publicó en el año 1926 dos ediciones de costums de Miravet: la primera se editó en el núm. XXXII, en la Revista Jurídica de Catalunya (1926, pp. 52 - 76) y una segunda, en la que introdujo algunas modificaciones, en su obra Els Costums de Miravet, editada en Barcelona en el año 1926.

Ferran Valls i Taberner participó en múltiples e importantes instituciones (pp. 203 - 252): los Estudis Universitaris Catalans, constituida el 25 de mayo de 1903, cuya revista fue dirigida de facto por Valls desde 1909. El 2 de junio de 1924 entró a formar parte de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados. Asimismo, también ejerció las funciones de director en el archivo de la Corona de Aragón en tres etapas.

Sobre este ilustre jurista que fue Ferran Valls i Taberner, existe una amplia bibliografía en su lengua materna, así como en castellano y en francés. Pero destacamos dos estudios que se realizan sobre él en las Actes de les jornades d'Estudi sobre els costums de la batllia de Miravet (1319/1320 - 1999/2000) (Gandesa, 2002), que hemos recensionado en esta misma sede. La primera de ellas (pp. 239 - 325) fue encargada a Manuel J. Peláez Albendea, catedrático de Historia del Derecho de la Universidad de Málaga, que analiza las costums de Miravet y otros textos de Derecho comarcal y municipal catalán, y la segunda de ellas (pp. 375 - 389) a cargo del jurista e historiador Josep M. Mas i Solench (el autor del libro del que nos estamos ocupando), que se centra en las aportaciones históricas de este personaje. En cualquier caso, la figura de Valls aparece como uno de los más grandes medievalistas e historiadores del Derecho catalanes de todos los tiempos, un apasionado de la Historia, un amante de la patria catalana, un político dedicado a ser servidor del pueblo no a beneficiarse ni a aprovecharse de él, un defensor de la unidad de España, un idealista y un vitalista. Mucho le debe Cataluña y resulta prácticamente imposible conocer a fondo su Historia o su Derecho sin partir de los escritos de Valls.

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons